Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Conflictos tras una belleza impuesta

| 39 |

Muchas mujeres ceden a la presión que supone alcanzar “la imagen perfecta” y atentan contra sus cuerpos para lucir más delgadas, sensuales o jóvenes. Imagen: Mejor con Salud.

Están en todas partes: programas de televisión, revistas, pasarelas, cines, redes sociales, anuncios. Son casi siempre altas, delgadas, blancas, de pelo lacio y labios carnosos. Tienen cinturas estrechas, caderas amplias y senos llamativos. Su piel brilla y no hay, en ningún sitio, manchas, arrugas o grietas. Son bellas, perfectas, sensuales… O al menos, eso nos cuentan.

Así son las mujeres hermosas, dicen. Así les gustan a los hombres, triunfan en la vida y consiguen mejores empleos. Se vuelven madres y llegan a los cincuenta sin que su aspecto varíe, sin ganar peso o arrugas, sin perder curvas. No es fácil, repiten, ellas se esfuerzan para ser siempre “ideales”. Y parecen burlarse: “si ellas pueden, ¿por qué tú no?”.

El problema con estas mujeres es que están en todas partes, menos en la realidad concreta. Fuera de los medios de comunicación, de la publicidad y de los escenarios, solo un porcentaje pequeño de la población tiene las condiciones genéticas para cumplir con tales parámetros.

En la vida real hay mujeres flacas y gordas, blancas y negras, de pelo rizo y lacio, con cuerpos “de escándalo” y sin ellos, y así, muchas, muchas más. Todas son, a su modo, hermosas. Aunque la cultura patriarcal heredada insista en contar otra cosa. Porque la sociedad moderna occidental impone una y otra vez patrones de belleza estereotipados, pero sus medios casi nunca cuentan que detrás de las mujeres perfectas suelen haber dietas extremas, trastornos de la conducta alimentaria, cirugías innecesarias o retoques de Photoshop para eliminar defectos.

La belleza que nos venden

La idea de un cuerpo perfecto no llegó con los tiempos modernos ni es la misma en todas las regiones. Cada cultura, a lo largo de los años, ha definido en función de sus circunstancias su propio ideal de belleza. De hecho, algunos estudios relacionan estos patrones con la calidad de vida en cada sitio. En occidente, por ejemplo, se consideran hermosas la elegancia y la delgadez. Mientras, en algunas zonas del continente africano, se privilegian la redondez y otros indicadores de plenitud.

Sin embargo, la industria de belleza occidental, globalización y consumo mediante, consiguió que el modelo femenino ideal más aceptado en el siglo XXI sea el que llega a la “casi perfección”: delgado y saludable, con curvas, pechos y cadera voluminosos, pero no excesivos y con vientre plano.

Estas construcciones estereotipadas intentan marcar cómo deben lucir y comportarse las mujeres. También, en menor medida, los hombres. Y consiguen que muchos emprendan una lucha contra sí mismos para intentar “encajar”.

Según la antropóloga española Mari Luz Esteban, en las mujeres es más frecuente el hábito de regular la alimentación. Mientras, los hombres se centran en el deporte para tratar de conseguir el físico ideal. Ellas apuestan por el control del peso y ellos intentan mantener un físico musculoso, en coherencia con los patrones definidos para cada caso.

Sin embargo, en sociedades históricamente dominadas por hombres, la presión social para alcanzar la belleza impuesta es mucho mayor en las mujeres. Los cánones de belleza se convierten en otro instrumento de control de una cultura machista que insiste en subordinarlas.

Según la investigadora estadounidense Naomi Wolf, la industria de belleza femenina es empleada como arma política contra el avance de las mujeres. Explica que la idea de poseer la belleza femenina es una estrategia que utiliza el patriarcado para mantenerlas preocupadas por su aspecto y no por otros problemas como, por ejemplo, sus posibilidades de éxito en el mundo laboral.

En esa línea de pensamiento, la cineasta española Nadia Martín asegura que “el patriarcado y el capitalismo son excelentes aliados a los que no les interesa que tengamos autoestima, porque si las mujeres amáramos nuestros cuerpos tal y como son, las industrias se irían al garete”.

