Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Roles de género: ¿Y si no basta con salir de la cocina?

| 106 |

Mafalda, el popular personaje de Quino, ha sido una de las principales defensoras de los derechos de la mujer.

El escenario: un consultorio médico. Tras la revisión de rutina a una bebé de casi ocho meses, la doctora preguntó a la joven mamá, casi afirmó: “Me imagino que ahora ya no volverás a trabajar, ¿no? Te vas a quedar en la casa cuidando a la niña”.

La muchacha, sorprendida, pero entre risas, respondió: “Claro que no. En cuanto cumpla el año y camine, ella va para el círculo y yo a trabajar”. La facultativa, con cara de preocupación, ripostó: “Es que en cuanto empiezan en el círculo se enferman por todo. En la casa están más seguros”. La otra, menos risueña, le dijo: “Pues tendrá que coger los anticuerpos…”.

En un intento de broma la especialista suspiró: “Ay chica… con lo buena madre que tú habías salido”. Silencio. ¿Qué se responde a eso? Hay dos verdades implícitas en ese comentario, pensó la joven. Uno: la doctora no estaba segura al principio de que ella sería una buena madre. Dos, en cuanto decida enviar a la niña al círculo, dejará de serlo.

Al parecer, para ser buena madre hay que quedarse en casa, educando y cuidando a los hijos. Como si hubiera un único modelo de maternidad. Como si se tratara otra vez de que el padre provea y la madre crie. Esta es una historia real, cercana, en Cuba. Y significa mucho.

Los estereotipos empiezan temprano

Cuando Aníbal era pequeño, jugaba con muñecas. Las maestras del círculo, preocupadas, mandaron a buscar a su madre. “El niño llega y se pone a jugar a las casitas con las hembras, a lo mejor hay que llevarlo a un psicólogo…”, le dijeron. Mi mamá, asombrada, les respondió: “¿Y qué tiene que ver? Él está acostumbrado a ser el papá de las muñecas de sus hermanas”.

Mi hermano tenía carros, parqueos, robots, herramientas de construcción, trompos… y le encantaban. Pero conmigo y con Amanda, como principales aliadas de juegos, no le quedaba de otra que ser unos días el papá de nuestras casitas y otros el coordinador de las competencias de carros. Cuando llegó al círculo, reprodujo todos esos comportamientos. No entendía ni nunca supo aquello de que había juegos distintos para niñas y niños. No le hacía falta. Era feliz.

Los roles de género son funciones que se asignan a las personas dependiendo del sexo con el que nacen y que, a largo plazo, marcan el modo en que se establecen las relaciones entre hombres y mujeres en la sociedad. Son transmitidos y adquiridos de manera casi inconsciente desde el nacimiento, a través de la familia, la educación, los medios de comunicación y otras vías. Empiezan con aquello de que los niños se visten de azul y las pequeñas de rosado, pero continúan presentándose de diversos modos en cada etapa del crecimiento.

Juguetes asignados por sexo, películas animadas sobre princesas que esperan ansiosas a un príncipe azul que les resuelva la vida, canciones y cuentos infantiles que reproducen sexismos de toda clase… La lista es larga y apenas hablamos de la infancia.

En la adolescencia, muchas veces, a ellos se les enseña que no deben llorar, que los tipos duros no necesitan ser románticos, que mientras más novias tengan más hombre serán, que tienen que trabajar y llevar el dinero a casa. Y a ellas, casi todo lo contrario: que no pueden ser promiscuas porque serán valoradas como menos, que tienen que arreglarse y vestirse para atraer pareja, que hay cánones de belleza que deben cumplir, que, aunque estudien y se conviertan en buenas profesionales, la maternidad debe estar entre sus planes.

Van construyéndose, de a poco, los roles que los marcarán en el futuro y se dibujan bien pronto diseños muy esquemáticos de cómo deben ser y funcionar las relaciones de pareja y de familia. Las personas son influenciadas por formas de actuar, expectativas y obligaciones impuestas por estos roles. Los niños, al llegar a adultos, reproducen lo que consideran normal.

La casa les toca a ellas

Un par de años atrás un piropo me puso a pensar. Un muchacho me dijo que, como yo era tan linda, me daría un lugar en su casa, para que la pusiera bonita y no tuviera que salir a pasar trabajo. Más allá del acoso implícito en aquello, me molestó la esencia del comentario. Para él, mi lugar no estaba en la calle, trabajando y pasando calor, sino cuidando y adornando su casa. Y esto, además, debería ser una especie de privilegio para mí.

Recientemente, desde que soy mamá, más de una vez al pasear sola con mi hija me han gritado comentarios del tipo: “No te preocupes, mi vida, que con una madre como tú a esa niña siempre tendrá un papá que la mantenga”.

