Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Leonardo Padura gana X Premio Internacional de Novela Histórica

| 82 |

herejes

La novela Herejes, del cubano Leonardo Padura, ganó la décima edición del Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza, elegida por mayoría en una intensa sesión del jurado, que destacó la calidad literaria y el rigor histórico de la obra.

El reconocimiento, dotado con 20 mil euros y una escultura en bronce realizada por el aragonés José Miguel Fuertes, se entregará el próximo 28 de mayo en el salón de sesiones del Ayuntamiento de la capital aragonesa, informó desde España la agencia Europa Press.

La novela, sobre un lienzo de Rembrandt y que relata una saga de judíos combinando el género histórico con la novela negra, superó a otras tres obras finalistas de esta edición: La casa de los dioses de alabastro, de Magdalena Lasala (editorial Martínez Roca); París, de Edward Rutherfurd (Roca Editorial de Libros), y Ronin, de Francisco Narla (Temas de Hoy), entre un total de 41 propuestas.

A propósito de Herejes, incluida en la Colección Andanzas de la editorial Tusquets, el escritor Juan Bolea, portavoz del jurado y coordinador del premio, destacó la “calidad literaria de un autor que cada vez escribe mejor“, en el que encuentra “ecos del más contenido García Márquez“. En Herejes envuelve su historia en el “formato de novela negra” e invita al lector a “un viaje que comienza con un cuadro de Rembrandt que aparece en La Habana y llevará hasta Ámsterdam”.

Otro miembro del jurado, Ricardo Martínez Laínez, ha señalado que “se sale de los límites típicos de la novela histórica y puede leerse también como una novela negra, policíaca”.

(Con información de Cuba Contemporánea)

Se han publicado 82 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • indiana65 dijo:

    Saludos
    Me alegra infinitamente que Padura gane este premio, ojala podamos leer esta novela, todo el que pueda le remito a otra espectacular EL HOMBRE QUE AMABA LOS PERROS.

  • Eglez dijo:

    Cuando será el día en que nosotros los cubanos de la mayor de las antillas podamos leer sus obras, aunque sea en formato digital, pues las pocas ediciones que se hacen de sus obras se venden en la feria del libro y se agotan nada más salen a la venta.

  • fulaNO dijo:

    Es nuestro mejor escritor actualmente; no caben dudas.
    Soy un ferviente lector de Padura pero esta última no la he podido leer pues aún no se ha publicado en Cuba ni la han podido mandar mis amistades de otras latitudes. Por favor recordar que existo!!!!

  • Atenea dijo:

    Seguro que es un autor “que cada día escribe mejor”, no le dan esos premios por gusto,ahora seguiremos dependiendo de amigos que viven fuera de Cuba para leer sus libros, ¿No les da verguenza a los que deciden la publicación de los libros en Cuba?
    Parece que no les da verguenza, y eso que en Brasil Padura se robó el show, (en la Feria de Brasilia) y la Presidenta Dilma lo recibió en un almuerzo y recomendó a todos que lo leyeran ,eso porque según ella “El hombre que amaba a los Perros”,era lo mejor que se había leído en los últimos 15 años.
    FELICIDADES PADURA, TAN CUBANO COMO SIEMPRE:
    ¡ HAS DADO OTRO JONRÓN CON LAS BASES LLENAS !

  • Blue Ray dijo:

    Felicidades a Padura, pero de él apenas se habla en nuestros medios nacionales, incluso hace unos días, fue recibido por la presidenta brasileña Dilma Roussef y silencio total en Cuba, ¿qué pasa?

  • miguelangel dijo:

    Felicidades, un merecido premio

  • Lester dijo:

    Cuándo y dónde podremos comprarla aquí en Cuba???

  • cubano de cuba dijo:

    FELICIDADES, SALUD Y SUERTE para que coseche mas exitos

  • Sandriuska dijo:

    Mis felicitaciones a uno de mis escritores favoritos. Se lo merece!

