Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

George Floyd sobrevivió al coronavirus, entonces la policía lo mató

| 3 |

Las personas se reunieron en el medio de la calle en el sitio de la muerte de George Floyd para escuchar el audio del servicio conmemorativo de Floyd el 4 de junio de 2020, en el sur de Minneapolis. Foto: Huffpost.

A principios de abril, George Floyd contrajo el coronavirus. No está claro qué tan grave fue su caso y si tuvo problemas para recuperarse, pero se recuperó. Sobrevivió a una amenaza posiblemente fatal, solo para sucumbir a otra: la policía de Minneapolis.

Floyd, un hombre negro de 46 años que deja atrás a tres niños, fue asesinado después de que un oficial de policía se arrodilló en su cuello durante casi nueve minutos. Recientemente había perdido su trabajo en un restaurante debido al brote de COVID-19 y fue acusado de usar una factura falsificada para comprar cigarrillos cuando un empleado de la tienda llamó a la policía.

El médico forense, que consideró la muerte de Floyd un homicidio “causado por asfixia debido a la compresión del cuello y la espalda”, confirmó en su autopsia esta semana que Floyd había dado positivo por COVID-19. Aunque el coronavirus estaba presente en el sistema de Floyd, según el informe, no necesariamente significa que era contagioso en el momento de su muerte, y el virus no tuvo un impacto en su muerte.

Pero ilustra una verdad triste y deslumbrante: la comunidad negra enfrenta una multitud de amenazas fatales. Algunas de estas amenazas son nuevas: el coronavirus ha  afectado desproporcionadamente a la comunidad negra. Algunos son tan viejos como el país mismo. Como suele ser el caso, la agitación económica ha afectado desproporcionadamente a la comunidad negra, y la tasa de desempleo récord  ha afectado más a la comunidad negra.

Y luego está la amenaza constante de que la policía te mate. Eso es lo que finalmente terminó con la vida de Floyd.

“No fue la pandemia de coronavirus lo que mató a George Floyd”, dijo el jueves Ben Crump, el abogado de la familia de Floyd, en el memorial de Floyd . “Quiero dejarlo claro, en el registro. Fue esa otra pandemia con la que estamos demasiado familiarizados en Estados Unidos, la pandemia del racismo y la discriminación, lo que mató a George Floyd”. 

El brote de coronavirus ha afectado más duramente a las comunidades de color en los Estados Unidos. En Minnesota, donde vivía Floyd, las personas negras representan alrededor del 5% de la población, pero representaron el 22% del total de casos de coronavirus en el estado, informó el Departamento de Salud de Minnesota .

En los últimos meses, las personas negras en los EE. UU. han contraído COVID-19 a un ritmo desproporcionado por una variedad de razones, como la falta de acceso a una atención médica asequible y equitativa, que según los  expertos a  menudo se debe al racismo sistémico.

Según la información recopilada por la ciudad, la policía de Minneapolis tiene siete veces más probabilidades de usar la fuerza contra los negros que contra los blancos. Y aunque las personas negras representan solo el 20% de la población de Minneapolis, alrededor del 60% del tiempo que la policía usa la fuerza, es contra una persona negra.

No sorprende que estos casos de racismo sistémico se hayan acumulado hasta el momento explosivo actual. “Lo que estamos viendo es una respuesta a años y años de odio racial”, dijo Scott Roberts, director de campañas de justicia penal en Color Of Change. “La comunidad negra simplemente ha tenido suficiente”.

A pesar de todo esto, el hilo conductor es que el gobierno se niega a “hacer los cambios necesarios para proteger y afirmar las vidas de los negros”, dijo Roberts.

“En última instancia, esto se reduce a una respuesta del gobierno que trata a los negros como si fueran desechables”.

La Dra. Tamara Lee, profesora asociada de la Universidad de Rutgers y miembro de la Liga de la Justicia de Nueva York, le dijo a HuffPost que la única forma de solucionar esta avalancha de amenazas en capas para la comunidad negra es mirar la historia del racismo en los Estados Unidos y abordarla. De frente.

“Tenemos que tener una conversación seria, como activistas, como legisladores, como un sistema judicial”, dijo, “sobre cómo reparamos 400 años de lo que ha hecho este país que ha puesto a los negros en la posición en la que están ahora”.

(Tomado de Huffpost)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lancero dijo:

    Floyd no pudo escapar a la maquinaria represiva,uno más. Por cierto hay un anciano muy grave,lo lanzaron al suelo y alli lo dejaron,otro negro recibió 5 disparos,arrodillado y con las manos en la cabeza¿QUÉ DECIR?.Obama estuvo 8 años en la presidencia y nada cambio,la burguesia afroamericana trata de llenarse los bolsillos y lo demás no importa. El racismo tiene un claro componente clasista.

  • Soñador dijo:

    Abajo el racismo!!!! Creo que en Cuba debemos enseñar mejor, empleando todos los medios masivos, la historia de EEUU. Además de ser cultura general, son nuestro principal enemigo y es un deber conocerlos a fondo. Esto no significa que sea un pueblo malo, pero debemos saber para conocer estos límites de manera real y objetiva. Allí, como dijera nuestro Comandante, también hay un tercer mundo.

  • camilo villegas chadez dijo:

    Negros, latinos, asiáticos, árabes: No es posible seguir de rodillas en un país donde cualquiera compra un fusil de asalto, es hora ya de salir de la enagenación en que los sume el egoismo que presupone la sociedad de consumo, levantarse con dignidad y cambiar el sistema. "No se puede engañar todo un pueblo, todo un tiempo"; caramba, pero hasta cuando esa sentincia de un grande de ese propio país va a ser letra muerta?

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también