No faltarán los que digan que tanto el primero como los otros son “piropos de toda la vida”, “herencia de la cultura dicharachera del cubano”, “una parte esencial de nuestra idiosincrasia”. Pero, además de ser muestras de acoso, detrás de estas “ocurrencias” se esconde una distribución sexista de roles que ha acompañado a la humanidad durante siglos. Las mujeres, señores, estamos para cuidar la casa, para enorgullecer y satisfacer a los hombres, para hacerlos quedar bien. Y ellos, a cambio, nos mantienen a nosotras y a nuestros hijos.

Lo peor de todo es que llevamos años intentando desprendernos de esos estereotipos y tras mucho esfuerzo, solo lo hemos conseguido a medias. Las que nos precedieron lograron salir de las cocinas, comenzaron a conquistar el mundo, se graduaron de ciencias e ingenierías, accedieron a plazas que históricamente estaban destinadas a los hombres, ganaron protagonismo en la política y en los espacios públicos.

En Cuba, por ejemplo, basta con revisar las estadísticas para comprobar que las mujeres han llegado a todos los espacios. Están en el parlamento, en las asambleas del Poder Popular a todos los niveles, en los centros de investigación científica, en las fiscalías, en las universidades, en los medios de prensa… En algunos lugares, incluso, son mayoría.

Sin embargo, mientras ellas salen a compartir profesiones del mundo exterior, muy pocos hombres entran a colaborar en el hogar. El resultado: mujeres con dobles jornadas de trabajo, por el día puertas afuera y por la noche en la casa. Ahora, casi siempre, están obligadas a combinar sus roles tradicionales de madres y amas de casa con las nuevas conquistas profesionales.

En algunos casos más avanzados, donde los hombres han comenzado a compartir los quehaceres domésticos, ellas siguen siendo las organizadoras de la rutina familiar. En las teorías feministas a esto se le llama “carga mental”. Cuando los hombres esperan a que las mujeres les asignen responsabilidades dentro del hogar, inconscientemente, asumen que ellas son las únicas que dominan qué, cuándo y cómo hacer.

El problema radica en que cuando ellas asumen el rol de organizadoras y a la vez se ocupan de parte de las tareas, en realidad están haciendo las tres cuartas partes del trabajo. La carga mental significa que en ellas recae el peso simbólico de la casa. Tienen que estar al tanto y acordarse de todo. Es un trabajo que, por lo general, asumen en solitario, que se suma a todo los demás y, en definitiva, es invisible, agotador.

Madres y padres, cuando todo se complica

Desde que mi hija Ainoa llegó al mundo, hace ocho meses, muchos me han dicho que la maternidad es lo más importante de mi vida, que todo lo demás pasa a un segundo plano, que me debo sacrificar para criarla bien. En cierto modo, es cierto. El asunto está en que muy pocos les exigen a los padres el mismo nivel de sacrificio. La maternidad no significa necesariamente renunciar a todo lo demás, cuando hay una paternidad responsable que la acompaña. No estaría escribiendo estas líneas si no fuera así.

Muchas veces, con la llegada de los hijos, los roles de género suelen polarizarse aún más. En Cuba, con la garantía de una licencia de maternidad que respeta el primer año del nuevo bebé, tras el parto las madres se quedan en casa, no duermen, aprenden a criar. Los padres, casi siempre, continúan en el trabajo para asegurar los ingresos.

Influenciados por factores como la lactancia materna y la recuperación asociada al puerperio, una y otra vez, se reproduce inconscientemente el esquema de mamá cuidadora y papá proveedor. Al menos, durante el primer año. De hecho, aunque en nuestro país se reconoce la licencia de paternidad, muy pocos hombres se acogen a ella.

Todo se enreda aún más cuando las mujeres regresan a trabajar. Entonces, ellas deben combinar las exigencias de sus plazas laborales, los quehaceres hogareños, la “carga mental” y, también, la atención a los hijos. Muchas veces sin ninguna participación del hombre.

Pero, ¿qué pasa cuando el padre asume un rol activo en la atención de los hijos y las labores domésticas, cuando las tareas se comparten con equidad? En esos casos, sufren más de una vez la discriminación de una sociedad que no está acostumbrada a encontrarlos en esos roles.

Cuando a los padres se les impide formar parte activa del proceso del parto, cuando los doctores los ignoran abiertamente en las consultas, cuando llegan con sus hijos al hospital y les preguntan por la mamá, cuando la gente se sorprende al verlos andar solos con sus bebés, cuando no se les muestra en ningún producto de comunicación ocupándose de sus pequeños, una y otra vez se les excluye. La sociedad les muestra que ellos no son parte, que no les toca. Y si no se les enseña, después es muy difícil exigir.

Nuestra cultura, los medios de comunicación y la sociedad asumen y muestran a la mujer en su papel de esposa-madre y a los hombres, en su rol de trabajadores. Una y otra vez volvemos al círculo vicioso del rosa y el azul, de las que sienten y los que no lloran, de las que cambian culeros y los que buscan dinero.

No basta con que las mujeres hayan salido de la cocina y conquisten todos los días un poquito más del mundo exterior. Hay que romper la cadena, desechar los estereotipos, trascender los roles en su versión más arcaica y despojarse de sus presentaciones más solapadas.

