Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

¿Escondía Gardel un pasado delictivo? (+ Video)

En este artículo: Argentina, canción, Cultura, Tango
| 21

gardelDesde siempre, Argentina y Uruguay pelean por el origen del cantante de tangos más famoso e icono de la cultura rioplatense, Carlos Gardel. Los uruguayos juran que nació en Tacuarembó, en el centro de su país. Los argentinos dicen que era de Toulouse (Francia). De lo que no cabe duda es de que se crió en Argentina. La pregunta que muchos se hacen es por qué tantas dudas sobre su origen.

Un grupo de investigadores argentinos las atribuyen a una deliberada intención del cantante y actor de cine de borrar de su historia un supuesto pasado de joven estafador, según publicó ayer el periódico porteño Página/12.

Siempre había corrido el rumor de que Gardel había incurrido en delitos antes de convertirse en la gran voz del tango de principios del siglo XX. Se decía que incluso había estado preso por poco tiempo en la cárcel de Ushuahia, la ciudad más sureña de Argentina, donde existía una suerte de Alcatraz sudamericano. Pero no había pruebas de nada de esto.

Ahora, dos investigadores forenses, Raúl Torre y Juan José Fenoglio, ha confirmado que las huellas dactilares que dejó Gardel en 1923 en un expediente ante el consulado de Uruguay en Buenos Aires para pedir el pasaporte de ese país y así poder ir de gira al exterior coinciden con las de una copia de un presunto informe de antecedentes policiales de 1915.

En ese expediente se definía al “pibe Carlitos” como un “estafador por medio del cuento del tío”. El cuento del tío era un engaño bastante usado en la Argentina de principios del siglo XX y consistía en que el timador entrase a un bar de Buenos Aires y le contase a un comensal que había recibido una herencia en una provincia lejana. La víctima de la estafa le prestaba dinero al embustero, al que nunca más volvía a ver.

Torre y Fenoglio investigaron durante 14 años documentos sobre Gardel y detectaron también sus huellas en otro expediente que la Policía le había abierto por fugarse de su hogar en 1904. El Zorzal Criollo tenía entonces 14 años. En ese documento se identificaba al adolescente como Carlos Gardez, nacido en Toulouse, y solo se nombraba a su madre, Berta Gardez. En 1915, en la copia del informe policial que hace pocos días encontró la compositora de tangos e investigadora Martina Iñíguez, y que refiere al pasado de estafador, se le mencionaba con su apellido correcto, pero se decía que tenía un padre reconocido, también llamado Carlos Gardel, alguien que jamás existió, y que era oriundo de La Plata.

En 1923, cuando ya era un famoso cantante, se presentó en el consulado de Uruguay con dos testigos de ese país para decir que había nacido en Tacuarembó en 1887, hijo de Carlos y Berta Gardel. Diez años después, dos antes de su muerte en un accidente de avión en Medellín (Colombia), el músico redactó su testamento en el que se definió así: “Soy francés, nacido en Toulouse el 11 de diciembre de 1890 y soy hijo de Berthe Gardés. Hago constar expresamente que mi verdadero nombre y apellido son Carlos Romualdo Gardel”.

“Tanto cambio de identidad me hace pensar en lo mucho que pesó aquel expediente de estafador”, explicó el forense Torre. Se supone que Gardel no podía permitir que se conociera su pasado delictivo porque arruinaría su carrera. Según los investigadores, Gardel logró en 1922 que el entonces presidente de Argentina, Marcelo de Alvear, ordenara a la Policía que destruyera los documentos sobre los antecedentes penales del cantante.

Hasta ahora, la historia contaba que los cambios de identidad de Gardel habían obedecido a su intención de evitar que Francia lo enrolara en sus fuerzas militares para combatir en la Primera Guerra Mundial. Pero los forenses Torre y Fenoglio recuerdan que los países europeos no perseguían a sus ciudadanos por Sudamérica para incorporarlos a sus filas.

