Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

Académico estadounidense: Lo que los científicos cubanos me enseñaron sobre el poder del trabajo en equipo real

Por: Paul Bierman
| 46 |

En un puente en el centro de Cuba cerca de Congojas, al noroeste de Cienfuegos, los investigadores recolectan el agua del río. / Foto: Joshua Brown / UVM

Me instalé en mi asiento en un avión con destino a Cuba sintiéndome frustrado. Cuando planeé el viaje, asumí que mis colaboradores cubanos y yo nos pondríamos en marcha, saliendo al campo de inmediato para recoger muestras de agua y sedimentos de los ríos. Así es como hice el trabajo de campo en Namibia, Bolivia y Groenlandia. Pero no en Cuba, al parecer. Cinco días antes, un científico cubano me envió un correo electrónico para informarme que solo nos reuniríamos para hablar sobre nuestro proyecto planeado. El muestreo ocurriría durante un viaje posterior, escribió. Eso me dejó sintiéndome impaciente e infeliz. ¿Por qué necesitaba viajar allí para tener una reunión? Pero tenía algo que aprender en Cuba.

En el aeropuerto, uno de mis colaboradores me saludó con una amplia sonrisa. "¡Bienvenido a Cuba!" exclamó en perfecto inglés, dándome un fuerte apretón de manos y un abrazo. Al día siguiente, fuimos al centro de investigación donde trabajaba. Mientras los escorpiones corrían por el piso de la sala de conferencias, cada uno de nosotros hizo una presentación sobre nuestra ciencia y lo que esperábamos aprender del estudio de los ríos cubanos.

Luego, recorrimos todos los laboratorios del edificio. Conocí científicos, técnicos, secretarios, estudiantes y el cocinero. Algunos hablaban ingles; otros me comunicaron en español mientras mi colaborador traducía. Me impresionó que me presentaran a cada persona en su centro. La falta de jerarquía, la atmósfera del equipo, era diferente a todo lo que había experimentado antes en la academia.

Al día siguiente, nos volvimos a encontrar para hacer una lluvia de ideas. Juntos, estudiamos los mapas para planificar cómo íbamos a recolectar muestras. Si no hubiera sido por los cubanos, no habría sabido que los mapas que tenía no estaban actualizados y estaban equivocados. Dejaron fuera los embalses, lo cual fue un problema porque si hubiéramos tomado una muestra aguas abajo de ellos, nuestros resultados habrían estado sesgados. La participación local y el conocimiento fueron clave, lo que me hizo preguntarme qué extrañaría trabajar sin un equipo así en África, América del Sur y el Ártico.

Seis meses después, volé de regreso a Cuba y, esta vez, nos dirigimos al campo. Me impresionó, una vez más, la medida en que mis colaboradores hicieron todo lo posible para garantizar que todos los miembros del equipo fueran tratados por igual. Condujimos alrededor de Cuba en camionetas de color amarillo brillante, y nos aseguramos de que cada camioneta tuviera una mezcla de cubanos y estadounidenses en todos los niveles de antigüedad. En el campo, estudiantes, profesores y técnicos todos sudaban juntos.

En la última noche del viaje, buscamos un restaurante con capacidad para los 14 de nosotros en una mesa, porque eso es lo que hacen los equipos, se sientan juntos. Cuando un restaurante no podía acomodar al equipo sin dividirnos, mis colaboradores insistieron en que siguiéramos y encontraramos un lugar con una mesa lo suficientemente grande.

La falta de jerarquía ... era diferente a todo lo que había experimentado antes en la academia.

En 26 años como profesor, siempre he hecho todo lo posible para tratar a mis alumnos como colaboradores valiosos. Nunca he sido fanático de la jerarquía de la academia. Quiero que todos los que trabajan conmigo sientan que son parte de un equipo. Pero mis colaboradores cubanos llevan el trabajo en equipo a otro nivel por completo. Dejan en claro, a través de acciones tanto grandes como pequeñas, que todos los miembros del equipo son valorados, que todos son iguales y que el verdadero trabajo en equipo contribuye a una mejor ciencia.