  • Sachiel dijo:

    Felicidades. Lo unico que no le permito a Padura es que haya jubilado a Mario Conde asi porque si, y ademas no diga como sobrevive en estos últimos años con sus amigos: El Flaco, el Conejo, Candito el Rojo, Tamara!!!!, y demas compinches. Saber si Manolo llegó a Teniente Coronel de la PNR, y si Josefina sigue preparando esas recetas que en los momentos de cierta hambre tardia, uno se come cualquier cosa leyendolas.

  • Juno dijo:

    Sachiel, suertudo tú que ya conociste a Conde, yo hasta ahora solo a Heredia con su Betinha y al Trosky. Ojala me caiga este rapido.

  • Carlos dijo:

    Buen sintoma que publiquen la noticia en Cubadebate, uffffff sres. estamos en presencia de un escritor fuera de serie, cubanoooo … honor a quien honor merece! Grande Padura! Ojalá no se les escapé más a la redacción cualquier noticia en relación a su persona, ej. como su recibimiento por Dilma, ….. Etc.

  • Galeno dijo:

    Felicidades Padura, de verdad lo mereces, para mí es lafigura literaria cimera de Cuba en estos momentos…
    Sólo espero que se publique en Cuba para leerla….como he hecho con toda su obra…

  • Reinaldo Pérez dijo:

    Padura en Buenos Aires

    Atilio Borón

    ¿Cómo es posible que los fracasos o distorsiones de la revolución, que según Padura provocan “la nostalgia, el desencanto, las esperanzas perdidas” de una sociedad puedan ser señaladas sin decir una palabra sobre el imperialismo norteamericano y su criminal bloqueo de 55 años a Cuba?
    Tengo un gran respeto por Leonardo Padura,que ha escrito algunos textos notables (y polémicos)como “El hombre que amaba a los perros.” En los próximos días presentará en la Feria del Libro de Buenos Aires su más reciente obra: “El viaje más largo”, una crónica sobre la Cuba de los años ochenta y noventa del siglo pasado. Hoy, Domingo 4 de Mayo, el diario La Nación de Buenos Aires publica una larga entrevista con este autor y en la cual ofrece un balance muy negativo sobre la Revolución Cubana. Obviamente, cualquier proceso histórico tiene aciertos y errores, logros y fracasos. El problema con Padura es que los primeros no aparecen en su diagnóstico sobre aquellos años, durísimos sin duda, del “período especial”. ¿Pero será que no hubo ninguno en la Cuba revolucionaria, que todo estuvo mal? ¿Es posible olvidarse de conquistas históricas tales como la alfabetización universal y la enorme expansión del sistema educacional, los avances en materia de salud,la tasa de mortalidad infantil más reducida de las Américas, el acceso universal a la cultura en todas sus expresiones, la seguridad social, el internacionalismo como expresión de la solidaridad a escala mundial, para no citar sino las más evidentes?

