Imprimir
Inicio » Noticias, Militar e Inteligencia  »

Se revela intromisión sin freno de agencias de EEUU en el gobierno de Calderón

| +

NSA-EspionajeLa intromisión de agencias estadunidenses en las dependencias mexicanas durante el gobierno de Felipe Calderón llegó al grado que informaban a las autoridades nacionales de sus actividades hasta que ya tenían presuntos delincuentes detenidos o logrado decomisos de droga, armas o precursores químicos, reveló un colaborador de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) que trabajó para el gobierno mexicano en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Los integrantes de organismos como la DEA, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), tenían las puertas abiertas de todas las entidades policiacas y de investigación nacionales y se les permitía tener "enlaces" en todos los niveles de las secretarías de Seguridad Pública, Gobernación (SG) y Marina, así como en las áreas más "sensibles" de la Procuraduría General de la República (PGR), reveló el ex colaborador de la DEA.

Centro de información

"Ellos realizan sus actividades de intervención telefónica desde la Oficina Bilateral de Seguimiento a la Iniciativa Mérida y de un hotel que se localiza en Paseo de la Reforma, muy cerca de la embajada; su capacidad se ha incrementado con la contratación de funcionarios o ex funcionarios del gobierno mexicano que consiguen información y dan seguimiento a temas que las agencias estadunidenses necesitan", señaló el entrevistado en una oficina de la colonia Juárez, a dos calles de la sede de la PGR.

En tanto, funcionarios que participan en el gabinete de seguridad nacional indicaron que desde diciembre del año pasado, tras la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto, se suspendió el ingreso de agentes extranjeros a instalaciones consideradas de seguridad nacional y de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), así como los "acompañamientos" en operativos, a los cuales los agentes estadunidenses asistían disfrazados de elementos de la Policía Federal Ministerial (también conocida como AFI) o de la Policía Federal.

De igual manera, mencionaron las autoridades mexicanas, en las instituciones a las que acudían se les terminaron los "enlaces" en todas las áreas, y ahora sólo tienen contacto con los titulares, y es únicamente con ellos con quienes hay intercambio de información.

Oficialmente, en Paseo de la Reforma 265 se localiza la Oficina Bilateral de Seguimiento a la Iniciativa Mérida, pero, a decir del colaborador de la DEA, es un centro donde se determinan o acuerdan las operaciones importantes contra grupos del crimen organizado, y allí se reúnen los agentes estadunidenses e intercambian información de su interés con funcionarios mexicanos de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, así como de Seguridad Pública, Marina, Defensa Nacional y del Cisen.

Los ex funcionarios públicos que "trabajan" para las agencias estadunidenses sirvieron al gobierno mexicano en áreas "sensibles" donde se realizan labores de inteligencia, investigación y hasta de integración de averiguaciones previas.

Hasta hace unos meses, señaló el colaborador de los estadunidenses, la PGR y la SSP federal realizaban operativos con información de las agencias, y si hacían un cateo o una detención que les importara, pero a la que no habían aportado nada, se permitía que los estadunidenses se disfrazaran de agentes para que tuvieran información de primera mano de los resultados obtenidos.

Las oficinas que tienen en la ciudad de México están conectadas con un centro de inteligencia que se localiza en Texas, señaló el ex funcionario entrevistado, y aseguró que el equipo comprado por la Seido (antes Siedo) desde 2010 fue sugerido por las agencias estadunidenses para que en la PGR, desde que Marisela Morales estuvo al frente de esa área, se realizaran mejores investigaciones.

(Con información de La Jornada)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también