Imprimir
Inicio » Noticias  »

Teatro Martí: Una mirada a su historia

| 9

Grabado-fachada-T.-Martí

… Un nuevo Teatro abrió ese año (1884), El Irijoa, propiedad del Vasco Ricardo Irijoa, de ahí su nombre (conocido después como Teatro Martí), comenzó el 8 de julio en plena canícula, y tal vez por eso mereció el sobrenombre de Teatro de Verano. Situado en Dragones, esquina a Zulueta tenía tres pisos de altura con un Área Total de 4 100 V2., de las que correspondían sólo 1680 al edificio y el resto al vestíbulo exterior y jardines. La sala poseía 560 lunetas, 3 líneas de butacas en el anfiteatro, 44 palcos con sus verjas de hierro floreado donde cabían hasta 10 sillas, y una amplia tertulia con graderías separadas en 3 secciones. Su capacidad total es de 2500 espectadores, de los cuales 1090 podían sentarse en los palcos, 400 en lunetas, 70 en butacas y 400 en asientos y gradas de tertulia. El orgullo del nuevo coliseo era no sólo su ventilación, que lo hacía el preferido de los meses de verano, sino también sus «butacas Irijoa» de maple y hierro colado, móviles en la base, que ocupan el sitio de los palcos de platea o primer piso…”

Así describe “La Selva Oscura. De los bufos a la Neocolonia” (1) el entonces naciente teatro Irijoa, un edificio de arquitectura singular, situado en la esquina de Dragones y Zulueta, que albergó hechos trascendentales para la historia política y cultural de nuestra Isla, razón por la cual quedó convertido en símbolo de nuestra cubanía.

Una particularidad distinguía al que en 1899 se convirtiera en Teatro Martí, además de su arquitectura particular que lo liberaba de la línea de portales característica de los inmuebles que circundaban la manzana donde estaba localizado: su sala tenía la capacidad de transformarse.Esta singularidad permitió que fuera escogido para celebrarse varios mítines y asambleas de los obreros, que conllevaron a la celebración, el 1ro. de mayo, del Día Internacional de los Trabajadores en 1891, provocando la intervención estatal del Teatro y la separación de Irijoa, su propietario, de la administración del mismo.

Una cadena imparable de sucesos se desató, entonces, en el centro que fue abatido en 1898 por una bomba, justo en el año en que España perdía sus posesiones en Cuba y estallaba Maine colocando la guerra por la independencia en una nueva fase con la intervención de los Estados Unidos en el conflicto.

Al año siguiente el Teatro Irijoa reabrió sus puertas con el nombre de Teatro Martí, justo después de su primera remodelación, manteniendo su ambiente genuinamente popular. Una programación especializada en el teatro bufo representaba temas nacionales en dramas, zarzuelas, lírico, teatro vernáculo… y todo comenzó a vincularse con temas patrióticos, atrayendo públicos distinguidos como la familia de nuestros próceres José Martí y Máximo Gómez.

Pero no solo su reapertura fue lo que hizo de 1899 un año particular para el Teatro Martí; el 19 de febrero de este año sus salones sirvieron como sede a la Asamblea convocada por los primeros líderes de la incipiente clase obrera cubana, que convocados por Diego Vicente Tejera se reunieron, bajo represalias, con la intención de organizar el primer partido que defendiera sus intereses. Unos días más tarde el 24 de febrero se estrenó la zarzuela “El Grito de Baire”, para celebrar el aniversario de la guerra de independencia a la que asistieron como invitados Máximo Gómez y demás jefes y oficiales del que fuera el Ejército Libertador.

En sus salones se realizó también una función benéfica, con el objetivo de recaudar los fondos necesarios para comprar la casa natal de José Martí y regalársela a su madre, Doña Leonor Pérez.

