Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Hierro: Martí más allá del mito (+Video)

| 7 |

Caleb Casas interpreta a Martí, en Hierro. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

“Yo nunca me propuse transgredir nada con Martí, ni criticarlo, ni ensalsarlo más de lo que su figura es, simplemente es lograr encontrar que fuera un personaje con contradicciones, real, vivo, actuante, que tuviera circunstancias dramáticas que pudieran sostenerlo en la escena frente al público.

La gente puede entenderlo, puede tener una imagen de Martí, es el Martí que podemos darle, porque Martí puede ser muchas cosas, tantas cosas que a veces no podemos asirnos a ninguna; presentado dentro de esa posiblidad, existe comunicación con él”, aclara Celdrán, ante las dudas y comentarios distorsionados que puedan existir sobre su más reciente propuesta teatral.

Es La Habana del 2020. A esta altura, cuando ha llovido tanto, cuando han pasado generaciones, unas más rebeldes, otras más difíciles, algunas más comprometidas, Cuba y los cubanos, mantienen el mito martiano y el pedestal intacto. Se arriesga mucho al bajar de la cumbre a los héroes y ponerlos hablar de su vida más íntima, de su realidad, de sus sensiblidades. Sin embargo, Argos Teatro y su director, con plena osadía, enfrenta esta costumbre. Y lo hace, para suerte de todos, digno de reverencias.

Minutos antes de iniciar la función de Hierro, cuando en el fondo del escenario se prepara el personaje principal, asumido por Caleb Casas, conversamos con Carlos Celdrán sobre esta pieza teatral, que ha ganado el Premio Villanueva de la Crítica en 2019 y que estará en cartelera hasta el mes de marzo, en la sede habitual de la compañía. Afuera las entradas se agotan, y así sucede cada fin de semana. La gente quiere venir, llevarse su Martí a casa, entenderlo, conocerlo.

Desde el exilio, el nombre de Cuba

Rachel Pastor asume el personaje de Carmen Miyares en la puesta teatral. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

New York, 1885. Exilio, mítines, recaudación de fondos, par de discursos que inspiran. Los refugiados, los traicionados, los conquistados, los revelados, los sobrevivientes, los resistentes. Una Isla a la que todos añoran volver. Pero temen, temen regresar. Es una incertidumbre constante. Hablen bajo, que Martí va a pronuciarse.

Lleva un anillo de hierro, el peso crudo de su grillete en las canteras de San Lázaro, cuando apenas era un adolescente, la cicatriz de una época. Lleva el peso de Cuba, su país de ilusiones y conflictos, por eso quiere verlo libre. Por eso, no detiene su voz, su pluma, su ímpetu. Sobrevive al veneno que quiere liquidarlo, aunque a veces su cuerpo, nada saludable, lo traicione.

Eso es algo de lo que nos describe Hierro, muestra de lo poco que conocemos al Apóstol, más allá del mito y las estatuas, del busto y el nombre, de sus frases y libros.

Apuesta por sentar a Martí a conversar, de la manera más sencilla y directa con su público, nos revela el lado más humano y frágil del héroe que hemos encumbrado. Este es el Martí de Celdrán, creado por sus percepciones y estudios, por su imaginario creativo.

Carlos Celdrán, director de Argos Teatro. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

“Lo que quisimos, en alguna medida, fue ponernos en su lugar, tratar de acercarnos a sus inicios, tratar de entenderlo desde el lado más personal, más inquietante. Para mí lo más difícil fue convertir a Martí en un personaje teatral.

“Lo más importante del teatro es que tú como público puedas entender a una figura, un personaje en primera persona, por la empatía que te producen las situaciones que está viviendo y entonces es cuando tú entras a ese interior, a ese espacio de comportamiento.

“Poner a Martí ya en escena, en su vida cotidiana, en sus conflictos, en la realidad de la ficción, ya permite ese primer encuentro directo, más allá de que sea un mito, de que sea un héroe, un padre fundador de la nación. Entra en otro orden de comunicación con el público y eso nada más que lo propicia la ficción, la dramaturgia y el teatro”, describe Celdrán.

Pudo llenarse el texto de citas martianas, pudo contarse cronológicamente momentos importantes de la vida de esta figura, pudo hacerse la clásica biografía de la calle de Paula y Dos Ríos. Pero eso, hubiero fracasado, hubiera sido en vano por mucho esmero y creatividad que se le pusiera. Ese es el esquema que recita la gente.

Carlos, aferrado a sus vivencias personales -toda su obra parte de ahí- y después de un exhaustivo estudio sobre el Apóstol, del que confiesa ha sido una parte trascendental en su vida, quiere retratarnos, por medio de la plausible actuación de Caleb Casas, la fragilidad de un hombre enfermo, los amores y las Cármenes en sus vidas, su cercana relación con María Mantilla, su convicción intacta y primera de lo que es Patria, queda claro que nada es más importante, nada la causa más placer, ni más sufrimiento.

El proceso fue todo apasionante, porque yo tenía ideas sobre Martí muy antiguas, pero cuando me volqué en la investigación fui descubriendo cosas que de verdad no sabía. Ese proceso fue a la par de la escritura, no separé las cosas, porque ya había mucha investigación previa dentro de mí.

“Ahondar en estos sucesos que yo iba a tratar en la obra me llevaron a descubrir un universo mucho más matizado, nuevo, que entró en el tejido de la obra. Con los actores fue lo mismo, un proceso muy apasionante, tuvimos que leer nuevamente textos fundamentales de Martí, biografías, ir a a sus pasajes. Se creó un espíritu muy interesante alrededor de la investigación que dio pie al espectáculo.

