Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

¿Cómo será el próximo presidente de Francia?

En este artículo: Elecciones, Francia, Nicolas Sarkozy
| +

francia-senado-2610101Hasta ahora conocíamos algunos de sus nombres e ideas, pero gracias a un informe publicado por la revista francesa “Le Point”, ya es posible saber cómo son los perfiles psicológicos de los candidatos a las elecciones presidenciales francesas.

Así Nicolas Sarkozy (centro derecha), François Bayrou (centro), François Hollande (socialista), Marine Le Pen (extrema derecha), Jean-Luc Mélenchon (comunistas y extrema izquierda), los cinco candidatos con más posibilidades de salir victoriosos en los comicios -faltaría Eva Joly (ecologista) aunque tirón se ha desplomado en las últimas encuestas- han sido radiografiados al detalle y nos encontramos con varias curiosidades.

Nicolas Sarkozy

Los expertos aseguran que el actual presidente presenta ciertos rasgos que “bordean la disfunción. Particularmente la inestabilidad emocional, que puede llevar a Sarkozy a dar tanto lo mejor de sí, como lo peor. Es un ‘narcisista compensatorio’ con una gran capacidad de adaptación y de cambio de opinión. Estos perfiles compensarían la percepción más bien negativa que tiene de sí mismo criticando y tratando de ponerse siempre por encima del resto”.

En cuanto a su comunicación no verbal, los gestos reflejan” un nerviosismo intrínseco”. Los expertos también califican de “innata su voluntad de dominar a los demás salvo en el cara a cara con las mujeres donde parece incapaz de saber hacerles frente. Su mayor voluntad es la de impresionar al mundo y demostrar que es una persona extraordinaria”.

El informe, demoledor, finaliza asegurando que, aunque “grita, amenaza e intimida, casi nunca ‘muerde”.

François Bayrou

Su perfil psicológico destaca por el “raquitismo de ciertos marcadores como el de la humildad. La balanza la equilibra con una gran faceta de dominación”. Muy optimista, poco impresionable, tiene la certeza inquebrantable del campesino arruinado por las inclemencias pero convencido de que la temporada próxima la cosecha será excepcional. Le gusta el conflicto y jugar a que lo que sabe todo. A la hora de expresarse, su comunicación no verbal es fría, vacilante, pasiva, faltándole expresividad facial y corporal.El gabinete psicológico encargado del estudio asegura que “si la tarea presidencial le llega a consumir mucho tiempo corre peligro de crujir psicológicamente o de ser sobrepasado por los acontecimientos”.

François Hollande

El líder socialista se presenta, en parte, como la parte opuesta a Sarkozy. De hecho el informe llega a asegurar que “no parece el perfil psicológico de un candidato a la elección presidencial ya que su puntuación en ambición es muy baja. Un 7 mientras que Sarkozy alcanza el 21. La prueba, según los especialistas es que no muestra alegría ni intención de querer ‘matar’ a sus adversarios”.

Por el contrario destaca su espíritu de trabajo en equipo y cooperación que le llevan a buscar siempre soluciones pacíficas.

Marine Le Pen

La candidata de la extrema derecha presenta una ausencia total de humildad aunque sus cotas de ambición son más bajas de lo esperado.

Una dicotomía que lleva a los autores del estudio que “su interés por tener carrera política fue creciendo al abrigo de su padre más bien por seguir la tradición y a hacerle feliz, que por un gusto innato por el poder. El papel de los asesores es fundamental en ella ya que su rapidez mental conlleva una buena dosis de desorganización”. Para ella, además, solo existe el blanco y el negro. Nada de medias tintas. Por eso divide el mundo en amigos y enemigos. Y siempre necesita de uno de estos últimos para alimentar su motor interno.

Jean-Luc Mélenchon

En lo referente al líder comunista, “sus reacciones desproporcionadas enmascaran déficits personales: ansiedad y poca consideración de sí mismo. Se siente incomprendido, rechazado por una parte de la sociedad”. Una percepción negativa de las situaciones que compensa con su extroversión. Su compromiso político se corresponde con una voluntad inquebrantable de recuperar el orden y el control que los expertos explican en el divorcio de sus parientes y su salida de Tánger para instalarse en Normandía.

Su indignación permanente lo hace avanzar tanto como lo envalentona. Lo que puede conducir rápidamente al agotamiento, con un riesgo aumentado de pérdida de control.

(Con información de agencias)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también