Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

LASA, la familia que habita y construye un sueño

| 3

Carlos Ariel Candelario, director general del proyecto LASA. Foto: Cubadebate.

El arte, y la creación en general, no entienden de reduccionismos simplistas ni de encasillamientos superficiales.

Creado hace 12 años, el Laboratorio Artístico de San Agustín (LASA) encarna ese espíritu dialéctico de crecimiento, de alianzas y voluntades alineadas desde una ostensible sensibilidad artística y con alto impacto en disímiles dimensiones de la vida. Un proyecto de gran integralidad que no fronteriza su espacio para la creación ni la versatilidad de sus propuestas.

Desde el stand que acoge a esta familia de creadores en la Estación Cultural de Línea y 1 -en ocasión de la Feria Nacional de Artesanía- el director general del proyecto, Carlos Ariel Candelario, recorre a grandes pasos con Cubadebate el camino andado por LASA desde su fundación.

Según cuenta, el proyecto se desarrolló, se lanzó, como una herramienta con el propósito de que los artistas pudieran utilizarla para crear sus prácticas artísticas, sobre todo en el espacio público.

“La sede está en San Agustín y, chovinistamente, defendíamos la frase: primero mi barrio, después los demás. Entonces, todo artista que quisiera utilizar la herramienta LASA tenía que hacer sus prácticas artísticas primero en San Agustín. Así el barrio se beneficiaba con arte de buena calidad y luego podía exhibirlo en otros sitios. Así era como producíamos su trabajo…”.

Siete artistas fueron, para suerte nuestra, los responsables de esta propuesta nacida de muchas manos y talentos. Hoy son más de 290 los trabajadores que, desde distintas disciplinas, continúan ampliando su horizonte creativo: 44 artistas, además de ingenieros, diseñadores, curadores, albañiles, economistas, carpinteros y otros, que cubren prácticamente todo tipo de oficios.

Con la experticia y las motivaciones de su participación en todas las ediciones de la Bienal de La Habana y en todas las formas posibles -incluso en calidad de sponsors-, el proyecto es un hervidero constante de ideas, de maneras de plantearse las necesidades de la gente y transformarlas en ofertas de soluciones. Un taller en permanente ebullición.

Durante este trayecto, Candelario refiere la fortaleza de invitar y contar con artistas y personas de diferente formación, incluyendo científicos, para imprimirle nuevas perspectivas y aportes a las ideas que se cuecen: “gente que ha venido a LASA sin ser necesariamente graduado de arte, pero sí necesariamente artistas por dentro”.

A la motivación para la convergencia de nuevos proyectos dentro de Laboratorio Artístico de San Agustín, le sigue la asistencia para cosechar buenos frutos colectivos.

“Ante la situación difícil derivada de la COVID-19, nos pareció interesante cómo, desde nuestro saber, podíamos ayudar. A mí, en lo personal, me molestaba mucho que cada vez que quería buscar algo tenía que ir a Revolico, así decidimos crear una plataforma electrónica para que el pueblo cubano pudiera encontrar ahí eventualmente, a priori y de forma muy modesta, la satisfacción a algunas de sus necesidades”, comenta el artista líder de LASA.

“Cuando comenzamos lo hicimos con una tienda y ahora contamos con un centro comercial electrónico, que es lo que estamos proponiendo y se llama AlcanSan. Aquí lo que ustedes están viendo hoy es la primera tienda virtual:

AlgoMásQueArte. Pero va a haber una tienda donde van a encontrar productos agropecuarios, que vamos a cultivar y a producir nosotros mismos en la tierra que nos dieron para ello. De esos productos, vamos a procesar varios para elaborar comidas que la gente podrá comprar en restaurantes. Así le damos empleo a personas que están en el barrio y no tienen trabajo, y ser llevaría a las casas mediante el servicio a domicilio”.

Sin embargo, la oferta no se queda ahí. También han concebido producciones textiles para las cuales han previsto la adquisición de máquinas de coser para que las personas puedan trabajar desde su propia casa, facilitándoles debidamente los tejidos.

Equipo de LASA trabajando en AlcanSan. Foto: Cortesía de LASA.