Esta expresión de control alcanza niveles mucho más palpables cuando, cada vez con más frecuencia, la belleza se convierte en requisito profesional para trabajar en sectores como la televisión y los puestos de atención al público. Sin ir muy lejos, durante los últimos meses, varios negocios privados cubanos han estado en el centro del debate público por exigir “buena presencia física” al contratar a sus empleadas.

Como consecuencia de estas, y de otras exigencias culturales y sociales, muchas mujeres ceden a la presión que supone alcanzar “la imagen perfecta”. Buscando encajar, atentan contra sus cuerpos para lucir más delgadas, sensuales o jóvenes. El problema, vale la pena aclarar, no radica en bajar de peso para tener mejor salud o modificar la apariencia para satisfacerse a uno mismo. El asunto está en distinguir la estrecha línea entre los objetivos propios y la necesidad, pocas veces sana, de cumplir exigencias de la moda o de los demás, para encajar en un patrón que, a la larga, domina.

Cirugías estéticas: Polémicas del cambio

El fracaso en la búsqueda del “cuerpo perfecto” suele dejar en quienes lo sufren más de un efecto nocivo, incluso problemas de salud. La baja autoestima y la insatisfacción corporal son frecuentes en estas situaciones.

En otros casos, las personas recurren a operaciones de cirugía estética para modificar aquellos aspectos con los que están inconformes. La industria de la moda posiciona cuerpos tan perfectos, que es prácticamente imposible alcanzarlos en condiciones normales. La mesa de operaciones suele ser una salida, muchas veces innecesaria y con más de un riesgo.

Según la American Society of Plastic Surgeons (ASPS), este tipo de cirugías han aumentadodurante los últimos años, con las mujeres como mayores consumidoras. En la década de los 90, la intervención preferida era el aumento de mamas. Actualmente, sin embargo, la liposucción ocupa el primer lugar. La evolución de las preferencias está en coherencia con el cambio producido en el ideal estético femenino. Al fin y al cabo, la delgadez es hoy su característica principal.

En paralelo, según el cirujano español Moisés Martín Anaya, los filtros que actualmente incorporan muchas aplicaciones de fotografía móviles inducen el deseo de retoques estéticos. Los filtros de las selfies mejoran nuestro rostro haciéndonos más fina la cara, más carnosos nuestros labios, más grandes los ojos… por lo que muchas personas acuden a los centros de estética con esas fotos en las que aparecen tal y como les gustaría ser, explica.

La polémica en torno al uso de la cirugía estética para perfeccionar la apariencia física está aún inconclusa. Los más críticos sostienen que, para vender el producto, las industrias médicas lo pintan como la solución para la “plena felicidad”, sin hacer énfasis en todos los riesgos que implican. Otros, más comedidos, apuntan que la búsqueda de la belleza, más allá de lo superficial, puede ser garantía también de salud emocional, estabilidad psicológica, alta autoestima y bienestar general.

Una vez más el asunto parece definirse en el equilibrio entre necesidades y riesgos. Los objetivos de la persona que busca este tipo de procedimientos deberían estar siempre relacionados con sus intereses y no mediados por un estándar impuesto por la moda.

En Cuba, según datos divulgados en el Segundo Congreso de la Sociedad Cubana de Cirugía Plástica y Caumatología, desde 2001 hasta 2016 se realizaron 309 mil 469 cirugías plásticas, de las cuales la mayoría (200 mil 508) fueron estéticas, y las demás reconstructivas.

En coherencia con el resto del mundo, se produjo un considerable incremento cada año a partir de 2011. Aunque no contamos con cifras más recientes, expertos en el campo confirman que cada vez crece más el número de personas que acuden o necesitan de esta especialidad.

Sin embargo, los cirujanos cubanos insisten en marcar límites a la hora de utilizar estos procedimientos. No por gusto las personas que solicitan intervenciones estéticas pasan antes por una evaluación psicológica profunda para ser declarados aptos.

Según el doctor Ariel Castellanos Prada, del Hospital Hermanos Ameijeiras, la especialidad en cirugía estética “es un complemento para mejorar la calidad de vida de las personas, por lo que no suple en modo alguno los hábitos saludables como una buena alimentación, evitar los hábitos tóxicos o la práctica frecuente de ejercicio físico. De hecho, muchas veces no es necesaria nuestra intervención o disminuye la magnitud de la misma, con resultados muy superiores”.

