Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Persecución contra Lula, sin precedentes en historia de Brasil

| 6 |

lulaaaLa historia de Brasil no conoció hasta hoy una persecución judicial, mediática y política tan avasalladora como la que sufre el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, denunció el Partido de los Trabajadores (PT).

Después de condenar a Lula sin pruebas, de propagar mentiras y contradecir su propia sentencia, Sergio Moro decidió ahora vengarse de un inocente, deploró la organización partidista en una declaración emitida a propósito de la confiscación de los bienes y valores del fundador del PT, ordenada la víspera por el juez federal de Curitiba.

Al bloquear los bienes de Lula, remarcó la nota, “Moro decretó una pena de asfixia económica que priva el ex presidente de su casa, de los medios para subsistir y hasta para defenderse de las falsas acusaciones” que se le imputan.

En otra de sus partes, el texto repudia esta nueva arbitrariedad y califica de “decisión mezquina” la proferida por Moro, “quien se vale de la complicidad con la Red Globo para cometer todo tipo de arbitrariedades contra el mayor líder popular del país”, subrayó.

Por su parte, los abogados de la defensa del ex dignatario tildaron de ilegal y abusiva la determinación del juez federal y señalaron que, aún cuando data del 14 de julio, se mantuvo en secreto impidiéndoles tomar conocimiento de la misma hasta ayer, cuando la hicieron pública medios de prensa.

En la práctica -agregaron- esta resolución priva a Lula de disponer de todos sus bienes y valores, perjudicando no solo su subsistencia, sino también la de su familia. “Es una arbitrariedad más de entre tantas otras cometidas por el mismo juez” contra el ex mandatario.

De acuerdo con los defensores, una medida de este tipo se justificaría solo si hubiera pruebas de la existencia de riesgo de dilapidación patrimonial, por lo cual impugnarán la misma.

Según informó el diario digital Brasil 247, el Banco Central bloqueó 606 mil 727 reales (aproximadamente 190 mil dólares) depositados en cuatro cuentas bancarias.

Además, fueron confiscados tres apartamentos y un terreno propiedad de Lula, todos en San Bernardo del Campo (Sao Paulo), donde reside Lula, y dos automóviles.

El 12 de julio último, Moro condenó a nueve años y medio de cárcel al ex presidente brasileño por la presunta comisión de los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Los abogados defensores del ex dignatario sostienen que éste fue víctima de un juzgamiento políticamente motivado y que ataca al Estado de Derecho y la democracia brasileña.

Lula fue condenado sin que “ninguna evidencia creíble de culpa fuera producida, mientras las pruebas abrumadoras de su inocencia fueron descaradamente ignoradas”, señalaron los letrados Cristiano Zanin Martins y Valeska Teixeira Zanin Martins.

Por más de tres años, remarcaron, Lula ha sido objeto de una investigación que dejó en claro de comienzo a fin del proceso el sesgo y la motivación política de Moro, cuyo juzgamiento “avergüenza a Brasil” al ignorar evidencias sólidas de su inocencia y al mismo tiempo violar continuamente derechos humanos básicos y del proceso legal.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Espantosa la confabulación contra Lula. Pienso que en contra de lo que sus enemigos pretenden lo están convirtiendo en un super-héroe, y que si no lo invalidan injustamente de ser candidato presidencial, va a ganar, por serle a mucha gente indigerible tal nivel de acoso. ¿190,000 dólares en cuatro cuentas? ¿Tres apartamentos y dos carros? ¿Un ex presidente de Brasil? Si no fuese tan trágico daría risa. El poseer solo esas propiedades y dinero habla de su honestidad, los brasileños saben o imaginan, que un presidente de Brasil sale multimillonario de su cargo.
    Cuando el gran sabio cubano Don Carlos de la Torre y Huerta durante el gobierno de Carlos Mendieta, ocupó el cargo de presidente del Consejo de Estado, y no robó un centavo, le pusieron de apodo “la niña boba”.
    Es evidente la función tumoral de la corrupción en la política latinoamericana, y aunque personas como Dilma y Lula no hayan estado personalmente involucrados en ella, si los han estado personas cercanas a ellos y su lodo los salpica. Es una gran experiencia. Los medios enloquecidos y canallescos no se van a detener ante nada para tratar de desprestigiar a los políticos progresistas en América Latina y la unidad de las izquierdas que los apoya debe también estar muy alerta en contra de la corrupción dentro de sus filas.
    Si se logra (y hay que dar una feroz batalla para hacerlo), que Lula no sea invalidado en su candidatura presidencial, creo que va a salir y que tan exagerada y desproporcionada malignidad contra él, lo va a ayudar a salir. Mucha gente va a pensar “si los poderosos lo odian tanto, es porque va a ser bueno con el pueblo”

  • CARLOS BÁEZ PUIG dijo:

    EL JUEZ MORO PARECE QUE ESTUDIÓ EN UNA ESCUELA DE ADOLFO HITLER Y COMO BUEN ALUMNO APLICA LO QUE APRENDIÓ. FASCISMO PURO

  • cubana dijo:

