Imprimir
Inicio » Opinión  »

Miami, histérica

| +

cinco_florsLos elementos más recalcitrantes de la mafia cubanoamericana, encabezados por  los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Mario y Lincoln Díaz-Balart, intentan  desencadenar una nueva campaña de histeria macartista, desde el lunes, aprovechando el veredicto que consiguieron de la Corte Suprema en contra de los Cinco.

Para su show anticubano, los tres politiqueros mafiosos comparecieron ante la prensa local flanqueados del “coronel retirado” Chris Simmons, autotitulado “el Cazador de espías”, un ex esbirro de la inteligencia militar yanqui que convirtió en negocio sus pretendidos conocimientos del mundo del espionaje.

Retirado en 2007, Simmons se inventó el Cuban Intelligence Research Center, marca patentada, que le permite hacer conferencias – cobrando varios miles de dólares el turno – ante quién tiene la ingenuidad de escucharlo.

Para este especialista de la desinformación contra Cuba, denunciar a supuestos agentes cubanos en Estados Unidos se ha convertido en un “business” que le permite sobrevivir a la crisis, a fuerza de difamación.

Según el Diario Las Américas, de Miami, que reporta religiosamente el acontecimiento, Ileana Ros-Lehtinen aseguró que no solo decenas de “espías” trabajan en cada representación cubana sino que precisamente 69 “trabajan dentro del gobierno de Estados Unidos en niveles altos” y otros 12 en universidades.

“Monitorean al exilio cubano, nos monitorean a nosotros”, repitió con su habitual rabia  Ros-Lethinen, quién se ganó su asiento en la cámara baja de Estados Unidos defendiendo al terrorista internacional Orlando Bosch.

COMO HACERSE RICO CON LA MENTIRA

Simmons, con la caución de la representante republicana, afirmó que los servicios de inteligencia cubanos “son los segundos, después de China, en conducir agresivas operaciones en Estados Unidos, desde 1964, y el sexto en el mundo”.

Los secretos así obtenidos, afirma con una seriedad equivalente a su deseo de asegurar su prosperidad, pueden ser “vendidos o cambiados” por Cuba con otras naciones.

Asi la Isla adquiere “armas de China, petróleo de Venezuela o dinero de Rusia – todo tiene un precio”, lo que – por supuesto – genera “cientos de millones de dólares anualmente”.

La imaginación de Simmons no tiene limite. Su delirio tampoco. Siempre bajo la mirada de su madrina del Congreso, resaltó que “además” estos agentes cubanos diseminados por todas martes ”asesinan a ciudadanos norteamericanos”.

Ojo: la venta de información sería, según las elucubraciones de Simmons, “la tercera fuente de ingresos” de la Isla. ¿Quién hubiera adivinado?

Para este James Bond de pacotilla, los viajes de estudiantes a Cuba pudieran ser un gran peligro para la nación, pues los muchachos pudieran ser “conquistados” por los servicios cubanos que busca “renovar sus agentes mediante reclutamiento en los ambientes académicos”

“Viajar a Cuba no es una vacación académica”, dijo el mentor de Ros-Lehtinen, que propone “educar a los estudiantes de los riesgos y peligros de ser reclutados”. No precisó cuando cobra por sesión.

Simmons no le tiene miedo a las demandas: comenta que las universidades de New York, Columbia, Georgetown, la Florida International University, Barry University, University of Miami, Harvard y Yale, han sido “identificadas” como objetivos “de los servicios de inteligencia comunista”.

¿Más delirio? Para Simmons, “en relación al número de habitantes los servicios de inteligencia de Cuba poseen más agentes que Estados Unidos”.

Las declaraciones histéricas del ex coronel y de la congresista se hicieron después que la Corte Suprema de Justicia emitió su decisión monosilábica, por orden de la Casa Blanca.

Teniente coronel retirado y oficial de contrainteligencia de reserva de la US Army, ex analista de la Agencia de inteligencia militar, Simmons estableció su “Centro de Investigación” en  Leesburg, Virginia, para a la vez  promocionarse como Super Espía y servir los intereses de la extrema derecha.

A parte de sus performances,  el héroe de la Ros-Lehtinen y de sus dos clones, escribe artículos y libros y propone temas… de películas.

Sus ponencias, siempre sobre el tema de los “espías de Castro están por todas partes aunque usted no lo crea” las cobra a unos 50 000 dólares para públicos “de hasta 25 personas”.

Para grupos más grandes, se supone que hay un costo extra.

ILEANA Y SU UN HALCON DE SEGUNDA MANO

Lo más delirante es que Ileana Ros-Lehtinen se llevo al Congreso este halcón de segunda mano  hasta ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja donde – para la misma tarifa.- denunció  “la relación entre los regímenes castrista e iraní”.

Se abstiene de hablar de la Mossad o de las amistades israelíes que engrasan el fondo de campaña de su protectora, ni de los espías israelíes y de su proveedor Larry Franklin acaba de absolver. Escandalosamente.

Casi once años después de la operación desencadenada por el jefe del FBI de Miami, Héctor Pesquera, a solicitud de estos mismos políticos corruptos y terroristas que dominan a Miami y a la política estadounidense sobre Cuba, una nueva casería de brujas para estimular el odio a la Isla le viene bien a los congresistas batistianos que temen más que todo un dialogo reclamado por una mayoría de norteamericanos y exigidos por América Latina.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también