Regresé a los Estados Unidos como un científico cambiado. Ahora, paso más tiempo escuchando y asegurándome de que se escuche la voz de todos. Hace cuatro meses, tomé en serio el enfoque cubano cuando dirigí un taller para científicos de cinco países. Nos reunimos para analizar cómo íbamos a analizar algunos preciosos gramos de roca recolectada debajo de la capa de hielo de Groenlandia. Me aseguré de que todos los científicos tuvieran voz en las discusiones y que los 35 comiéramos cenas juntos. El enfoque funcionó: comenzamos como individuos, pero después del taller, éramos un equipo.

Muchas personas fuera de Cuba se centran en su sistema comunista o la mala sangre entre nuestros dos países. En Cuba, mis colaboradores me enseñaron a unirnos. Aprendí que los mejores equipos reconocen que los miembros individuales aportan diferentes perspectivas a la mesa. Todas las voces tienen mérito, y cada persona merece respeto. Espero que este ensayo inspire a otros a reconocer el poder del trabajo en equipo real, incluso durante los momentos de rutina como la cena.

(Tomado de Science / Traducción Cubadebate)

Vea además:

https://eurekalert.org/pub_releases/2020-01/uov-icc012720.php

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Leonar87 dijo:

    Bonito artículo, muy importante el trabajo en equipo, creo q esa es la solución de muchos problemas, comunicamos nuestras ideas por separados y son los conflictos

  • muypreocupada dijo:

    Los cubanos somos así. No siempre nos pasamos en las cosas malas jijiji, en la buenas también jajajaja.
    Qué gratificante que un científico de USA publique algo hablando bien de nosotros.
    Viva CUBA!

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Honrar honra. Bella narración del quehacer cotidiano de un colectivo cubano de la ciencia que para bien se naturaliza como algo común, irrelevante y que ojos libres de prejuicios pueden aquilatar en su verdadero significado humano y profesional. Gracias Paul.

  • Hugo Andrés Govin Díaz dijo:

    Pienso que la falsedad y la politización de nuestra realidad por parte de los personeros del SISTEMA imperante en Estados Unidos nos ha hecho tanto daño como el bloqueo.
    Hay personas que llegan a nuestras fronteras con una imagen totalmente falsa de quienes somos, gracias a esa criminal manipulación.
    Cuando descubren nuestras realidades, nuchos de ellos sienten vergüenza por haber tenido otro criterio acerca de nosotros.
    Tengo conocidos en muchos sectores de ese gran pais, desde Congresistas, trabajadores sociales... hasta choferes y empleados de hospitales y supermercados.
    La inmensa mayoría reacciona como el Académico Bierman.
    ¡Muchas gracias!

  • JoseSM dijo:

    Como especialista que he trabajado con delegaciones extranjeras soy testigo de lo comlacidos que se sienten con nuestro metido de trabajo. De forma natural, sin imposiciones.
    MUy buen artícilo. Que haya sido publicado en la revista Science le da un mayor valor.
    He visto sin embargo con preocupación como en algunas instituciones los jefes se van creyendo eso del las jerarquías.
    En una institución que conozco la directora obligaba a los trabajadores a ponerse de pie cuando ella llegaba. Y si es hora de almuerzo y estás sentado reposando? También!!
    En ese mismo sector muchos directivos han tomado esto como método de dirección.
    Ojalá que lean este artículo.

  • Pecas dijo:

    Cuba tiene muchas cosas que enseñar, si dejaran a un lado los estigmas y se abrieran a nosotros se dieran cuenta que a pesar de que los valores se han deteriorado aún es una característica que nos define.

