Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

El eterno brigadista que vive en Sergio

| 12 |

“Mientras no haya una escuela en cada aldea, o maestros que vayan enseñado con la escuela en sí de aldea en aldea, no está la República segura”

José Martí

Sergio Ballester. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate.

Sergio Ballester. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate.

El día que Sergio Ballester tomó en sus manos cartilla, manual y farol y se unió al Ejército de Alfabetizadores que rescataría a miles de cubanos del analfabetismo; apenas tenía 12 años. No había terminado su secundaria básica, pero no era el único; junto a él, unos cien mil estudiantes dejaban atrás por primera vez a sus familias y se adentraban en montañas y ciénagas para darle el derecho de saber a los olvidados.

“No me fue fácil, yo siempre fui un niño muy asmático, y mi papá y mi mamá tenían miedo. Imagínate, su hijito de 12 años se iba a ir para el monte. Pero cuando vino la invasión a Girón ya todo fue indetenible. Desde que entraron los barbudos a La Habana a mí me impresionaron mucho. En ese momento hubiera querido haber sido grande y participar de aquella gesta heroica, pero la Campaña de Alfabetización era mi oportunidad”, recuerda Sergio 55 años después, mientras me hace revivir su historia desde fotografías de antaño.

A través de sus espejuelos su mirada devela la rudeza de quien ha desandado mucho; pero todavía conserva el mismo brillo en la mirada y la sonrisa del joven de 12 años. Siendo apenas un niño, marchó entonces Sergio hacia Camagüey y Santa Cruz del Sur, pero no para alfabetizar en aquellos pequeños bohíos donde desde la distancia podía leerse “Aquí vive un brigadista”; al muchacho le correspondió la difícil misión de formar a un cuartel de las milicias, porque a cada rincón de Cuba llegó el deseo martiano de eliminar para siempre el analfabetismo.

“Todos eran muy cariñosos conmigo porque me veían como un niño. Ellos eran hombres hechos y derechos que agarraban el lápiz como un instrumento de trabajo; y yo no tenía mucha más preparación que las ganas de enseñar y de cumplir con la misión de alfabetizar. Yo permanecía siempre en el Cuartel, y cuando venían lo milicianos de hacer sus recorridos y actividades ayudaba a los que estaban en proceso de aprendizaje”, relata el brigadista.

Particularmente a Sergio le tocó vivir uno de los momentos más emotivos durante la Campaña de Alfabetización, que consistía en apoyar a los alumnos con la redacción de una carta a Fidel, donde le contarían que ya sabían leer y escribir. Ese era el ejercicio final de la Campaña.

“Para ellos era muy difícil lograrlo. Recuerdo la alegría que sentían lo milicianos cuando veían que podían redactar las cartas, y yo también me sentía muy contento cuando alguien lograba escribirle al Comandante y decirle que ya podía leer y escribir”, explica.

El Museo de la Alfabetización recoge el testimonio de las innumerables cartas que tuvieron por destinatario a Fidel, como testimonio de que la tarea estaba cumplida

Un contratiempo

“¿Pero imagínate un muchacho asmático en Camagüey? Me enfermé, me dio un catarro muy fuerte, y no quería que se dieran cuenta porque si me ponía muy mal me iban a virar para atrás. Por eso me fui a la farmacia, pedí un medicamento, y me dieron penicilina en pastilla. No sabía que era alérgico y de esa noche al otro día me convertí casi en un monstruo. Mi familia me fue a buscar  y me trajeron para La Habana, donde estuve un mes ingresado en el Calixto García. Cuando me curé, la Campaña no se había terminado aún y me fui otra vez, aún contra la voluntad de mis padres”.

Sergio todavía recuerda el momento en el que al llegar al Cuartel la bandera estaba izada en señal de territorio libre de analfabetismo. Pensó que su oportunidad de reincorporarse a la tarea estaba perdida, “pero nos mandaron a buscar a otro brigadista y a mí, y nos movilizaron hacia un punto de observación donde estaban algunos milicianos. Recuerdo que el oficial me miraba de reojo, como diciendo “usted está muy chiquitico”; pero lo logré”, dice mientras sujeta la bandera roja con el libro convertido en paloma de paz.

Sergio Ballester sostiene la bandera que fue izada al convertirse Cuba en territorio libre de analfabetismo. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate.

Sergio Ballester sostiene la bandera que fue izada al convertirse Cuba en territorio libre de analfabetismo. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate.

“Esta sí es de verdad, por ahí hay muchas réplicas, pero la mía es original”, insiste y la aproxima a mis manos para que también tenga el privilegio de palpar ese momento histórico, que fue además de los más importantes de su vida.