Si eres delgada… ¿eres más bonita?

Un punto clave en el patrón de belleza impuesto por la cultura occidental tiene que ver con el control del peso. Miles de mujeres viven pendientes de qué, cuánto y cómo comer para “estar en la línea”. No buscan mantener una alimentación saludable y equilibrada, les preocupa lo que engorda y lo que no. Les repiten una y otra vez que las libras de más no son atractivas.

La obsesión por la comida, las dietas y los ejercicios muchas veces desemboca en Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), con consecuencias bien complejas para la salud. Según investigaciones globales, el 90 por ciento de las personas que padecen algún trastorno alimenticio son mujeres. Además, estos padecimientos son más frecuentes entre adolescentes y jóvenes, quienes buscan construir la propia identidad, ser aceptadas y son más vulnerables al bombardeo mediático.

El doctor Alberto Quirantes, especialista en endocrinología del Hospital Salvador Allende, explica a Cubadebate que los TCA son enfermedades mentales graves que se caracterizan por una conducta alterada frente a la ingesta alimentaria o la aparición de conductas para controlar el peso.

Los más frecuentes son la anorexia y la bulimia nerviosas, aunque también existen los trastornos evitativos de la ingesta y por atracones. En el caso de la anorexia, las personas sienten miedo a engordar, por lo que restringen excesivamente su alimentación y bajan significativamente de peso. Mientras, quienes padecen de bulimia, presentan episodios recurrentes de ingesta compulsiva de comida y luego intentan compensarlos con el vómito autoprovocado, el ejercicio excesivo, el ayuno o el uso de laxantes, diuréticos u otros medicamentos.

Además del déficit nutricional, estás enfermedades pueden provocar dificultades cardíacas, baja presión arterial, mareos, fragilidad en el cabello y en las uñas, trastornos en la piel, desmayos, problemas del aparato digestivo, retardo en el crecimiento, entre otros. Las relaciones sociales de chicas con anorexia y bulimia nerviosas también se dificultan mucho.

Según el doctor Quirantes, más allá de la influencia sociocultural, en su desarrollo están implicadas razones biológicas y psicológicas; enumera entre los factores individuales la predisposición genética, ciertos rasgos psicológicos, la baja autoestima y la obesidad. La existencia de un ambiente familiar desestructurado o sobreprotector y una educación deficiente en este ámbito, también pueden influir.

Sin embargo, reconoce, son decisivos factores sociales como el modelo de belleza imperante que premia el aspecto físico por encima de otros valores, la presión social respecto la imagen desde los medios de comunicación y otros espacios, y la especialización en determinados deportes o profesiones.

Por tanto, para atender este tipo de trastornos resulta vital una colaboración multidisciplinar que parta de normalizar el peso, restaurar un estado nutricional y tratar las complicaciones físicas, pero también corrija las alteraciones de la imagen corporal, normalice las relaciones familiares y mejore la autoestima y la adaptación social en general, explica Quirantes.

Cuba no está al margen de estos asuntos. Según ha explicado el doctor Wilfredo Pérez, jefe del servicio de psicología del Hospital Hermanos Ameijeiras, aunque los casos de anorexia y bulimia nerviosas se encuentran con mayor frecuencia en adolescentes de países desarrollados y con buena posición económica; la Isla no escapa al fenómeno, a pesar de que su prevalencia sea baja.

Hablar de trastornos alimenticios, cirugías estéticas, baja autoestima y, sobre todo, de la imposición de patrones de belleza como parte de sus causas, es también vital en este archipiélago del Caribe. Urge construir referentes de mujeres y hombres que sean más igualitarios, que compitan con las visiones estereotipadas exportadas o formadas a la sazón de nuestros micromachismos.

Si en los medios de comunicación está parte del problema, también puede estar parte de la solución. Para validar la diversidad corporal y promover una visión más sana de la imagen femenina, urge unir sus esfuerzos con los de la familia, la escuela, los especialistas de la salud y otros actores.

Es difícil escapar de la belleza impuesta. Casi todas las personas, alguna vez, hemos sufrido sus consecuencias. No se trata de no preocuparnos por nuestra apariencia, salud e higiene, sino de promover una cultura de aceptación de la diversidad. Porque la belleza, si finalmente existe, está en lo diferente.