  • H2O dijo:

    Excelente artículo

  • Eva dijo:

    Finalmente alguien con preparación académica y estadounidense por demás, es capaz de reconocer la valía de cómo se trabaja la ciencia en Cuba.
    Importante que se publique ya que, desafortunadamente en las redes y sociales y sobre todo, cubanos, por desgracia, solo saben hablar mal de su país de origen e incapaces de reconocer lo bueno que se hace y tiene nuestro sistema.
    Gracias a Paul Bierman por "descubrir" a mi país y darlo a conocer

  • Lesdy dijo:

    Hermoso artículo, me emocione muchísimo y me senti muy orgullosa de ser cubana y que se reconozca el trabajo que se hace en Cuba, asi es como nos identificamos Siempre Unidos o como dice un slogan por ahi: ENTRE TODOS PODEMOS LOGRARLO

  • Ernesto dijo:

    Muy alagador criterio del científico estadounidense sobre nuestros científicos (que debe enorgullecernos a todos los cubanos agradecidos) y el trabajo en equipo del que pudo disfrutar en nuestra isla bella.

    Ojalá que estas sesiones de trabajo se repitan, para bien de la ciencia, la vida y la buena vecindad entre las dos naciones y pueblos de Cuba y EU

    ¡VIVA CUBA!

  • Marilin Cairo dijo:

    Eso es lo que nos hace grandes

  • Anita Holguín dijo:

    que bonito articulo, que alegría saber que una persona con tanta preparación emita un criterio así de nosotros. en un futuro no muy lejano, una vez que americanos y cubanos se junten, no habrá quien o qué los separe.

  • El Gallo de Moron dijo:

    La jerarquia es necesaria para la toma de decisiones, pero para analizar y proponer soluciones, el trabajo en equipo es la forma superior de enfrentar una problematica.
    Nuestro sistema social, donde el colectivo es mas importante que el individuo, sin dejar de trabajar en formar individuos con mentalidad colectivistas, y tratar de superar el individualismo natural del ser humano, favorece ese tipo de trabajo en la ciencia, pero tambien en los diarios problemas de la produccion y los servicios.

  • orlysman dijo:

    He participado en muchas reuniones. Nos reunimos en familia para determinar cual será la comida de mañana, con amigos para ver que haremos para el día que cumplimos años, para asegurar la caldoza del CDR, para recibir quejas del comportamiento de nuestros hijos en las escuelas, para esperar la guagua. Es común llegar a un lugar y si las mesas están separadas las juntamos. "Ver trabajar a todos es mejor que ver pensar a uno" decía Martí. Así vamos. Eso nos hace más cubano. Si este científico aprendió algo dejará de hacer lo que esté haciendo cuando le llegue a través del sonido la palabra Cuba.

  • Anabel Vizcaino Muñoz dijo:

    Nos llena de orgullo y satisfacción leer estos artículos.Gracias por hacerlo visible...

  • ABC dijo:

    Hay cosas tan cotidianas en la sociedad cubana actual que para nosotros es normal y a veces no valoramos nuestras riquezas espirituales que se han ido creando durante 61 años. Es verdad que el despiadado bloqueo al desarrollo de la sociedad socialista cubana ha hecho daño frenándola, pero no han podido detener su avance. El miedo de quien no quiere que avancemos es que reconocen La superioridad de nuestro sistema que satanizan constantemente.

  • Larrazábal dijo:

    Me gustó mucho el escrito de este norteamericano distinto.
    Ese trabajo en equipo es el nos seguirá salvando como nación, como dice la canción de Buena Fe... todo el mundo cuenta.
    En el trabajo, en la cuadra donde vivimos,en los centros recrativos, así somos la mayoría de los cubanos. Claro siempre hay algunos que se creen cosas y la vida le pasa la cuenta. Cuba será comunista por siempre.

  • BolerotE dijo:

    Así somos los cubanos. Está en nuestros genes. Muy bonito artículo que es un ejemplo de que la ciencia puede unir pueblos, al igual que el deporte, la cultura y la educación. Obama tuvo esa visión al implementar las 12 categorías que Trump por necedad las quitó casi todas.