    Se podría decir que estos logros ya no bastan pero, ¿cómo es posible que los fracasos o distorsiones de la revolución, que según Padura provocan “la nostalgia, el desencanto, las esperanzas perdidas” de una sociedad puedan ser señaladas sin decir una palabra sobre el imperialismo norteamericano y su criminal bloqueo de 55 años a Cuba? Sin esa imprescindible referencia cualquier crítica a un proceso político concreto se desliza al terreno de la denuncia abstracta y, por lo tanto, insanablemente equivocada producto de su miope unilateralismo. Así la Revolución habría fracasado por la ineptitud de su dirigencia, a Allende lo derrocaron por los errores de su política económica, a Arbenz por su imprudencia al pretender atacar el saqueo que perpetraba la United Fruit, Juan Bosch fue depuesto por su terca intransigencia frente al imperio, la Revolución Bolivariana está amenazada por su incompetencia y así sucesivamente. Desaparecen el proceso histórico y el entramado internacional en el cual éste se desenvuelve y que, en el caso de Cuba,revela la antiquísima obsesión norteamericana por apoderarse de la Isla; se esfuma la lucha de clases en el plano internacional y el sobresaliente papel que le tocó jugar a Cuba para, por ejemplo, hacer posible la derrota del apartheid en Sudáfrica y de los imperialistas en Angola; y se hace caso omiso del hecho de que la mayor potencia económica y militar de la historia se ha empecinado, hasta el día de hoy y con todas sus fuerzas, en hostigar y sabotear a la Revolución Cubana. Va de suyo que no se puede ni se deben ignorar los factores endógenos causantes -en parte y sólo en parte- de los problemas denunciados por Padura. Pero un diagnóstico riguroso debe recrear, en el plano del análisis, la totalidad del momento histórico en donde los factores internos y externos se encuentran dialécticamente entrelazados. El inventario de los errores y las insuficiencias de la Revolución es incomprensible, un galimatías infernal, en ausencia de una adecuada contextualización. Creo, modestamente, que quien no esté dispuesto a hablar del imperialismo norteamericano debería llamarse a un prudente silencio a la hora de emitir una opinión sobre la realidad cubana.

    • Anselmo dijo:

      Y quién es Atilio Borón. Más respeto por favor.

      • Juan Carlos dijo:

        Quien es padura eso si

      • carlos dijo:

        Anselmo Uste dno sabe ni de Padura compadre.

    • EST dijo:

      En el caso de Padura tengo que decir que tiene sobre todas las cosas una virtud muy grande y es la de decidir compartir con su pueblo los años gloriosos, los muy felices y los infelices, eso lo autoriza a dar su visión de las cosas con absoluto derecho; es muy cómodo también ver las cosas desde afuera con una tarjeta VISA, una reservación en el HOTEL NACIONAL , un AUDI rentado para darse un saltico a Varadero y saborear unas langosticas en el Floridita diciendo conocer Cuba y criticar al imperialismo que imprime sus tarjetas de crédito sin conocer los Sitios o Cayo Hueso, este otro no ,él ha compartido con nosotros la libreta de abastecimientos, el almendrón y los apagones y bueno quizás ahora tenga un poco más de desahogo económico bien merecido, muy luchado y me imagino que algo marginado, pero hasta donde se sigue compartiendo los destinos con su gente en la humilde Párraga y eso tiene mucho valor para algunos cubanos.

    • Norges (Salir a la Manigua) dijo:

      El amigo Reynaldo nos deja acá un texto y Cubadebate lo acepta como comentario, pero dicho texto, el de Atilio Borón, fue motivado por una entrevista en el periódico La Nación lo dejaré con la esperanza de que Cubadebate lo acepte o quizás seria mejor que publicaran ambos textos como un post en la página. Saludos

      Dice que la escritura fue su tabla de salvación, que lo rescató de la locura y la desesperación en los años noventa cuando la crisis de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) arrasó las promesas y los sueños de la utopía socialista y sumergió a Cuba, su patria, el país en el que vive y al que vuelve después de sus múltiples viajes al exterior, en una crisis inimaginable.

      Leonardo Padura, el periodista y escritor que cautiva a miles de lectores en todo el mundo y que ha desatado una verdadera “Paduramanía”, que escribe en Cuba sobre Cuba y que no ahorra críticas demoledoras a esa utopía trunca en sus múltiples novelas y trabajos periodísticos escritos para una agencia de noticias internacional, lo dice pausada y cálidamente, desde la isla, en una conversación telefónica pautada en vísperas de su llegada a la Argentina.

      El sábado próximo presentará, en la Feria del Libro de Buenos Aires, El viaje más largo (Capital Intelectual- Futuro Anterior), un libro que compila crónicas periodísticas escritas en los años ochenta y noventa, que conforman una travesía por la identidad cubana a través de algunos momentos, hitos y personajes.

