Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Rubén Rodríguez: “Uno es lo que escribe, por más que se camufle”

| 11

A mis fantasmas los combato en mis historias, revelándolos, señala Rubén Rodríguez. Foto: Carlos Rafael.

Rubén Rodríguez González exprime, vive y suda cada palabra. Se mueve de la realidad a la ficción con una enorme facilidad. Te dice las cosas con una fina ironía. Juega con los símbolos, los intertextos, los verbos a veces agresivos, otras, distintos y sinceros.

Es periodista, escritor, editor, amante del café, las madrugadas y el silencio. Rubén es un buen amigo y un mejor maestro. Coleccionista de recuerdos exactos, de libros “raros”. Su casa es como un ritual, donde esconde sus personajes y sus historias contadas y por escribir.

Ya tiene más de veinte libros publicados y “ha paseado” por gran parte de las editoriales cubanas. Ya tiene premios como Alejo Carpentier, Oriente, La Edad de Oro, Ismaelillo, Abril, La Rosa Blanca y de la Crítica Literaria. Sin embargo, aún tiene mucho que decirnos e “invadir” cada Feria del Libro con una nueva aventura.

Este 14 de febrero, el sabio Rubén, como le llamamos los que fuimos sus alumnos, recibirá el Premio del Lector, dentro de las actividades de la 29 Feria Internacional del Libro de la Habana, con el título La retataranieta del vikingo, de la editorial Oriente. El galardón se entrega cada año a los 10 libros más vendidos o de mayor circulación comercial.

Dicho texto, escrito para el público infantil, constituye la cuarta entrega de la saga que integran El garrancho de Garabulla, Paca Chacón y la educación moderna y Los niños más insoportables del mundo. Ángel Velazco, al igual que en las partes anteriores, se encargó de ilustrarlo, a lo que se suma la edición de Asela Suárez, el diseño de cubierta de Sergio Rodríguez y la composición de Abel Sánchez.

La retataranieta del vikingo invita al lector a adentrarse en las peripecias de Érika y sus 40 hermanos, así como en las situaciones donde niños y adultos deciden emprender un viaje a través de la verdad y el afecto.

Sobre si pretender continuar esta diversidísima aventura, lo que representa escribir tanto para niños y como para adultos, las intimidades de sus procesos creativos, y el panorama literario actual, nos acercamos a conversar con este periodista y escritor holguinero.

Este 11 de febrero, a la 1 de la tarde, en la Sala Alejo Carpentier de La Cabaña, dicho autor hará la presentación de su libro de cuentos Los amores eternos duran solo el verano, de la Editorial Letras Cubanas. Marcan su itinerario, además, la lectura de literatura para niños el día 13, a las 2 de la tarde, en la Casa de la Poesía y la lectura de narrativa para adultos, el 15 a las 11:30  de la mañana, en el Centro Hispanoamericano de Cultura.

El Premio del Lector confirma que La retataranieta del vikingo ha tenido aceptación en el público ¿cómo Rubén concibe su público? ¿Trata de entenderlo a través de los propios personajes?

Cubierta de La retataranieta del vikingo. Foto: Cortesía del entrevistado.

Aunque en teoría escribo para niños, no tengo ideas preconcebidas acerca de mi público. En más de una ocasión me he sorprendido cuando un padre o una abuela me confiesan que disfrutaron a la par del infante con las peripecias de alguno de mis personajes.

Creo, eso sí, que las personas que leen mis historias son personas sensibles, con capacidad para discernir y buen sentido del humor, pues sensibilidad, humor e intertextualidad suelen ser condimentos habituales en mi literatura.

Busco comunicarme con ese público potencial, diciéndole a través de los libros quién soy, de dónde vengo, que espero de la vida y del mundo. Básicamente, deseo trasmitirle fe y optimismo. Creo que es vital a edades tempranas que alguien nos muestre lo bello del mundo o al menos la luz al final del túnel.

¿Cuánto le ha aportado esta saga a nivel literario? ¿La seguirás o cierras el ciclo?

Portada de "El garrancho de Garabulla".

Esta saga es una bitácora de mi propio crecimiento personal y profesional. El libro recién premiado, menos pretencioso inicialmente, rebasó sus límites y se convirtió en una historia de afectos, de relaciones entre padres, madres e hijos, con un mensaje de amor fortísimo.