Un dato curioso surge de algunas de las primeras composiciones cantadas por Gardel. Su autor era Andrés Cepeda, al que le llamaban “el poeta de la prisión”, porque pasó muchos años preso y terminó muriendo en una pelea. Según Torre, también Cepeda figura como estafador en la modalidad de “cuento del tío”. Todo hace pensar que ambos compartieron correrías.

(Con información de El País)


Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alina Caridad Naranjo dijo:

    Parece que no lo escondió bien, pero porqué sacarlo ahora.., de seguro que hacen una pelicula con su infancia, aunque de esa época seguro que no se tienen canciones de él, que ya de hecho cantaría lindo…

  • ricardo dijo:

    Hay tantos misterios en torno de la vida de Gardel…Bs As era una ciudad “difícil” en aquella época (Recordemos “La ruta de Bs As”, de Albert Londres).
    Pero suena raro q Gardel tuviera un expdte x estafa abierto en 1915 cuando se presentaba en los cafés el dúo Gardel-Razzano desde 1911, o alcanzaron el Teatro El Nacional en 1914 y la industria discográfica en 1915.
    Nadie aclara si sólo fue acusado -presunción de inocencia sagrada- o si se trató de una “viveza criolla”, por ej en el mundillo de los hipódromos.
    En todo caso, Gardel fue generoso hasta el desprendimiento.

  • G. Bruno dijo:

    “Cada santo tiene su pasado y cada pecador un futuro”

    OSCAR WILDE

  • manuelillo dijo:

    mis buenos aires queridddoooooooooo o mejor !!!! mi Tacuarembó querido !!!!. debio decir entonces.

  • Eduardo dijo:

    El misero pasado de un hombre jamas opaca su grandeza. Recordemos pues, que Saulo de Tarso perseguia y mataba a los cristianos, y luego su grandesa la obtuvo practicando el mismo el cristianismo como ningun otro seguidor de Cristo.. He dicho.

  • Dardo Ribas dijo:

    EN REALIDAD, NO ES NINGÚN DESCUBRIMIENTO…
    JUAN JOSÉ SEBRELI LO INVESTIGÓ ANTES QUE NADIE

    Muchos años atrás, el sociólogo y pensador argentino Juan José Sebreli, se refirió a este asunto. Sebreli es un desmitificador que pulverizó con sus investigaciones a varias figuras idealizadas por el pueblo, entre ellas Evita, Gardel, Maradona… incluso, lo intentó con el Che.

    Este es un asunto delicado, tanto como la religión. En cuanto alguien pretende cuestionar sus aristas místicas, se desata el odio infernal de la inmensa grey de feligreses. Hay que ser un valiente para “meterse” en estas materias.

    Recuerdo un párrafo de Sebreli dedicado a Gardel, decía más o menos así:

    “Prontuariado por ratero y rufián, ni documentos tenía”.
    ¿Duro, no?…

    Puede afirmarse que tenía razón cuando esgrimió ese argumento. Lo había investigado profundamente y no estamos hablando de un advenedizo o un provocador.

    Odiado a rabiar por sus cuestionamientos políticos, el autor es un intelectual de fuste y no deja un solo detalle al arbitrio de oportunismos inconsistentes. Suma a sus apreciaciones, método y estudio.

    Gardel era un lumpen, aunque a muchos les cueste digerir esta adjetivación.

    Cantaba como los dioses -si los dioses existieran y cantaran- y poseía registro de tenor; pero esas cualidades que todos admiramos, no pueden ocultar el trasfondo humano de su personalidad. Adhirió a los conservadores de su época. Hablo de posicionamientos políticos y los “conservadores” con los que alternaba Carlitos, eran verdaderos mafiosos. Anduvo de prostíbulos y tenía amigos rufianes y ladrones.

    Hace pocos años, una investigación periodística de importante medio argentino determinó que era homosexual. Claro, eso no es ninguna culpa, pero el mito del macho cabrío, fue a parar al Diablo.