  • Maria Antonia dijo:

    Que bonito artículo, que bueno sería que todos los que viven en ese pais, incluyendo algunos cubanos equivocados, pensaran así como usted y que existiera un presidente allí que tuviera 2 dedos de frente (como decimos en buen cubano) que fuera capáz de compartir con nosotros, como buenos vecinos, las cosas buenas y malas de la vida.

  • Raysa dijo:

    ¡Qué emoción y mezcla de orgullo sano me ha hecho sentir este texto!
    A pesar de las circunstancias históricas reales y las difamaciones somos un pueblo sencillo y sincero, como nuestro Héroe Nacional, José Martí.
    El gesto con el crucero británico MS Braemar y la reacción de los foristas, así como esta lectura, fortalecen nuestra identidad y patriotismo.
    ¡No todo está perdido! Sigamos entregando nuestro corazón, lleno de amor, a la gran obra humana que estamos construyendo. Es el mejor legado a las generaciones presentes y futuras de nuestro país y el mundo.
    ¡CUBA!, TE AMO, CREO Y CONFÍO EN TI!

  • mary dijo:

    Quiero agradecer las palabras tan bonitas del científico cubano, y a su vez felicitar al equipo por tener una forma tan unida de vtrabajo, que deberíamo emular más en todos los centros del país.

  • Paloma dijo:

    Gracias por tamaña consideración, ojalá su experiencia le sirva a otros para valorarnos como realmente somos, geograficamente pequeños pero con valores más grandes que una montaña

  • Marilin dijo:

    Bonito artículo Es que así realmente somos los cubanos y los que no creen en esa estrategia de trabajo, están perdiendo ideas muy valiosas

  • Yisel dijo:

    Es tan cotidiano para nosotros tratarnos como iguales aunque unos sean universitarios, otros no, unos médicos, o eminentes doctores en ciencias y otros simples trabajadores, que no sabemos apreciar en su justa medida lo bien que nos hace este tipo de relaciones humanas. Gracias Bierman por apreciarlo. Cubanos sigamos amando a nuestra patria con humildad y mucho orgullo a la vez.

  • Mercy dijo:

    La cordialidad, solidaridad , amistad y unidad son cualidades que tenemos los cubanos en abundancia, y que a pesar de todas las vicisitudes que enfrentamos diariamente, siempre nos acostumbramos a compartir y brindar amor y todo lo antes expuesto a todos los que nos rodean, ya sean cubanos o extranjeros, somos así, somos Cuba.

  • yo dijo:

    Paul Bierman es el autor original del artículo, bajo el título: Teamwork, the cuban way, en la revista científica estadounidense, Science. Fue una gran experiencia también para los investigadores del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC) trabajar junto a Paul y otros colegas de la Universidad de Vermont y el Colegio de Oberlin. Saludos

  • Rafael Chiado dijo:

    Soy un técnico que ha trabajado con gente de varias partes del mundo, todos han sido muy valiosos. Sin embargo, los tecnicos cubanos con los que he trabajado, se han caracterizado por su sencillez y capacidad. Las fronteras políticas no pueden destruir el caracter de un pueblo.

  • JACQUE dijo:

    Amigo mio, simplemente CUBA.

  • Nelson sanchez dijo:

    Excelente,e inspirador.!

  • Juana Luisa Cumbrera dijo:

    Me encanta ése comentario y es la pura realidad de nuestro pueblo que es así sincero desprendido de cosas banales y le gusta la amistad y sobre todo es muy alegre y compartidor un saludo para ése académico de SD desde Cuba

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paul Bierman

Geólogo con amplios intereses interdisciplinarios tanto en investigación como en docencia. Ha estado en la Universidad de Vermont, en Estados Unidos, desde 1993. Supervisa el Cosmogenic Nuclide Lab y el Landscape Change Program.

Vea también