Trata sobre el amor familiar perdurable a través de las dificultades, las pruebas y los conflictos, más allá de las peripecias y el humor siempre presentes. A la saga que inició El garrancho de Garabulla, el conflicto del guajiro que desea ser escritor; le siguieron Paca Chacón y la educación moderna, que vuelca una mirada crítica sobre ciertos malos procederes en la enseñanza; y Rebeca Remedio y los niños más insoportables del mundo, que cuenta sobre la paternidad y la maternidad y las vivencias de una niña ante la llegada de sus hermanitos.

Luego, La retataranieta del vikingo, con mayor profundidad psicológica de los personajes y más densa y compleja estructuralmente.

La saga no termina aún: ya está en fase de redacción la quinta entrega, titulada El garrancho: La película, una historia algo disparatada que rinde homenaje al mundo del cine y sé que la sexta tendrá un tono ecologista. Paralelamente, existe una suerte de spin-of titulado Los cuentos de Garabulla, en proceso de edición por la editorial Cauce, de Pinar del Río. Todo parece indicar que tendremos Garabulla para rato…

Se mueve entre dos públicos con mucha facilidad y cuidado en el lenguaje ¿qué es lo más difícil de hacer tanto literatura infantil como para adultos?

No tengo problemas con los públicos. Creo que la esencia está en la intencionalidad de lo que escribes y la naturaleza de las historias. Alterno ambas vertientes con facilidad. Si me dieran algún problema creo que no escribiría pues lo hago por placer, no me gusta pasar trabajo sino dejar fluir aquello que brota por natural impulso.

Cuando siento que un texto se estanca y anda como a tropezones, lo abandono, a veces definitivamente, porque me tiene que sonar verosímil por una cuestión de respeto al lector. Siempre hay que tener mucho cuidado con el tono narrativo. Lo principal es tener una buena historia para contar. Lo otro viene con la voluntad y el oficio que da el entrenamiento y, por supuesto, esa cosa misteriosa que llaman inspiración.

¿Cuándo concibe sus libros, tiene una estructura o se lo dejas a la libertad creativa?

Generalmente, no parto de una estructura, aunque marco algunos puntos dentro de la historia y casi siempre sé a dónde quiero llegar. Esto es lo principal, definir el argumento, delinear bien a los personajes que son piedra angular y fuerza motriz de la narración y proyectar el final probable.

La naturaleza de la historia determina la forma, si un cuento o una novela, si realista o fantástica, y también las técnicas narrativas susceptibles de emplear. Reconozco que a veces resulta un poco caótico, pero adoro seguir esa especie de hilo dorado que me guía a través de la narración, rumbo a la resolución del conflicto y su posible culminación.

Algo sí tengo seguro: no me puedo aburrir porque, de hacerlo, con seguridad aburriré al lector. Me considero una suerte de consumidor primario o primer lector, lo que me permite ir corrigiendo el rumbo y haciendo enmiendas en aras de la amenidad del texto y su estilización formal. Recuerda que el arte no refleja la realidad tal cual es, sino que la estiliza. No es la vida sino imitación de la vida.

Se habla de una crisis literaria, tanto por la originalidad de sus autores como la actual situación de las editoriales cubanas ¿qué crees la literatura cubana de hoy?

Creo que, paradójicamente, la literatura cubana actual goza de buena salud, de pluralidad de poéticas, de heterogeneidad en cuanto a la creación, de convivencia generacional, de variedad de propuestas estéticas y de representatividad territorial, gracias en parte al Sistema de Ediciones Territoriales, donde sellos relativamente jóvenes alternan con otros de probada fijeza en el gusto del lector cubano.

Digo paradójicamente por las afectaciones que el bloqueo ocasiona en el mundo editorial, en materia de impresión e insumos, como el tan necesario papel, que ha suscitado una situación verdaderamente compleja en ese sentido.

Creo, en resumen, que la literatura, en tanto creación está bien; lo que falta, en alguna medida, es el apoyo material para llevarla a los lectores en forma de libro impreso, aunque la literatura digital, los llamados ebooks, puede suplir esta carencia en alguna medida.

Y el diálogo entre editoriales-escritores ¿fluye sin tropiezos?

