Lea Guido

Reflexiones de Fidel  »

| 28
Las mentiras de Clinton

Realmente me apena tener que desmentirlo. Hoy no es más que un hombre de aspecto bonachón consagrado al legado histórico, como si la historia del imperio e incluso algo más importante: el destino de la humanidad, estuviese garantizado más allá de algunas decenas de años, sin que por Corea, Irán o cualquier otro punto conflictivo estalle una guerra nuclear. Como se conoce, la Organización de Naciones Unidas lo designó su "enviado especial" en Haití.