      Esos trabajos, escritos en un momento singular para el periodismo cubano -que dio lugar a la experimentación y al vuelo literario-, hoy sorprenden por su vigencia y la calidad de la escritura.

      “Los escribí pensando en textos que no murieran con su publicación y que tuvieran una existencia un poco más dilatada. Me agrada mucho que esos trabajos escritos hace tantos años se publiquen, se editen y se estudien en las escuelas de periodismo como una forma de utilización de las técnicas narrativas, del lenguaje, del oficio literario”, relata.

      Después de ese paréntesis creativo en la historia del periodismo cubano, en los años 80, Padura explica que hubo un retorno a una prensa “politizada y utilitaria” que presenta “una imagen edulcorada del país”. Autor de El hombre que amaba a los perros – una novela sobre Trotsky y su asesino, Ramón Mercader- y una saga de novelas policiales que tienen por protagonista al ya célebre detective Mario Conde, Padura reconoce en Conde una suerte de alter ego, atravesado por la nostalgia, el desencanto y la desilusión de esa revolución que no fue y de ese futuro prometido que no llegó como lo esperaban.

      -De todas las herramientas de trabajo usted ha elegido la palabra. ¿Por qué?

      -Seguramente porque fui incapaz de ser un buen jugador de béisbol, y porque habría sido un desastre si hubiera intentado hacer alguna labor manual, la que sea, o porque no tengo vocación para el espectáculo y por lo tanto no podría ser actor ni político. En fin, porque es lo mejor que sé hacer, creo que lo único que sé hacer, y la palabra es la reina de la comunicación: existió antes que la literatura y va a existir después de la era digital. Y la palabra me dio esa posibilidad de satisfacer lo que se convirtió en una necesidad: comunicar algo.

      -¿Comunicar qué?

      -Las más disímiles actitudes, realidades, sentimientos. Cuando uno escribe literatura o periodismo tiene que preguntar para qué lo escribe. Y muchas veces la respuesta a esa pregunta está en un pequeño detalle de la vida cotidiana o en un gran acontecimiento. Depende de muchas razones que no siempre son las mismas. A veces veo a una persona y eso me da pie para crear un personaje literario o escribir una crónica periodística, pero siempre tratando de que eso tenga una dimensión dentro de la sociedad que yo vivo y me permita comunicar una historia de esa sociedad y le permita al lector, identificarla.

      -De todas maneras, su caso es atípico: vive en Cuba, escribe sobre Cuba y sus textos periodísticos y literarios no se publican en Cuba, sino en otros países.

      -Es cierto. Es una situación extraña: hacer periodismo sobre una realidad y que dentro de esa realidad no tenga un efecto o una relación directa con las personas que la conforman. Pero hay una relación indirecta; de una forma u otra, muchos de esos textos circulan y se leen bastante en Cuba. Tanto que con muchísima frecuencia me encuentro con personas que me hablan de un texto mío que escribí hace dos años como si lo hubiera escrito la semana anterior, porque fue entonces que lo leyeron. Y tanto circulan en ese medio alternativo que últimamente me ha ocurrido algo que no es extraño pero tampoco es agradable, y es que determinadas personas han puesto a circular textos como si los hubiera escrito yo, pero que no son míos.

      -¿Cómo se combaten las propias limitaciones, los propios obstáculos a la hora de escribir?

      -El mío es trabajar mucho. Escribo varias versiones de mis novelas. La escribo, la reviso, la doy a leer, la vuelvo a escribir, la vuelvo a revisar, la vuelvo a dar a leer, la vuelvo a reescribir y así hasta llegar a un punto en que esté conforme con lo que he escrito. El resultado de mi trabajo es un empecinamiento, una lucha por tratar de decir del mejor modo posible lo que quiero decir. Y esa es también mi actitud con respecto al periodismo. Ahora mismo estoy escribiendo un reportaje que explique qué cosa es la vida en Cuba. Lo he comenzado cuatro veces y todavía no estoy conforme.