En mi caso, el diálogo con las editoriales fluye sin tropiezos, y siempre ha sido así, desde que comencé a publicar en 1999. Ha sido y es un diálogo desde el respeto y con miras comunes, en aras del beneficio mutuo.

Sostengo relaciones especiales con los editores que me han correspondido, a los cuales profeso especial respeto; el editor avezado aporta la otra mirada, el extrañamiento, el juicio libre del paternalismo que suele inspirarnos la obra propia.

Reconozco que mis libros han crecido con las sugerencias de los editores, en materia de estructura y a favor de la sintaxis. Considero que es importantísimo cada elemento de la cadena de edición, ilustración, diseño, corrección, impresión, promoción, venta… que son los eslabones que llevan tu libro hasta el lector. Necesito del editor, del promotor, del librero; todos son importantes y necesarios en el fenómeno literario.

El estilo eres tú mismo, tus referentes y tu voluntad de estilo, o sea cómo o quién quieres ser. Foto: Carlos Rafael.

¿Cuáles son los fantasmas que desvelan a Rubén y que de alguna manera imprime en sus textos?

A mis fantasmas los combato en mis historias, revelándolos. Me preocupa la incomprensión, la intolerancia, la falta de fe, la doblez, el abandono, el desamparo, la violencia, la fragmentación de la familia y la pobreza de espíritu; me preocupa la precariedad, el formalismo, la falta de imaginación y de generosidad, la fugacidad del amor y su vulnerabilidad; que la cultura del ser y la espiritualidad sea desplazada por el afán de poseer bienes y la banalidad galopante, que parece ser una plaga de estos tiempos.

Que la tecnología nos robe el tiempo y el alma, y no nos percatemos de ello. Que se extingan los buenos modales y las virtudes se batan en retirada. Que el hombre termine con la Tierra, por su falta de discernimiento y su inconsciencia.

Hay mucho de usted en sus textos ¿le sale natural? ¿O se lo propone?

Uno es lo que escribe, por más que se camufle, se travista, disimule y se esconda. El texto alumbrado por la experiencia personal deviene más complejo y verosímil. Esto no quiere decir que todo lo que escribo es autobiográfico, sino que una parte de mí palpita en mis personajes, dotándolos de humanidad.

Creo que es espontáneo, un hecho de estilo. No me lo propongo, está ahí. Es, de cierto modo, inevitable. Recuerda que el estilo eres tú mismo, tus referentes y tu voluntad de estilo, o sea cómo o quién quieres ser.

Ha recibido varios premios y reconocimientos que incentivan su producción creativa-literaria ¿en qué anda ahora mismo?

Escribo la quinta entrega de la serie de Garabulla. Espero la salida del libro de cuentos Embrujar al bebé y otros hechizos, por Ediciones Matanzas, y de la novela de fantasía épica El reino de la Alegría, por Gente Nueva, que es el primer tomo de una trilogía.

Trabajo en un texto autorreferencial titulado Cien preguntas sobre Mimundo, que describe el universo de otra de mis series y es divertidísimo. Hay por ahí dos noveletas de Leidi Jámilton, la bruja de la tercera de mis series; un libro de cuentos para adultos, al que le tengo mucha confianza, y un par de álbumes ilustrados que trabajo con mi amigo Ángel Velazco, el ilustrador de casi todos mis libros. Tengo una buena racha escritural y debo aprovecharla.

Periodismo y literatura ¿crees en esa barrera?

Existe la barrera temporal, la barrera de los públicos, de la caducidad del contenido, de la concepción y de la materia prima de que se nutre cada uno; sin embargo, me llevo bien con el periodismo y la literatura.

A fin de cuentas, el llamado periodismo narrativo, que antes fue nombrado nuevo periodismo y también periodismo literario, ha echado abajo un grupo de estereotipos formales que consideraban al periodismo una especie de oveja negra y pariente pobre de la gran literatura.

García Márquez y otros más lo engrandecieron y ennoblecieron; la mayoría de los autores de ficción más encumbrados en algún momento ejercieron el diarismo. Como dijo el español Antonio Gala, el periodismo es excelente gimnasia y enseña síntesis, sintaxis y humildad. De esa escuela provengo yo.

El periodismo es excelente gimnasia y enseña síntesis, sintaxis y humildad.
Foto: Juan Pablo Aguilera.