Si bien pocos creyeron que sería imposible lograr la tamaña hazaña que planteó Fidel en septiembre de 1960 en la ONU, cuando dijo que Cuba en un año erradicaría el analfabetismo en el país, la propia Organización de Naciones Unidas reconoció que lo logrado “no fue obra de un milagro, sino de una difícil conquista, de la fuerza del trabajo, la técnica y la organización”.

“En aquel momento yo lo vi como una manera de participar, de ser como los rebeldes, de tener autonomía, hacer aquella Revolución que estaba surgiendo; pero en la medida que uno va avanzando se va dando cuenta de que sin educación no hay Revolución. Yo creo que Martí estaba clarísimo, la ignorancia mata a los pueblos”.

Cuando desde la Plaza de la Revolución, y entre los acordes del himno “Conrado Benítez”, Fidel declaró a Cuba territorio libre de analfabetismo, Sergio partió de allí con la satisfacción del deber cumplido y con la más grande de las tareas sobre sus hombros: estudiar.

Regalos del tiempo

“Me fui a terminar la secundaria, pero por cosas de la vida nunca lo hice. La Campaña me dejó con ese sabor de transmitirle a los demás lo que había aprendido; y por eso, cuando a finales de noveno grado llegaron a mi escuela haciendo captaciones para ser maestro, me  pareció que era la oportunidad ideal de continuar lo que había iniciado”.

Así, el joven brigadista se convirtió en uno de los primeros fundadores de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, y es hoy Doctor en Ciencias y profesor especializado en didáctica de la Matemática.

Documentos de los años universitarios de Sergio Ballester. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate.

Documentos de los años universitarios de Sergio Ballester. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate.

Cuando hace unos años viajó a Alemania para cursar sus estudios de doctorado, cuenta que un hecho le hizo comprender la grandeza de la obra que había protagonizado con apenas doce años.

“A mi lado estaba un ingeniero agrónomo que iba también a prepararse a ese país, y cuando empezamos a conversar supe que él había sido alfabetizado. Allí estábamos, sentados los dos junticos. En ese entonces comprendí que la Alfabetización fue igualdad de oportunidades, y que no es posible que un país avance si no hay aprendizaje”.

“Me siento muy satisfecho de haber sido alfabetizador y de haber dedicado toda mi vida a la enseñanza, porque esa fue la primera y la más importante de todas las tareas que la Revolución dio. Yo la acaricié, me enamoré de ella y me muero luchando por ella”.

Sergio Ballester. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate

Sergio Ballester. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate

"Esta sí es de verdad", dice mientras aproxima la bandera y me pide que palpe por mi misma su recuerdo más grande de la Campaña. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate

“Esta sí es de verdad”, dice mientras aproxima la bandera y me pide que palpe por mi misma su recuerdo más grande de la Campaña. Foto: José Raúl Concepción Llanes/ Cubadebate

Infografía animada sobre la Campaña de Alfabetización

 

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry. dijo:

    Dedicado a todos mis maestros

    Viviendo entre otras vidas, olvida su propia vida,
    destruyendo las tinieblas de la ignorancia gana su guerra,
    su mayor paga son las respuestas de sus alumnos,
    reír con ellos es su mayor goce.

    Aunque triste esté, sonriente se le ve
    la imagen más perfecta de comprensión y amor.
    Su tiempo lo regaló y nunca lo discutió.
    Unos lo quisieron, otros lo olvidaron
    Más él siempre los quiso a todos.

    Ahora, lento camina, el viento lo vence
    y su voz ya no luce galante como cuando les leía.
    Sentado esta, mirando el cielo, sus ojos se cierran,
    su mano cae y deja libre una hoja de papel.
    La ultima nota escrita, el viento la entona
    y la impulsa sobre la corriente de un río.

    Me llevo el gran triunfo de saber que ustedes,
    mis hijos, mis alumnos queridos,
    representan en cada gesto, en cada andar, en cada vibración
    pedazos de mí espíritu
    que ahora ya son hombres seguros,
    con ideales firmes y honestos.

    Si algunos se pierden en esta rueda que es la vida,
    volveré en la frase de un amigo, en la mirada de un niño,
    en el entrecejo de un padre, o la caricia de una madre,
    y te haré recordar, cual es tú ‘camino’.