“Tratamos de cubrir necesidades imperiosas: hay que comer y no se puede andar desnudo, y además se tiene que dormir en algún lado. Resumimos estas cosas para entonces generar la satisfacción de necesidades básicas, sin que requirieran que el país deba importar soluciones desde fuera, sino producirlas nosotros mismos”.

Ese desafío productivo tiene expresión directa en otro reto a la hora de la comercialización. ¿Cómo lograr que los productos fueran baratos, accesibles para el pueblo? “Quisimos pensar en ese maestro, en ese doctor o enfermera…, entonces la única forma era crear un sistema capaz de lograr que los precios de producción fueran bajos”.

Al tratarse de pequeñas producciones, lo cual propicia el abaratamiento de los costos de producción, le pidieron a los proveedores, artesanos y artistas el suministro de una cierta cantidad todos los meses por espacio de dos años. De tal suerte, lograron hilvanar la garantía de un contrato de trabajo seguro y sostenido en un lapso significativo de tiempo (así como la consiguiente estabilidad mensual de ingresos) con respuesta productiva a demandas concretas de la población.

Además, de cara a la contratación comercial con el Fondo Cubano de Bienes Culturales –entidad que los representa-, el margen definido les permitía llegar a un número final que todavía seguía siendo accesible y atractivo al bolsillo familiar.

AlgoMásQueArte tiene su norte en mejorar la calidad y el ambiente del hogar cubano, gracias a un catálogo de servicios de diseño de interiores y exteriores, restauración, rehabilitación y de productos utilitarios artesanales en madera y metal, que responden a variadas preferencias estéticas contemporáneas.

Para su adquisición, ofrece la posibilidad de pasarelas de pago nacionales (Enzona y Transfermóvil) que permiten concretar entregas a domicilios en la capital cubana, al tiempo que da la oportunidad a clientes foráneos de beneficiarse de sus productos y servicios desde el exterior a través de pasarelas de pagos internacionales.

Atrévete al Cambio es el eslogan que mueve a AlgoMásQueArte y deviene el quid de su invitación, tanto a la renovación del ambiente del hogar en su calidad de entorno más íntimo, como a la experiencia de una plataforma comercial mucho más cómoda y en sintonía con el mercado moderno.

Acerca de las nuevas proyecciones en la mira de LASA, Candelario adelanta algunas metas que prevén alcanzar en negociación con el Banco: la facilidad de un crédito de consumo, mediante el cual el banco compra por el cliente y luego se lo descuenta a este del salario u otra vía de ingreso convenida a estos efectos. “Eso sería muy bueno para que mayor número de personas pudieran aspirar a muchas más cosas”, valora.

“En el mundo en que nos estamos presentando esto es muy complicado, teníamos el paradigma de TuEnvío y no podíamos caer en ciertas distorsiones. Teníamos que hacerlo mejor, despacito. Llevamos solo seis meses trabajando, pero duro. Ha costado mucho sacrificio, muchas peleas con los absurdos, cosas que no tienen sentido, pero los hemos ido venciendo uno a uno, en eso nos caracterizamos. No nos gusta saltar obstáculos, nos gusta eliminarlos. Y así los que vengan atrás ya no tendrán que saltarlos tampoco, ni sortearlos”, dice el artista.

Equipo de LASA trabajando en AlcanSan. Foto: Cortesía de LASA.

“Llegar a este punto ha sido limpiar camino para el que venga detrás y ahora lo puede hacer. Esta tienda, va significar eso, va a significar la apertura a nuevos creadores para que puedan tener su tienda electrónica y, también, más ofertas para que la población tenga acceso a ellas”.

Cubadebate conoció -de primera mano- la buena nueva del lanzamiento, a finales de noviembre del año próximo, del Primer Festival de Cine de 16 milímetros, que tendrá concreción experimental en San Agustín. Artistas de gran renombre, cubanos y extranjeros, llegarán a allí a hacer sus prácticas en 16 milímetros.

