Imprimir
Inicio » Opinión  »

¿Acaso ignora Aznar los vínculos terroristas de sus socios miamenses?

| +

   

• MIENTRAS en España, el Partido Popular - que aún no se ha dado cuenta que perdió el poder - se ofende cuando se le dice que su ex líder se comportó como se comportó durante el golpe que realizaron los socios de sus socios en Venezuela, vale la pena recordar cómo este mismo Aznar se vinculó con la mafia terrorista de Miami con la cual sigue manteniendo relaciones aparentemente provechosas.

Fue en noviembre de 1995 que José María Aznar Aznar empezó su bochornosa relación con los herederos de la tiranía de Fulgencio Batista, cuando fue repentinamente a conectarse a la generosa tesorería de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA), la organización entonces más potente de la contrarrevolución.

Creada por la CIA bajo el reinado de Reagan y Bush padre, la "Fundación", como se conoce en Miami, donde ha impuesto su dominio a fuerza de soborno, de chantaje y de violencia, siempre tuvo su caja especial para comprar la buena voluntad de varios políticos, tanto del Congreso como del Senado. Agente de la CIA formado en Fort Benning junto al terrorista internacional Luis Posada Carriles, hoy detenido en Panamá, su fundador, Jorge "El Chairman" Más Canosa, llegó así, gracias a un lobby bien engrasado, a adquirirse la subordinación ciega de personajes tales como los congresistas Helms y Burton, autores de la famosa ley genocida.

El político español se lanzó en los brazos de Más y de Más hijo, dueños virtuales de la organización, con tal voluntad de servirlos que pronto llegó a ser "uno más" de la tropa mafiosa. Se dice que el Jefe del Partido Popular de España se reunió e, incluso, compartió la mesa de un asombroso número de individuos vinculados a atentados contra el Presidente cubano en las últimas décadas.

¿Podía ignorar Aznar la fama de patrocinadores del terrorismo de sus nuevos socios?

Fue en esos mismos días de noviembre de 1995 que se reactivó públicamente el nexo político entre la FNCA y el terrorista Orlando Bosch Avila, cuando Roberto Martín Pérez Rodríguez, otro miembro eminente de la cúpula de la Fundación, con amplia trayectoria de esbirro terrorista, apadrinó en Miami una exposición de cuadros de Bosch y Posada, los autores intelectuales del sabotaje contra el avión de Cubana de Aviación, en 1976, en el que murieron 73 personas.

Ambos "pintores" regalaron a la FNCA algunas de sus obras.RODEADO DE CONNOTADOS TERRORISTAS

En una foto bien conocida, tomada en Miami durante ese viaje de iniciación de 1995, Aznar se ve emocionado al lado de sus nuevas amistades: Jorge Más Canosa, jefe vitalicio de la FNCA y agente de la CIA formado en el sabotaje, y José Antonio "Toñín'' Llamas, miembro del Comité Ejecutivo de la FNCA. Este mismo personaje saldrá en la prensa cuando, el 27 de octubre de 1997 serán detenidos en Puerto Rico cuatro emigrados cubanos que se dirigían, a bordo del yate miamense La Esperanza, con fusiles calibre 50, hacia la isla venezolana de Margarita, donde el Presidente cubano iba a hablar en una Cumbre Iberoamericana. El barco era de su propiedad. Simplemente.

La investigación también revelará que Francisco "Pepe" Hernández, el entonces presidente de la FNCA desde la muerte de Más Canosa, era dueño de uno de los fusiles.

Tremendas amistades para un Jefe del Gobierno de España.

Vale la pena recordar que, ese mismo año 1995, quien dirige las operaciones de aliento, financiamiento y orientación del terrorismo en la FNCA es Guillermo Novo Sampoll, ya famoso por haber participado en la conspiración que costó la vida al ex canciller chileno Orlando Letelier y su colaboradora Ronni Moffit y recuperado por la Fundación a su salida de la cárcel.

En marzo de ese año, las autoridades cubanas detenían en La Habana a dos individuos de origen cubano residentes en Miami, Santos Armando Martínez Rueda y José Enrique Ramírez Oro, por haber colocado una carga de 1,38 kg de explosivos C-4 en un hotel de Varadero.

Ambos declararon entonces haber recibido instrucciones de Guillermo Novo Sampoll, que identificaron como Mister Hill, y de otro connotado terrorista e importante ejecutivo de la FNCA, Arnaldo Monzón Plasencia. Novo está hoy día encarcelado en Panamá junto a Posada Carriles.

