Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

El Frente Independiente de Emisoras Libres, a 60 años de su creación (I)

| +

Fidel en el Frente Independiente de Emisoras Libre. Foto: Archivo.

Entre los días 18 y 20 de marzo de 1960 tuvo lugar en La Habana un hecho de suma importancia desde el punto de vista político e ideológico para la defensa del proceso revolucionario iniciado el Primero de Enero de 1959. Surgía así el Frente Independiente de Emisoras Libres (FIEL).

Eran tiempos en los que se arreciaba la lucha de clases, a la vez que la administración del presidente Eisenhower presionaba por todas las vías con sus campañas de desinformación sobre la realidad cubana.

Asimismo, aupado por Estados Unidos, se financiaba, organizaba toda actividad contrarrevolucionaria interna, incluyendo el fomento de bandas de alzados integradas por ex militares batistianos y otros elementos desafectos a la revolución, que se dedicaron, durante años, a sembrar el terror y la muerte.

Esto último, y un sin número de sabotajes ejecutados y orientados por la CIA como la quema de cañaverales, se incrementaría a partir del documento titulado “Plan de Acciones Encubiertas contra Castro”, firmada por el presidente estadounidense el 17 de marzo de 1960. De manera criminal la subversión y el terrorismo de Estado alcanzarían niveles impensables.

Frente a ello la Revolución se fortalecía en todos los sentidos, todo bajo el principio de la unidad de las fuerzas revolucionarias y el apoyo mayoritario de la población. El sabotaje al vapor La Coubre, que hizo estallar la carga destinada a defender la soberanía cubana era otro aviso concreto de que la lucha contra el imperialismo yanqui y sus agencias, en especial la CIA, y en lo que fue sumamente activa su Embajada en la Habana, estaba destinada a la destrucción de la Revolución cubana, entre otras razones, por el ejemplo que proyectaba hacia otros pueblos de la región.

En el sepelio de las víctimas de ese atentado Fidel expresó por primera vez la consigna de ¡Patria o Muerte!, al igual que apareció el logotipo del FIEL.

Precisamente, desde finales de 1959 y con las orientaciones precisas del Comandante en Jefe Fidel Castro, y del Comandante Raúl Castro, un pequeño grupo de compañeros, con experiencia en la lucha clandestina contra la dictadura batistiana en el sector radial empezaron a trabajar en una organización que se opusiera al principal monopolio radial y televisivo dirigido por los hermanos Abel y GoarMestre. Este último, Presidente de la Federación de Radioemisores de Cuba.

Resultaba estratégico eliminar la actitud de los jerarcas mencionados, propietarios de la CMQ Radio y Televisión, las más poderosas desde el punto de vista técnico y económico, quienes justificaban, por diferentes motivos comerciales, no poder transmitir las intervenciones y discursos de Fidel y de otras figuras importantes de la Revolución.

Intenso fue el trabajo organizativo llevado a cabo por aquel pequeño grupo iniciador del FIEL, ese grupo realizó en todo el país encuentros con directores, personal técnico y artístico, y con la empleomanía en general, de las emisoras que habían sido intervenidas o compradas por el Estado cubano y otras entregadas voluntariamente por sus propietarios a la Revolución.

Se tuvo muy en cuenta la situación que se presentaba en la mayoría de las emisoras del país, matizado ello por la dispersión de las mismas, la caducidad de la tecnología instalada, la falta de finanzas para pagar los salarios de los empleados, el boicot de los anunciantes y patrocinadores con la suspensión intencionada de la publicidad comercial, y en particular, la emigración de propietarios, del personal técnico y artístico.

En fin, eran los pequeños propietarios de emisoras los que con ayuda económica de la Revolución decidieron agruparse de manera espontánea en lo que después sería el Frente Independiente de Emisoras Libres.

(Tomado del Portal de la Radio Cubana)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también