Imprimir
Inicio » Especiales, Medio Ambiente  »

Megaincendios en la costa oeste de EEUU: “Si no creen en el cambio climático, vengan a California”

| 10 |

El humo proveniente de incendios forestales es visible en Pasadena, California, este sábado 12 de septiembre de 2020. Foto: AP.Varios megaincendios incineran más de un millón de hectáreas. Millones de residentes están asfixiados por el aire tóxico. Apagones continuos y olas de calor con temperaturas altísimas. El cambio climático, en palabras de un científico, le está dando una bofetada a California.

La crisis que enfrenta el estado más poblado de Estados Unidos es algo más que una mera acumulación de catástrofes individuales. También es un ejemplo de algo que les ha preocupado a los expertos del clima desde hace mucho, pero que pocos esperaban ver tan pronto: un efecto en cascada en el que una serie de desastres coinciden y se detonan o amplifican entre sí.

“Se están cayendo las piezas de dominó como los estadounidenses nunca se habían imaginado”, dijo Roy Wright, quien dirigió programas de resiliencia en la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) hasta 2018 y creció en Vacaville, California, cerca de uno de los incendios más grandes de este año. “Es apocalíptico”.

Lo mismo se podría decir de toda la costa oeste del país esta semana, hasta Washington y Oregón, donde los pueblos se vieron diezmados por el fuego mientras los bomberos combatían al límite de sus capacidades.

Las crisis simultáneas de California son un ejemplo de cómo funciona la reacción en cadena. Un verano sofocante derivó en condiciones de sequía que jamás se habían experimentado. La aridez ayudó a que los incendios forestales de la temporada fueran los más grandes que se hayan registrado. Seis de los 20 incendios forestales más grandes en la historia moderna de California han sucedido este año.

Si el cambio climático era un concepto abstracto hace una década, en la actualidad es demasiado real para los californianos. Los intensos incendios forestales no solo están desplazando a miles de personas de sus hogares, sino que están provocando que químicos peligrosos se filtren en el agua potable. Las advertencias sobre el calor excesivo y el aire asfixiante lleno de humo han amenazado la salud de personas que ya están batallando durante la pandemia.

Además, la amenaza de más incendios forestales ha hecho que las aseguradoras cancelen las pólizas de los propietarios de las viviendas y que los principales proveedores de servicios públicos del estado corten el suministro de electricidad para decenas de miles de personas con fines preventivos.

“Si no creen en el cambio climático, vengan a California”, dijo el gobernador Gavin Newsom el mes pasado.

Los funcionarios se han preocupado por los eventuales desastres en cascada. Pero no pensaron que comenzarían tan pronto.

“Solíamos preocuparnos por un peligro natural a la vez”, dijo Alice Hill, investigadora principal del Consejo de Relaciones Exteriores que supervisó la planificación de la resiliencia en el Consejo de Seguridad Nacional durante la administración Obama. “Pero la aceleración de los impactos climáticos ha sucedido más rápido de lo que esperábamos”.

Los climatólogos argumentan que el mecanismo detrás de la crisis de incendios forestales es simple: el comportamiento humano, sobre todo la quema de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo, ha liberado gases de efecto invernadero que elevan las temperaturas, lo cual seca los bosques y los predispone a incendiarse.

Mark Harvey, quien fue director sénior de resiliencia en el Consejo de Seguridad Nacional hasta enero, dijo que al gobierno se le ha dificultado prepararse para situaciones como las que se están viviendo en California.

“El gobierno tiene un desempeño muy muy deficiente en cuanto a los efectos en cadena”, afirmó Harvey. “La mayoría de nuestros sistemas están diseñados para lidiar con un problema a la vez”.

De cierto modo, los incendios forestales que han sucedido en California durante este año llevan décadas gestándose. Una sequía prolongada que terminó en 2017 fue una de las principales causas de muerte de 163 millones de árboles en los bosques de California en la última década, según el Servicio Forestal de Estados Unidos. Uno de los incendios que se propagó con más velocidad este año devastó los bosques que tenían la concentración más alta de árboles muertos, al sur del Parque Nacional de Yosemite.

Más al norte, el Bear Fire (incendio del oso) se convirtió en el décimo incendio más grande en la historia de California, pues arrasó con la impactante cantidad de 93.077 hectáreas en un periodo de 24 horas.

“Es realmente impresionante ver la cantidad de incendios enormes y destructivos que se propagan con tanta rapidez y suceden al mismo tiempo”, dijo Daniel Swain, climatólogo del Instituto del Medioambiente y Sustentabilidad en la Universidad de California en Los Ángeles. “He hablado con casi treinta expertos en incendios y climatología en las últimas 48 horas, y casi todos se han quedado sin palabras. Sin duda, no se ha vivido algo de esta magnitud en los últimos tiempos”.

