Noticias, Sociedad  »

| 8 |
Según dicen quienes allí han estado, estas mujeres con burkina disfrutan mucho los baños de mar. Carteles que advierten la prohibición de la vestimenta han sido colocados en las playas. Burkini comercial

Si alguien cree que la polémica del burkini se acaba con la decisión del Consejo de Estado de anular la normativa en Villeneuve-Loubet, se equivoca. La prensa francesa ha hecho balance de la situación que, por lo que parece, no ha hecho más que empezar. A la derecha, numerosos alcaldes y diputados reclaman una ley que ampare el veto de la prenda de baño. En el Gobierno, Manuel Valls promete medidas en este sentido, que podrían costarle un nuevo disgusto en las filas de los socialistas.