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Evaldo Morejon Labrada dijo:

    La bellesa no cabe duba que esta por dentro todo lo demas es es pagina en blanco es un engaňo aunque a la vista sea agradable lo natural es bellesa es amor

    • GVH dijo:

      TIRALE UN DE RAYO X.

    • Tito23 dijo:

      Y para que sea total, póngale "Z" a la belleza, por favor...

    • Cadillac dijo:

      Si, pero como nos gusta la página en blanco

    • InDesigner dijo:

      Creo que a la autora se le olvidó decir que este mundo es dominado exactamente por mujeres y gays.

  • Arturo Brito dijo:

    Espectacular artículo. Muy necesario. Es deprimente ver cómo desde la apertura del acceso a Internet en el país y la consecuente infiltración de las redes sociales se ha venido arriba una avalancha de tendencias y modas vanales que si bien no mejoran la calidad humana tamnien empobrecen la inteligencia emocional de las personas, en especial los adolescente jóvenes de una sociedad muy diferente a la desde la cual emergen esas informaciones e imposiciones pseudoculturales. Las cuales más que la "felicidad ideal" lo que persigue es el beneficio netamente económico para quienes proyectan ese rollo engañoso y discriminante. Gracias por este artículo. Ojalá llegue a manos de quien los necesitan. La información es poder. Y el poder es libertad.

    • Gamora dijo:

      iba a opinar pero usted lo ha dicho ya.

  • ali dijo:

    No estoy de acuerdo con hábitos alimenticios mal sanos,ccomo esos que llevan a las personas a padecer bulia o anorexia.Pero seamos realistas, la obesidad más que estéticamente poco atractivo es una enfermedad. ¿Que acaso están impulsadon a las personas que coman sin control hasta enfermar porque no importa como te veas? No es los canones, tampoco hay que pasar con eso de las cirugías y el ejercicio,pero el cerebro humano es capaz lo que es bello o no aun sin tener en cuenta esos cánones de belleza. Creo que debieron enfatizar que lo importante es estar feliz cómo somos y tratar de cultivar una personalidad hermosa en el interior porque alfin eso es lo que quedará.

    • Arturo Brito dijo:

      En todo el artículo no vi una sola insitación a malos hábitos alimenticios que lleven a la obesidad. El contexto es otro. La idea central estuvo en criticar la formación de patrones impuestos de belleza que provoquen comportamientos enfermizos. No en alentar a la población a que coma lo que quiera (que además en este país desgraciadamente es imposible). Saludos.

      • lisa dijo:

        Le devuelvo sus palabras en "este país desgraciadamente es imposible" llevar patrones de belleza estereotipados, comer lo que uno quiera o simplemente comer sano.

    • ramon dijo:

      Relea lo que dice el artículo:

      El problema, vale la pena aclarar, no radica en bajar de peso para tener mejor salud o modificar la apariencia para satisfacerse a uno mismo. El asunto está en distinguir la estrecha línea entre los objetivos propios y la necesidad, pocas veces sana, de cumplir exigencias de la moda o de los demás, para encajar en un patrón que, a la larga, domina.

  • Rai dijo:

    En fin, que los galanes de telenovela, apuestos, millonarios y espías secretos son un modelo alcanzable para todo hombre...

  • Ary dijo:

    Muy buen artículo, Ania. Creo que en este caso es fundamental la familia, en especial los padres, que te enseñen a amarte desde pequeña y aceptar cada rasgo de tu cuerpo. Eso construye confianza y autoestima.

  • Alheli dijo:

    Creo que el articulo estaria mas completo, haciendo referencia a que en los ultimos años la propia presion de las mujeres, con el apoyo de muchas figuras publicas, ha logrado avances en cuanto a una mayor inclusividad en la representacion artistica y publicitaria femenina. La mayor parte de las casas de alta costura exigen a sus modelos ser mayores de edad y contar con un indice de masa corporal minimo que excluya la posibilidad de un desorden alimenticio. Hace un tiempo atras, era impensable que una mujer que pesara 200 libras pudiera convertirse en estrella de la musica, modelar en un desfile de moda, o protagonizar una campaña como simbolo de belleza o elegancia. Unas decadas mas atras, casi que lo mismo podia decirse de una persona no caucasica. El arquetipo de mujer sexy en estos momentos ya no es tanto la rubia alta de ojos azules y cara de muneca, sino una morena curvilinea de labios gruesos, tipo criollita de Wilson. En la vida real, el culto masivo a la delgadez que llevo a tantas muertes por anorexia o bulimia en los 90, ha sido desacreditado; y hoy se habla mas de lucir 'saludable' o 'voluptuosa', que de lucir 'delgada'.

