Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

La familia es determinante en la preparación de la mujer

En este artículo: Cuba, Día de la Mujer, Mujer
| 9 |
Magnolia-Soto

Magnolia junto a sus hijos. Foto cortesía de la entrevistada.

De niño me sentaba a su lado como esa personita que no conoce nada más allá de su barrio. Para mí era la mamá de Ernesto, Camilo, Pititi… los niños con quienes jugaba y crecí en el edificio. Una u otra vez se acercaba, en medio de la tremenda escasez de alimentos de los años 90, y me plantaba un plato de comida en las piernas como si fuera el sexto de sus hijos. Me miraba y luego de una sonrisa como la del gato de Cheshire me decía: sin pena, donde comen cinco…

Pero en aquel entonces solo sabía de “Elpidio Valdés”, el policía y el ladrón, y un armatoste de plástico y cables que te conectaba a la pantalla con el que manejabas un montón de cuadritos que llamabas Mario. Para mí era solo Magnolia, la mamá de mis amigos del barrio. Durante el día no se le podía ver por la casa, pero su presencia a partir de la tarde hacía que te pareciera haberla visto todo el día desempeñando las ideas más descabelladas de un niño.

Al pasar los años supe que además de verla en el jardín atendiendo las plantas sembradas por ella junto al edificio, también hacía las mismas labores de mi madre, las de toda mujer cubana cada día de su vida. Atendía a sus hijos, les enseñaba los valores de un buen ser humano y los ayudaba a hacer los deberes de la escuela. Aprendí que no solo corría de un lado a otro con los mandados del mercado y las cazuelas de la cocina, sino que el color verde con el cual se cubría durante el día, era el uniforme militar de su trabajo.

Ella representa la estirpe de las mujeres cubanas. Magnolia Soto Bernal no es únicamente la madre de mis amigos, es Teniente Coronel, y a su cargo está la Dirección de Identificación,  Inmigración y Extranjería de La Habana.

¿Cómo llegas a Teniente Coronel a cargo de la Unidad de Trámite de La Habana?

“Estudié en la escuela de arte pero fue algo que no pude terminar. En cambio, me dieron la oportunidad de empezar a trabajar en lo que era en ese entonces la dirección de carnet de identidad y registro de población. Comencé de civil, pero en poco tiempo me hice militar y fui transitando por diferentes cargos gracias a cursos de superación que impartían dentro de la propia dirección. Nosotros no pasábamos una escuela militar, pero sí cursos orientados por la propia dirección que tienen que ver más con la especialidad, como las clases de dirección y psicología de la dirección. Siempre pensé que la mejor escuela que pude tener fue el propio centro laboral. La actitud de los trabajadores, la ayuda de esos amigos que vas ganando con años de trabajo a su lado, es la mejor universidad.

“De ahí pasé a ser la segunda jefa del departamento de carnet de identidad y registro de población y posteriormente fui la directora durante 10 años. Un tiempo después, ya conformada la Unidad de Trámite, me correspondió atender la Unidad de La Habana.

“La capital es la unidad más compleja del país debido, primero que todo, a que es la provincia de mayor población de Cuba. Algunas de sus dependencias, son muy complicadas, ya que va todo tipo de población. Nosotros no hacemos trámites de carnet solamente, sino también trámites migratorios, pasaportes, incluso, los procedimientos de una prórroga para un extranjero que desee permanecer más tiempo en Cuba. Es una unidad grande, posiblemente la que atiende diariamente a más personas en el país. Pero aquí estoy hace 34 años, y no me ha pesado ni uno solo de ellos.”

¿Cómo has podido conjugar tanta responsabilidad laboral con la familiar?

“En todos estos años nunca hemos tenido un instante de impasse. Por ejemplo, en este momento estamos trabajando en el registro de todos los candidatos a la Asamblea Nacional y nosotros somos los responsables de ficharlos, retratarlos, etc. A veces, en el propio empeño que le pones al trabajo, puedes desatender un poco el hogar. Pero he tenido el respaldo de mis hermanas y mi madre que, como bien sabes, han sido personas importantes en la crianza de mis hijos. De igual forma pienso que también uno se debe organizar. La familia puede ayudarte, pero una madre debe estar presente en el crecimiento de los hijos. Por eso dedico el horario laboral al trabajo y el momento de descanso a ellos. La familia es determinante en la preparación de la mujer.”  

