Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Sociedad  »

La lucidez de un siglo, y más…

| 52

Hace unos días el periódico 5 de Septiembre, de la provincia de Cienfuegos, publicó un artículo sobre Emilia de la Caridad Quesada Blanco, una anciana de 116 años que podría ser la cuarta persona más longeva del mundo, a pesar de no aparecer en los registros internacionales que recogen este tipo de estadísticas.

Un equipo de Cubadebate viajó hasta el centro de país para conocer a esta sobreviviente del tiempo y compartir con los lectores su historia en el marco del Día Internacional de la Mujer, no solo porque ella represente la fuerza y la resistencia femenina, sino además, porque de todas las mujeres que hoy pisan con vida suelo cubano, ella fue la primera en nacer, constituye la cúspide de la pirámide etaria.

Emilia de la Caridad habla despacio, al ritmo que el tiempo y el desgaste de sus cuerdas vocales le imponen. Muchas de sus anécdotas nos evocan a hechos hoy descritos en libros de Historia y que pudieran parecer tan distantes como la posibilidad misma de que aun vivan sus protagonistas y testigos. Por ejemplo, una cuenta matemática sencilla permite descubrir que ya esta centenaria había nacido cuando se firmaba la Enmienda Platt.

Llegar a tan avanzada edad, 116 años, sí que resulta insólito y sorprendente. Sin embargo, el hallazgo de centenarios dentro de las estadísticas poblacionales cubanas no es tan inusual. El proceso de envejecimiento en Cuba y los estándares de su sistema médico permiten que cada vez más personas puedan llegar y sobrepasar los 60 años de edad, límite que determina el arribo a la tercera edad. Vivir en la Isla presupone la expectativa de alcanzar los 76,50 años para los hombres y 80,45 para las mujeres, según cifras oficiales del Ministerio de Salud Pública de Cuba. Luego, el seguimiento geriátrico y social que se les brinda a estos ancianos de tan avanzada edad, ha determinado que las cifras de adultos que sobrepasan el siglo de vida al cierre de los últimos años oscile sobre los 2100 centenarios, prácticamente uno de cada 990 habitantes.

La suerte de vivir 116 años ha tenido su precio: Emilia de la Caridad es la última sobreviviente de una extensa familia de 16 hermanos. Sin embargo, esta vencedora del tiempo es optimista y de naturaleza saludable. “Se ha enfermado muy poco, y casi no da lucha, la verdad” asegura su sobrina nieta Clotilde Hurtado, que hoy se dedica a su cuidado.

Entre 2004-2008 se realizó una investigación sobre la ancianidad en Cuba por parte del Centro de Investigaciones Sobre Longevidad Envejecimiento y Salud (CITED), liderada por el Profesor de Mérito del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, Eugenio Selman-Housein Abdo. Ninguna de las pesquisas pudo determinar algún factor racial, étnico o de género que indicara una predisposición a sobrepasar la centuria, pero la presencia de padres longevos prevaleció entre la muestra del estudio, lo cual pudiera señalar un rol genético en la superación del siglo de vida.

En cualquier caso, el ser humano siempre tendrá como propósito lograr la máxima prolongación de la vida con fortaleza y capacidad funcional. Ahí está el verdadero éxito de la longevidad. Emilia de la Caridad no sabe responder por qué ha vivido tanto, más bien confiere la gracia a designios divinos.  “Dios lo quiso así, y aquí estaré hasta que decida acogerme en sus brazos” y toma el bastón para llegar solita y caminando hasta el cuarto. Toma varias pertenencias, regresa a la sala, vuelve a sentarse en su sillón y dice: “ya estoy lista, ¿cuándo vamos para la iglesia?”.