  • MarlonRL dijo:

    Y las que tienen implantes de senos y glúteos ¿cómo será cuando tengan +de 70? ¿Podrán restablecer los originales? ¿CÓMO SE VERÁN?

    • Yarilys dijo:

      El implante de seno se sustiuye cada 10 años y en los gluteos ya no se ponen implantes,se hace la transferencia o lipoescultura,que es la grasa de la espalda la quitan y la ponen en los gluteos y queda natural.
      Ya aquí en Cuba se hace,lo que como toda cirugía tiene riesgos ,pero queda bello.

  • Yo dijo:

    Hasta en las tribus más salvajes donde no se conoce la palabra belleza, ni la palabra moda, ni la palabra canon, ni la palabra cosmético, ni mucho menos la palabra machismo, cada cual trata en su tribu de cumplir su papel, las mujeres se esfuerzan por lucir lo que a los del otro sexo le agrada y los hombres se llenan de marcas muy feas en la piel porque eso para las hembras de su grupo social les agrada y le atrae. así que intentar criticar que alguien haga lo imposible por parecer irresistible al sexo opuesto es invidia. Es mi criterio, Ahora Disparen que esto es para debate.

    • El Gallo de Moron dijo:

      Eso es cierto en parte, pues lo criticable es tratar de imponer un patron de belleza...todos no definimos lo bello por iguales atributos....es ahi donde radica lo criticable: en imponer con modas, estilos, modelos un tipo de belleza que no admite otro criterio que no sea ese,.....por ejemplo: prefiero mirar una "gordita" con formas mas o menos, a una "flaquita" anorexica de esas que promueven como criterio de belleza ideal.....mi criterio es que existen tantos patrones de belleza como personas opinando....

    • AlfredoFC dijo:

      Me parece acertado su comentario, amén de que siempre tiene la culpa "la cultura patriarcal heredada". Es como si los hombres solo estuviéramos empeñados en que las mujeres hagan lo que a nosotros nos interesa y ellas nunca tuvieran mente propia. En verdad ya me da risa, pues nada está más lejos de la realidad. A los hombres no nos interesan las estrías, la celulitis, las arrugas o el paso del tiempo. Son las mujeres las que viven obsesionadas con superar a la vecina en cuanto a belleza. Entonces deberían poner que los hombres que se pasan los días en el gimnasio son esclavos de la "cultura matriarcal heredada", pero no; los hombres hacemos lo que queremos mientras nuestras víctimas se tiñen el pelo para agradarnos, jejejeje.

    • Charly dijo:

      Exactamente ... Eso es una cuestión de estética que está en nuestro ADN ... Que se haya potenciado en todos los sentidos es culpa de todos , incluyendo el género femenino .... Hay q quererse uno mismo por lo que es en realidad y quién no se quiera así entonces que haga lo q quiera por verse como desee , no hay nada más invasivo que las operaciones de cambiar de sexo o de hormonas pero si se habla de esto ya sabes ... Te comen el cenesex y demás ....

  • El Gallo de Moron dijo:

    Para Gustos: los colores......creo que por mis venas hay mas sangre de esas regiones africanas a que se refiere el articulo, que "privilegian la redondez y otros indicadores de plenitud".....Pero toda, y cada mujer tiene sus "encantos", unos mas visibles que otros...Es mejor difrutarse como se es fisicamente que sufrirse por ello.....

  • Armando Enrique dijo:

    La culpable de todo esto es la mujer que quiere engatusar al hombre y no sabe que nosotros tenemos muy buen sentido, vista y olfato para escoger a una mujer.

    ERA UN CHISTE para motivar el intercambio de opinión. Hay gordas hermosas, hay flacas sandungueras y hay de todo en esta casa del señor. Lo mismo pasa con los hombres. Pienso que el error que cometemos es querer aparentar algo que no sentimos, por ello al final nos hace daño. La presencia de una persona tiene muchos matices, unos externos, otros internos, pero pienso que lo más importante en una persona es su higiene, su educación y sus valores éticos.

