Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Sarkozy acepta renuncia del gobierno antes de esperada remodelación

En este artículo: Francia, Nicolas Sarkozy
| +
Nicolás Sarkozy

Nicolás Sarkozy

El presidente conservador francés Nicolas Sarkozy aceptó el sábado la renuncia del gobierno, etapa previa a una remodelación de gabinete que tendrá lugar el domingo y que había sido anunciada meses atrás para impulsar la última etapa de su mandato antes de los comicios de 2012.

Horas después de regresar a París procedente de Seúl, donde asumió la presidencia del G20, el mandatario francés aceptó “la dimisión del gobierno y puso así fin a las funciones” del primer ministro François Fillon, anunció el Elíseo, sede de la presidencia francesa en un comunicado.

“En aplicación del artículo 8 de la Constitución, François Fillon presentó al presidente de la República la dimisión del gobierno”, indicó el Elíseo.

A última hora del sábado, fuentes gubernamentales y de la gobernante Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha), indicaron que el primer ministro y el gabinete serán designados el domingo.

La renuncia del gobierno, que se ciñe al procedimiento habitual, es la primera etapa de una remodelación de gabinete que el propio Sarkozy anunció meses atrás, tras la derrota de la gobernante Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha) en las elecciones regionales de marzo pasado.

No obstante, fuentes gubernamentales y partidarias dieron casi por seguro que Fillon, que en los últimos meses supera en popularidad al presidente francés, que lo recibió dos veces este sábado, continuará en el cargo.

Fillon cuenta además con un fuerte respaldo entre los diputados y senadores de la UMP.

El número dos del gobierno y ministro de Medio Ambiente y de Energía, Jean Louis Borloo, que también aspira a convertirse en jefe de gobierno, fue recibido al final de la tarde por Sarkozy. De la reunión no se filtró nada.

Algunos analistas señalaban días atrás que Borloo perdió puntos debido a la no muy buena gestión que hizo de la crisis por la escasez de combustible que corrió el riesgo de paralizar al país durante las huelgas en refinerías y depósitos de combustibles bloqueados contra la reforma de la jubilación impulsada por Sarkozy.

La dimisión del gobierno se esperaba para el lunes. Pero Sarkozy decidió adelantar el calendario.

El nuevo gabinete debería contar con el ex primer ministro Alain Juppé, actual alcalde de Burdeos (sudoeste), que estaría al frente del ministerio de Defensa, según fuentes gubernamentales, en reemplazo del centrista Hervé Morin.

De cara a las elecciones presidenciales de 2012, Sarkozy debería poner fin a su política de “apertura” que supuso la entrada de Bernard Kouchner, quien abandonaría el ministerio de Relaciones Exteriores.

La remodelación de gabinete será la tercera de importancia desde junio de 2007.

También debería dejar el gobierno Michele Alliot Marie, titular de Justicia, cuyo nombre se había escuchado en un principio para dirigir el palacio de Matignon, sede del primer ministro.

Sarkozy, que registra su más baja popularidad desde que llegó a la presidencia en mayo de 2007, y que apenas supera el 30%, procederá a su anunciada remodelación después de varios meses de dificultades.

Primero con la expulsión de gitanos procedentes de Bulgaria y Rumania -países miembro de la Unión Europea- y luego con las repetidas y masivas protestas de los franceses contra su reforma del sistema de pensiones que aumentará de 60 a 62 años la edad mínima para jubilarse.

Una vez aprobada definitivamente esa polémica reforma, quedaba despejado el camino para avanzar hacia la remodelación del gobierno.

Algunos analistas comentaban que a su regreso de Seúl, donde participó en la cumbre del G20 -economías desarrolladas y emergentes-, el presidente francés tendría 20 horas para reflexionar a bordo del nuevo avión presidencial, un Airbus A330 bautizado irónicamente por la prensa “Air Sarko One”.

(Con información de AFP)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también