Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Murió el historiador uruguayo Carlos Maggi

En este artículo: Cultura, Historia, Literatura, obituario, Uruguay
| +
Carlos Maggi. Foto: Santiago Mazzarovich

Carlos Maggi. Foto: Santiago Mazzarovich

Con 92 años, Carlos Maggi se preparó seis meses con un personal trainer para estar en forma para asistir a la 56ª Bienal de Arte de Venecia, en la que su hijo Marco representa al pabellón uruguayo con la obra Miopía global. El escritor, dramaturgo, periodista, letrista de canciones, historiador, guionista, abogado, empresario y docente, entre otras actividades, era además de un trabajador incansable, un padre orgulloso.

En la mañana de hoy, después de volver de unos días exultantes en Italia, Maggi se preparaba para ir a su cita de todos los viernes, la tertulia de En perspectiva, en Montevideo. Según se dijo en el programa radial conducido por Emiliano Cotelo, se había vestido y se  preparaba para subirse al auto y pasar a buscar a su amigo y compañero de tertulia Mauricio Rosencof, cuando sufrió un infarto.

Marco Maggi se encontraba al momento de la muerte de su padre en Estados Unidos y su hermana, Ana María, en Italia. Se espera que ambos arriben este sábado al país. El velatorio se realizará  hoy de 9 a 12 en la empresa Forestier pose y mañana, sábado, en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo.

El Presidente de Uruguay Tabaré Vázquez envió una carta a familiares y amigos de Maggi, publicada en la web de Presidencia.“Fue un ser excepcionalmente pródigo en su sabiduría de vida”, escribió el presidente en la misiva, y agregó: “Sentimos que Uruguay está perdiendo a otro de sus hijos dilectos”.

Siempre activo

El escultor Ricardo Pascale, quien compartió junto a Maggi su estadía en Venecia ya que es el comisario del pabellón nacional en la feria de arte italiana, dijo que a todos les preocupaba “la intensidad” con la que se veía a Maggi. Pascale contó que el primer día en Italia, Maggi comió “el doble o triple” que el resto y que se sentía “eufórico”.

Según publicó hoy Edmundo Canalda, director de la editorial Fin de Siglo, Maggi le dijo: “Venecia es una ciudad terrible, no tiene taxis, solo veredas y góndolas: caminé, caminé y caminé como nunca en mi vida”.

Pascale destacó que Maggi “siempre tenía proyectos”. Por su lado, Rosencof dijo sobre su amigo, “el pibe”, que “lo que queda es la sonrisa, la inteligencia, la agudeza, ese estado crónico de buen humor y de accesibilidad”.

Cotelo y sus compañeros le dedicaron un programa especial, en el que recordaron con alegría al intelectual, al que destacaron por su enorme dedicación al trabajo. “Me sobran los dedos de las manos para contar las inasistencias de Carlos”, sostuvo Cotelo, que recibió el miércoles un correo electrónico de Maggi con propuestas de temas para el programa.

El autor, viudo de María Inés Silva Vila, era uno de los últimos sobrevivientes de la generación del 45, que integraron Mario Benedetti, Ángel Rama e Idea Vilariño, entre otros.

Pascale recordó, además, que Maggi iba todas las semanas a dar clases de historia económica al Politénico del Uruguay, con sede en Maldonado, materia sobre la que escribió el libro 1611-2011 Mutaciones y aggiornamientos en la economía y cultura del Uruguay (2011).

Por otro lado, Maggi es reconocido como uno de los más grandes dramaturgos del teatro nacional, con obras como El patio de la torcaza (1967) y Un cuervo en la madrugada (1989).  El autor también fue director del Sodre y de Canal 5, y escribió en medios como Marcha y El País. Como abogado redactó la carta orgánica del Banco Central.

Maggi realizó además en 2013 el libreto de la ópera Il Duce, estrenada en el Teatro Solís, escrita con Rosencof y con música de Federico García Vigil. El director de orquesta también se expresó en la tertulia de hoy y dijo que se encontraba “feliz de haber conocido ese personaje tan hermoso, tan querido”.

Otra faceta de Maggi, de acuerdo a Canalda, es que el autor era “el más artiguista de los artiguistas”, según publicó en la web de Fin de Siglo, editorial que el año pasado presentó El libro de Artigas. El autor publicó varios libros sobre el prócer.

Maggi en sus palabras

Pese a su positividad, Maggi  no era muy optimista respecto a la cultura uruguaya actual. Así lo expresó en noviembre del año pasado en el estudio de El Observador TV: “Nunca Uruguay tuvo la sensación de crecimiento económico que tuvo en los últimos 10 años (…) Ahora se invirtieron los papeles, porque hay un retroceso cultural apabullante, una cosa que asusta”.

El optimismo de Maggi quedó de manifiesto, no obstante,  en los audios con los que En perspectiva despidió a su colaborador, a quien le dedicaron también un sentido aplauso. Consultado cuando cumplió 90 años por su variedad vocacional, “el pibe” dijo que siempre hizo “lo que se le antojaba”.

En sus palabras: “Creo que los viejos son viejos porque se enferman, cuando no se enferman tienen la misma disposición frente al mundo. Yo no tengo ninguna diferencia a cuando tenía 18 años”.

(Con información de El Observador, de Uruguay)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también