    • Duende dijo:

      Me apunto a su comentario, saludos

  • Roliponce dijo:

    pues a mi me gustan mas gorditas, con esas barriguitas lindas, los sacos de hueso esos que andan por ahí, las regalo!!!, :)

  • Cruz dijo:

    Y que me dicen de las muñecas, flacuchas y pálidas. En Cuba teníamos una fábrica de muñecas Lily, todavía en los 80 se vendían: blancas, negras, mulatas, muy cubanas, nada que envidiarle al estereotipo occidental. Ojalá vuelvan nuestras lindas muñecas y que las niñas cubanas desde pequeña tengan otra imagen de referencia.

  • Alejandro dijo:

    Ania Terrero ,es de los mejores escritts que he leído en Cubadebate.Es muy interesante y educativo pues muestra la manipulación de los medios sobre la belleza femenina.Pienso que esto lo deberían leer muchos hombres para que aprecien mas el valor de la belleza de una mujer.Desgraciadamente vivimos en una sociedad consumista que nos presiona siempre a actuar bajos sus propios intereses, dejando a un lado nuestras ideas y concepción de las cosas.

  • Miguel M dijo:

    La belleza verdadera, eterna, como bien dicen otros foristas, está dentro. Pero los seres humanos muchas veces somos más emotivos que racionales y siempre habrá un patrón de belleza masculino y femenino en cualquier sitio que vayamos y no es extraño que de una u otra forma hombres y mujeres con mayor o menor acento y a veces hasta sin darse cuenta, tienden hacia dichos patrones. Es natural y pasa en África, donde según dicen las prefieren como las modelos de Rubens o a veces con el cuello tan largo como una flauta. Esos patrones se han ido formando y cambiando con los años, en eso influyen los hábitos alimentarios de la época y el lugar y otras cosas. Hasta los animales tienen patrones así y sobran ejemplos de como los machos se esmeran cantando, bailando, transformándose a veces para agradar a la hembra.

    Cierto que hay una cosa que se llama moda, que desde luego es siempre controlada por algunos que viven de eso y como parte de su propuesta están esos patrones exagerados de las modelos. Posiblemente esos modelos sean "preparadas" así para lograr llamar más la atención hacia la ropa que nos tratan de vender. Hacen mucho daño en jovencitas que tratan de imitarlas, eso debe vencerse con más educación. Creo que a los hombres generalmente no nos atraen mucho esas flacuras y creo que la mayoría de las mujeres tratan más de parecerse a Jennifer Lopez que a esas modelos subalimentadas, pero si debemos ayudar a las chicas que caen en esas tentaciones y que a veces es también consecuencia de otros problemas que tienen en el seno de su familia o la sociedad.

    La forma de ayudar, creo que es con la educación, con la participación en los medios de gente cuerda que ponga las cosas en su lugar, pero no diciendo que los patrones de belleza femenino los crea el patriarcado para someter a la mujer. Es una manifestación más de verdadera homofobia (fobia a los hombres), que ya nos ha dado ejemplos aberrantes en algunos países como España.

    Gracias

  • Emeregildo dijo:

    El lindo es lindo la buena está buena, la gorda es gorda y la flaca flaca, de toda la vida no hay misterios, ahora todo es tan estúpido que cansa, que si el patriarcado, la violencia de genero los animalitos el racismo. Mundo de flores.

  • Vivi dijo:

    Considero que las mujeres deberíamos valorarnos mas. En muchas ocasiones se nos acercan hombres por nuestro cuerpo o porque somos lindas y en realidad sólo le gustamos no nos quieren y muchos menos nos aman.
    Aunque el tema de la belleza es polemico y es algo que está ya globalizado. Si debemos llevar una dieta saludable porque la gordura no es salud tampoco se puede obviar eso. Hay miles de enfermedades que son producidas por la obesidad.

    • Armando Enrique dijo:

      Vivi. Usted solo habla sobre las mujeres y no debe olvidar que los hombres sufrimos igualmente esos problemas. Regordos y reflacos con solvencia económica se consideran hombres aceptables. Hombre bonito en short, chancleta y javita culbase haciendo la cola del pan de la bodega, saque usted sus propias conclusiones.

