Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

La última locura de las aerolíneas para paliar su crisis: Vuelos de lujo a la Antártida sólo para ver el paisaje

| 10 |

Aviones de la compañía Qantas en el aeropuerto de Sídney. REUTERS/Loren Elliott.

“Último aviso a los pasajeros con destino a ninguna parte”. Esta señal de advertencia ya es una realidad en algunos aeropuertos del mundo. Las restricciones en movilidad por la emergencia sanitaria del coronavirus han llevado a algunas compañías áreas –la mayoría asiáticas– a ofrecer viajes sin rumbo para tratar de generar ingresos. Se trata de vuelos de tipo nacional en los que los aviones comerciales sobrevuelan el cielo durante horas para regresar al mismo aeropuerto del que salieron. Todo ello se oferta de una forma lujosa, como un ocio exclusivo con el que los pasajeros podrán ver desde lo alto paisajes singulares.

Una de las ofertas más llamativas es la de la compañía australiana Qantas, que anuncia viajes de 12 horas para sobrevolar la Antártida y poder ver, a través de las ventanillas, su ecosistema helado.  “Conviértete en uno de los pocos en presenciar la desoladora belleza de este indómito paisaje polar. A bordo de nuestro avión alquilado de forma privada, experimentará una vista inigualable de la Antártida, con hasta 4 horas sobre el continente blanco”, publicita la aerolínea.

“Es una aberración”, espeta Pablo Muñoz Nieto, responsable de la campaña de Aviación de Ecologistas en Acción. “Es una paradoja que se sobrevuele la Antártida, cuando se sabe que hay una relación directa entre la contaminación que emiten los aviones y el calentamiento global que provoca que los polos se estén derritiendo. Resulta sumamente doloroso ver que se ofrezcan este tipo de viajes”.

Sin embargo, la compañía asegura que sus viajes son respetuosos con el medio ambiente. “Nuestra misión es dejar este paisaje tan prístino como lo encontramos”, anuncian, para remitirse a sus políticas de emisiones neutras, que son proyectos ambientales con los que se busca compensar las emisiones emitidas en un vuelos.

El precio de esta travesía va desde los 740 euros (1.999 dólares australianos) en clase económica, hasta los 4.941 euros (7.999 dólares australianos) en clase ejecutiva deluxe. Qantas no sólo ofrece vuelos hacia la Antártida, también vende pasajes para sobrevolar durante siete horas algunos de los puntos de interés más reconocidos de Australia como el monolito rojo Uluru, las Islas Whitsundays y la Gran Barrera de Arrecifes. Tanto es así, que la compañía ha anunciado en un comunicado que los billetes para este viaje se han agotado.

El elevado precio de los billetes evidencia que el problema ambiental de la aviación tiene también implicaciones sociales, ya que se trata de una forma de movilidad que se sustenta en la desigualdad. Así lo entiende Muñoz Nieto, que recuerda que las emisiones asociadas a los billetes de los vuelos convencionales son mayores en clase business que en clase turista, ya que el asiento ocupa mayor espacio en la cabina. De hecho, las desigualdades sociales se pueden ver a través del uso del avión, en tanto que sólo un 10% de la población global ha podido volar alguna vez en su vida, según un informe de Stay Grounded.

No en vano, el caso de Qantas no es ninguna rareza en estos tiempos de pandemia. Tanto es así, que la revista Ballena Blanca adelantó que otras compañías, la mayoría asiáticas, llevan desde agosto ofreciendo este tipo de viajes con destino a ninguna parte. La aerolínea japonesa ANA fletó en agosto un avión de dos plantas que sobrevoló los cielos durante noventa minutos y ofreció un cóctel a sus pasajeros. También en Taiwán se han ofrecido este tipo de viajes sin destino. Allí, la empresa aérea StarLux hizo despegar aviones para que los pasajeros pudieran ver desde el cielo las Islas Pratas. La Royal Brunei, por su parte, ofrece cenas a bordo de un avión que sobrevuela la Isla de Borneo durante poco más de una hora.

No es la primera vez que el sector de la aviación realiza vuelos polémicos por la crisis del coronavirus. Durante los primeros meses de la pandemia, las empresas del sector estuvieron fletando vuelos sin pasajeros para poder conservar sus slots, las franjas horarias en las que cada aerolínea tiene derecho a operar de manera histórica. Tras las quejas de los grupos ecologistas algunos Ejecutivos como el español modificaron de manera temporal estas normas para que las empresas no tuvieran que seguir quemando combustible sin viajeros.

