Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Cristina Fernández asume la presidencia en Argentina por segunda vez

| 4
Cristina Fernández.

Cristina Fernández.

La presidenta Cristina Fernández y el vicepresidente electo, Amado Boudou, prestaron juramento al mediodía ante la Asamblea Legislativa, tras lo cual la Jefa de Estado encabezará en el Casa de Gobierno la ceremonia en la que pondrá en funciones al gabinete de ministros, cuya atención estará puesta en los tres “nuevos”: el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el de Agricultura, Norberto Yauhar.

La Asamblea Legislativa, cuya apertura estuvo a cargo del vicepresidente Julio Cobos, se inició formalmente a las 11:30 y, minutos después, pasó a un cuarto intermedio para aguardar la llegada de Cristina y Boudou. La jefa de Estado ingresó al Congreso acompañada por Boudou por la explanada del edificio que da a la avenida Entre Ríos.

Una vez en el recinto, la Presidenta y Boudou prestarán juramento, tras lo cual el vicepresidente -en su condición de flamante presidente del Senado- invitará a la jefa de Estado a pronunciar su mensaje ante la Asamblea, que será trasmitido por cadena nacional.

Tras prestar el juramento de rigor, y pedir que si no cumpliera con los deberes asignados, “Dios, la Patria y él me lo demanden”, en alusión a su antecesor y compañero de militancia, Néstor Kirchner, la Presidenta reconoció que “pese a la alegría y a la contundencia del voto popular, falta algo y falta alguien, que hace 8 años y cinco meses en este mismo lugar dijo que pertenecía a una ‘generación diezmada’. “La Argentina ha dado un salto fenomenal desde que él asumiera con el 22 por ciento de los votos.

(…) Hoy tenemos un país que ha crecido más que en sus doscientos años de historia, y hemos alcanzado el mayor salario mínimo vital y móvil de la región”. Luego de repasar las medidas más importantes de su gobierno, entre las que mencionó la Asignación Universal por Hijo y el canje de la deuda externa, “que llegó al 93 por ciento”, y de recordar que las reservas del Estado alcanzan hoy 46.368 millones de dólares, afirmó que “yo no soy la Presidenta de las corporaciones sino de los 40 millones de argentinos”.

Luego del discurso, la Presidenta y Boudou se trasladarán a la Casa Rosada, donde la mandataria tomará juramento a los ministros del gabinete nacional, en una ceremonia que se realizará a las 17 en el Museo del Bicentenario, ubicado en la exAduana Taylor.

(Con información de Página 12)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Maby dijo:

    Pobre Argentina…

  • Dardo Ribas dijo:

    LAMENTO DECIR LO QUE VOY A DECIR…
    PERO LO MÍO NO ES LA HIPOCRESÍA

    Después de observar las últimas “exhibiciones” de Cristina -incluyendo su insólito discurso en el “G-20” donde reclamó a la cofradía imperial por el regreso a un supuesto “capitalismo serio”- nos sorprendemos con algunas postales en la asunción de su nuevo mandato por cuatro años más.

    Ayer, domingo, la Presidenta reelecta consolidó la extraña designación como vicepresidente de un ex “UCEDE” -una de las ramas de la “súper derecha” en la Argentina-. Se trata del joven operador encubierto de la “Patria financiera”, Don Amado Boudou. Cualquiera empieza a vislumbrar comportamientos extraños y posibilidades inquietantes en la trayectoria de doña Cristina para los próximos años.

    Ya constatamos que lo del “capitalismo serio” del siglo que se fue es una patraña que sólo tiene vigencia en el ideario o en las fantasías extravagantes de esta mujer. Tanto en la Argentina como en el mundo.

    El capitalismo no tiene nada de serio. Salvo cuando los empresarios ponen caras de perros de presa si los obreros hacen huelga por sus reivindicaciones. El capitalismo abunda en codicia, falta de escrúpulos y humanismo desde su lejana fundación.