    El “alma que canta”, no tenía idea alguna en cuestiones sociales. Lo suyo era cantar y pasarla bien, rodeado de alabanzas y sumergido en los placeres de la buena vida. Su infancia y parte de su juventud, no habían sido épocas felices y el submundo en el que le tocó vivir, era un caldo de cultivo para que deviniera en un perfecto delincuente.

    Tuvo suerte, la Naturaleza se prodigó con él dotándolo de una voz excepcional. Rápidamente, los patrones de las empresas discográficas comprendieron que Charles Romualdo era una mina de oro y le proporcionaron todo el marco necesario para catapultarlo a la fama.

    Luego vino la Paramount y sus éxitos en películas memorables que merecerían un Oscar al ridículo, pero el público de aquellas épocas adoraba al cantor y no se detenía en absoluto en apreciaciones estéticas y literarias sobre esos bodrios monumentales.

    Carlitos quedó inmortalizado como el hombre bueno que emocionaba con sus tangos sensibleros. Lo vistieron de frac para alojarlo cerca de la aristocracia porteña. Asexuado y condenado a la eterna juventud por su temprana y trágica muerte. Había dejado de ser el cantor orillero de los barrios. Pasó a ser una estampa cuasi evangélica, capturada por la astuta burguesía del rubro disqueril y que supo ver en él a una máquina de producir dinero.

    Cuando Sebreli escribe sobre Evita, sucede lo mismo. Ni qué hablar de Maradona, del que también se ocupó. La realidad histórica del personaje no tiene nada que ver con lo que la gente ha imaginado o con lo que le han inducido a conjeturar.

    Es cierto, muchos lo sabemos, Sebreli no es un tipo simpático. De pensador colindante a la izquierda, se fue con los años para la otra punta, como Vargas Llosa. Sin embargo, aunque nadie se atreva a defenderlo con énfasis, en la trastienda de la gente culta e informada, se lo respeta porque no es un fabulador en busca de éxitos editoriales escandalosos.

    Lo que saca de quicio, si de Sebreli se habla… es que tiene razón.

    La verdad, lamentablemente, en la sociedad capitalista, no es para todos. La gente reverencia vivir de irrealidades. Los “famosos”, pasan a ser el espejo en que muchos desean mirarse. De ahí al mito, no hay nada más que un paso. Ayer fue un cantor, luego una supuesta reivindicadora social y hoy un futbolista multimillonario.

    La muchedumbre, por lo general, no quiere aceptar realidades que se contraponen con sus sentimientos. Además, los mitos sobre ciertas personalidades convienen al poder establecido. De esa manera, se crean paradigmas que no responden a la verdad histórica. Se diviniza a personajes que no fueron más que hombres o mujeres con sus virtudes y defectos.

    A pesar de ello, a Gardel lo queremos todos.
    Por lo menos, cuando lo escuchamos.

  • Francisco González Garrido dijo:

    Con respeto a todos y más a los investigadores forenses. NO LO CREO. No somos nadie para cuestionar hecho o persona alguna fuera de su época.

  • Heriberto dijo:

    Creo que sacarle trapos sucios al sorzal no es justo aunque creo que nada podrá empañar su gloria.

  • Juan Bautista Gatica dijo:

    Pienso que , siempre, inevitablemente, alrededor de las grande figuras de la música, de la literatura, del arte, y de las luchas revolucionarias , se tienden mitos…

    El que Gardel haya nacido en Tacuarembó (Uruguay) o en Toulouse (Francia); el que, hipotéticamente, hubiere estado metido en la maraña medio tenebrosa de las cercanías con el delito, para mi gusto no tiene ninguna trascendencia. El fue un inolvidable habitante del Planeta, que se desarrolló en la Argentina e hizo suyos el ser “porteño” y las costumbres rioplatenses.

