Imprimir
Inicio » Noticias, Ciencia y Tecnología  »

Se reducen las posibilidades de encontrar vida en “los siete planetas similares a la Tierra”

| 7 |
La estrella alrededor de la cual orbitan los siete planetas tiene una luz 2.000 veces más tenue que la de nuestro Sol. Foto: NASA.

La estrella alrededor de la cual orbitan los siete planetas tiene una luz 2.000 veces más tenue que la de nuestro Sol. Foto: NASA.

Después de la euforia, el desencanto. El pasado mes de febrero la NASA hacía un sensacional anuncio: había descubierto un sistema de siete planetas rocosos de tamaño similar a la Tierra orbitando a una sola estrella, la TRAPPIST-1. Esta enana roja –astro ultrafrío un poco más pequeño que Júpiter– está solo a 39 años luz de nuestro planeta. Y además, por si fuera poco, sus mundos (sobre todo los tres más cercanos a la estrella) podrían albergar agua en estado líquido, condición ineludible para que se desarrolle la vida tal y como la conocemos. “Hoy por hoy, este sistema extrasolar es nuestra mejor apuesta”, llegó a decir Brice-Olivier Demory, uno de los autores del hallazgo. Los ojos de los exobiólogos debían apuntar allí.

Pero dos estudios independientes, publicados en las revistas International Journal of Astrobiology y Astrophysical Journal Letters, acaban de echar un jarro de agua fría sobre las esperanzas de encontrar algún rastro de vida extraterrestre junto a TRAPPIST-1. Ambos equipos han detectado varios factores imposibilitarían el surgimiento de la biología incluso en los tres mundos situados en la “zona habitable”.

Castigados por la radiación ultravioleta

Infografía: Pictoline.

Infografía: Pictoline.

Como indica el primero de los trabajos, que han llevado a cabo científicos del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (CfA), el principal problema radica en que al ser una estrella pequeña y fría, su zona templada está peligrosamente cerca de ella. El planeta más alejado se encuentra a únicamente nueve millones de kilómetros; en comparación, Mercurio, que es el más próximo al Sol, orbita a 58 millones de kilómetros. Esto supone una excesiva exposición de los siete exomundos a la radiación de TRAPPIST-1, algo, en principio, incompatible con la vida. Según los modelos computacionales que han confeccionado los astrónomos, reciben una tasa de rayos ultravioletas (UV) muy superior a la que llega a la Tierra, y no habrían podido desarrollar por ello ningún tipo de atmósfera.

El segundo estudio, realizado por astrónomos del CfA y la Universidad de Massachusetts en Lowell, hacen hincapié en esa ausencia de capa gaseosa. Los expertos examinaron los efectos de los vientos solares, cuyas partículas estarían castigando a los siete exoplanetas a magnitudes entre mil y 100 mil veces superiores de las que sufre la Tierra. Y además, debido la cercanía entre TRAPPIST-1 y los mundos que le orbitan, sus campos magnéticos estarían fusionados, por lo que no cuentan con protección.

“El campo magnético de nuestro planeta actúa como un escudo contra los efectos potencialmente perjudiciales del viento solar”, explica Cecilia Garraffo. “Si la Tierra estuviera mucho más cerca del Sol y sometida al ataque de partículas como las de la estrella TRAPPIST-1, nuestro escudo planetario fallaría”.

La Nasa anuncia el descubrimiento de siete planetas similares a la Tierra (+ Video)

Los investigadores se temen que estos escenarios hostiles a la vida se repitan en los exoplanetas de otras enanas rojas, como Próxima-b, que está a apenas 4,3 años luz de la Tierra y ha suscitado también el interés de la comunidad científica. Se da la circunstancia que las enanas rojas son los astros más frecuentes del sistema solar.

De todos modos, y pese a las malas perspectivas, los astrónomos aseguran que seguirán buscando huellas de biología extraterrestre en el sistema TRAPPIST-1.

Referencias:

  • Manasvi Lingam, Abraham Loeb. “Physical constraints on the likelihood of life on exoplanets” International Journal of Astrobiology (6 de julio, 2017)  DOI: https://doi.org/10.1017/S1473550417000179
  • Cecilia Garraffo, Jeremy J. Drake, Ofer Cohen, Julian D. Alvarado-Gómez, Sofia P. Moschou. “The Threatening Magnetic and Plasma Environment of the TRAPPIST-1 Planets”. Astrophysical Journal Letters (12 de julio, 2017).

(Tomado de Muy Interesante)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Katy Perry dijo:

    Tun, pin pan, pun…………tannnnnnnn!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!.

  • Verónica dijo:

    Ojo: ERROR EN TITULAR, planteas en lugar de planetas.
    Se reducen las posibilidades de encontrar vida en “los siete planteas similares a la Tierra”
    No es para publicar este comentario.

  • jacks dijo:

    q conozcamos algo no significa q no existe, y si por casualidad algun tipo de biologia evoluciono en esos planetas y desarrollaron un sistema q los protege de esos elementos q por la cercania q tienen a su estrella los azota, creo q estamos buscando elementos q muestren la posbilidad de especies similares a la nuestra, pero creo q habria q ampliar el espectro de busqueda y pensar en la posibildiad de otras formas de vida…

    • wiz4rd dijo:

      Bueno jacks si hay otra forma de vida o no en realidad no importa mucho el verdadero proposito de descubrir vida en otros sistemas o planetas es que sean compatibles con los requisitos de vida de aqui, o sea q nos sirva de escape cuando acabemos con el q tenemos, que ojalá eso se demore porque con la tecnológía actual si viene el fin del mundo no va a haber ficción que nos salve, y eso yo con mis 13 años lo puedo ver perfectamente.
      saludos

  • yam dijo:

    Hay que deshacer las maletas nuevamente, porque ya la gente que va para Marte están escogidas. Ahora que hay evidencia de agua en La Luna … se salvaron los lunáticos.

  • Ignacio F dijo:

    ¿Habría que entender qué es lo que se entiende por vida y quizá ser un poco más humildes y menos ingenuos?

  • Aroldo dijo:

    Hay un error en el final del artículo dónde dice que las enanas rojas son los astros más comunes del sistema solar, no, del sistema solar no, porque nuestro sistema solar tiene solamente una estrella, nuestro Sol, y no es precisamente una enana roja, debió decir que son las estrellas más comunes de nuestra galaxia.
    Entonces leyendo esto infiero que no se puede seguir buscando en los sistemas de enanas rojas.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también