  • CUBANO SATO dijo:

    ¿Quíén no ha estudiado Matemática por los programas elaborados por nuestro querido profe Ballester? ¿Qué maestro, de cualquier nivel educativo, no ha tenido que estudiar los libros de metodología de la Matemática elaborados por el querido profe Ballester? Cuando asumí la responsabilidad de impartir en la televisión educativa los espacios dedicados a esta asignatura en 5to y 6to grado, alguien me sugirió que buscara esos textos y que realizara un estudio profundo de ellos, porque allí encontraría algunas ideas claras, precisas y ordenadas de cómo enseñar matemática. Aún los conservo, y aunque mi rumbo magisterial cambió, de vez en vez, releo sus textos. Gracias porfe, por TANTA Y TANTA ENSEÑANZA…..

  • Carlos dijo:

    Con el DrC. Sergio Ballester se aprendia Matemàtica para toda la vida. Excelente maestro, excelente persona. Muchas felicidades por el dia del educador para él y todos los profesores cubanos

  • Diana Salazar dijo:

    Para el DrC. Sergio Ballester excelente profesor de Matemática, con el se aprende Matemática para toda la vida, nuestra felicitación y deseo de mucha salud y felicidad

  • Francisco Rivero dijo:

    ” El eterno brigadista que vive en Sergio ”

    Al leer esta entrevista la Sr.Sergio Ballester, como no pensar que lo eterno vive y existe en personas como él y otros cubanos que actuaron de forma ejemplar en esta hermoza epopeya que inicio la recuperacion de la dignida de una nacion por medio de la instruccion, la educacion, la adqusicion de saberes y conocimientos de excelencia. en la ciencia.

    Sr.Sergio Ballester su presencia serena y sonriente en los registro fotografico que acompaña esta entrevista me permiti reconocer el merito de la virtu que bien usted representa.

    A la periodista María del Carmen Ramón y al fotografo José Raúl Concepción Llane, mi agradecimiento como lector por esta bienvenida entrevista.

    Un saludo fraterno.

  • luis rios rodriguez dijo:

    Mis respetos para todos estos aun jovenes profesores y mi grato recuerdo para el desaparecido Profe de matematica Otero, de Pinar del Rio

  • OPP dijo:

    Felicidades a todos los EDUCADORES, y ALFABETiZADORES, Para valles y montañas, partimos 5 hermanos Guineros ,3 primos y 4 primas asi como una tia , alfabetizadores todos Conrrado Benitez, Ninguno fuimos al mismo lugar, Pinar, Oriente, Yo opte por Pinar del Rio, pues recien llegaba de subir 5 veces el pico turquino con la AJR . Guane nos acogio de maravillas, recuerdo nombres como, El Cayuco, valle San Juan, Lajarreta , Andrecillos ( donde viven los gorura ) Laguna grande etc. Me acuerdo ademas de los guineros , de Santiago de las Vegas , Tambien de minas de Matahambre ,Que añoranza, Pero que satisfaccion por el deber cumplido con nuestro invicto COMANDANTE EN JEFE FIDEL.

  • Raúl dijo:

    Muchas Felicidades Profesor Ballester, sus alumnos siempre lo recuerdan con mucho cariño.

  • Carlos Bravo Reyes dijo:

    Querido Sergio, un abrazo y mi agradecimiento por ser mi amigo de muchos años. Destaco la capacidad de enseñar que siempre tienes y de convertir las matemáticas en una ciencia interesante. Mis felicidades.

  • José García Álvarez dijo:

    FELIZ ANIVERSARIO PARA TODOS LOS QUE CON SU EMPEÑO REALIZARON ESTA GESTA EMANADA DE NUESTRO ETERNO COMANDANTE. FELICIDADES A LOS DEL PAIS ENTERO, A LOS DE MI CUADRA , ALOS DE BARRIO,A LOS DE LAS ZONAS RURALES . SIN DICHA OBRA UBIESE SIDO MAS DIFICIL LA CONSTRUCCIÓN DEL PROCESO REVOLUCIONARIO.

  • Daydee Díaz Fleites dijo:

    Siento orgullo de mis maestros el Dr. Sergio Ballester fue mi maestro, me apoyó en tesis de grado sobre la música en periodismo de José Martí, contribuyó a mi formación y su esposa la profesora Elina Hernández fue la tutora de mi tesis de grado y de Maestría. No sabía esta bella historia en la campaña de alfabetización pero ellos son un evangelio vivo. Gracias

  • Jorge dijo:

    muy conmovedora historia, gracias Cubadebate!!!

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Raúl Concepción

José Raúl Concepción

Periodista de Cubadebate, graduado en 2015 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En twitter: @joseraulcl

María del Carmen Ramón

María del Carmen Ramón

Periodista de Cubadebate y la Mesa Redonda. Graduada de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En Twitter: @M3ryC.

Vea también