      -Pero escribe en Cuba sobre Cuba. ¿Eso no facilita la escritura?

      -El problema no es tener la experiencia. Muchas personas tienen la experiencia, pero no tienen la capacidad de comunicar esa experiencia y de hacerlo de la mejor forma posible. Y eso se logra únicamente con mucho trabajo.

      -¿Cuánto hay del desencanto, del escepticismo, de la desilusión de su personaje el detective Mario Conde en Leonardo Padura?

      -Hay mucho. Hay una relación muy estrecha entre el personaje y yo. Mario Conde en la novela es mi forma de expresar la realidad cubana. Son los ojos míos para ver la realidad. Mario Conde es un hombre típico de mi generación que arrastra la nostalgia, el desencanto, las esperanzas perdidas, las ilusiones todavía existentes de mi generación y a través de él yo he conseguido poder expresar mis propias relaciones con la realidad que se ha vivido y se vive en Cuba.

      -A cincuenta años de la revolución cubana, se advierte hoy esa promesa que no fue, ese anhelo trunco.

      -Sí, tiene que ver con las promesas no realizadas. Yo recuerdo que se hablaba mucho del futuro, de un futuro que llegaría en algún momento y cuando ese futuro llegó, no trajo esas promesas que nos habían hecho. Más bien por el contrario, fue esa década del noventa en que mi generación está su momento de primera madurez y apogeo y nos sorprende una crisis que paraliza al país y que fundamentalmente paraliza a las personas. No hubo muchas posibilidades de desarrollo. Yo tuve la suerte de que mis posibilidades de expresión estaban en la literatura y que en esos años la literatura me salvó de la desesperación y de la locura. Escribí y publiqué muchísimo, y esa fue mi tabla de salvación en una situación material muy complicada para la vida de las personas y para el país en general.

      -Usted participó de esa “primavera” del periodismo. ¿Se podría hablar de un interregno?

      -Fue un paréntesis muy especial en el desarrollo del periodismo cubano, en el que hubo una serie de condiciones, como se dice habitualmente, objetivas y subjetivas que permitieron hacer un periodismo diferente. Y como en casi todo, lo importante es estar en el lugar correcto, en el momento adecuado. Y a mí me sorprendió en el lugar correcto, en el momento adecuado y pude hacer ese tipo de periodismo.

      -Después de ese paréntesis se volvió a una prensa “politizada y utilitaria”, como usted mismo la definió. ¿Qué lugar ocupa ese tipo de prensa? ¿Se lee?

      -Tiene un lugar preponderante en la sociedad cubana en la medida en la que es la única prensa que circula de manera oficial. Lo que ocurre es que la credibilidad de esa prensa es mucho menor de la que debería tener. Hay un chiste un poco macabro en Cuba que dice “cuando quieras conseguir comida, o leche o lo que sea, búscalo en el periódico o en el noticiero de televisión”. Ese periodismo es una imagen edulcorada del país y la gente la asume con esa distancia.

      -¿Por qué cree que después de la década del 80 el periodismo cubano no volvió a experimentar innovaciones como aquellas de las que usted fue parte?

      -Porque en la década del 90 prácticamente desaparecieron los periódicos y revistas cuando dejó de llegar el papel que enviaba la URSS. Sin ese soporte, era imposible hacer periodismo, y sólo quedó espacio para la propaganda oficial, salvo alguna que otra excepción en las publicaciones culturales que con mucho esfuerzo sobrevivieron. Después, a finales de la década del 90, comenzó a haber una recuperación de espacios físicos, pero se mantuvo la evidente regresión en los espacios de creación, información y análisis, por lo que fue imposible soñar siquiera con aquel periodismo literario de los años 80. Se utilizó la prensa como mecanismo de propaganda estatal y no hubo ese espacio de libertad. Hoy, con espacios alternativos -revistas, blogs- existe un periodismo diferente, pero muy poco divulgado, y por lo tanto, con efectividad limitada. Lo mejor de la prensa cubana de hoy está en los análisis, en los artículos periodísticos, los fuera de la prensa más oficial.