    Un último alcance:
    Ernesto Guevara de La Serna es para SIEMPRE HABITANTE INDISCUTIDO DE CUALQUIER RINCÓN DE LA TIERRA DONDE SIGA EXISTIENDO INEQUIDAD E INJUSTICIA, independiente de haber nacido en Argentina, Suramérica….

    Desde el paraíso del neoliberalismo salvaje a ultranza,

    Juan Gatica Amengual
    Santiago de Chile
    Suramérica

  • Agustín Navarro dijo:

    “20 AÑOS NO SON NADA” como dijera Gardel o “MI BUENOS AIRES QUERIDO” sólo hay que recordar eso ahora para qué sacar cosas mejor nos quedamos con su imagen

  • olidia dijo:

    Ya los periodistas de la prensa amarillista no tienen nada que publicar y empiezan a inventar cosas.
    Salu2
    Olidia.La Cienfueguera.
    Hola G. Bruno que bueno que veo un comentario suyo en este foro.
    Que Dios lo Bendiga.

  • G. Bruno dijo:

    Detras de cada Monsieur Madeleine se esconde un Jean Valjean.

  • Ibis Palmar(Maracaibo-Zulia) dijo:

    Que cosa …mi GARDEL , ahora quieren manchar tu vida despues de muerto , como los muertos no hablan, no puedes defenderte …por DIOS , a mi solo me importa que fue un cantante de tango , lo mejor que ha pasado.
    Su canciones , sus peliculas …eso es lo que me importa …si cometió algún error se reenvindico ….lalall MI Buenos Aires querido cuando …., 20 años no son nada; madreselva…etc….lo siento…yo nunca lo juzgaré.

  • Dardo Ribas dijo:

    ACLARACIÓN

    Que quede claro que yo no pretendí conceptuar mal al zorzal. Para nada, si hasta tengo un cuadro en el comedor de mi casa con una hermosa y vieja fotografía de él. Sólo narré lo que se sabe o dice del personaje.

    El asunto de su supuesta homosexualidad fue ampliamente explicitado en la revista literaria semanal del “Grupo Clarín”, titulada “Ñ” y que tiene amplia difusión en Buenos Aires. La publicación se caracteriza por su excelente diagramación y lujosa presentación. Es interesante y está destinada al público proclive a la literatura de nivel intermedio. Los más entendidos, en alguna medida, la miran con cierto descrédito.

    La nota es amplia y fue insertada hace más de dos años… creo que la conservo. Hay que registrar que tiene fundamentos creíbles y el tema es tratado con respeto hacia este icono cantor de los porteños. En ningún momento se puede advertir una pátina ofensiva. Tan sólo hurgan en el pasado de Gardel y hay aportes significativos. Si era o no homosexual, eso no dice nada.

    Hace décadas, en Buenos Aires, ser homosexual era poco menos que un pecado espantoso. El mundo cambió y las mentes se ampliaron. En lo personal, he tenido compañeros de trabajo con esa predilección y puedo asegurar que eran excelentes y talentosas personas. Ya nadie puede respaldar la teoría reaccionaria de agredir a nadie con diferente orientación en esta materia, sean hombres o mujeres.

    Ahora bien, el asunto de que Carlitos estuviera vinculado a personajes del bajo fondo y que él mismo hubiera tenido sus “pecados de juventud”, no lo invalida para nada como reliquia popular. Es más, seguramente navegó en esas oscuras instancias, como bien demostró Don Juan José Sebreli a quien me referí en anterior comentario. Era otra Buenos Aires y la miseria prohijaba esas posibilidades en los estratos más empobrecidos. Carlitos y su madre la pasaron mal; él era casi analfabeto y se superó merced a su talento de cantor. No es poco.

    Aquí todos lo queremos y, por otra parte, no se está hablando de un pasado de criminal, sino de correrías de poca envergadura. Tal vez robó, realizó pequeñas estafas o vivió entre gente prostibularia en alguna época de su vida cuando nadie lo conocía.