Cuenta el conocido académico e investigador cubano José Luis Méndez, en su libro recién publicado Salvar el mundo del terrorismo, que en 1995, precisamente, "la FNCA incrementa los planes terroristas (…). Esta escalada selecciona centros industriales y puntos de concentración de turistas, se estudian la refinería ubicada en la ciudad de Cienfuegos, la termoeléctrica de Matanzas y el cabaret Tropicana, en el oeste de la capital".

Aquella operación de la FNCA era entonces tan sofisticada que la organización había hasta distribuido a varios de sus agentes en la Isla, luego capturados, equipos GPS para ubicar las viviendas de dirigentes de la Revolución, hospitales que prestaban atención a extranjeros y sedes de organizaciones de masas.

Sin embargo, la amistad entre Aznar y Más Canosa es de tal nivel que el capo miamense le presta su avión personal para viajar a El Salvador y a Costa Rica en compañía de su hijo, quien se encarga de asegurarse que no le falte nada al distinguido gallego.

¿Pretenderá hoy el PP hacer creer que Aznar ignoraba, mientras se encontraba en Miami en noviembre de 1995, que aquellos personajes que le atendían con tanto esmero estaban vinculados tan fuertemente a actividades de terrorismo? ¿Habrá sido tan mal informado el Jefe del PP para no haberse enterado, en 1997, del caso de La Esperanza y de la posterior inculpación de varios personajes vinculados a la FNCA en este escandaloso dossier de terrorismo?

¿Tampoco se habrá enterado el líder del PP cuando, en julio 1998, Posada Carriles confiesa al New York Times que había recibido 200 000 dólares de la mano de Jorge Más Canosa para ejecutar acciones terroristas contra Cuba y que así se había financiado la campaña de atentados de La Habana, ocurridos en 1997 y que provocaron la muerte del joven italiano Fabio di Celmo?Cuando en noviembre del 2000, Aznar se encuentra en Panamá y las autoridades de ese país proceden al arresto del terrorista internacional Luis Posada Carriles, quien pretendía dinamitar el anfiteatro de la Universidad panameña mientras hablaba ahí el Presidente cubano, ¿seguía ignorando que este siniestro personaje estaba vinculado a sus amigos de la FNCA… tal como su cómplice Guillermo Novo Sampoll, el ejecutivo de esa organización?

Cuando condenaba ruidosamente a los terroristas vascos en aquella Cumbre, ¿no se había enterado de que, en Miami, sus amigos de la FNCA alentaban, financiaban y orientaban desde hacía años las actividades de Posada y su pandilla de terroristas internacionales?SINTEL, REGALO PARA LOS MAS CANOSA

La complicidad de Aznar con la entrega de la empresa pública española Sintel a la familia Más Canosa indica claramente el nivel de entendimiento entre el estadista español y sus patrocinadores de la Florida.

En 1996, Sintel contaba con 21 filiales en el mundo, cuando Juan Villalonga, penúltimo presidente de Telefónica y amigo íntimo de Aznar, la vendió a la firma estadounidense MasTec International, propiedad de Jorge Más Canosa y su hijo, Jorge Más Santos.

Según ex socios de Más Santos, éste luego ha liquidado fraudulentamente Sintel mediante una serie de maniobras financieras dudosas y una brocheta de sociedades internacionales en paraísos fiscales y bancos de Luxemburgo, Haití, Islas Vírgenes, México, Puerto Rico, Suiza y Estados Unidos.

La espectacular estafa dejó sin empleo a varios miles de trabajadores de Sintel y sus subsidiarios.

Tras ser arrasada en una operación especulativa, Sintel se declaró finalmente en quiebra. El caso ha sido investigado por la Fiscalía Anticorrupción española y un tribunal federal de Miami.

Mientras tanto, Aznar, con la complicidad de su entonces canciller Josep Piqué, llegaba hasta llevar a Miami a los Reyes de España y reunirlos con sus compinches Jorge Más Santos, Pepe Hernández y José Antonio Llamas, así como con los alcaldes mafiosos Joe Carollo y Alex Penelas. Y usaba una estancia en La Habana, para asistir a la 9ª Cumbre Iberoamericana, para contactar con mercenarios de Miami en la Isla.

Con la misma tranquilidad que entregó la Unión Europea a George W. Bush y su clan y a su familia mafiosa miamense.

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".