      -¿Se puede hacer “periodismo militante”? ¿En qué medida el militante se traga al periodista?

      -Se lo traga completo. El militante obedece al Partido. El Partido decide y manda. El periodista entonces desaparece.

      -¿Qué errores o distorsiones se cometen cuando se mira a Cuba desde afuera? Me refiero a los que tienen una mirada idealizada de Cuba o a los que ven en ella a una dictadura feroz.

      -Conocer una realidad como la cubana es un desafío. Resulta demasiado peculiar, singular, sin paralelos como para poder entenderla por comparación u oposición, o para intentar explicarla a partir de un par de prejuicios, a favor o en contra. La realidad cubana muchas veces toca el absurdo, diría que es una realidad que en ocasiones se convierte en irreal. Por eso la premisa más importante para intentar una interpretación de la realidad y la vida cubana es vivirla, pues sólo así se puede empezar a entender algo, aunque nunca se entenderá todo. Yo vivo en Cuba y escribo sobre lo que veo, conozco, sé, experimento. Nunca intento hacer suposiciones y por eso me molesta tanto que me pregunten mis predicciones sobre el futuro de Cuba. Hablo de la realidad concreta, tal y como yo la veo, pero sin deformar esa realidad. Por eso creo que puedo escribir sobre Cuba viviendo en Cuba y dar una imagen que si no es la realidad, sí se parece bastante a ella.

      -¿Cómo definiría su posición dentro de Cuba? ¿Un crítico tolerado? ¿Cómo ha construido y defendido ese espacio de autonomía e independencia que tiene usted allí?

      -Soy un escritor independiente y un periodista que no vive de ese oficio, pero que no deja de practicarlo, aun cuando mi trabajo de los últimos casi 20 años se haya publicado más fuera de Cuba que en Cuba. No sé si soy tolerado, si alguien lo pensó y me dio esa categoría, lo que sí sé es que he podido hacer mi trabajo reciente sin que nadie me moleste. Aunque, claro, pago el precio de que mi periodismo no se divulgue en Cuba, que la gente tenga que leerlo de manera aleatoria, cuando alguien reenvía por correo electrónico alguna de mis crónicas. Pero es un precio que pago con agrado, a cambio de libertad.

      -¿Cuán profunda es la “apertura” económica, política y social que se está difundiendo fuera de Cuba últimamente?

      -No sé si es profunda, creo que no, pero es una apertura con algunos elementos interesantes que están moviendo aspectos de la vida económica y social cubana, aunque sea de manera muy tímida. Hoy son más las personas que viven en el país sin depender del Estado, son más las que viajan al extranjero y se quedan o regresan, más los que obtienen mejores dividendos por su trabajo, y eso es importante, da movilidad a la estructura social y, a la larga, dará movilidad a la estructura política. En la vida intelectual, por ejemplo, la relación de los independientes con el Estado es ahora sobre todo fiscal, pero no hay que pedir permiso para viajar a un sitio, publicar, exponer o actuar, hacer una obra personal comprometida con el arte y no con las instituciones. Aunque falta mucho por ganar, sobre todo en el mundo de los medios.

      -Me gustaría una definición suya sobre el régimen cubano.

