Imprimir
Inicio » Opinión  »

¿Quién manda en la OEA?

En este artículo: OEA
| +

Una noticia vino tras la otra. Este viernes, los embajadores de la OEA retiraron «inesperadamente» un tema de su agenda para la próxima reunión de cancilleres en Honduras: un proyecto de resolución sobre Cuba. El embajador hondureño Carlos Sosa reconoció el motivo: «No tenemos consenso».

Aunque el diplomático insistió en que pensaban utilizar el fin de semana para alcanzar ese propósito y tratarlo el próximo miércoles en otra sesión de embajadores, no parece que pueda caminar la intención de algunos de sus miembros de revocar la ignominiosa suspensión de Cuba en 1962, dentro de una organización que durante décadas fabricó su desprestigio como ente supeditado al mandato de Washington.

La sustracción de ese borrador del debate, se conoció justo después que la secretaria de Estado de la administración Obama, Hillary Clinton, expusiera ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de su país que Estados Unidos no permitirá el retorno de Cuba a la OEA porque «los principios democráticos» de la Organización de Estados Americanos «no están todavía vigentes» en la isla.

Las declaraciones de la Clinton -«coincidentemente» hechas el 20 de mayo, una fecha símbolo de la neocolonización de Cuba que George W. Bush utilizaba para renovar sus compromisos con la mafia contrarrevolucionaria de Miami-, son apreciadas como el ordeno y mando que siempre caracterizó las relaciones del poderoso Norte con sus vecinos hemisféricos.

Por cierto, no fue la única declaración de fe del poder hegemónico sobre el resto del mundo que representa, pues la víspera, como un periodista australiano indagara si Canberra podría tener mayor trato con China cuando había una declinación relativa del poderío norteamericano, la Clinton le respondió que Estados Unidos «no está cediendo el Pacífico a nadie».

«El hecho de que un país como China se está convirtiendo en más exitoso o Indonesia sea ahora una muy exitosa democracia, lo vemos como algo bueno para toda la región del Pacífico (…) pero también estamos enviando un mensaje claro de que Estados Unidos estará comprometido. Nosotros somos un poder trans-Pacífico al igual que un poder trans-Atlántico»… «Queremos que Australia, al igual que otras naciones, conozcan que Estados Unidos no está cediendo el Pacífico a nadie».

¡Madre mía!, esta señora no conoce de paños tibios. Da órdenes a trocha y mocha y que a nadie se le ocurra ponerlas en duda.

Y así, en el caso de Cuba, se le ocurrió también dar órdenes: que realice reformas políticas, que libere a los que llama prisioneros políticos y no son más que los asalariados de la SINA , y que respete los «derechos humanos» al mejor estilo Washington -por ejemplo, la policía de la Isla podría hacer como la de Birmingham, Alabama: golpear y patear a un «fugitivo» inconsciente luego de que volcara su camioneta y fuera proyectado por el aire tras el impacto, como el mundo entero pudo ver en un video en esta semana.

A Cuba, han dicho más de una vez sus máximos dirigentes y también su pueblo, no le interesa el tal retorno al ministerio de colonias yanqui. Puede quitarse la preocupación la jefa de la diplomacia obamiana.

Pero que le quede claro que todo apunta ahora a que el aislamiento mayor no es para la Isla , sino para Estados Unidos y su vergonzosa política de bloqueo y agresiones, pues ya El Salvador, la otra nación del continente que no mantiene relaciones con Cuba, anunció que el 1 de junio, con la toma de posesión como presidente de Mauricio Funes, restablecería esos nexos.

Una vez más, Washington, el todopoderoso, se quedará solo. Bueno… también cree tener a la OEA.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juana Carrasco Martín

Juana Carrasco Martín

Periodista cubana y jefa de la página internacional del diario Juventud Rebelde.

Vea también