    La “seriedad” de la que habló Cristina tendrá que ver con el conocimiento profundo de maniobras financieras y especulaciones llevadas a cabo con un esmero casi artístico. Desvalijar a los pobres, exprimirlos, arrinconarlos en su propia miseria y reprimirlos cuando se sublevan, ha constituido una prolija vocación ejercida, sin duda alguna, con toda “seriedad”.

    El capitalismo en cualquiera de sus manifestaciones, más o menos reaccionarias, reprimió las aspiraciones populares en todo sentido y en una defensa irrestricta de todos los privilegios de la casta dominante. Desde Europa hasta la Patagonia. Desde los EEUU a Japón.

    En Argentina, tanto con Yrigoyen o antes de él y luego con todos los gobiernos civiles o militares que padecimos durante más de un siglo. Me refiero a una constante agresión a la clase obrera, a los trabajadores.

    ¿Ignora la bella y añeja dama qué cosas hizo el “capitalismo serio” durante esa centuria que menciono?

    Todos los gobiernos reaccionarios, los militares, las dictaduras, fueron los representantes del capitalismo. Incluso el señor Perón y hasta el mismísimo Alfonsín.

    Todos esos gobiernos -todos-, reprimieron y agredieron económicamente a la clase obrera. Unos más, otros menos… Pero ninguno se excluyó de apuntalar a la clase burguesa y a los imperios de turno -británico o yanquee-.

    Yrigoyen ordenó los espantosos fusilamientos de peones rurales en el lejano Sur. Perón encarceló y reprimió a obreros clasistas, comunistas, socialistas, en toda oportunidad que se le presentara. En la llamada “Semana Trágica”, como joven oficial, reprimió a los huelguistas de la empresa Vasena. Con máuseres, sables y pistolas. Luego, años después, se excusó zorrunamente ante quienes le recordaron esa “hazaña” apelando a la “obediencia debida”…

    En los amanecidos años 70, dio órdenes secretas para fundar la “Triple A”, luego de prometer “socialismo nacional” a sus ingenuos seguidores de la “JP” y nos dejó como herencia a López Rega y a la alhaja de “Isabel”, esa estúpida y criminal infradotada amiga de los Franco en España.

    Cuando el golpe de la “libertadora” (1955) -que lo echó para preservar el sistema cuando las papas quemaban porque su gobierno hacía agua por todos lados e imperaba la corrupción más escandalosa- no presentó batalla y huyó como un verdadero cobarde.

    Nada que ver con el Dr. Allende. Luego, al regresar al país en el 73, Juancito se abrazó con Pinochet y con su amigo Stroessner. Durante todos esos años imperó… ¿”el capitalismo serio”?…

    ¿El de Menem también era “serio”? ¿Y el de Duhalde y De la Rúa?

    ¡Joder! con las sesudas deducciones de la mística Cristina…

    Allí en el “G-20”, la morocha levantó esa demanda ante la mirada casi azorada de la cúpula pro imperialista que hasta se reía a sus espaldas como hemos podido observar por TV.

    ¡Justo a ellos les fue a dar lecciones de capitalismo!

    Queda claro que se le “escapó la tortuga”, como dice una sabia apostilla popular en mi país. Brindó una mini clase de “capitalismo serio” y ensayó una disfrazada “disculpa” por un supuesto pasado “izquierdista” que, por otra parte, hace años, es sabido no es más que una fábula acuñada merced al olvido o la ignorancia dela mayoría de sus seguidores y apologistas.

    Los “K” no sólo no fueron “izquierdistas”… con el tiempo devinieron en perfectos capitalistas y su fortuna lo demuestra.

    Una fortuna acuñada en su estudio de abogados al servicio de financieras usureras en su pequeña Patria sureña. Actividad que los alejó años luz de quienes resistieron a la dictadura y murieron o sufrieron en manos de la represión instrumentada por… el “capitalismo serio” de la junta militar. Los Alemann, Martínez de Hoz y compañía. Mientras unos pocos luchaban y morían, ellos se enriquecían en su paraíso austral.