¿El periodo especial…?

“Fue un tiempo difícil. Cinco hijos… y todos vivieron su infancia en los años más duros de ese periodo. Mas, pese a las dificultades que vivía el país en ese momento, siempre había algo que podías hacer por ganarles una sonrisa. Recuerdo que yo hacía pistolas de madera, muñecas con pedazos de trapo, y a veces su papá conseguía juguetes para que pudieran jugar.

“El trabajo nunca fue un obstáculo entre mis hijos y yo. Lo mismo me sentaba en el piso con ellos a jugar, o pintaba un “pon” en la acera, que luego me ponía a cocinar y participaba en los escondidos. Y la verdad, no me puedo quejar: Ernesto es un excelente gastronómico; Camilo es bailarín principal del Ballet Nacional, algo que no es tan fácil en ningún país del mundo y que le agradezco a la Revolución; Ángel Luis termina este año la licenciatura en Economía y Mónica en Comunicación Social; y la más chiquita, Ariadna, está en cuarto año en la CUJAE. Hoy todos están encaminados, pasaron su servicio militar y siempre los ayudé a la hora de una tarea de la escuela o un buen consejo. Es decir, pese al trabajo y la responsabilidad que tenía, la familia y su padre me ayudaron a darles la crianza y el respeto de las personas que hoy son.”    

¿Qué les recomendarías a las mujeres que decidan recorrer este camino?

“La carrera militar es difícil y consagrada, pero no se trata del tipo de trabajo. Toda labor, ya sea pescador, constructor, abogado, médico, deportista… conlleva sacrificio. Cuando tú amas tu trabajo, cuando tienes sentido de pertenencia, una guardia, una llamada a altas horas de la noche, trabajar un sábado o un domingo, es lo de menos, porque es un granito de arena que le pones a la revolución; pero principalmente, es un bien que estás haciendo a la sociedad. Cuando eres útil a las personas, no hay mayor beneficio que ese.

“Por eso les digo a todas las mujeres que trabajan a mi lado, en el Minint y las FAR, que a veces una tarea puede parecer pequeña, pero resulta verdaderamente importante para la población. Les recomiendo hacerlo porque así lo quieren, porque lo aman, porque desean ayudar. Este trabajo conlleva horas de sacrificio, pero da satisfacción cuando logramos avances y vemos el resultado. Te paras a mirar, y dices: ahí está un pedazo de mí.”

¿Tengo entendido que hay muchas mujeres trabajando en la Unidad de Trámite?

“Nuestra labor es puramente de atención a la población, algo que no les gusta a muchos hombres. Y no somos una o dos, el 80 % de quienes trabajamos aquí somos mujeres. Yo espero que con la informatización y las nuevas tecnologías más hombres se interesen por nuestro trabajo. Pero sí, es una labor donde prima la mujer y donde se ve su participación en esta obra, que también es de la Revolución.

“Muchas veces tenemos horario extendido, trabajamos, como viste ayer, hasta las 10 de la noche. Tenemos mujeres en la frontera, en supervisión, y ellas amanecen el 8 de marzo ahí porque cumplen con su trabajo. Como ya te dije, la familia es un factor determinante a la hora del cumplimiento del deber. Incluso, tenemos el caso de algunas mujeres que pagan por el cuidado de sus hijos para poder cumplir con su labor.”

¿Y las jóvenes?

“Tengo a muchas jóvenes conmigo en la jefatura y me gusta trabajar con ellas. Son muy consagradas. Será que ya estoy acostumbrada porque tengo cinco hijos y ellos me transmiten sus pensamientos, inquietudes. Eso hace que vayas entendiendo lo que necesitan y, a su vez, les transmites un ejemplo a seguir.”

¿Cómo crees que es la mujer de nuestros días? ¿Qué le recomiendas?

