Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Fútbol: Cuba por el título en final del Caribe

| 5
Equipo cubano en la Copa del Caribe de Fútbol. Foto: PL

Equipo cubano en la Copa del Caribe de Fútbol. Foto: PL

“Ya estamos en la final, al fin pasamos, hoy dormiré feliz” fueron las primeras palabras de un amigo para contarme sobre la victoria alcanzada por la selección nacional de fútbol en su partido de semifinales ante Haití. Me comenta que tras el partido todo era fiesta y baile en el seno del plantel. Algunos, como el capitán Jorge Luis Clavelo o el mediocampista guantanamero Alberto Gómez, hasta aprovecharon el momento para liberar tensiones con unas sentidas lágrimas. Había terminado el juego y Cuba iría a discutir el título regional luego de 7 años de espera.

Pero la historia no comenzaría así, horas antes del trascendental partido el seleccionador nacional Walter Benítez alertaba sobre el peligro del rival y la dificultad del encuentro. “Logré ver el último juego de Haití en la fase de grupos y tienen un sistema muy ordenado, manejan bien el balón por lo que hay que presionar en el medio campo. Debemos estar atentos, pues Kiki Blake (Israel Blake, técnico cubano que dirige Haití) conoce de cerca a nuestros jugadores. Habrá que tomar precauciones.”

Para evitar sorpresas Walter envió a la cancha a su once de gala con Marcel Hernández regresando a la alineación para mover los hilos del equipo luego de quedarse en la banca durante el choque contra Jamaica. Joel Colomé ocuparía el lateral izquierdo en detrimento del joven pinareño Jorge Luis Corrales, mientras el resto de la alineación se mantendría igual que en los anteriores desafíos con Odelín Molina bajo los palos, esquema defensivo formado por Aliannis Urgellés, Jorge Luis Clavelo y Renay Malblanche. En el medio campo Jaine Colome y Domingo Francisco, con Alberto Gómez y Ariel Martínez por los costados y Yaudel Lahera de referente en punta.

El partido comenzaría intenso en el centro del campo debido a la sobrepoblación de esa franja del terreno. Su vital importancia en la construcción de las acciones ofensivas la hacía el primer botín a conquistar por ambos conjuntos.

Con 5 hombres en la mitad del terreno Cuba logró dominar las acciones de juego y comenzar a llevar peligro a la meta haitiana. El buen arranque de partido de los cubanos se vería recompensado en el minuto 8 cuando Jaine Colomé remató con potencia a la meta y el arquero de Haití no pudo contener el disparo del capitalino dejando el balón a merced del otro Colomé. Joel solo tuvo que empujar la esférica al fondo de las redes para desatar la euforia de sus compañeros. Quedaban 82 minutos por jugar y un pesado lastre que soltar. Los fracasos de 2007, 2008 y 2010 aun rondaban a la selección. Había mucho trabajo por hacer y algún que otro susto que rebasar.

En la partida Walter demostraba haberle ganado el pulso a Kiki Blake al tejer en el mediocampo una telaraña imposible de rebasar para los haitianos. Durante la primera parte Cuba dominó y se gustó con su juego de toque corto y movilidad. A la defensiva un multiplicado Clavelo cortaba todo intento de avance de los delanteros de Haití.

El complemento sería la cara opuesta de la moneda con los dirigidos por Kiki Blake empujando contra su área al seleccionado cubano. Para resistir el embate Walter realizó variantes tácticas en el esquema de juego y puso hombres frescos para arreciar con la presión desde el campo rival.

El goleador del encuentro cedería su demarcación a Jorge Luis Corrales. El pinareño tiene menor recorrido que Joel pero asegura mejor la retaguardia. En el centro el terreno el DT granmense formaría un trivote al más fiel estilo de José Mouriñho en el Real Madrid. Marcel Hernández aportaba poco al trabajo defensivo por lo que en su lugar ingresaría Arturo Diz, mientras que el tercer cambio se consumaba con la entrada de Roberto Linares por Yaudel Lahera.

