Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

María Eugenia Barrios, la última diva de Cuba

En este artículo: Cuba, Cultura, Música, opera
| 19

maria-eugenia-barriosPor: Laurent Guevara, estudiante de periodismo de la Universidad de La Habana

Confidencias

Sentadas en la sala de su casa y aún entre los ladridos del pequeño Duque por mi llegada, me invita a una tasa de thé gelé con miel. Es una casona colonial en Centro Habana. Dentro: columnas, mamparas, vitrales. Fuera: alaridos, folklore, el barrio de Cayo Hueso. En la casa, las paredes están cubiertas con cuadros de amigos: Perugorría, Fabelo, Pujols. Hay otros firmados con apellidos europeos que reconozco de algún museo de arte. También hay fotos, muchas, quizás una por cada interpretación. En los celuloides viste la piel de Violeta Valery en La Traviata y de Cio Cio Samen Madame Butterfly. Reconozco escenografías de Cavalleria rusticana, Tosca, La viudad alegre. Ella siempre en el centro del escenario, esbelta. Casi pudiera oírse su voz de soprano escapando de las fotografías.

Saboreo el té mientras me cuenta animada sobre su primera presentación. Recuerda cada detalle, ropa, lugar, contratiempos y al público. Es increíble, dice, que sucediera hace más de medio siglo. No llegaba entonces a los 20 años. Cuenta que días antes de la presentación tocó a la puerta del maestro Gonzalo Roig con la intención de pedirle un acompañamiento para interpretar la zarzuela Cecilia Valdés. Nunca antes se habían visto.

-Yo canto la salida de Cecilia Valdés como Marta Pérez -le dijo a Roig.

– ¿Ah, sí? ¿Y usted quién es para estar tan segura de que puede cantarla como Marta Pérez? -la retó Roig.

-Soy estudiante de la Escuela Normal de Maestros y quiero cantarla en mi graduación, mis compañeras me harán el coro -respondió provocadora.

-Pues vamos a comprobarlo -replicó el maestro desafiante.

Y así fue. Sin contar con formación académica alguna, cantó la zarzuela como Marta Pérez en el Anfiteatro de Maestros de La Habana, con vestido, coro y flor en la cabeza. Fue acompañada por la Banda Nacional de Concierto de La Habana y dirigida por Gonzalo Roig, quien desde entonces se convirtió en su guía y tutor.

Ahora no está arreglada como Cecilia; lleva un vestido naranja sencillo que le llega a media pierna y tiene los labios pintados de un rojo intenso. Se sienta erguida, con las piernas cruzadas. Parece una bailarina, da la impresión de que puede permanecer horas en esa posición. Como dirían sus admiradores: es toda una dama. Según su nieta mayor, “queda bien en todas las fotos sin posar siquiera porque es una artista natural”. Conversa con las manos, las mueve con mucha delicadeza, y en ocasiones, mientras cuenta alguna anécdota, intercala unos agudos para escenificar mejor la historia.

A continuación hablamos de su feliz infancia en la humilde casita del Cerro; de los lindos recuerdos de su primera profesora de canto, Carmelina Santana Reyes; de los duros años de estudio en Moscú con la sufrida distancia de sus hijas; del clima cálido y del mar; hablamos también de la desgarradora experiencia de la pérdida de su voz.

***

Osma Letra D, entre Chaples y Palatino. Allí se ubica la casa de su infancia, donde vivió los primeros años de su vida. Es una calle estrecha, de construcciones sinuosas,  apretadas, con  portales de altos muros, por encima de los cuales, en punticas de pies, asomaba los ojitos la pequeña Eugenia para poder ver el mundo y fantasear con él. Me dice que ha regresado varias veces, pero nunca ha podido visitar la casa por no coincidir con los actuales dueños, mas se conforma con revivir algunas memorias al mirar aquel portal. “Es hija del Mayabeque y del Cuyaguateje”, dice el Indio Naborí, pues su madre era “una bella mujer de Güines y su padre un hombre de muchas luces de Pinar del Río.”