“Hoy estaba leyendo una información sobre el censo y decía que la mujer estaba representada en más del 80 % de todas las administraciones públicas. Cuba es el segundo país del mundo con más mujeres en el parlamento. ¿Qué podría decirte? Creo que a la mujer de aquí solo le falta liberarse un poco más de esa imagen de mujer ama de casa. Lo ha demostrado ya. Mi tío decía siempre que nosotras estábamos hechas de una materia diferente al hombre, porque hacíamos tantas cosas que era impresionante vernos. Y la mujer cubana, que es la que yo conozco, lo ha demostrado en todos los campos.

“Yo les recomiendo a nuestras mujeres disfrutar su vida, que nunca dejen de hacer lo que sueñen, que sean buenas trabajadoras y madres. Un hijo forma parte de la responsabilidad que debemos tener con el trabajo, con nuestra familia, con la vida. Mi hermana, por ejemplo, no tiene hijos, pero para ella sus sobrinos han sido sus hijos. Esa enseñanza que ella les ha transmitido también la formó.”

¿Tienes aún alguna aspiración por cumplir?

“Yo me siento joven. Como dice mi vecina, tengo una gran juventud acumulada. Pero yo me siento insatisfecha todavía porque hay algo, creo, que me queda por hacer. Quiero enseñar todo lo que sé a los jóvenes que comienzan, transmitirles toda mi experiencia. Me gustaría poder tener mucho tiempo para eso.

“También quiero dedicarles tiempo a mis hijos, a mis niñas, que aunque son grandes seguirán siendo mis niñas toda la vida. Disfrutar de su crecimiento, de los nietos, que todavía no llegan, pero lo harán en algún momento. Dedicarle tiempo a mi familia, ayudarles como ellos lo hicieron conmigo. Pero, sobre todo, tengo como última aspiración enseñar a los jóvenes que llegan a diario a trabajar a mi lado, como hicieron otros aquella vez que llegué.”

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • olivia c hernandez Pérez dijo:

    hola soy la esposa del hijo mayor de magnolia. testigo de la gran madre, amiga y mujer que es, y también de la integridad y el ejemplo a seguir. nunca vi una familia tan unida y de veras es la ambición que puede tener todo hogar. el articulo me emociono y sentí que era descripción fiel de lo que es en realidad.

  • Jorge Luis Quesada dijo:

    Este articulo no se asemeja ni tan siquiera a la cuarta parte del amor, comprensión y ternura con que trata no solo a su familia sino a los amigos de la familia y encontrándome como uno puedo dar fe de todas estas cualidades. Me gusto mucho el articulo.

  • Enzo David Infante Nunez dijo:

    Este articulo me ha conmovido, ya que el señor Luis le ha dedicado tan lindo espacio a una mujer tan consagrada y familiar como Magnolia. La mujer ha alcanzado un protagonismo tan grande en nuestra sociedad que considero especial este día 8 de marzo, felicidades a Magnolia por ser tan buena madre y mujer en general y a luis por tan buen articulo.

  • Tania dijo:

    Conozco esa familia y la verdad que es digna de admirar todos son muy unidos y con un sentido de la solidaridad hacia los demás que reciba muchos cariños desde Panamá

  • Natalia dijo:

    Detrás de cada obra realizada está la mano npoderosa de la mujer

  • Mayla Fiallo Cruz dijo:

    Yo soy la novia de su hijo menor y me siento muy feliz y orgullosa de ser parte de su familia. Te queremos

  • Gunila dijo:

    Felicidades a Luis por su articulo, muy conmovedor y felicidades también a Magno: gran trabajadora de nuestra sociedad, gran madre y mujer dando a amor a todos los que la conocemos

  • ANA M dijo:

    me encantan sus nombres de flores mi papa se llama Narcizo bueno las felicito y especialmente a Magnolia muchos abrazos los quiero mucho

  • Raisa dijo:

    Bella Familia Cubana!!!!, Felicidades Magnolia, ejemplo a imitar.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

L Eduardo Domínguez

L Eduardo Domínguez

Miembro del Staff de Cubadebate y editor de la sección Canal USB. Twitter: @Edu_Cub

Vea también