Un año no menos importante fue 1900; entre sus paredes, el General Leonard Wood declaró establecida la Asamblea Constituyente, en nombre del Presidente de los Estados Unidos, sesionando en el Teatro desde finales de año hasta principios de 1901. Allí se elaboró el texto de la Constitución de la República y allí se produjeron los debates ante la imposición de la Enmienda Platt por los Estados Unidos.

Años más tarde, exactamente en 1955, la Asamblea Ortodoxa radicó en él durante el mes de agosto y allí se reunieron Pedro Miret, Armando Hart, Faustino Pérez y Ñico López para dar lectura al Primer Manifiesto del Movimiento 26 de Julio, enviado desde el exilio por el joven Fidel Castro.

En 1959 el Teatro Martí es intervenido por la Revolución, bajo la administración de Violeta Casals, y se mantuvo activo hasta 1965, año en que cerró sus puertas durante cinco meses de reparación.

Por las condiciones en que se encontraba la edificación, en 1977 el Ministro de Cultura instruyó su cierre para la restauración definitiva, y en 1982 le fue entregado al Poder Popular. No fue hasta 1985 en que se comenzó a pensar en las obras de restauración, llevadas a cabo en los últimos años por la Oficina del Historiador de la Ciudad.

(1)    “La Selva Oscura. De los bufos a la Neocolonia” Teatro y Danza. Ed. Arte y Literatura. C. Habana, 1982. pág.187-188.

(Información de Habana Radio)

Foto del Teatro Martí en 1930

Foto del Teatro Martí en 1930.

Teatro-Martí-

Teatro Martí

teatro-marti-1-211x300

Teatro Martí

Cafetería del Teatro Martí en 1900

Cafetería del Teatro Martí en 1900.

Tertulia-dividida-en-secciones

Interior del Teatro Martí

Cafetería

Actos-celebrados-en-el-Teatro

Aurora Basnuevo con Ramón Espígull en la obra Tambores. Teatro Martí

Aurora Basnuevo con Ramón Espígull en la obra Tambores. Teatro Martí.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge1991 dijo:

    Excelente, una maravilla para todos los cubanos. Aurora como siempre, tan bella y talentosa.

  • abelkepasa dijo:

    QUE GRAN REGALO PARA LA CIUDAD Y PARA TODOS LOS CUBANOS.

  • carlos garcia dijo:

    porque una obra asi se demoro 40 anos en restablecerla?

  • tito dijo:

    carlos garcia, deja que yo te cuente…

  • niurka nimo dijo:

    no pusieron imagenes del resultado actual de la remodelacion

  • Rosa dijo:

    Ha sido una obra magestuosa, un verdadero regalo de Eusebio leal a los cubanos

  • victor dijo:

    Si Eduardo Robreno o Enrique Nunez Rodriguez leyeran esa cronica del Teatro Marti, se volvian a morir, pues es una larga enumeracion de hechos politicos acontecidos en el teatro, que mas parece la historia del Palacio de las Convenciones. Por mucho resumen que se desee hacer, pareceria imposible obviar las largas temporadas a teatro repleto del Grupo Jorge Anckerman, con Dios te salve comisario, Voy abajo, El remero respetuoso y otras, pero esta cronica logro esa maravilla de esconder el sol con un dedo. A lo mejor por eso, al cronista le dio pena y no puso su nombre. Cosas vederes, Sancho

  • laurapower dijo:

    Todo lo que allí sucedió imagino a otras futuras generaciones rememorando también ese 25 de febrero, feliz día en que se reabrió después de un larguííísimo tiempo (40 años) y un renacer increíííble. Feliz e inolvidable día para la cultura cubana y para los cubanos de la capital en especial. Gracias Martí, gracias Leal, gracias RaúlFidel, y muchas graciassssssssssssssssss para que nadie que lo hizo posible se quede fuera de este merecidísimo agradecimiento. Y que siga viviendo Martí en el espíritu de millones de cubanos por toda la eternidad. Gracias

  • Mario dijo:

    Muchas gracias por entregarnos el Teatro Marti. Quiero saber donde puedo encontrar su programacion. Gracias.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también