Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Escándalos de corrupción opacan a Grecia inicio de presidencia UE

| + |
Los escándalos afectan tanto al partido socialdemócrata Pasok como al conservador Nueva Democracia. Foto: La tercera

Los escándalos afectan tanto al partido socialdemócrata Pasok como al
conservador Nueva Democracia. Foto: La tercera

Los escándalos de corrupción que han estallado en las últimas semanas amargaron el inicio de la presidencia griega de la UE, en un momento en que el país quiere demostrar que su crisis no le impedirá manejar los asuntos europeos.

Corrupción en la concesión de créditos de un banco semipúblico, sobornos en la compra de armamento, evasión fiscal, utilización indebida de fondos europeos han ido ocupando más y más páginas en la prensa local, hasta ensombrecer la puesta de largo como timoneles semestrales de la Unión Europea.

Los escándalos afectan tanto al partido socialdemócrata Pasok como al conservador Nueva Democracia, los únicos que han gobernado en Grecia desde 1974 y que actualmente forman una frágil coalición de Gobierno.

Hoy dos fiscales anticorrupción tomaron declaración de uno de los principales implicados en el “caso Postbank”, el empresario Dimitris Kondominas, que se encuentra hospitalizado, a pesar de lo cual la Fiscalía es partidaria de imponerle prisión preventiva o libertad bajo fianza de 5 millones de euros, una cantidad inusualmente alta.

Kondominas es uno de los 25 imputados en el caso, por el que se acusa a la dirección del Hellenic Postbank de haber concedido créditos sin garantías por valor de más de 400 millones de euros a diversos empresarios, que los utilizaban para gastos personales y jamás los devolvieron.

Entre los imputados se encuentra Anastasía Sakellaríu, presidenta del Fondo de Estabilidad Financiera de Grecia (HFSF), un organismo clave en el proceso de recapitalización y reestructuración del sistema bancario heleno.

A pesar de la imputación, el ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, mostró su “plena confianza” y “apoyo” a la jefa del HFSF.

Al tiempo, la investigación sobre los sobornos recibidos a cambio de la compra de armas no hace sino extenderse desde que fue detenido el exdirector de armamento del Ministerio de Defensa Andonis Kandas, el pasado diciembre.

Kandas admitió que percibió sobornos para dar su visto bueno a doce contratos, en cantidades millonarias de empresas alemanas, rusas y francesas, e implicó en la red de corrupción a exministros, políticos del Pasok y Nueva Democracia, oficiales del Ejército y representantes de las compañías armamentísticas.

El pasado otoño ya fue condenado a 20 años de prisión Akis Tsojatzópulos, ministro de Defensa entre 1996 y 2001, y ahora se baraja la imputación de su sucesor, el también socialdemócrata Yannos Papandoníu, titular del Ministerio entre 2001 y 2003.

La principal fuerza opositora, Syriza, intentó en diciembre que un comité parlamentario investigase además al viceprimer ministro, el socialdemócrata Evángelos Venizelos, por otro asunto relacionado con contratos militares durante su paso por el Ministerio (2009-2011), aunque la mayoría oficialista bloqueó la propuesta.

Venizelos, que fue también ministro de Finanzas entre 2011 y 2012, ha estado en el punto de mira en el caso de la “lista Lagarde” -con los nombres de unos 2.000 titulares de cuentas en Suiza sospechosos de evasión fiscal pero la oposición no ha podido probar sus acusaciones.

Quien sí deberá sentarse en el banquillo, según decidió un tribunal el pasado domingo, es su antecesor en Finanzas, Yorgos Papakonstandinu, a quien se acusa de haber borrado de la lista los nombres de tres familiares.

El jefe de la unidad de delitos económicos del Ministerio de Finanzas reconoció hoy ante una comisión parlamentaria que las investigaciones sobre la “lista Lagarde” avanzan “despacio” debido a la dificultad que presentan.

Otro de los casos que más sonrojo ha despertado en Grecia es el del ex ministro de Transporte Mijalis Liapis, sobrino del ex presidente de la República Konstantinos Karamanlís y primo del exprimer ministro Kostas Karamanlís, ambos conservadores.

Liapis fue detenido en diciembre conduciendo un todoterreno de lujo sin carnet, sin matrícula y sin seguro, por lo que fue condenado a una pena en suspenso de 4 años de cárcel y una multa de 3.000 euros, y está siendo investigado por el posible uso indebido de fondos europeos para renovar un edificio familiar.

A fin de evitar acusaciones de inacción, el Ministerio de Finanzas anunció hoy que ha comenzado a recaudar en una cuenta especial del Banco de Grecia el dinero recuperado de los sobornos y la corrupción, que ya suma 17,4 millones de euros que serán destinados a paliar los recortes en Educación y Sanidad.

(Tomado de Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también