Hacen falta más productos de comunicación equitativos, más familias que compartan todas las tareas, más mujeres en todos los espacios públicos, más padres que se acojan a la licencia de paternidad, más niños que jueguen con muñecas y menos doctoras que entiendan la buena maternidad como un asunto de quedarse en casa.

Se han publicado 106 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • josé dijo:

    Otro artículo feminista.

    • Yelenys dijo:

      En serio???

    • ZZzz dijo:

      Por favor!!!! feminista no... real e inteligente.

    • Yuni dijo:

      Jaja no has vivido aqui

  • Alexander dijo:

    No soy psicólogo y opino que cada cual es lo que es y no lo que piensen los demás. Hay un estereotipo de imposición o valoración muy de moda entre nosotros los cubanos, y que nos hace más primitivos, y es la invasión a la apariencia de las personas, criterios sin un cuestionamiento real. Una curiosidad también que quiero señalar, es que los padres señalan que un niño no debe jugar con muñecas, ¿y si desde temprana edad le gusta la chica?, ¿o piensa que es su madre y una manera de brindarle amor?, aunque éste es un tema de estudio, desconozco el límite que pueda proporcionar el juego, sin embargo, ya siendo hombres deseamos estar con nuestra muñeca al lado y jugamos con ella, inclusive hay excepciones que ni juegan con la mujer creyendo que es una debilidad, es del extremismo al extremo, de la sima a la cima.

    • DavidS dijo:

      Aún seguimos siendo "primitivos", seguimos pensando que el "rosa" para las hembras y el "azul" para los varones, es sòlo un ejemplo.
      Pero quien no conoce algún caso en que de niño jugó con camiones, pistolas, bolas y pelotas y luego resultó gay.
      Sin embargo conozco casos en que de niños jugaron con muñecas y con las niñas del barrio y al final salió el más mujeriego de sus amigos.
      Lo más malo que existe son los prejuicios, cambiar la mentalidad es tan difícil....y a los cubanos como sociedad machista al fin...nos resulta tan complicado entender estas cosas!!

  • Melissa Ayala dijo:

    Excelente reflexión, concuerdo con ese pensamiento. Si bien la maternidad es un momento importante en la vida de cada mujer, esta no debe ser la única implicada, pero para eso se debe concientizar a la pareja en primera instancia y a la familia y los medios seguidamente...Necesitamos que se reconozca a la figura paterna en la crianza de los hijos con una importancia e influencia más allá del sustento...

  • lily dijo:

    vaya ya empezamos con lo del acoso, piropos son piropos, por favor

    • JG dijo:

      Piropos son piropos mientras no te minimicen como mujer, mientras no preasuman y den por sentado los roles y estereotipos que tanto daño han hecho a la figura femenina en la sociedad. Si a ti te gusta que te piropeen así, pues felicidades, de seguro has de sentirte genial viviendo entre machistas, pero pensemos en las niñas y los niños! No normalicemos el acoso.

      • lily dijo:

        JG, si supieras que odio el machismo tanto como el feminismo, pero de eso a pensar que todo es acoso, va un trecho, bueno y como se llama cuando una mujer piropea a un hombre, es también acoso?, en los piropos que pone de ejemplo la periodista ,la mujer no es minimizada como tal, parece que estaremos acá como en otros países que mirar a una mujer solo por un minuto es acoso, pienso que si estamos seguras de lo que somos y el valor que tenemos ningún piropo es malo.

      • Salems dijo:

        Piropos son piropos solo cuando gustan. Si es impuesto, es acoso.

      • JG dijo:

        Si odias tanto al feminismo, cómo al machismo, querida, desconoces la obra de Vilma Espín, Celia Sánchez, Ni mucho menos de Mariana Grajales, Sor Juana Inés de la Cruz, Juana de Arco y tantísimas otras, cómo se dice en cubañol, por eso, precisamente por eso estamos como estamos, no se trata de victimizar la figura de la mujer y mucho menos satanizar la conducta del hombre, se trata de EDUCAR en base al respeto y la igualdad. Siempre y cuando unpiropo no sea bien recibido, pudiera considerarse acoso, por ambas partes tanto de hombre a mujer como de mujer a hombre, y no se llama extremismo, se llama educación. El hecho de que el piropo sea algo común de toda la vida en Cuba, lo hace algo correcto. Así que reflexionemos y evitemos las vulgaridades y los excesos de confianza que solo nos dejan mal, ante nuestros semejantes y foráneos.

    • ABG dijo:

      Yo pienso que estar inseguras de lo que somos y del valor que tenemos es la única razón posible para salir a defender que un desconocido (o conocido) invada nuestra intimidad y espacio personal, sin que le hayamos hecho ninguna invitación.
      Para qué necesita Lily que le digan que es bonita por la calle? Lily no tiene espejo en su casa? Para qué necesita Lily que le grite un cualquier que con esa cara tan linda él la mantendría? Lily no se puede mantener?
      Es verdad que luchar contra el piropo en Cuba es luchar contra parte de nuestra herencia cultural... de acoso

  • Enrique dijo:

    Felicidades, Ania Terrero, por su pertinente y certero artículo. En estos temas, los cubanos y cubanas seguimos anquilosados en falsas tradiciones, tabúes y estereotipos que frenan nuestro avance como sociedad.
    Además, estamos reproduciendo modelos que impiden el alcance de la igualdad plena para todos y todas.
    Por qué no hay hombres como educadores en círculos infantiles?
    Por qué no hay mujeres boxeadoras?
    Por qué no hay paridad de género en el gobierno y consejo de ministros?