  • VJ dijo:

    No hay mujeres feas, lo que hay es belleza rara...

    • Guaitavó dijo:

      Detrás de su sarcasmo hay una gran verdad: toda mujer tienen algo hermoso.

  • Cadillac dijo:

    Ya las modelos flacas pasaron o están pasando de moda, ahora hay más tendencia hacia la mujer voluptuosa, tipo criollitas de Wilson y las Gordi-buenas que han ganado tremendo terreno.

  • Laura dijo:

    Lamentablemente algunos de los que leyeron este artículo no entendieron nada ni le sacaron una enseñanza, ya que utilizan en sus comentarios términos como “saco de huesos”, o “flaca paliducha”.

    Qué lástima que ni siquiera abogando precisamente por el respeto, la aceptación de la diversidad y la mirada hacia lo interno y no lo externo, muchas personas no reflexionen sobre las palabras que utilizan al referirse a otras personas. Respeten.

  • Alma dijo:

    Todo eso está muy bien, el artículo está bueno. Desde mi punto de vista hay que entender también que hay casos en los que las operaciones estéticas no están marcadas por una apabullante presión social, ni baja autoestima a punto de destruirte, ni un deseo de parecerse a este o aquella celebridad, sino porque una pequeña modificación hará de nuestra imagen una más armónica. Ojo, hablo de pequeños retoques no de operaciones de 360 grados o en masa, que dejan a la persona irreconocible.

  • Elsa Juanita Herrera dijo:

    La belleza interior,se refleja en el exterior, Amor propio, aceptologia total

  • Salems dijo:

    Yo siempre he sido gorda y no vivo ningun complejo por eso me visto a la moda y salgoa caminar la belleza esta por dentro y por fuera es superficial las hay lindas y sin inteligencia, las grandes actrices cubanas son gordas Corina Obelia Odalis Blanca y quien dice que no son bellas

  • Migue dijo:

    Entonces no se debe estimular entrenar en los gimnasios ,ni comer saludable, ni que las mujeres sean femeninas pues son condicionantes de la opresiva cultural patriarcal, la civilización occidental en serio esta decadencia si pensamos de este modo

  • Alberto dijo:

    Sigo sin entender...porque no se ponen de acuerdo.

    Esta bien que un hombre biologicamente hablando se sienta mujer y se opere para sentirse plena....esta mal que una mujer por tal de sentirse plena quiera operarse para tener mas busto...acaso no se basan en un mismo sentir ambos aspectos??? No entiendo.

    Dicen que el patriacado esta detras de la industria cultural occidental del como queremos vernos..pero curioso los mejores reperesentantes de ese patriactado son mujeres y gays..y claro si hacemos comparacion hay brecha de genero...las mujeres modelos ganan mas que los hombres modelos...No entiendo.

    Esta bien y hay que aceptar que una mujer biologica se sienta hombre y por tanto hay que seguirle el rollo....pero si una mujer se siente gorda aunque este extremadamente delgada....pues venga es malo...es anorexica..una enfermedad. No entiendo....acaso no es lo mismo?

    Segundo....nos dicen que hay cuerpos en todas las tallas..pero de seguro...y sin parecer gordofobico, las personas con sobrepeso tienden a tener mas problemas de la salud...entonces hay que alabar el estar asi???....no...yo prefiero alabar un fisico delgado y si..atletico.

    Y por ultimo estan los atributos de las mujeres...que como hombres tan visuales que somos siempre sera un aliciente para fijarnos en ella (sin falta de respeto claro)...esta malo valorizar en alza un cuerpo sensual...no.

    Para mi el problema lo tiene las propias mujeres que no saben como amarse a si mismas...porque yo no soy un cristiano ronaldo...pero muy feliz que soy con mi barriguita incipiente...mis canas...y cualquier otra pocion de fisico que no encaje con lo que seria nuestra perfeccion. Por que si...a nosotros tambien se nos dan moldes...solo que no parecemos absecionarnos tanto con eso.

    En fin...victimismo total.

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ania Terrero

Ania Terrero

Periodista de Cubadebate. Graduada en 2018 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @AniaTerrero

Vea también