      -Sucede en este caso lo mismo que en otros, en los que se trata de explicar a Cuba a partir de modelos establecidos (o pre-establecidos) que no consiguen expresar la peculiaridad del caso cubano. Cuba es un país donde existe una trinidad de poder: el Estado-Gobierno-Partido (único) ejerce el poder a través de la misma persona y confunde sus atribuciones, las mezcla, las une. Incluso, se identifica esa trinidad con otro binomio, el de patria-nación, y el resultado es un quinteto de elementos reales y abstractos reunidos en un solo poder. Cuba es verdaderamente socialista, al estilo siglo XX, y su estructura política es típica del sistema, con elecciones y legislaciones que responden a esa estructura. Cuba es simplemente un país donde gobierna un partido único con un líder máximo que es a la vez presidente del consejo de Estado y del consejo de ministros, o sea el gobierno.

      -Usted habló de un futuro que no llegó como lo esperaban. ¿Cómo le gustaría que fuera Cuba en un futuro? ¿Qué país anhela?

      -¡Esta es la pregunta que nunca me deberían hacer! Todavía no tengo la bola mágica. Y como anhelo. pues anhelo la normalidad. Un país que sea normal, no excepcional.

  • Pesces dijo:

    Le dan 20 mil euros y no hay nada detrás? Oye al imperialismo no se puder confiar, hay mas cosas por detrás de eso! Cuantos Buenos escritores hemos tenido y no le han dado ni una noticia afuera!!! Cuidado con la gallina de los huevos dorados.

    • sorprendida dijo:

      Pero qué dices?!!…se ve que no has leído ni una página de Padura, de haberlo leído no te hubieran parecido muchos esos 20 mil…y como no lees te dedicas a cazar fantasmas que no existen…Padura los merece, por su honestidad y su talento, por ser tan grande y sencillo, y tan cubano a la vez…ah, por Dios, qué extremismo!!

  • Miguel dijo:

    Tengo el libro en formato digital, quien lo desee deje su correo y se lo paso. Saludos

    • thor dijo:

      mi hermano enviamelo a vamfr@hodfr.sld.cu, gracias

    • La Estrella dijo:

      Muchas felicidades a Leo lo tiene bien merecido, es verdad que tenemos añoranza por Mario Conde, creo que en este libro lo trae de nuevo, Miguel este es mi correo te agradecería que si lo tienes en digital me lo envies porfa mireya.fuentes@sertod.cu
      graciasssssssss

    • Oscar Luis Nuñez Alonso dijo:

      Miguel: He leido que posees ud ya la version digital de la nueva novela de Padura; pudiera hacermela llegar a mi correo oscaral@ctehabana.une.cu le estaria muy agradecido
      Saludos

    • JL_VILLALON dijo:

      Hola amigo mi interesa mucho poder leer obras de Padura, sobre todo “El hombre que amaba los perros”. Le estaré muy agradecido si me lo hace llegar por correo. jose.villalon@etecsa.cu

    • Yasmani dijo:

      si pudieras mandarmelo ese y todos los que tengas de el te lo agradeceria. muchas gracias anisleidisar@infomed.sld.cu

    • La Niña dijo:

      Yo quiero el libro de Padura. Miguel si tiene algún otro también me lo puede enviar.
      yaini@fincopex.copextel.com.cu

    • Sayany dijo:

      Miguel:
      Aqui te envío mi correo, por si puedes mandarme el libro.
      rcarmona@infomed.sld.cu
      Gracias.

    • Katniss dijo:

      Hola, te agradeceria si pudieras mandarme el libro ‘Herejes’ y tambien ‘El hombre que amaba a los perros’ a auroraboreal1959@gmail.com

    • karel dijo:

      miguel este es mi correo kjimemez @aei-ucmbybat.co.cu y muchas gracias..

      • Miguel dijo:

        Karel, este correo me rebotó kjimemez @aei-ucmbybat.co.cu

    • manchester dijo:

      gerardo@inmocaribe.co.cu mi brother gracias mandaloooooooo

    • manchester dijo:

      viler@inmocaribe.co.cu por favor

    • CLSR dijo:

      Miguel : Mi correo es conrado.rm@mitrans.co.cu

    • Jblanco dijo:

      Soy seguidor entusiasta de las novelas de Padura,Mario Conde identifica el sentir de una generacion con la que me identifico.Por favor envieme la novela que aun no he leido.Agradecido de antemano.