    • Sigo la lógica dijo:

      las que creo son mis respuestas a sus preguntas:
      1- los hombres siguen siendo vistos como posibles depredadores sexuales y en su efecto, impensable que una familia deje a su hija pequeña al cuidado de hombre extraño.
      2- Si hay mujeres boxeadoras, no se de donde saca la pregunta.
      3- la democracia y el género no deben mezclarse.

      gracias cubadebate

      • Ana la cubana dijo:

        No, ni a mi HIJA pequeña, ni a mi HIJO, que no son pocos los casos de abuso a niños tambien.

    • Alex dijo:

      Porque en cuba el boxeo femenino esta Prohibido

    • EL CHECO dijo:

      y porque si hablamos de igualdad de genero,cuando en la casa o en el trabajo,hay que hacer un trabajo duro, por ejemplo, cargar algo pesado,algo dificil,algo peligroso,se manda al hombre,y si es ligero a las mujeres...realmente esto se interpreta como convenga

  • Odalys dijo:

    Realmente estoy muy confundida, pensaba que eso había terminado en la sociedad, tengo 57 años y un matrimonio viejo con dos hijos, en mi hogar todos somos responsables de todo, en la familia que mis hijos van creando igual, estoy viendo una tendencia muy peligrosa en la actualidad las mujeres con el afán de igualdad, quieren convertir a los hombres en esclavos como eran ellas sin embargo no los liberan del rol de proveedor, sin embargo si surge una tarea en el hogar que siempre la asumieron los hombres entonces ellos deben asumir ,como cambiar una pila de agua, arreglar un corte circuito o buscar quien lo haga. Periodista la base de todo esta en el amor, si dos personas se aman, entonces cada una de ella querrá aliviar la carga del otro para que alcance el tiempo para disfrutarlo juntos y descansar, debemos ser muy cuidadosas pues en la lucha por la igualdad, podemos caer en actitudes feminista tan malas o peores como el machismo.

    • Rubio dijo:

      Tan acertado su comentario como el artículo de la periodista, muchas gracias

    • Alicia dijo:

      Estoy de acuerdo con usted. Yo tengo 25 años y aunque no he vivido mucho pienso que en estos temas hay que ser muy precisos para no pecar de injustos. Es cierto que vivimos en una sociedad machista donde los roles de géneros persisten, aun en las generaciones más jóvenes. Sin embargo, creo que la educación debe empezar por nosotras mismas,quienes muchas veces no somos consecuentes con nuestros discursos y nuestras formas de proyectarnos ante la sociedad. Hombres y mujeres tenemos los mismos derechos ante la ley, por tanto, no existe nada que nos obligue, a las mujeres, a adoptar roles pasivos o denigrantes; lo que sí existe es una cultura y una forma de pensar que ha trascendido las más progresistas decisiones políticas y legales. Ahora bien, por lo que he podido apreciar, son mayormente las mujeres y no los hombres, las que establecen los patrones de comportamiento en los hogares(obviamente condicionado por el pensamiento tradicional), muchas veces somos nosotras mismas las que nos encargamos de reproducir esos patrones que queremos eliminar. En otras ocasiones utilizamos el feminismo y la igualdad de género a conveniencia para obtener privilegios, por ejemplo: Cuántas no nos orgullesemos de nuestros trabajos y nuestros salarios, sin embargo cuando salimos con un chico sentimos que pagar es solo tarea suya.En nuestros centros de trabajo, en muchas ocasiones, cuando se trata de viajar al extranjero,por ejemplo, pocas veces ponemos impedimentos; no obstante si se trata de trabajos voluntario o algo que incluya actividad física empiezan los -tengo niños pequeños, estoy en mi período, no puedo cargar- , y en el caso del embarazo y el primer año de vida del bebé queremos que el padre comparta responsabilidades pero todavía no somos capaces de delegar tareas de grandes responsabilidades e incluso, en muchos casos, nos sentimos culpables al hacerlo. Es por eso que antes de exigir algo a los demás, debemos mirarnos a nosotras mismas y ser consecuentes con nuestras opiniones, en primer lugar; estar dispuestas a crear el cambio que queremos, en segundo y en tercero Incluir a todos los miembros de la sociedad a través de una cultura y educación justas para ambos sexos.

    • ALVAREZ dijo:

      Odalys, sencillamente magnifico su comentario, usted resumió sabiamente, todo se trata del amor, el amor es un verbo que sin acción es una palabra más, el amor auténtico es sacrificial, de eso se trata y no de igualdades o desigualdades, mis respetos para usted!!!!!