Niña aindiada, traviesa, con largas trenzas, a quien regañaban constantemente por soñadora e inquieta. Le gustaba montar bicicleta y era dueña de una que su padre le regaló como premio por sacar buenas notas. Con frecuencia, se imaginaba viajando en la locomotora negra y chirriante del viejo tren que pasaba por su barrio todas las tardes. “Te va a dar un tabardillo”, le gritaba su madre temerosa de que sufriera una insolación por jugar tanto tiempo bajo el sol.

Años más tarde, recomendada por Roig, conoce a Carmelina Santana Reyes, pues el maestro insistía en que esa era la profesora de canto indicada para su pupila. En cuanto la profesora la escuchó, la convirtió en su discípula. Al mencionar a Carmelina, los ojos rasgados de María Eugenia se tornan suaves y a esa expresión le acompaña una tierna sonrisa, sin dudas evoca gratos recuerdos de su  instructora. Ya para esa época, quienes la escuchaban cantar exclamaban: “no es una cantante, es un ángel.”

Cuando descubrió la poesía de Bécquer, Martí, Loynaz e Ibarbourou, muy joven aún, comenzó a escribir poemas. Le habría fascinado ser una gran escritora o una compositora para desatar de estas formas todo el sentimiento que lleva dentro. De todos modos, lo logró aprovechando su don. Expresó su pasión a través del canto y se convirtió en la célebre cantante que es hoy.

No obstante, nunca dejó completamente de lado la escritura. Años después, estudiando en Moscú, ganó un concurso literario con el cuento La despedida, dedicado al mar. Actualmente, en sus ratos libres, crea décimas inspiradas en su esposo. Parafraseando sus palabras, es difícil encontrar a alguien más romántico que ella.

Regresa de sus recuerdos y me pregunta qué más quiero saber. Duque ya se acostumbró a mi presencia, aunque de vez en vez me mira receloso porque por mi culpa lo mantienen encerrado. Cada media hora, suena una campanada de un reloj de pared de alguna habitación, pocas veces he escuchado un sonido recurrente tan agradable.

Seis años en Moscú

Le digo que deseo conocer más sobre su estancia en Moscú, de esa ciudad fría, de la lejanía y sobre todo de sus estudios allá.

“Partí hacia la Unión Soviética en un grupo de doscientos estudiantes, en un barco ruso con una máquina rota, por lo que hicimos un viaje de treinta días sobre el lomo del mar. La primera semana estaba fascinada con los cambios de colores del océano, el navío me parecía una ciudad inexpugnable, imposible de recorrer. La segunda semana, la nave ya era el barrio de mi casa. Para esa fecha, prácticamente nos conocíamos los doscientos estudiantes. Al llegar, le hice alergia al clima y de inmediato me enfermé. Los médicos dijeron que yo era una flor del sur. Me recomendaron regresar para no afectar mi voz. La respuesta fue rotunda: sólo los cristales se rajan.

Aquella fue una escuela maravillosa, conocí a la flor y nata del canto y la composición rusa, adquirí gran cultura, viví experiencias extraordinarias; sin embargo, mis hijas estaban en La Habana, en casa de mis padres. Tenían cuatro y dos años de edad. Eran demasiado pequeñas para estar separadas de sus padres, pues el papá también estudiaba en la URSS. Estoy segura, aunque lo nieguen, de que esa distancia dejó marcas en ellas. Si volviera a nacer no hubiera ido. Nada debe apartar a los padres de sus hijos”, sentencia María Eugenia.

“Cuando mi mamá estaba al venir”, recuerda María Eugenia Núñez, su hija mayor, “algunos días antes de su llegada empezaba a sentir su olor. Me venía su imagen a la mente de una forma tan palpable, tan real que me asustaba. Tenía mucho miedo de que pasara algo y no llegara. La recuerdo jugado conmigo, haciéndome cosquillas, siempre muy cerca de mí. Yo era pequeñita y no tengo recuerdos tangibles de esa etapa, sólo la conozco de referencias por lo que me han contado, pero mis padres eran mis ídolos. En realidad, no existen resentimientos.”