¿Cuáles son los diez títulos que obtuvieron el Premio del Lector?

Hombre del silencio recibirá el Gran Premio del Lector en FIL 2020. Foto: Fiscalía de la República.

De acuerdo con el sitio Cubaliterariael Gran Premio de los Lectores fue para Hombre del silencio, de Ramón Labañino, por la Editorial Capitán San Luis, mientras que el resto de los títulos son 👇📚

  1. Editorial José Martí: Opolopo Owo. La sabiduría de los oráculos, Natalia Bolívar.
  2. Editorial José Martí: Benny Moré, símbolo de la música cubana, Rafael Lam.
  3. Editorial Oriente: La retataranieta del vikingo, Rubén Rodríguez.
  4. Editorial Oriente: Proverbios y cuentos del Lejano Oriente, Jorge Braulio Rodríguez.
  5. Editorial Arte y Literatura: Antología, poesía y prosa, Mario Benedetti.

En casi 400 páginas y narra la historia del ídolo cubano desde 1919 hasta que fallece en 1963.

6. Editorial Ciencias Sociales: El cementerio chino de La Habana en la diáspora del tiempo, Teresita de los Reyes Labarca.

7. Editorial Academia: Los niños prodigios del ajedrez, Colectivo de autores.

8. Editorial Pablo de la Torriente: Amor y mafia en La Habana, Germán Bode Hernández.

9. Editora Abril: Palabras reencontradas, Ciro Bianchi Ross.

10. Ediciones El Abra: Té sin limón. Ellas sí hablan de amor y sexo. Selección y prólogo Dulce María Sotolongo.

Un relato que parece salido de alguna crónica de páginas rojas de un periódico sensacionalista”, pero que se aferra a la veracidad de un hecho que conmovió a la sociedad habanera en la década de los cuarenta.

Un reconocimiento especial recibirá la Colección Espejo de Ediciones La Luz, por todos los años que ha mantenido un alto índice de ventas de todos sus títulos.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Enrique dijo:

    Excelente escritor, muy merecido el premio. Felicidades.

  • Leo dijo:

    Felicidades, Rubén. Eres uno de mis escritores preferidos y mereces este reconocimiento, el de los lectores.

  • Alexander Vargas Ricardo dijo:

    Merecido premio a las letras ,fiel exponente de las letras de Holguin.Cautiva escuchar y leer su obre en especial la dedicada a los niños m, cargada de un lenguaje sencillo y ameno a cualquier persona.Felicidades.

  • Aliss dijo:

    Felicidades Rubén! Muchas gracias por tus obras. Mi hija tiene 15 años, ha leído casi todos tus libros y los adora. Es una de tus más grandes admiradoras....

  • arelispc dijo:

    Muchas Felicidades por este premio, muy merecido. Excelente artículo que nos permite mirar un poco más adentro a este productivo escritor, Que Garabulla siga multiplicandose.

  • MissaJoa dijo:

    Maravilloso escritor, he tenido el privilegio de leer dos de sus obras, me encanta que impulsemos el interés de los más pequeños hacia la lectura, créanme que no hay mejor forma de hacerlo que con los libros de Rubén....
    Abrazos y sigue cosechando éxitos!!!

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Un holguinero-cubano que exibe una conducta que se traduce en un alto honor. Su grandeza es la humildad. Es de los h0lguineros impresindibles. Este vaioso trabajo lo he publicado en mis cuentas de de TWitter y Faboook

  • Yanet dijo:

    Muchas felicidades. Es un excelente escritor. Mi esposo, mi niño y yo ya lo consideramos un miembro de la familia. Enhorabuena!

  • Angel Fornaris A dijo:

    En hora buena mi amigo Rubén por el premio, gracias por tener ese talento y lo más importante como dijera Einstein la Imaginación prolifera que tienes.

  • Maria Elia Velázquez Cruz dijo:

    Felicidades amigo. Merecido el premio. Bendiciones.

  • LSR dijo:

    muchas felicidades y exitos ... q buen escritos

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Suñol Robles

Jorge Suñol Robles

Gestor de Redes Sociales en Cubadebate. Licenciado en Periodismo de la Universidad de Holguín en 2018. Contacto: jorge@cubadebate.cu En twitter: @jsrobles94

Vea también