      • Yarelys dijo:

        El amor lo puede todo. El amor hace cambiar hasta lo que pareciera imposible. Creo que el artículo de la periodista nos hace reflexionar con respecto a un punto de vista problemático y el comentario de Odalys sería una solución. No cabe duda que es un tema que tiene múltiples aristas y cada cual defiende la que ve. Pero el amor es una fuerza superior y la necesaria para modificar todo a estos comportamientos extremistas de nuestra población y cultura. Vi un comentario donde se referían a los trabajos pesados. Yo soy delgada al punto que no podría con un saco de algo. ¿No podría valerme de un hombre? La cuestión en estos ejemplos están en que cada tema va con sus cosas. No queramos poner ejemplos extremistas ni absurdos.

    • yunior dijo:

      Estoy 100% de acuerdo con el comentario de Odalis. La periodista o alguien pudiera definir con exactitud en una casa o en una relación que le corresponde a cada cual para cumplir el rol de pareja ? ? Eso es imposible. Nadie puede definir tal cosa.

      Solo el amor es quien dicta dentro de una relación las obligaciones que asumirá cada uno de los cónyuges. Una relación es feliz no por la carga que cada uno asuma sino por la satisfacción que alcancen en hacer feliz al otro y esta sensación de felicidad es distinta en cada individuo. Saludos periodista, de cualquier forma si creo que aun hay que superar prejuicios en este aspecto.

    • Eduardo dijo:

      Bravo, muy real su criterio

  • Silvia Ma. Valdivia dijo:

    Muy bueno,ojalá se entendiera mejor el papel que deben desempeñar ambos padres en la casa y fuera de ella. Si los dos trabajan y hay niños, los dos deben de preocuparse por los niños y por las tareas del hogar. Se dice mucho pero no se hace realidad a pesar de que la Revolución le dio la liberación a la mujer aún hay trabas.
    Tengo un solo hijo que hoy cumple 36 años, que fue al círculo infantil y le enseñamos su abuela y yo lo mismo o más que en el círculo. Desde pequeño creció sin su papá y fue
    asmático severo desde los 5 años, lo que hizo que la abuela se lo pusiera todo delante. Ahora ya la abuela no vive y yo trabajo doble turno, porque le cuesta hacer lo mínimo en la casa. Por eso hay que seguir insistiendo en este problema que afecta todavía a la sociedad que queremos perfeccionar. Por eso cuando mi nieto (4 años) viene a la casa me ayuda a regar las matas, me ayuda a llevar los pomos de agua para el refrigerador, vamos a buscar el pan, a comprar viandas y a la bodega y le doy pequeñas tareas para que se sienta útil y aprenda que es lo más importante, para que en el futuro sea un
    profesional pero sepa ayudar en su casa. Gracias.

  • amc dijo:

    101% de acuerdo contigo. Muy acertado artículo. Más igualdad, más apoyo familiar, más inclusión, menos violencia hacia la mujer...

  • Pedro dijo:

    Yo lo que no entiendo si biologicamente somos diferentes para que exigen tanta igualdad, y lo que me molesta es que la igualdad nada mas es para las tareas del hogar pq no exigen igualdad para ir a descargar un contenedor de sacos de arroz, o para ir a mezclar concreto en la construccion, o para meterse debajo de un camion llenas de grasas hasta el pelo, etc... etc.., acabenlo de entender somos biologicamene diferentes mujer complementa hombre y hombre a mujer, dejense de tanta tonteria de igualdad.

    • Arabe dijo:

      Totalmente de acuerdo, dentro de pocos años vamos a perder nuestra identidad( cubania) Ya el piropo se convirtió en acoso , y así poco a poco ni vamos a mirarnos a los ojos.

      • Salems dijo:

        Así que decirle cosas a una mujer en la calle (aunque esta no quiera y solo desee estar en paz) es cubanía.
        Pues así, no quiero ser cubana.

      • ABG dijo:

        Qué cosa tan triste leer su comentario y ver que usted cree que perder el piropo es perder nuestra identidad y cubanía. Esa es la identidad de los cubanos? El piropo?

  • con la lengua suelta dijo:

    No tengo palabras para describir lo que acabo de leer. Creo y sin miedo a equivocarme, que nunca he leído un artículo más cercano a la realidad que se vive hoy en Cuba. Mucha verdad en tus palabras. Muy acertada tu reflexión. Mis aplausos para ti....

  • josé dijo:

    Al paso que vamos dentro de pocos años los hombres tendremos que empezar a exigir nuestros derechos.

  • JoseSM dijo:

    Muy de acuerdo, muy oportuno y necesario el análisis. Gracias y felicidades.
    Espero que no te ataquen como han hecho en otros artículos sobre el tema de género y la violencia. El desconocimiento hace que las personas estén en contra de lo que está científicamente demostrado que es más saludable, y continúan perpetuando lo tradicional, lo que se considera "normal", o "de toda una vida", aún cuando está demostrado que no es así.
    Excelente el ejemplo de la mujer en el consultorio, excelente el artículo.