Al regresar de la URSS, enfrentó uno de los peores momentos de su vida. Estaba afectada de la voz, tenía un nódulo en las cuerdas vocales. A pesar de las dudas, decidió llevar a escena una vez más La Traviata. El público, que recordaba su última interpretación de la obra de Verdi, atiborró el teatro. Sin embargo, después del primer acto, el García Lorca quedó prácticamente vacío, sólo permanecieron en sus puestos los familiares y amigos más cercanos, aguantando las lágrimas; pero con entereza llevó la puesta hasta el fin.

Recuperar su voz y su público no serían tareas fáciles. Recurrió a varios maestros pero ninguno acertó en ayudarla. Finalmente, con tratamiento médico y sobrado empeño esta vivencia quedó en el pasado. Sólo una vez se ha referido a esto en público. Fue en el jubileo realizado en su honor en los años ochenta, en el mismo teatro y esta vez, fueron muchos los que lloraron pero de admiración.

Oratorio San Felipe Nery

Se ha hecho de noche y estamos viendo fotos de sus más reciente concierto en el Oratorio San Felipe Nery, donde durante los últimos años ha vivido formidables satisfacciones profesionales. Ubicado en Obrapía, en La Habana Vieja, este sitio está ligado de forma indisoluble a la historia de María Eugenia Barrios. Pudiera decirse que ya es su sala privada de conciertos. Logra crear en él un ambiente íntimo, familiar. Hace unos meses atrás decidió que, cuando muera, sus cenizas deben descansar en la primera piedra del convento por ser este el lugar donde tanto ha cantado y tan feliz ha sido. Sin dudas, es un lugar especial. Aquí realiza funciones acompañada por sus alumnos del Instituto Superior de Arte (ISA) y por su nieta menor al piano, lo que constituye otro motivo de complacencia para ella.

Compartir su trabajo con Claudia es un sueño hecho realidad. Se han convertido en un dúo cotidiano, se compenetran y ayudan mutuamente. Al referirse a la experiencia de trabajar junto a su abuela, la joven músico expresó: “Ella es el camino a recorrer y la meta a alcanzar para mí, nunca me minimiza, todo lo contrario, me respeta muchísimo, pero no es una abuelita complaciente, es un látigo para sacar siempre lo mejor de cada quien.”

Se considera una mujer realizada. ¿De qué otro modo podría sentirse si ha implantado un récord? Cincuenta y tres años ininterrumpidos de vida artística, que cumple este 31 de mayo. No esconde su edad -cosa rara en las mujeres-, prefiere enorgullecerse de ella y decirla bien claro para dejar sorprendido a muchos de quienes la escuchan. “¡Setenta y un años y todavía canta con esa energía y vitalidad!”, exclaman atónitos y ella sólo sonríe segura de sí misma. Interpreta fácilmente en sus conciertos siete arias de óperas pasando por diversos estilos, para desdoblarse luego, con zarzuelas cubanas u otros géneros. Todavía encarna a Violeta Valery en La traviata. Con enormes posibilidades histriónicas. Sin bajar el tono. Sin ceder un tanto. Sin caer.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • BorRado dijo:

    Amigo, buen articulo pero el objeto que se usa para tomar te o cafe es taza, no tasa…

  • BorRado dijo:

    Buen articulo, aunque, escribes Te helado en frances para dartelas de sofisticada y escribes TAZA con S… y otros cuantos errores!

  • Alex D dijo:

    María Eugenia Barrios, esa si es de las grandes. ¿Quién osó burlarse de Haila de una forma tan cruel? Lo peor de todo es que ella se lo creyó. ¡Qué horror!

  • BorRado dijo:

    Que bella Maria Eugenia!

  • Prudencio Razono dijo:

    Alex D estoy plenamente de acuerdo contigo.
    Para ponerle ese apelativo a una artista hay que saber muy bien el significado de la palabra.
    Ella será muy buena en su género pero de ahí a ser una diva hay mucha distancia.
    Felicidades a María Eugenia Barrios…Ella si lo merece porque lo es.

  • Enrique.Maresma Ballesteros dijo:

    Maria Eugenia, cantas como los ángeles, muy simple, es porque eres un regalo de DIOS.