La cienfueguera María Emilia Quesada Blanco, con 116 años de edad, podría estar entre las cuatro personas más longevas del mundo. Sin dudas, actualmente encabeza la lista en el ámbito nacional. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

La cienfueguera Emilia de la Caridad Quesada Blanco, con 116 años de edad, podría estar entre las cuatro personas más longevas del mundo. Sin dudas, actualmente encabeza la lista en el ámbito nacional. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Los surcos en el rostro quizás disimulen su longevidad. No son tantas sus arrugas como pudiera esperarse para alguien que ha sobrepasado un siglo, una quincena y año de vida. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Los surcos en el rostro quizás disimulen su longevidad. No son tantas sus arrugas como pudiera esperarse para alguien que ha sobrepasado un siglo, una quincena y año de vida. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Sin embargo, su documento de identidad lo confirma: el nacimiento de María Emilia fue registrado el 5 de enero del año 1901. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Sin embargo, su documento de identidad lo confirma: el nacimiento de Emilia de la Caridad fue registrado el 5 de enero del año 1901. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

María Emilia apenas conserva fotos de su juventud. Unos de los pocos registros gráficos con los que cuenta la familia es la fotografía de su carnet de identidad de la centenaria. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Emilia de la Caridad apenas conserva fotos de su juventud. Unos de los pocos registros gráficos con los que cuenta la familia es la fotografía de su carnet de identidad. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Devota hasta la médula, todos los martes y viernes acude a la Iglesia Nuestra Señora de Monserrat, su templo espiritual. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Devota hasta la médula, todos los martes y viernes acude a la Iglesia Nuestra Señora de Monserrat, su templo espiritual. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Siempre dedica unos primeros momentos al rezo, un momento íntimo para conectar con el Señor, y pedirle salud y bienestar para sus familiares y amigos. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Siempre dedica unos primeros momentos al rezo, un momento íntimo para conectar con el Señor, y pedirle salud y bienestar para sus familiares y amigos. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Cada día que asiste al santuario, demanda ser excomulgada. A fuerza de costumbre y asiduidad la pequeña ceremonia está siempre lista cuando arriba. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Cada día que asiste al santuario, pide comulgar. A fuerza de costumbre y asiduidad la pequeña ceremonia está siempre lista cuando arriba. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Para el personal de la iglesia y los devotos asiduos, María Emilia no es una desconocida. Todas las atenciones posibles son dedicadas a la persona que probablemente haya pisado más veces esa capilla en su prolongada existencia. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Para el personal de la iglesia y los devotos asiduos, Emilia de la Caridad no es una desconocida. Todas las atenciones posibles son dedicadas a la persona que probablemente haya pisado más veces esa capilla en su prolongada existencia. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Después de un rato acompañándola nos despedimos. Ella decide quedarse un tiempo más, contando las cuentas de su rosario. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Después de un rato acompañándola nos despedimos. Ella decide quedarse un tiempo más, contando las cuentas de su rosario. Foto: Darío Gabriel Sánchez García/Cubadebate.

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Barabara Fernandez Castellanos dijo:

    BELLO COMENTARIO PERIODISTA GRACIAS

  • cary dijo:

    Que historia mas conmovedora , seria bueno que se reconociera internacionalmente no se como podra hacerse eso pero ella es digna de admirar

  • LAGO dijo:

    Compañero Dario. Impresionante articulo. Solo quiero acotar una cosa. En su articulo, (parrafo cuarto), usted dice…….Luego, el seguimiento geriátrico y social que se les brinda a estos ancianos de tan avanzada edad,.
    Quiero aclarar que tengo a mi madre con 97 años, la cual vive con mi hermana, y mi suegra que vivo con ella tiene 93 años, soy testigo por ella y por lo que mi hermana me cuenta que son contadas con los dedos de una mano que algun gediatra visite o se interese por a ambas ancianas en todos estos años. Esto es preocupante. Creo que deberia abundar mas sobre este detalle. saludos cordiales

  • mcrubioh dijo:

    Para el redactor/periodista:

    Por favor recisen el pie de la 7ma foto, cuando realiza la comunión y recibe la hostia, ella NO DEMANDA SER “EXCOMULGADA”, demanda la COMUNIÓN con el Señor. La excomunión es la expulsión de la iglesia, dudo que ella no demanda eso por “devota hasta la medula” como dice el reportaje.

    un saludo.

    • Anita dijo:

      mcrubioh y Liliana, creo que ustedes no leyeron bien, dice el pie de la foto: DEMANDA SER COMULGADA, eso está bien dicho, en ningún momento se dice EXCOMULGADA. Aclaro para que no me revienten al periodista!!!!!….