    Sí es cierto que se vinculó a caudillos “conservadores” de pésimos antecedentes, pero lo de él era cantar y no involucrarse en luchas sociales. Lo usaron estos sectores y nada más. Salvando las enormes distancias, es como Frank Sinatra con la mafia norteamericana, los Gambino y todo eso que tan bien inmortalizó Coppola en “El Padrino”, donde aparece un cantor famoso protegido por el “Don” y que se personifica con otro nombre, pero todos sabemos que es Sinatra.

    Mi padre me refirió que Carlitos también cantó gratis en sindicatos, que en esa época eran todos dirigidos por socialistas, anarquistas y comunistas. Como puede observarse, era generoso y no ponía obstáculos a la hora de actuar para esas organizaciones a las que el poder político de la época consideraba como “subversivas”. Mi papá lo conoció porque fue secretario del gremio de gráficos allí por los años 1934 al 46. Carlitos cantó para los gráficos y no cobró un peso.

    Por lo tanto, todo lo que luego se supo de él y que lo vincula a un pasado que orillea actitudes delictivas menores, no tiene importancia objetiva; sólo son datos de interés histórico para tratar de reconstruir su biografía. Habrá quienes lo hacen con oportunismo amarillista y otros que, como Sebreli, exploraron la cuestión precisamente para desmitificar al hombre, pero sin ánimo de agraviar su memoria.

  • Ariadna dijo:

    No es justo hablar de una persona que no puede demostrar su inocencia o aceptar su culpabilidad.
    Punto y basta

  • María de los Ángeles dijo:

    Qué falta de respeto !!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Errar es de humanos, acaso él no lo era?
    Criticando a un ídolo de multitudes,acusado de “ingenuos” delitos, muerto hace más de 50 años, teniendo tantos ladrones contemporáneos!!!!!!!
    Por favor!!!!!!!!

  • G. Bruno dijo:

    Gracias por su bendicion, estimada Olidia. Dejando nuestras diferencias filosoficas y religiosas a un lado, veo que en el tango y en Gardel estamos de acuerdo. Se puede haber sido un Jean Valjean pero todo hombre tiene la posibilidad de convertirse en un Monsieur Madeleine si escucha el clamor de su conciencia y modifica su vida para el bien de los demas.

    Desde el purgatorio atentamente : Bruno (el hereje)

  • ROBERTO ROHDE ALARCON dijo:

    Particularmente a mi me asquea, cuando “investigadores” inescrupulosos, tratan de excarvar en el pasado de seres que trascendieron su época por su arte.
    Me parece cobarde, irreverente y e irrelevante cualquier investigación alrededor de Gardel, quien a estas alturas no tiene derecho a la réplica.

  • Raúl HERNÁNDEZ Betancourt dijo:

    QUE HORRIBLE QUE EN ESTA ÉPOCA (SIGLO XXI) ALGUNOS periodistas o investigadores SAQUEN A RELUCIR EL PASADO DE UN ÍDOLO UNIVERSAL ¿Y? MUCHOS FILÓSOFOS, INTELECTUALES, CIENTÍFICOS, CURAS (sacerdotes CRISTIANOS CATÓLICOS)TIENEN SU PASADO Y ALLÍ ESTÁN ¡QUIEN ESTE LIBRE DE PECADOS QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA!, CASI SEGURO QUE MUCHOS DE ESTOS investigadores SON UNOS HIJOS DE P ADRES DESCONOCIDOS, DEJEN A GARDEL TRANQUILO Y GANEN SUS AMADOS BILLETES CON EL SUDOR DE SU FRENTE PORQUE INTELECTUALMENTE LO DUDO. ¡¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!

  • robert dijo:

    que tire la primera piedra quien no haya pecado…
    las buenas acciones borran las miserias humanas tal como una mala borra las buenas.
    Gardel pago todas sus deudas con la humanidad y tu periodista no pagaras nunca como Gardel? para que entonces remover un pasado de un hombre como este, eso tiene un nombre brete sensasionalista.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también