Una señal de que en ese Laboratorio no hay margen para el cansancio, siempre hay algún proyecto “en el horno”; alguna iniciativa para sorprendernos desde cualquiera de sus prismas. Junio de 2010 marcó a LASA con un merecido reconocimiento: el Premio Nacional de Curaduría concedido por el Consejo Nacional de las Artes Plásticas de Cuba. No obstante el arte que los circunda y los mueve, sus integrantes no se autodefinen exclusivamente como “un grupo de creadores dedicado a la cultura, sino también y, sobre todo, un equipo de emprendedores que confía en que el emprendimiento sustente al arte, y este, a su vez, nutra el emprendimiento”, coinciden ellos.

“Como política tratamos de ser lo más autosuficientes para un barrio, si podemos darle casi todo, es mejor, van muchas más personas”, insiste Candelario.

En esta Feria Nacional de Artesanía, que extenderá su edición habanera hasta el 28 de diciembre, igual de variadas son las actividades diseñadas por los artífices y motores de este proyecto de altísimo impacto cultural y económico, así como de profunda sensibilidad social y artística. Concursos, intercambios de saberes, interacción desde las redes sociales, premiaciones, entre otras opciones, podrán ser disfrutados en esta oportunidad.

Tratando de acercarnos a LASA sin el estigma y las camisas de fuerza que implican las etiquetas, el artista sostiene: “Muchas veces este proyecto lo ven como algo sociocultural, comunitario y yo me cansé tanto de luchar con los términos. El hecho de estar en una comunidad no nos hace simplemente un proyecto comunitario. Es mucho más grande que un término, somos más globales y tratamos de llegar a más personas; ahora sí: somos chovinistas, primero, mi barrio…”. Pero va más allá, no se circunscribe a un espacio, a un lugar de concurrencia o a un apellido de ocasión para un proyecto integral e integrador desde la multiplicidad misma de miradas y soportes que propone y los ámbitos en los que interviene.

LASA, podría decirse, es un modo de sentir el arte y un camino para experimentar, un taller de inquietudes artísticas, una plataforma de colaboración para “cocinar” propuestas novedosas y creativas de soluciones. Un espacio desde el arte con el concurso de múltiples oficios y saberes, siempre ávido de (re)descubrir senderos. Una manera de asumir la vida desde el sentido consciente del movimiento que conduce al cambio, y del cambio que nos acerca más a esa sociedad proyectada en nuestro estado de deseo.

Quizás la esa esencia transformadora de ese grupo de creación artística, enemigo del quietismo, se resuma de modo más fácil en la razón misma que arrancó a Candelario de su diálogo íntimo con un lienzo: “Intento, desde las prácticas artísticas que tengo, llegar a diferentes ángulos, no quedarme solo. Por eso involucro gente, no me gusta trabajar a solas. Fue así que me separé de la galería, de estar encerrado solo con el lienzo. La vida es más que eso”.

LASA es, ante los ojos de quienes lo miramos con el encanto de la afortunada primera vez, una gran familia que –aun enclavada en una comunidad- habita un espacio mayor en el imaginario cultural de un país. La familia que vive, trabaja, sueña y construye al abrigo de cuatro letras que salvan.

LASA , proyecto de gran integralidad y que acapara público. Foto: Cubadebate.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raúl dijo:

    Interesante proyecto. No se rindan en su empeño. Le auguro muchos exitos

  • carmen gutierrez dijo:

    soy testigo de los múltiples resultados de ese colectivo, realmente ha sido trabajo de grupo, LASA es una familia y fiel a su comunidad, integra creación, arte e ingenio, sigan así, exitos y felicidades en el nuevo año.

  • manolin dijo:

    buen proyecto, esforzado sobre todo. mis saludos a Orelvis

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Suñol Robles

Jorge Suñol Robles

Gestor de Redes Sociales en Cubadebate. Licenciado en Periodismo de la Universidad de Holguín en 2018. Contacto: jorge@cubadebate.cu En twitter: @jsrobles94

Sheyla Delgado Guerra Di Silvestrelli

Sheyla Delgado Guerra Di Silvestrelli

Periodista. Graduada en la Universidad de Camagüey "Ignacio Agramonte Loynaz" (2011). Periodista del diario Granma (2011-2016), de La Jiribilla y Cubaliteraria (2017-2018) y columnista en Cubainformación. Fue Consultora de Comunicaciones en la Oficina de la FAO en Cuba (2018).

Vea también