  • Pedro dijo:

    Yo creo que en nuestra sociedad no se ve tanto esos roles mencionados, sólo casos aislados, en mi casa mi madre rara vez cocina, cuando yo era pequeño quien me llevaba muchas veces al médico era mi padre y nunca se sintió excluido, muchas veces mi papá dejó de ir al trabajo porque yo estaba enfermo, cuando cumplí unos 4 meses mi mamá se tuvo que incorporar al trabajo y mi abuela me cuidaba, tanto mi madre como mi padre son universitarios, pero mi madre tiene mejor trabajo y gana más, y eso nunca ha sido un problema en mi casa. Yo creo que esos movimientos feministas que están surgiendo en Latinoamérica no son necesarios en nuestro país, la vicepresidenta del consejo de estado es mujer, más de la mitad de los jueces de nuestro país son mujeres, muchos cargos de ministro y rector de universidad son ocupados por mujeres, y todas muy bien preparadas, y eso por citar algunos ejemplos de la alta esfera.

  • cubano dijo:

    Hay tantos ejemplos de sexismo q en mi opinion como dice la q escribe el articulo son resultados de muchos años de historia humana q para q desaparezcan tendria q cambiar la forma en la q se piensa no solo en cuba sino en el mundo, porq materiales donde te insentivan la diferenciacion de sexo hay en cada cultura de este mundo. En mi opinion hasta la caballerosidad es un sexismo, no digo q sea una cosa bonita ser amable, pero porq tengo q darle el asiento un ejemplo, a un mujer antes de darselo a un hombre porq se sienta algo q le aqueje, ni el hombre aceptaria en el mayor de los casos por la conducta sexista de aceptar el asiento de otro hombre ni lo veria bien alguna mujer q esperaba con ansias q le sediera el asiento, es q las mujeres nadamas llegan a un lugar donde hay hombres sentados y las ves con los ojos desorbitados buscando donde sentarse como si fuera una necesidad primoldial q ademas juzgan al hombre q no le seda el asiento sin saber si este tiene alguna dolencia o algo parecido. Repito es un ejemplo de miles q existen. Muy buen articulo. Felicidades.

  • Crash dijo:

    Yo lo digo y lo repito y no es matraca mia: Las mujeres son mas machistas que los hombres. No todas, pero si una gran parte.

    • jpuentes dijo:

      Eso no es Cuba solamente. Existe un movimiento europeo que refleja la "necesidad" de la tipica imagen de las mujeres de los ´50, influenciada por el nacionalsocialismo alemán. Es una contra-cultura que va resurgiendo, en el marco de las politicas de partidos de derecha. Ojalá no se eleve tanto.

      • Alex dijo:

        Ahora si me parece que dentro de poco tendremos que exigir nuestros derechos.Las mujeres tienen mas prejuicio y feminismo que los hombres.Todo lo que se habla ahora es de Homosexuales y mujeres y los hombres todos son machistas y ya.Esto no hay quien lo entienda.

  • jpuentes dijo:

    Saben por qué la mujer cubana pelea tanto?. Pues porque no pueden encontrar un hombre que sea: albañil, plomero, electricista, mecanico, que cocine, que tenga dinero, que no sea celoso y que tenga casa, eso no es posible, entonces las mujeres pelearán eternamente. Por eso la mía es un "todo incluido": pelea (porque le toca por la libreta) y cocina rico....... y de todo eso yo no sé hacer ni ostia... así que lo tengo que pagar. Suerte a las mujeres cubanas y que dios las bendiga!. Son lo maximo!,

    • Rubio dijo:

      A todos nos toca una peleona por la libreta jajaja

      • Ana la cubana dijo:

        Las mujeres somos peleonas, lo reconozco, pero ustedes geeeneralmente se lo buscan hombresitos, jajjajaja.

  • TCM dijo:

    Muy buen artículo, llamando a la reflexión sobre la igualdad de genero, pero que sea en todos los sentidos, porque algunas corrientes feministas han llegado a cosas absurdas de poner a la mujer por ensima del hombre, soy sin criterio que ninguno debe estar por ensima del otro, igualdad para ambos, en todos los sentidos, incluyendo los aspectos economicos de las necesidades del hogar. Pues constantentemente escucho mujeres que quieren tener los mismos derechos que los hombres -lo cual considero bueno- pero cuando se trata de mantener el hogar en seguida dicen que es tarea del hombre, entonces de que ablamos, igualdad para algunas cosas y para otra no, mira, la mujer que este conmigo, un dia pago la cuenta y otro dia le toca a ella, así de simple, eso es igualdad de derechos y de responsabilidades también.