    Que Dios te bendiga.

    Enrique Maresma Ballesteros.

  • Armando dijo:

    Es una suerte contar en nuestro país con artistas como ella, puro derroche de técnica y espiritualidad en cada una de sus interpretaciones. Felicidades a María Eugenia Barrios en su cumpleaños!!!
    Laurent es bueno saber que tú, como joven estudiante de periodismo sabes apreciar lo bueno y discernir a quién se le puede o no nombrar DIVA!!
    Mil gracias por tu artículo…..

  • rodney dijo:

    si sobre todo que haila se auto proclamo diva, que falta de respeto

  • Aristides rondon Velazquez dijo:

    Estudiante Laurent Guevara: en tu vida dificil de periodista encontrarás criticas justas e injustas. Yo he disfrutado tu trabajo que me parece muy bueno, sobre todo porque de este tipo no abundan. Te auguro buen futuro.
    Has estado ante una Diva de verdad. En Cuba se le está atribuyendo esa condición a excelentes artistas,pero no sólo se trata de una excelencia transitoria o de 4 ó 5 años de éxitos logrados sin mucho esfuerzo.
    Para mi Diva es María Eugenia, Omara,y las de su altura.
    Otras deben esperar que ese titulo les sea reconocido por El Respetable, que casi nunca se equivoca. No por críticas demasiado edulcuradas. Espero nuevos trabajos tuyos.

  • Miguel de Cervantes dijo:

    BorRado:

    Estimado socio, tu no sabes que en la primera edición a mano que hice de El Quijote habían no menos de 200 faltas de ortografía? Seguro no lo sabes porque eso lo saben los que leen y sin embargo ahí esta como una obra maestra. Seguro en su momento gente como tu lo criticaron, pero nada de eso (como deberías saber) trascendió.
    Brother, céntrate en el articulo y deja correr una falta que no hará que ninguno de nosotros (te incluyo, claro que te incluyo) mas sabio ni mas bruto. Los médicos se equivocan y matan gente, los choferes también y tienen accidentes, los policías ni te cuento y arrestan viejecitas en las calles… y así sucesivamente, en que puedes pedir que se equivoque un periodista si acierta en calidad y en selección de un tema para el publico? No me pagues la lección y quédate con el cambio.

  • Miguel de Cervantes dijo:

    Ahora fue que leí el artículo, pues siempre voy a los comentarios primero. Me parece bien que Haila lo lea para que si puede, saque de aquí el concepto de diva y note las diferencias. Muy bonito todo. Laurent: Gracias y felicidades…!!!

  • Miguel de Cervantes dijo:

    Ahora fue que leí el artículo, pues siempre voy a los comentarios primero. Me parece bien que Haila lo lea para que si puede, saque de aquí el concepto de diva y note las diferencias. Muy bonito todo.

  • Kryptos dijo:

    BorRado:

    Los agradecidos ven del sol la luz, los desagradecidos las manchas.
    José Martí.
    También dice Martí que para leer la Ilíada en necesario aprender francés porque es imposible disfrutar de tamaña epopeya en otro idioma… seguro que se las estaba dondo de sofisticado.
    Pero que sabrás tú de francés o que sabrás de Martí cuando tu primer comentario es hablando de errores…
    Saludos

  • Erick Langford dijo:

    Me pareció excelente tu publicación. Felicidades!

  • yo dijo:

    é asi!!! muy buena publicación

  • yomismo dijo:

    Muy bueno el artículo.

  • nota dijo:

    Sí, solo que es San Felipe Neri, con i latina.
    Al parecer esta joven periodista nunca ha visitado dicha sala.

  • realista dijo:

    esa señora ya es hora de que se retira porque toda la gloria que tubo un dia ya hoy es fuente de burla…si bien es un merito que todavia cante ya no esta como para eso y menos con cambios tan bruscos entre el registro de pecho y el de cabeza

  • jerzy dijo:

    LA maestra ha sido in orgullo para LA cancion lirica orgullosos los que todavia nos asombramos de such musicalidad

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también