    Duele decirlo, pero es la verdad. Cuando les convino, se hicieron “menemistas” y convalidaron todas y cada una de las trapisondas de aquel canalla inescrupuloso que ahora revista en sus filas luego de apostrofarlos allí por el 2003. Conmueve profundamente conocer los videos que prueban lo que digo y de los que ya referí enlaces en notas anteriores.

    Mirando bajo la lupa los gestos, ciertos delirios místicos que aparecen en las manifestaciones de Cristina, la jura por “Dios, la Patria y… ÉL” (juró por el difunto marido, poniéndolo a la altura de su Dios y de la Patria misma), uno empieza a vislumbrar que a la bella y añeja dama se le han aflojado varios tornillos de la guarnición en su psicología más profunda. O ya los tenía flojos y pocos lo habían advertido.

    “El poder corrompe”… es un viejo axioma; pero, en algunos casos, también enloquece.

    Nótese la expresión de los ojos, el autoritarismo manifiesto con el que designa a sus colaboradores; las poses y discursos teatrales y melindrosos en contraposición esquizofrénica con ciertos comportamientos cuasi despóticos y la evidente convicción ultramontana que ella es una figura providencial.

    Agréguese a todo esto el asombroso personalismo que ya se destaca como un entelequia manifiesta.

    Parece ser que el 54,11 por ciento de los votos obtenidos le han hecho creer que es una figura predestinada. Por momentos, parece autoerigirse como una aggiornada monarca o, peor aún, con la devota convicción que la larga mano del Creador (no existe) se ha posado sobre su humanidad.

    Y el 54,11 por ciento de los votos lo obtuvo porque la oposición a ella, en bloque, era de terror. Yo mismo la he votado ante la ausencia de propuestas de izquierda y ante la posibilidad que algunos de los pajarracos que se presentaban como alternativa pudiera alzarse con el triunfo. Fue como elegir entre comer estiércol o pescado podrido.

    No por ello dejo de reconocer logros en el gobierno de los “K”. Logros que tienen mucho que ver con la presión de la gente luego de aquel naufragio del 2001. Entre ellos, las políticas de derechos humanos dirigidas a obtener definitiva justicia con los centenares o miles de asesinos del “proceso” dejados en libertad por Alfonsín y Menem. Pero no por ello ubico ese triunfo como una dádiva de estos mandatarios “progres” al pueblo argentino. Los miles y miles de militantes ciudadanos que ganaron las calles durante años exigiendo esa reivindicación histórica son los verdaderos artífices de lo ocurrido…

    No son los “K” el centro de este asunto como quieren venderle al mundo y a la propia población. Si no hubiera habido movimiento de decenas de millares de militantes durante 20 años, ellos hubieran procedido de la misma forma que sus predecesores. Seguro.
    Finalmente, subrayo, a mi criterio, la Presidenta electa… no está en la integridad de sus capacidades psiquiátricas.

    Por otra parte, hay indicios que muchos lo saben. No es casual que Chávez, Correa, Ortega, Raúl, no hayan venido a la ceremonia y sólo enviaran cancilleres o funcionarios de rango.

    El doble discurso de Cristina, seguramente, ya ha sido observado. Algo ha aprendido del señor Perón. Amagar para un lado y posicionarse en el contrario.

    Veremos de aquí en más cómo se desarrollan los hechos.

  • martint dijo:

    dardo, tenés la costumbre generacional de deprimirte de antemano. no se tu edad por me imagino que debes tener entre 50 y 60, tenemos la cabecita hecha añicos. no soy peronista conmo vos pero los chicos cuando venian a la escuela en el 2002 en julio estaban en bermudas.
    somos por demas conspirativos, soy docente de la pcia e hice todo lo que me propuse con mi espusa y vemos las cosas mejor en ing. budge (barrio muy pobre)

  • Deyla dijo:

    CRISTINA NO ESTÁ LOCA, EL LOCO ERES TÚ!!!!!!!!!!!!!

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también