  • TCM dijo:

    Muy buen artículo, llamando a la reflexión sobre la igualdad de genero, pero que sea en todos los sentidos, porque algunas corrientes feministas han llegado a cosas absurdas de poner a la mujer por ensima del hombre, soy del criterio que ninguno debe estar por ensima del otro, igualdad para ambos en todos los sentidos, incluyendo los aspectos economicos de las necesidades del hogar. Pues constantentemente escucho mujeres que quieren tener los mismos derechos que los hombres -lo cual considero bueno- pero cuando se trata de mantener el hogar en seguida dicen que es tarea del hombre, entonces de que ablamos, igualdad para algunas cosas y para otra no, mira, la mujer que este conmigo, un dia pago la cuenta y otro dia le toca a ella, así de simple, eso es igualdad de derechos y de responsabilidades también.

  • Elizabeth Cruz dijo:

    Que gran comentario...con el cual me siento verdaderamente identificada ya que soy madre de dos y a la vez trabajadora. Pienso que independientemente de la forma de ser de la persona con la cual se pretende formar una familia, de si se deja llevar por los prejuicios tan marcados en nuestra sociedad o no, es muy importante cuando desde el momento en que se decide la unión de pareja sólida y con intenciones de concebir, dejar bien definidas todas esas cuestiones sobre las cuales se habla en el comentario en cuanto a los roles a desempeñar por cada uno de ellos, en el que se acepten esas condiciones y en el transcurso de la relación velar porque esos ¨votos¨ se cumplan y se respeten; porque desde el mismo momento en que se viole algún punto de aquella simple pero seria conversación, ya las cosas no serán las mismas y no habrá vuelta atrás. Desgraciadamente nosotras hacemos más y a ellos se les sigue dando el mayor peso de la relación y como cabeza de familia solo por el simple hecho de traer el dinero necesario para la casa. No me parece...

  • hide dijo:

    Estoy en desacuerdo con varias actitudes de las historias en especial la Dra puesto q estoy familiarizado y es una iatrogenia de libro...PERO y aclaro lo sgte... los hombres y mujeres somos anatomicamente diferentes y les voy a destacar una frase "no hay estructura sin funcion ni funcion sin estructura" si algo asi como la tecnica de nuestro querido boxeador y me refiero a q definitivamente merecemos ambos igualdad de derecho pero no exactamente los mismos puesto q realmente somos diferentes. Me gustaria mucho q ademas del hecho social tuvieran la oportunidad de leer los beneficios de la lactancia materna exclusiva al menos los 6 meses de edad y la incorporación luego dr la guia de alimentacion complementaria no solo psiquicos y de relación ideoafectiva... me refiero a beneficios para la salud fisica tanto para la madre como para el lactante los cuales demostrados cientificamente y plasmados en la literatura encontramos hasta prevención de cancer... por eso y sin animos de ofender ya q estoy rodeado de mujeres (amor de madre, amor de pareja y amor de abuela) a las cuales respeto muchisimo piense usted en la violencia doméstica.. donde las leyes protegen mucho mas a la mujer q a los hombres y si parece un chiste pero existe ahora imaginese llegar a la estación de policia llorando xq su mujer lo golpeó... sin duda sería el hazme reir... los actos de caballerosidad deberían ser recíprocos aunque en este caso sea la dama quien lo ofrezca... todo es muy complejo pero una cosa es real... se estan viviendo tiempos dificiles y de sobresalto donde todo se encuentra en constante cambio asi q mi consejo personal es q con su pareja llegue a consensos y acuerdos... la sociedad... bueno "celula q no se adapta perece" palabras q hago mias pero fueron un obsequio más q un daño a mi persona hace ya algun tiempo...recuerden q la vida la vives o la entiendes no las dos cosas al mismo tiempo. Slds para todos y xq no para todas

    • cubano dijo:

      Hide lo q ha escrito es una clase para la vida.

      • hide dijo:

        Jaja

    • jpuentes dijo:

      Lo que define a una unión en matrimonio (en pareja), es la cultura. Si hay diferencias culturales no funciona, tiene los días contados. Cuando tu empiezas a admirar a tu pareja entonces nunca van a tener esos problemas de sexismo ni machismo ni violencia domestica... Si Hay una cosa en la vida que uno tiene que pensarse bien: es con quién va a dormir el resto de su vida. Es mi consejo.

    • JoseSM dijo:

      Hide, amigo, sí claro, somos biológicamente muy diferentes, en eso estamos my de acuerdo. Por eso hay que estudiarse mejor los concepto equidad e igualdad no son la misma cosa. Igualdad de derechos no significa igualdad en todo.

  • California dijo:

    Gracias por este artículo!! Nuestra sociedad necesita más conciencia sobre este tema en todos los niveles para que los cambios sean más notables

  • universitaria dijo:

    Creo que no hay sicólogo que pueda entender a un cubano, a travez de los años han ido cambiando la cultura, la sociedad y sus generos. Todo ha cambiado tanto. Antes igual habian complicaciones pero habia sentido de pertenencia en un matrimonio,familia y hoy dia vemos los resultados en nuestros hijos por las pasadas generaciones .Todos no somos iguales. Las normas sociales y de conductas las hacemos nosotros mismos y nos disgustamos por los resultados negativos que puedan tener.