    PERO ESO NO PUEDE QUEDARSE ASÍ QUE HARÁ EL PUEBLO DE BRASIL LOS ABOGADOS DEFENSORES DE LULA , UN SOLO JUEZ NO PUEDE HACERLE AL PAÍS TANTO DAÑO ,HAGAN ALGO POR FAVOR…,

  • CARLOS BÁEZ PUIG dijo:

    HASTA CUANDO HAY QUE ESTAR PERMITIENDO LAS ARBITRARIEDADES DE LOS CÍNICOS JUECES DE BRASIL Y VENEZUELA.
    HAY QUE ACABAR CON ELLOS

  • sachiel dijo:

    ¿Y quien es Sergio Moro? Veamos lo que dice la Wiki(algo desactualizada):

    “Sergio Fernando Moro se formó en derecho por la Universidad Provincial de Maringá en 1995, convirtiéndose en juez federal en 1996, con apenas 26 años. También cursó el programa para instrucción de abogados de la Harvard Law School en 1998 y participó de programas de estudios sobre lavado de dinero promovidos por el Departamento de Estado de Estados Unidos. Es máster y doctor en Derecho por la Universidad Federal de Paraná. Desde 2013 es Juez Federal de la 13.ª Vara Criminal Federal de Curitiba, mientras dicta clases de proceso penal en la UFPR y comanda la operación Lava Jato. Moro ya fue indicado por la Asociación de los Jueces Federales de Brasil para concursar la vacante dejada por Joaquim Barbosa en el Supremo Tribunal Federal. Fue elegido el “Brasileño del Año de 2014” por la ES DECIR y uno de los cien más influyentes de Brasil en 2014 por la revista Época. En la décima segunda edición del “Premio Hace Diferencia” del periódico El Globo, fue elegido la “Personalidad del Año” de 2014 en Brasil por su trabajo frente a las investigaciones de la Lava Jato. En 2016 fue elegido entre los 50 líderes con mayor influencia en el mundo por la revista Fortune.”

    Antes de la causa Petrobras ya había conducido varios casos relacionados a ese delito, promoviendo la cooperación internacional de Brasil con otros países para detectar cuentas bancarias en el extranjero. Uno de esos procesos fue contra el mexicano Lucio Rueda Bustos, al que sentenció en 2013 por lavar dinero del narco en Brasil, subastando inmuebles y autos de lujo de su propiedad por más de US$6 millones. Todo un récord en Brasil hasta ese entonces.

    Apoyado por la evidencia recogida por la Policía Federal y fiscales brasileños, el juez avanzó en la causa Lava Jato con acuerdos de delación de varios procesados, intentando así llegar a la cima del esquema de sobornos. Sin embargo, las defensas de algunos implicados en el escándalo de Petrobras han acusado al juez y su equipo de forzar confesiones a cambio de menores de penas. Luiz Flávio Gomes, un jurista y exjuez brasileño, advirtió ya en 2014 que Moro corría el riesgo de adoptar medidas “en conflicto con el Estado de derecho”, por ejemplo deteniendo indagados sin que sean un peligro para la sociedad. “Tiene coraje y es trabajador”, dijo Gomes a BBC Mundo en aquel momento. “Es un juez que presta un servicio público relevante, pero tiene que tener cuidado de no transformarse en un Estado policíaco”. De lo contrario, sostuvo, podría dejar margen para que el proceso sea anulado más adelante por errores cometidos por él o la policía, como ha ocurrido en otros casos en Brasil.

    Las acusaciones de excesos contra el juez crecieron a medida que colocaba su mira en Lula da Silva. La conducción obligatoria del expresidente a declarar sin enviarle un requerimiento previo fue criticada por algunos juristas e incluso por un miembro del Tribunal Supremo Federal, Marco Aurélio Mello. “Sólo se conduce coercitivamente (…) al ciudadano que resiste y no comparece a declarar”, dijo Mello al diario Folha de S.Paulo. “Vamos a arreglar Brasil. Pero no vamos a atropellar. El atropellamiento no conduce a nada”. El propio Lula dijo haberse sentido “prisionero” al ser llevado por la policía ante los investigadores, pero Moro aclaró en un comunicado que las medidas de investigación “no significan anticipación de culpa”(sic).

    Moro también sorprendió a la opinión pública cuando el año pasado levantó el secreto de una conversación entre Rousseff y Lula, grabada por la policía, que alimentó las acusaciones de que ella le nombró ministro para evitar su arresto.
    Como ministro de gobierno, Lula conseguía un fuero judicial especial y, en caso de ser acusado formalmente, debía ser juzgado por el Supremo brasileño en lugar de Moro.

    En fin, se dice que es un nuevo “cruzado” contra la corrupción, o un puritano. A mí no me queda todavía claro que sea un Baltasar Garzón, o que lo haga “desinteresadamente”

    • Jose R Oro dijo:

      Me gusto mucho su comentario, estimado Sachiel

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también