Imprimir
Inicio » Especiales, Entretenimiento  »

La historieta cubana exige espacio

Por: Arturo Delgado Pruna
Publicado en: Canal USB
En este artículo: caricatura, Cuba, Cultura, Entretenimiento, manga
| 8 |

Cuando la editorial italiana Sergio Bonelli le ofreció a Orestes Suárez un contrato en los años 90, él temió. Comprometerse con el mercado del cómic europeo lo obligaría a asumir un ritmo de trabajo más rápido que podía poner en riesgo la calidad y, como consecuencia, llevar a la cancelación del convenio. Fue una reacción lógica, pero sin fundamentos. El mismísimo Alberto Breccia, maestro de maestros, le había advertido que reunía todo lo necesario para dibujar en cualquier editorial extranjera. Y así ha sido durante 25 años. No obstante, con anterioridad Orestes había publicado en las revistas cubanas Pionero, Zunzún, Pásalo, Pablo y Cómicos, que le granjearon multitud de seguidores, algunos de los cuales son hoy historietistas notables.

Orestes Suarez en su estudio.

¿Cuándo comenzó su interés por el dibujo?

Después de los 5 años, en la segunda mitad de los años 50, intenté hacer las historias mías. Nacía una pasión sin yo darme cuenta. Una noche mi padre se sentó a la mesa para descubrir lo que me tenía tan ocupado. Estaba tratando de hacer algunos dibujos, me fijaba en un cómic del western norteamericano, eran los que más me gustaban. Mi padre me dijo: “Te reto a que hagas este dibujo mejor que yo”. Empezó a dibujar un mulo sentado, de cuando vivíamos en el campo, en Pinar del Río, antes de venir a La Habana. No pude hacer un dibujo mejor que el suyo, pero ese reto me sirvió como punto de partida para seguirlo intentando hasta el día de hoy.

¿Qué reglas usted ha acatado para trabajar muchos años con una editorial extranjera?

El respeto al trabajo es la garantía del triunfo. La permanente exigencia en la calidad, más la rapidez de ejecución caracterizaron un punto importante en mi consolidación profesional. Hay que regirse por los intereses de producción y cumplir objetivos comerciales. Recibo el guion y lo llevo al papel en la forma que se me indica; el diseño de los personajes ya está establecido. Estos parámetros que identifican el diseño y las características de los personajes son inviolables. No todos los dibujantes están dispuestos a seguir un régimen con estas características.

¿Qué dificultades tienen hoy en Cuba los jóvenes historietistas?

Debe existir una revista especializada que les permita participar para ver sus trabajos y compararlos con los demás. Ellos necesitan publicar periódicamente; un profesional de la historieta que no la practica a diario pierde habilidades.

Hacer historietas con el objetivo de cubrir un plan educativo en pocas revistas no cubre las expectativas de un buen historietista, ni tampoco las de los lectores. Eso defrauda a muchos y los obliga a vender su arte a empresas extranjeras, cuando en verdad se podría aprovechar el talento en nuestro país. Si hoy no tenemos dónde publicar todo lo que seamos capaces de crear para satisfacer las expectativas de los lectores, coleccionistas, bibliotecarios, etc., no puede haber desarrollo para los autores de la historieta y, por ende, tienen que sentirse frustrados.

Pero si cada año se publican libros de historietas, ¿por qué considera que hay indiferencia por el género?

No se puede afirmar que exista una producción de historietas vasta, sostenida. Cuando surja de nuevo una casa editorial especializada en la historieta, entonces dejaré de sentir la indiferencia. Mostrar los trabajos con periodicidad en revistas o libros es fundamental para que cualquier profesional pueda tener un sentido de pertenencia y un correcto conocimiento de lo que hace mediante la comparación y la competencia amistosa. La historieta cubana exige espacio para su desarrollo.

Valiosas páginas originales de nuestra historieta se han perdido o vendido a coleccionistas extranjeros. ¿Cómo piensa conservar sus obras?

Estoy dedicándole parte de mi limitado tiempo a la revisión de las páginas escaneadas y digitalizadas de “Camila”, “Yakro”, “Resplandor”, “Voluntad férrea”, “Me voy a España”, “La última sonrisa”... entre otras muchas; aunque aún me faltan varios títulos por digitalizar. Estoy feliz por haber logrado este pequeño rescate. He pensado pasarle a la Vitrina de Valonia toda esta documentación para que la nueva generación la aprecie. Los originales de Tex Willer que he venido realizando para la Editorial Sergio Bonelli se ofertan en ventas públicas, en ferias y librerías especializadas del fumetto italiano.

La muerte de Martí.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sachiel dijo:

    Tronco de historietista... y qué más, entonces?

    • felix b dijo:

      sachiel,

      no hay un tema del que usted no opine en este sition, increible, o sabe de todo o no trabaja

      • sachiel dijo:

        felixb, y usted, o no sabe nada, o está jubilado, o no trabaja tampoco.... si realmente es o fue cubano, sabe quien es Orestes Suarez...

  • m&m dijo:

    conservo varios numeros de "Comicos"
    ahi salia de lo mejorcito del comic nacional e internacional de la epoca
    varias historietas cubanas de entonces son joyas

  • Bob69 dijo:

    Nunca fui un gran dibujante de niño, promedio, tal vez. Pero si huno una fuente de inspiración para mi siempre fue la obra de Orestes Suárez con un estilo nítido, depurado y en extremo detallado de todas las historietas que publicó y yo logré de alguna manera alcanzar para disfrutar. Ojalá y regresara la editorial Pablo de la Torriente Brau con sus tan añorados Comicos.

  • Cadillac dijo:

    Orestes Suarez es por casualidad el que dibujaba las historietas de ¨Camila¨ la chica karateca y exploradora?????... tremnedas historietas y dibuja con tremenda calidad.

    • m&m dijo:

      Camila, muy buena historieta

  • WERNER dijo:

    Por más reclamos que se hagan, las editoriales cubanas se desentienden de la historieta a pesar de la calidad que puede tener y el alto consumo por los lectores.Hasta ahora nunca he visto un comic cubano mosqueado en ninguna libreria,al contrario de otros supuestos libros serios que son infumables ,y que pasan a convertirse en parte del mobiliario.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arturo Delgado Pruna

(Sancti Spíritus, 1971). Editor. Ha publicado artículos y entrevistas sobre historieta y humor gráfico en revistas, periódicos y sitios digitales como El Caimán Barbudo, Escambray, Juventud Rebelde, La Jiribilla, Cubahora, Esquife y Noticias de Artecubano. Ha editado los libros de cómics Los hijos del Quasar y Yakro.

Vea también