    • Jblanco dijo:

      Disculpa olvide mi email santamarialisis@gmail.com.Gracias

    • Milena dijo:

      Miguel , me harías super feliz si pudieras envíarmelo a esta dirección dntimefa@infomed.sld.cu , es mi escritor favorito y desde que salió el libro en septiembre lo estoy buscando. Muchas gracias por compartir ese tesoro, Salu2

    • Milena dijo:

      Miguel , me harías super feliz si pudieras envíarmelo a esta dirección dntimefa@infomed.sld.cu , es mi escritor favorito y desde que salió el libro en septiembre lo estoy buscando. Muchas gracias por compartir ese tesoro, Salu2

    • Juan Carlos dijo:

      porfa hermano mandamelo: jcjimenez2488@gmail.com

    • Leonora dijo:

      ¿De verdad Miguel nos harias esa obra humanitaria?, me lo pudieras enviar a mayte@onei.cu, mi agradecimiento anticipado.

    • Lester dijo:

      Por favor, envialo a lestereg@gmail.com

      Gracias

    • Alejandra Quijua dijo:

      Por favor puedes enviar a mi correo los libros que tengas de Padura. Te estaré muy agradecida! alejandramonicaq@gmail.com

    • Bebo "El Oso" dijo:

      Tengo casi todas las novelas de Padura en formato digital, solo me falta “Herejes”. Por favor si alguien quiere intercambiar, le agradeceria el envío de Herejes a este correo: pfdumenigo@gmail.com
      yo podría enviarle cualquier otra novela del mismo autor u otro, tengo una buena biblioteca digital. Gracias de antemano.

  • Marino. dijo:

    Felicitaciones a Padura por este premio tan distinguido, hoy por hoy el mejor escritor que tiene la Isla Grande, saludos para el, Lucia y familiares,.

  • LA SIBILA dijo:

    Si ,lo confieso y no me da pena ,soy Paduronomaca(no sé si ese término existe, seguro que no) pero es lo que soy ,este descomunal escritor va a llegar lejos, más lejos aún, al fin y al cabo soy LA SIBILA y como tal profetizo de que le anda cerca al señor un NOBEL ,es magnífico ,esplendido ,cautivador ,toma como nadie el arte de contar historias y te atrapa de una manera febril ,cuando tienes un libro de él en las manos, la razón se pierde .
    Atesoro un libro dedicado especialmente por él que mi amiga María Antonia, la esposa del Dr. Julián Castillo que es amigo de Padura le pidieron para regalármelo en mi cumpleaños…. Y confieso que esas simples palabras de que… “cumplas muchos más”, fue lo mejor que me dieron ese día.
    Sachiel , me pasa como a ti, que bien me siento cuando estoy en la casa de los amigos de Mario Conde.

  • estrella fermina dijo:

    EL ESCRITOR PADURA USA EL TALENTO QUE DIOS LE DIO EN HABLAR ASPECTOS NEGATIVOS DE CUBA Y DE NUESTRA REVOLUCION, TODO ES NEGATIVO.
    PARECE QUE SUPIERA QUE DEBE HABLAR MAL Y ASI CAER BIEN A ALGUNOS
    QUE TIENEN DOLLARES , ASI SE DA MAS PUBLICIDAD, QUE PENA QUE TODO EN
    EL SEA NEGATIVO. CON TANTO TALENTO. RECORDARLE QUE APRENDIO GRACIAS A CUBA.

  • rojo dijo:

    Sí, muy premiado este Padura, pero nadie se pone a pensar por qué le dan los premios y sobre todo quiénes se lo dan.

    • TONI dijo:

      Compañero Rojo solo quiero hacerle una pregunta ¿A leido usted la obra de Leonardo Padura?

Se han publicado 82 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también