  • Aristides Rondón Velázquez dijo:

    ¿Está bien usado el término excomulgar?

  • Rolando dijo:

    Dios la bendiga.

  • cubanitorico dijo:

    Que Dios la bendiga, que fuerte se ve……

  • Raúl Mesa dijo:

    De camino a mi trabajo hace unos años tuve la oportunidad de ayudarla a cruzar la calle pues debo pasar todos los dias frente al mencionado templo y quede impresionado con la lucides de sus ideas y creencias por poco me vuelve religioso en 30 pasos que dimos juntos en aquel momento tenía segun ella 111 años y paseaba las distancias. Realmente se puede decir que es una persona bendecidad por Dios.

  • Liliana dijo:

    Una Alegría muy grande ver a esta anciana con tantos años y en plena lucidez. Con esa fe. Por favor periodista, en un pie de foto dice EXCOMULGAR, está mal, ella está COMULGANDO. OH

  • m dijo:

    Muy linda, ojalá todavia dios no la acoja en su regazo. Felicidades María Emilia

  • alexis dijo:

    Que Dios bendiga a nuestra hermana mayor. Saludos desde la comunidad de San Antonio de los Baños. Provincia de Artemisa

    Periodista Darío:
    Difícil que la hermana demande ser excomulgada cada día que asiste al templo como dice al pie de una foto. En todo caso cada día que asiste al templo comulga o toma la comunión. Saludos para usted también.

  • EL LUGAREÑO DEL SIGLO 21 dijo:

    QUE BENDICIÓN PODER VIVIR TANTOS AÑOS,PROVENGO DE UNA FAMILIA DONDE LA LONGEVIDAD ESTÁ EN LOS GENES, MI ABUELA MATERNA FALLECIÓ A LOS 101, SU PAPÁ VIVIÓ 110, Y SU ABUELO 109.PERO LA DICHA DE VIVIR TANTOS AÑOS ENCIERRA EL INFORTUNIO DE TENER QUE SOBREVIR AL CÓNYUGUE,HERMANOS,SOBRINOS, A LOS HIJOS,NIETOS Y LA MAYORÍA DE LOS SERES MÁS QUERIDOS.NO QUIERO VIVIR NI MÁS NI MENOS,SOLO LO JUSTO.

  • Rosy dijo:

    que hermosa historia es una bendecida pero por favor revisen el pie de foto que dice “demanda ser excomulgada”, ahi debe haber algun error, saludos, Rosy

  • Fredy Ocaña Casignia dijo:

    Me parece que hay un error, bastante fuerte, en el pie de foto donde la anciana está comulgando. Debió decirse que demanda comulgar; la excomunión es un acto donde la iglesia católica, “expulsa” de su membresía a alguno de sus fieles.

  • Eudis Ruiz Romero dijo:

    No e un sueño es la realidad, felicidades María Emilia por llegar a esa edad. Danna Cádiz García.

  • Katherine Cádiz García dijo:

    Será que la juventud de hoy lleguemos a esa edad

  • lcgq dijo:

    que belleza de mujer ojalá que dure 1000 años más

  • Benito Pérez Maza dijo:

    Hermosa noticia pero, bien vale que se realice una investigación acuciosa, que permita mostrar más sobre la vida de esta cubana. Es de suponer las dificultades pero, bien vale la pena.

  • Roelkis dijo:

    Que orgullo para esta gran mujer cubana con 116 años es la 4ta persona más longeva del mundo ha vivido una larga historia y estoy seguro de que la tendremos unos años más. Muchas felicidades para ella y para todas las mujeres de Cuba en su día.

  • Roelkis dijo:

    Que orgullo para esta gran mujer cubana con 116 años es la 4ta persona más longeva del mundo ha vivido una larga historia y estoy seguro de que la tendremos unos años más. Muchas felicidades para ella y para todas las mujeres de Cuba en su día.Un beso muy especial para las mujeres de la Universidad de Camagüey.

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Darío Gabriel Sánchez García

Darío Gabriel Sánchez García

Periodista y fotorreportero. Profesor de Fotografía y Realización Audiovisual de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también