Opinión  »

| +

Al Grammy Latino le llaman irónicamente “Grammilio”, por la influencia decisiva que ejerce el capo Emilio Estefan en la toma de decisiones. Sin pudor alguno, el tema ganador este año en el rubro de Canción del Año, interpretada por Bacilos, saludó en el primer verso a Emilio, como símbolo de la “prosperidad cultural” de Miami.