Walter sabía que se tenía que ganar a cualquier coste y no dudó en abandonar sus preceptos de fútbol asociativo para salvaguardar el resultado. Una final estaba en disputa y el fútbol cubano necesita victorias para limpiar su imagen. Después se verá la forma, ahora importa el contenido que no es otro que el título del Caribe. Por fin el árbitro finalizó el partido y Cuba ya está en la final.

Quizás para muchos este triunfo no signifique tanto pero para los seguidores del fútbol cubano, autoridades futbolísticas, entrenadores y para esos 18 muchachos que día a día, partido a partido han salido a la cancha a darlo todo por alcanzar una meta el éxito sobre Haití es uno de los mejores momentos del año. Detrás queda el estrepitoso fracaso en las eliminatorias mundialistas, la deserción de varios jugadores fundamentales y la destitución del seleccionador que cambió la vida de muchos de esos futbolistas que el próximo domingo podrían hacer historia.

Ahora solo les queda un juego para alcanzar la gloria y conquistar lo que desde 1996 se le ha hecho esquivo a Cuba, la corona del Caribe. En al menos cinco ocasiones equipos cubanos han acariciado el cetro pero parece que esta será la definitiva. Este conjunto ha pasado por muchos momentos difíciles y aguantado lluvias de críticas como para regresar a casa con las manos vacías. Es el ahora o nunca para esta nueva versión de jugadores comandados por Walter Benítez e ideados por Alexander González. Este es también es su triunfo aunque ya no esté dando instrucciones desde el banquillo. Sus ideas, su espíritu y su manera de entender el fútbol perduran en el equipo.

La cita de Cuba con la historia será este domingo a las 2 de la tarde y enfrente estará un gran rival, Trinidad y Tobago. Los Soca Warriors debieron llegar hasta los penales para vencer a Martinica y saldrán con todo a buscar su novena corona regional.

Para los cubanos el partido del domingo reviste una doble importancia pues en juego está el título del Caribe y la revancha de la fase anterior donde cayeron 1×0 ante los trinitarios. La última vez que ambos planteles se midieron en etapas finales la victoria fue para Cuba. Ojalá se repita la historia de 2005 cuando los criollos sometieron a los Soca Warriors 2×1 en las semifinales de la competición. La mesa está servida, ahora solo nos resta esperar. Por cierto, al igual que mi buen amigo, yo también dormiré feliz hoy. ¡Ya estamos en la final!

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    Muy bien. Ojala y sea un punto de partida y no se quede como “OTRO PROYECTO MAS”, de los tantos …..Suerte en la final.

    Saludos,

  • osvaldo dijo:

    este es mi equipo aunque nunca ganan nada, pero este es mi equipo.
    SUERTE.

  • ErnestoWY dijo:

    pues ganaron felicidades…………

  • Ángel Ramón Garcas Rojas dijo:

    La televición cubana siempre es lo mismo nunca ponen nada que tenga que ver con el fútbol al no cer los sabados y un que otro juego cuando se acuerdan….
    Pero TODO ES BEISBOL TODO PELOTA, ¿por QUÉ? no entiendo, solo falta que pongan la LIGA AZUCARERA O DE DESARROLLO, no es facil LA OBCECIÓN QUE TIENNEN CON EL BEISBOL, ES OBCECIÓN…
    ¿QUE PASA TIENEN MIEDO QUE EL FUTBOL DESPLACE AL BEISBOL?

    Tiene que existir más variedad no todo tiene que ser PELOTA….

  • Maritere dijo:

    ¿Bueno y no nos merecemos ver un partidito de nuestros muchachos en la final del Caribe, a ver si puedo cambiar el canal de la telenovela CR7-Messi y RM-Barcelona?

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Osmany Torres

Periodista cubano especializado en temas deportivos. Colaborador de Cubadebate.

Vea también