Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Republicanos bloquearon debate sobre la reforma financiera en el Senado de EEUU

| +

Congreso de EEUUEl proyecto de ley para poner freno a Wall Street y prevenir una crisis financiera como la de 2008 no pudo superar este lunes una moción para el inicio de los debates en el dividido Senado estadounidense, en medio de nuevas acusaciones de fraude bancario.

Los senadores votaron 57-41 en favor de abrir el debate, por lo que no alcanzaron los 60 votos necesarios para avanzar con la más ambiciosa reforma a las reglas financieras desde la Gran Depresión de los años 1930.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, votó en contra de la iniciativa por razones de procedimiento, lo que le permite volver presentarla ante el recinto con sólo momentos de anticipación. La votación del lunes dejó el debate para otro día, pero no eliminó el proyecto de ley de reforma.

Poco después el presidente Barack Obama expresó su “profunda decepción” por el bloqueo republicano a un proyecto de ley que se ha vuelto prioritario para su gobierno, tras la aprobación de la reforma de la Salud.

Esto en la misma jornada en que los legisladores preguntaban a los principales ejecutivos del banco Goldman Sachs sobre acusaciones de fraude contra el gigante de inversiones de Wall Street.

El presidente del banco, Lloyd Blankfein, dijo en un texto sobre su intervención divulgado con anticipación, que Goldman Sachs no apostó contra el mercado inmobiliario ni contra sus clientes,perdiendo al contrario 1.200 millones de dólares en la crisis inmobiliaria y financiera.

Según el texto, el presidente de Goldman Sachs defiende la legalidad de las acciones del banco.

Antes, unos 60 congresistas demócratas de la Cámara de Representantes exhortaron en una carta a la SEC, regulador bursátil estadounidense, a ampliar la investigación por fraude contra el banco.

Todo el malestar producido por Goldman y otros grandes bancos ha resultado en que una encuesta de Washington Post/ABC revelara que los estadounidenses apoyan la implementación de reglas financieras más estrictas, por 65% contra 31%. El margen de error es de +-3%.

Los aliados demócratas de Obama, con la mente puesta en las elecciones legislativas de noviembre, dijeron más temprano que la oposición republicana al proyecto es evidencia de que ese partido tiene vínculos con los grandes bancos responsabilizados por la crisis.

“Un Partido que apoya Wall Street es un Partido que está contra las familias y contra la equidad”,
dijo Reid.

Los republicanos, que firmaron una carta comprometiéndose a oponerse a la medida, afirman que quieren darle una oportunidad de lograr un compromiso a las negociaciones bipartidarias iniciadas hace un año.

El proyecto de ley apunta a implementar el más amplio paquete de nuevas normas sobre las finanzas, principalmente para enfrentar el problema de instituciones financieras cuyo colapso puede poner en riesgo la totalidad de la economía de Estados Unidos.

La iniciativa, impulsada por el demócrata Chris Dodd, de la comisión bancaria del Senado, marcará el camino para la disolución de las firmas “demasiado grandes para caer” con el fin de evitar los rescates con dinero de los contribuyentes que se llevaron a cabo a fines de 2008.

La propuesta –considerada menos profunda que una que fue aprobada por los Representantes el año pasado– también crea una agencia para proteger a los consumidores de procedimientos de préstamo oscuros y ajusta las normas del enorme mercado de los derivados.

(Con información de la AFP)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también