Entender quiénes somos

Destaca personaje de Manuel Mantilla, y el del Patriota, con la fuerza del actor José Luis Hidalgo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Cada pieza de Celdrán se basa en contar una experiencia, en decir con la fuerza de las palabras y el lenguaje, transmitir emociones, hechos, usando el diálogo como pretexto. Hierro no necesita más que eso, más allá de entrega absoluta de sus actores, independientemente de la carga dramática de cada personaje, sobresale el equilibrio. Hay compenetración, ritmo, seguridad y diversidad a la hora de decir.

“Los actores tuvieron un proceso de acercamiento a través de la investigación de la propia obra de Martí. Todo eso creó un clima de trabajo muy intenso. El resultado es la pasión que volcaron en ese estudio y sobre todo las circunstancias que la obra presenta, tratar de entender eso, de bajar a tierra, de concretarlo”.

Caleb Casas se lleve el más fuerte de los aplausos, sin duda, un actor probado dentro y fuerza de las tablas, capaz de asumir personajes de diversa índole, y hacerlo, con el matiz preciso y la pasión que pocos actualmente ponen a su trabajo, es notable lo difícil y arriesgado que fue asumir este papel, el nivel de entrega y el fuerte ejercicio psicológico que imponen actuaciones de este rango.

Sin embargo, son reconocibles las actuaciones de todos los actores que alternan en la obra, conformada por Rachel Pastor, Maridelmis Marín, Daniel Romero, Mariana Valdés, José Luis Hidalgo, Abel Lopez y Waldo Franco, cada cual con su manera de interpretar, da riqueza y ayuda a la evolución de los conflictos.

Carlos Celdrán insiste en revolver el pasado. Tal vez para llenar los vacíos que puedan quedarnos, para acercarnos a su historia, la suya, la de Cuba y los cubanos y qué mejor que usar a Martí, en su inmensidad, encerrado, se puede decir, en un cuarto casi en penumbras, una sala donde no caben más de 50 personas, qué viene a decirnos de frente, qué es Cuba y cuál es nuestra verdadera raíz, que es un hombre que sufre, padece, llora, ama, lucha y resiste.

“Últimamente he trabado mucho sobre la memoria, sobre el pasado, para entender un poco lo que somos hoy, a dónde hemos llegado, por qué somos así, qué contradicciones tenemos y de dónde vienen. Es una forma de conocernos, de entendernos, como nación, como país, como personas, que es imperioso en la dramaturgia en el teatro que se proponga este objetivo.

Después de Hierro, ¿qué siente Celdrán?:Ese era el gran tabú, romper la parálisis de representar a Martí que tenemos, de imaginarlo como una persona real que puede interactuar en un escenario que puede ser motivo de apropiaciones, y con eso siempre había una gran tensión en todo el equipo, ¿la gente podrá creerse y aceptar que este es Martí? ¿Funcionará despues de las ideas preconcebidas que tenemos de él?

“Creo que constatar que ha sido así, que el público se ha emocionado, se ha convencido que lo que está viendo es una lectura válida y profunda, ha sido lo más emocionante y lo más relajante también”.

Daniel Romero es Valentín, y comparte su personaje con Víctor Garcés. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Maridelmis Marín en el rol de Carmen Zayas-Bazán. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Cada pieza de Celdrán se basa en contar una experiencia. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Los actores tuvieron un proceso de acercamiento a través de la investigación de la propia obra de Martí. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Caleb Casas, un actor probado dentro y fuerza de las tablas, capaz de asumir personajes de diversa índole. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

En Video, Carlos Celdrán conversa sobre Hierro

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luz dijo:

    Excelente trabajo de Jorge e Irene. Ya vi la obra y me pareció genial, sobre todo la forma de decir sin decir... Me encantó la parte fotográfica, resume los momentos más importantes de la obra: Martí pegado a los libros, la incertidumbre del joven traidor, los conflictos de Carmen y Mantilla, la complicidad de Pepe y Carmita... lecturas y fotografías así, se agradecen.

  • Arturo dijo:

    Ojalá presenten la obra en Sancti Spíritus. O que la pongan en la televisión.

  • Abel dijo:

    Excelente obra. Felicidades para Celdran vuelve a consagrarse y para los actores sobre todo para Caleb, Maridelmis Marin y Jose Luis Hidalgo, fascinantes.

  • Julio Enrique dijo:

    Se dice que hasta marzo se estará presentando, pero por favor, pudieran dar detalles de los días de funciones, la hora y la adquisición de entradas?
    Me parece una propuesta interesante, y me gustaría presenciarla.
    Saludos

    • Amiga dijo:

      Amigo, las funciones son viernes, sábado y domingo. Los viernes y sábados a las 8:30 PM y el domingo a las 5:00 PM. Las entrdas se adquieren en la taquilla del teatro dos horas antes de comenzar la función.

      • Julio Enrique dijo:

        Gracias

  • Yudmila Dieguez Cuellar dijo:

    Hola y buenas tardes no soy habanera soy avileña y es una lástima porque me encantaría estar allí para poder disfrutar de esta bellísima obra,cuando digo bellísima obra es porque de tan solo leer lo que Cubadebate a publicado al respecto ya me puedo imaginar todo lo demás. Felicitaciones a su director pues cuenta con un excelente elenco de actores y actrices.
    Muchas felicidades muchachos!
    Bravo por ustedes!
    Excelente trabajo!
    Levantando bien en alto el nombre de nuestro Apóstol José Martí!

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Suñol Robles

Jorge Suñol Robles

Gestor de Redes Sociales en Cubadebate. Licenciado en Periodismo de la Universidad de Holguín en 2018. Contacto: jorge@cubadebate.cu En twitter: @jsrobles94

Irene Pérez

Irene Pérez

Fotorreportera de Cubadebate. Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana (2014). Contacto: irene@cubadebate.cu, en Twitter: @irenepperezz

Vea también