Mientras las autoridades estatales se movilizan para lidiar con las amenazas inmediatas, los incendios también dejarán a California con problemas difíciles y costosos a largo plazo, desde los efectos de inhalar humo hasta el daño a los sistemas de agua potable.

El humo proveniente de un incendio forestal puede ser mortal, en el peor de los casos, sobre todo para las personas mayores. Hay estudios que demuestran que cuando llegan las olas de calor, la tasa de hospitalizaciones se eleva, y los pacientes experimentan problemas respiratorios, paros cardiacos y derrames cerebrales.

La pandemia de coronavirus añade una nueva capa de riesgo a una situación que de por sí es peligrosa. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han emitido comunicados que advierten que las personas con COVID-19 corren mayor riesgo de resultar afectadas por el humo de los incendios forestales durante la pandemia.

“Cuanto más tiempo dure el aire contaminado en California, más preocupaciones tendremos por los efectos adversos en la salud”, comentó John Balmes, vocero de la Asociación Americana del Pulmón y profesor de Medicina en la Universidad de California, campus San Francisco.

(Tomado de The New York Times)

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Zurdo dijo:

    Y trump que dice de todo esto que está ocurriendo?

  • Agradecido dijo:

    Si no creen en cambio climático vengan a California ,sobran los comentarios.

  • Emigdio dijo:

    Y llegará el día, si no se toma conciencia, que uno y otros sufriremos las consecuencias del daño causado, aún hay oportunidad de revertirlo todo, no perdamos más tiempo.

  • Yunismar Cantillo Hernández dijo:

    Cuidemos el medioambiente para poder sobrevivir

  • Hugo Ernesto Gálvez Olmo. dijo:

    Porqué la humanidad no busca una solución dentro del marco del sistema capitalista, si existiera que alguien me diga, no es que quiero que el sistema capitalista desaparezca, quiero que no desaparezca la humanidad, quiero que los intereses individuales no se vean dañados por una idea que persigue el bien para todos.

  • cubanita 2021 dijo:

    Nadie escucha, el hombre se a condenado el mismo a una desaparición inminente al destruir nuestro propio habitad.

  • CARLOS GOMEZ VAZQUEZ dijo:

    QUE INVITEN A CALIFORNIA A TRUMP PARA QUE DANCE EN MEDIO DE LAS LLAMAS PARA VER SI AHORA SI CREE EN EL CAMBIO CLIMATICO.

  • isa 2020 dijo:

    ?¿Qué le pasa a la naturaleza?
    En estos tiempos todos estamos muy preocupados por todas las cosas que están pasando: pandemias, huracanes, terremotos, en fin. Parece que la naturaleza está molesta con la humanidad. Si vamos al inicio de los tiempos las escrituras nos revelan que al inicio de la creación ella funcionaba en perfecta armonía, no se veían los desastres que hay ahora. Al desobedecer a Dios los primeros seres humanos las cosas cambiaron mucho no solo dentro de ellos sino también en la propia naturaleza, ella tuvo que cambiar para revelar que ya las cosas no estaban nada bien. Gracias al sacrificio de Jesús para los que acepten que Él pagó en su lugar no hay condenación y a través de la fe en ÉL somos transformados poco a poco. La biblia dice que en Cristo de restauraran TODAS LAS COSAS que ahora están torcidas, habla de una Tierra diferente, nueva, transformada que se va a levantar en el futuro cuando este mundo termine donde los inquilinos seremos los que hallamos aceptado a Jesús. Pero antes de que eso ocurra vendrán SEÑALES que son lo que vemos ahora además de guerras, hambre, muerte, etc, pero eso no quiere decir que por alguna de estas razones llegará el fin, esas son las señales, ese momento va a ser completamente sorpresivo, mientras tanto la naturaleza está clamando ser transformada, restaurada y lo expresa con todas esas manifestaciones para así también darnos un aviso antes de que sea demasiado tarde

  • Geremy dijo:

    Y aun con esto y mas, habra grupos, sobre todo de derecha y ultra derecha principalmente de EEUU que diran que el cambio climatico no existe y que es un invento de los democratas,socialistas,comunistas,movimientos ecologista,ambientalistas y sabe dios quien mas, aparte del hecho de que el sector de los hidrocarburos es el que mayores ingresos genera en todo el mundo,por lo que la solucion pienso que esta todavia lejos.

  • Gelvis dijo:

    El hombre fue a California y dijo que era el resultado de un mal manejo forestal. No le importa ni su propia gente, es un destructor.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también