Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

La indignación desnuda ante crisis y represión

| +

Manifestante desnudo en AtenasEn Atenas se produjeron las esperadas protestas por la visita de Angela Merkel y las nuevas medidas de ajuste neoliberal que exige la “troika” (Fondo Monetario Internacional, Unión Europea y el Banco Central Europeo), a cambio de la concesión de lo que los acreedores internacionales denominan “rescate”.

Las muestras de rechazo fueron reprimidas con gases lacrimógenos y bombas de ruido en la céntrica plaza Syntagma Tras algunas horas de protesta pacífica, la policía disolvió la concentración arguyendo que algunos manifestantes intentaron romper el cordón policial y otros les lanzaban objetos.

Informó además que los enfrentamientos dejaron decenas de heridos y entre 60 y 90 detenidos, aunque otros reportes de medios estiman en más de 200 los arrestados, reseñó Notimex.

Las autoridades dispusieron un operativo de seguridad con más de seis mil uniformados y un control exhaustivo, en especial en las calles por donde circularía la comitiva germana.

El despliegue incluyó unidades antiterroristas y francotiradores en techos de edificios, para proveer seguridad durante la visita de seis horas, según Reuters.

Buena parte de las estaciones de metro del centro de Atenas se cerraron para tratar de impedir la afluencia de manifestantes a la protesta convocada por los principales sindicatos y partidos contrarios a los recortes.

Pese a todo, unas 80 000 personas, según los organizadores, marcharon con pancartas, carteles y consignas contra la Canciller como “la presencia de Merkel es una provocación al pueblo” o “Fuera Merkel, Grecia no es tu colonia”.

Algunas pancartas tenían esvásticas en alusión a la ocupación nazi de Grecia, dijo AFP.

Muchos griegos culpan a la titular germana de forzar dolorosos recortes a cambio de dos paquetes de rescate de la UE y el FMI.

Grecia está en conversaciones con la “troika” de prestamistas sobre el próximo tramo de un paquete de «ayuda» de 130 000 millones de euros (170 000 millones de dólares), su segundo “rescate” desde 2010.

Sin el tramo de 31 500 millones de euros, Grecia dice que se quedará sin dinero hacia fines de noviembre.

Sin embargo, muchos griegos aseguran que no pueden aguantar más reducciones de salarios y aumentos de impuestos, que han dejado sin empleo a un cuarto de la fuerza laboral y reducido en un quinto la producción económica de país.

Merkel llegó a Atenas para reunirse con el primer ministro Samaras y el jefe de Estado, Karolos Papoulias, con el objeto -dijo- de “conocer en persona” la situación griega, que, tras dos “rescates” y ajuste severo, sigue en riesgo de caer en la insolvencia.

Luego de la reunión con Samaras, la jefa del Gobierno alemán dijo en conferencia de prensa conjunta con el Primer Ministro no ser «una maestra de escuela», ni estar en Atenas «para dar consejos sino para apoyar un programa muy difícil», citó ANSA.

La Canciller reconoció que es muy dura la situación griega, pero consideró que las medidas de austeridad eran necesarias para evitar una recesión más profunda, reducir la deuda y restaurar la competitividad de Grecia.

Por su parte, Samaras consideró que salir de la moneda única “no es una opción practicable y la visita de Merkel demuestra un apoyo real”.

“Le dije a la señora Merkel que el pueblo griego está sangrando, pero que estoy resuelto a avanzar con nuestro programa”.

(Con información de Agencias)

Represión en Atenas. Foto: Getty ImagesManifestante desnudo. Foto: Reuters

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también