La aviación comercial provoca el 2% de las emisiones de CO2 del mundo, según la Comisión Europea, y hasta el 8%, según las cifras manejadas por sectores ecologistas. Para hacerse una idea de lo nociva que puede llegar a ser la aviación comercial, cada pasajero de un vuelo que viaja de Londres a Nueva York lleva consigo la misma huella ecológica que un ciudadano medio europeo para mantener su hogar caliente durante todo un año.

(Tomado de Público)

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • BFG dijo:

    La locura no es de las aerolíneas, es de los que pagan por eso.

  • Alan dijo:

    740 euros por un viaje a ninguna parte, jaja. De que los hay los hay

  • RLG dijo:

    Hacen muy bien las aerolíneas. De esta forma pueden mantener empleados a miles de sus trabajadores y no dejarlos desempleados. Además de mantener activas las areonaves para evitar su deterioro en tierra por estar en reposo.

  • Dionides Moreno dijo:

    Bueno es lógico suponer que los Directivos de esas aerolineas hayan sacado muy bien las cuentas, y que el índice costo-beneficio les de margen a la obtención de buenas utilidades, pues no resulta nada sencillo mantener a los aviones en optimas condiciones técnicas, eso conlleva que hay que pagarle al personal de mantenimiento, a todo el personal de operaciones en tierra, pagarle a las tripulaciones, que no es nada barato y si es muy costoso, y el combustible hay que comprarlo, no es regalado y cuesta muy caro, lo gracioso del tema ahora es que no seran penalizados los pilotos por cualquier retraso en la llegada a otros aeropuertos, aunque si pueden existir demandas por retraso en las salidas hacia esas nuevas excursiones.

  • H dijo:

    Innecesario explicar lo que casi todo el planeta entiende en cuanto al cambio climático y la contaminación ambiental. Pero hay evidentemente algo que no me suena racional en este artículo. Primero, hay un señor quejándose porque unos aviones sobrevuelen la Antártida en momentos en que los polos se derriten, cosa que todos sabemos que realmente sucede. Pero, ¿creerá realmente él que el derretimiento de los polos ha comenzado a ocurrir por la actividad del hombre cercana a los polos? O, peor aún, ¿creerá realmente que el sobrevuelo de esos aviones tendrá un impacto preponderante o significativo, dentro de todos los demás factores de peso que inciden en el mencionado fenómeno? Si además, se manejan cifras de entre el 2 y el 8 % atribuibles a la aviación comercial por la contaminación global, se entiende que estas cifras corresponden a una situación de normalidad pre-covid cuando todas las aerolíneas estaban en pleno funcionamiento. Me pregunto qué por ciento pueden representar esos aviones ahora con respecto a las cifras de plena operatividad en situación normal.

    Una cosa es tener preocupaciones ambientales genuinas y otra cosa es hacer planteamientos poco serios y que no resisten un análisis razonable.

  • RIA dijo:

    Para esas compañías La retorica :Primero dinero y al final Medio Ambiente. ¡Que barbarismo!.

  • salvaje dijo:

    Pues me parece muy bien, al menos yo quisiera poder llever a mis hijos a un viaje asi y que vieran con sus ojos lo hermoso que puede ser nuestro planeta, al mismo tiempo las aeronaves necesitan usarse y darle mentenimiento para que se mentengan en optimas condiciones y para eso se necesita personal calificado y de alguna manera hay que pagar esos mantenimientos y salarios, por lo que ademas genera empleos...creo todos salen ganando....y eso de que si esos pocos vuelos afectan el derretimiento de los polos es algo risible.....

  • Conde dijo:

    ...Y por que no? Son iniciativas para generar empleos. Ellos tienen los medios: combustible, aviones, etc, Tienen pilotos y personal de apoyo que mantienen familias. Observando todas las medidas de higiene esta bien. Cuantas iniciativas podrán hacerse para reactivar las economías, que no solo en el capitalismo hacen falta, también en los países emergentes y socialistas. Esa enfermedad, si no se puede eliminar, tenemos que "cogerle la vuelta". Veamos las cosas objetivamente. Apliquemosla a nuestro país socialista.

  • Hash dijo:

    No veo nada de locura en esos vuelo las aerolíneas casi están en la quiebra por la situación q hay con la pandemia y de alguna manera tienen q generar ingresos y son turista nacionales el q tenga dinero para pagar el vuelo y disfrutar de la travesía q lo haga.

  • AlexMW1991 dijo:

    Más bien se ha de hacer más por buscar como liquidar esas emanaciones y las mismas empresas fabricantes hacen cada vez motores más eficientes y menos contaminantes gracias a que esa industria no ha de parar. En las crisis los negocios se han de reinventar buscar las formas nuevas de seguir trabajando con las medidas necesarias. Esto se llama investigación y desarrollo. Prohibir las cosas solo nos estancan. Reinventarnos es avanzar

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también