  • Tranquilino dijo:

    Verdades y mentiras a medias. Me puedo dar cuenta lo que necesita la periodista. Es una lástima pero soy de otro tiempo y estoy casado. Todo es según el color del cristal conque se mira. Esto es un asunto que se resuelve por toda,la sociedad o no se resuelve. Lo que está claro que en la vida a cada cuál le toca su papel donde quiera que esté. Tengo esposa e hijas y no es tan así como se describe en el artículo. Solo en que soy el proveedor de hasta las almohadillas sanitarias que se ponen las mujeres de mi casa. Todos estamos muy feliz con lo que nos toca. Y todos somos profesionales y trabajamos o estudiamos.

  • yo dijo:

    a correr y crear la Federacion de Hombres Cubanos

    • hide dijo:

      Cuenta conmigo

    • Alex dijo:

      Me apunto que dentro de poco nos quieren cambiar o para la FMC o para la que tiene la bndera esa de varios colores

  • Korad dijo:

    Los sexos existen desde el referente biológico, y se modulan desde lo cognitivo y lo social hasta lo posible.
    Ahora, desde lo profesional sí se han eliminado muchas diferencias en Cuba, empezando por el mismo salario para la misma calificación, y terminando la habilitación del periodo del año de paternidad en sustitución de la madre por maternidad, y se pudieran seguir considerando otras.
    Por ejemplo, para algunas condecoraciones laborales, los hombres deben cumplir 25 años de trabajo y las mujeres 20. Es que los 20 años laborales de las mujeres son menos tiempo laboral que para los hombres? Lo digo porque las condecoraciones son por tiempo transcurrido, no por la diferencia entre sexos en la edad de jubilación.
    Por otra parte, se hacen artículos periodísticos sobre la violencia simbólica en el cartel del baño en 1ra y 70, en playa, pero se permiten participaciones "artísticas" como la del desafortunado cantante improvisado en Palmas y Cañas el domingo pasado que cantaba con reiteración un estribillo en el que quería desaparecer a la suegra, por yo tratar de parafrasear y suavisar la tonada y no amplificar el mensaje real que se dio. Es que la suegra es una categoría de sexo aparte? Es que solo los hombres se quejan de las suegras y las mujeres no? Aun así, es válido ofenderlas en publico? Si el guion es revisado, no se puede revisar el contenido del concursante que improvisará y si es ofensivo vetarlo o pedirle que interprete otra canción?.
    Sí es cierto que aun cuando se ha avanzado mucho, se debe continuar avanzando sin caer en extremos. Lo que sí está claro es que hay que seguir modificando y modernizando los arquetipos sexistas para ayudar a construir una mejor sociedad desde nuestra realidad.
    sds

  • michel dijo:

    En mi opinion, todos los problemas expuestos por la autora estan dados porque las mujeres e sienten, aunque no lo reconozcan, menos que los hombres, aunque enarbolen la bandera de la igualdad siempre van a exigir que se les mantega y proteja...Salieron de la cocina...? pienselo mejor

  • Idania Rosa dijo:

    Coincido con uno de los foristas, somos machistas algunas de las mujeres, siempre llevé mis hijos al pediatra, al circulo y semi internado, la ropa y calzado se la compraba yo, los bañaba los alimentaba según sus gustos, o sea siempre alejé su papá, era solo yo, hoy son hombres de 28 y 22 años y todavia siguen siendo mis niñitos, y que cuenten con migo para todo, primero yo, despues su papá, me doy cuenta que lo excluí de todo.

  • betty dijo:

    Muy buen artículo, necesario en los tiempos de hoy. Importante reflexionar al respecto.

  • Claudia dijo:

    Hola. Desde hace mucho tiempo no leo algo como esto mis aplausos para la periodista. Soy muy joven tengo tan solo 26 años y ya tengo dos niñas, en mi casa mi esposo y yo nos compartimos todos los deberes porque los dos trabajamos el que primero salga recoge a las niñas y adelanta la comida así siempre es él ya que yo salgo más tarde, no solo eso nos ayudamos en todos cada uno tenemos una responsabilidad en casa y somos una familia sin problemas por ese aspecto. Tengo muchas amistades que después de trabajar tienen que llegar a casa y hacerlo todo ya que sus esposos no la ayudan en nada no entiendo eso la verdad. Gracias por publicar artículos como estos saludos.

  • TCM dijo:

    Estoy 100% de acuerdo con "yo". Existe la Federacion de Mujeres de Cuba (FMC), además en Cuba se celebra todos los años el dia de las mujeres el 8 de marzo, sin embargo, la ONU estableció el 19 de noviembre el día del hombre, y en Cuba practicamente esta última fecha no se celebra. En este aspecto existe desigualdad. A correr los hombres por nuestros derechos.....que al paso que vamos y las corrientes estremistas femenisistas, nos quedaremos sin nada......

Se han publicado 106 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ania Terrero

Ania Terrero

Periodista de Cubadebate. Graduada en 2018 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @AniaTerrero

Vea también