Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

XII Juegos:  Regreso a la cuna que los vio nacer                                 

| 1

Los Juegos Panamericanos regresaron en 1995 a la nación que lo vio nacer, Argentina, tras 44 años de la primera celebración. La pequeña, pero hermosa ciudad turística de Mar del Plata acogió la duodécima versión en una fecha inusual, del 11 al 26 de marzo, fin del del verano y comienzo del otoño en el Cono Sur.

Un cielo sin nubes y una temperatura cálida acompañaron a la invasión deportiva de 42 países americanos, récord para estas citas. La inclusión de siete nuevas disciplinas (bádminton, esquí naútico, kárate, pelota vasca, racquetbol, squash y triatlón) convirtió a esta edición en la más grande de la historia. Tanto fue el crecimiento, que para darle cobertura a las hazañas de los 5 144 deportistas inscritos se acreditaron otra cifra histórica de periodistas (2 700).

Los marplatenses tuvieron también problemas con el Comité Organizador, pero apoyaron la celebración y construyeron para esta un Estadio Polideportivo y otro para el atletismo; un impresionante velódromo, las canchas de hockey sobre césped y un complejo de Piscinas techado, a lo cual se unió el existente estadio de fútbol y un remodelado patinódromo.

Dentro de las figuras imprescindibles de mencionar clasifica el tritón brasileño Gustavo Borges, quien sobresalió con dos récords panamericanos en 100 y 200 libres y tres medallas de plata en los relevos. Asimismo, en la alberca argentina una prolongada ovación acompañó la victoria de Nelson Mora Molina en 200 mariposa, que constituyó la primera de la natación de Venezuela en doce ediciones.

El oro del fútbol argentino llenó de orgullo nacional a los locales y alcanzó puntos dramáticos en la final, ganada 5-4 a México en penales, tras igualar sin goles. El joven plantel conducido por Daniel Passarella agrupó a figuras que luego tejerían grandes triunfos y alcanzarían fama universal como Roberto Ayala, Hernán Crespo, Javier Zanetti, Juan Pablo Sorin, Ariel “El Burrito” Ortega, Marcelo Gallardo, Guillermo Barros Schelotto, entre otros. Sin duda, una galería de grandes valores.

Cuba volvió a rendir otra gran faena con el segundo lugar general, detrás de Estados Unidos, que recuperó el trono perdido cuatro años atrás en La Habana. La cosecha dorada antillana es la segunda más grande de todas las participaciones (112) y vino acompañada de actuaciones perfectas de la selección femenina de judo (8 de 8), un récord mundial del pesista Pablo Lara en envión (207,5 kilogramos) y el triunfo en el atletismo, por delante de nuevo de los estadounidenses.

Precisamente en el deporte rey, nuestro plusmarquista mundial de salto de altura, Javier Sotomayor, elevó la marca para estos Juegos a 2,40 metros y quiso regarle a la afición que lo apoyaba un nuevo récord del orbe, pero no pudo en los tres intentos sobre la varilla a 2,46. No obstante, se llevó el pletórico cariño y respeto del pueblo argentino.

Imposible dejar de mencionar a los pugilistas del profesor Alcides Sagarra con sus siete coronas, el debut exitoso de los karatecas con cinco monarcas, la decena de campeones en la lucha, el dominio de la gimnasia rítmica, lideradas ahora por Yordania Corrales, así como los 21 cetros de los forzudos y los ¡séptimos cetros consecutivos! de las Espectaculares Morenas del Caribe y niuestro equipo de béisbol.

Sucesos para resaltar fueron las primeras apariciones en estas justas del ecuatoriano Jefferson Pérez en marcha y el cubano Iván Pedroso en salto de longitud. Ambos serían campeones olímpicos en Atlanta 1996 y Sídney 2000, respectivamente. La reaparición del estadounidense Roger Kingdom en los 110 metros con vallas le permitió igualar su puesto cimero de Caracas 1983 y ser el primero con dos títulos en esta técnica prueba.

Un hecho curioso, humano y casi increíble trascendería de la prensa local a los grandes medios durante los Juegos. Una persona ciega presenciaba la final de hockey sobre césped de mujeres y a su lado una adolescente le relataba las acciones: «Rimoldi avanza por la derecha, se la pasa a Oneto, le cometen una infracción…» En el entretiempo del encuentro, el presidente de la Federación Panamericana del deporte subió a las gradas para saludar al ciego y obsequiarle un pín (sello) de recuerdo. Cuando se lo iba a ubicar en su camisa, el hombre le dijo: «Le agradezco, pero se lo da a mi hija, porque ella son mis ojos».

La despedida de Mar del Plata terminó siendo para todas las delegaciones de añoranza y felicidad. Habían sido unos estupendos Juegos Panamericanos. Cuba cumplió su meta y con su pueblo. Nuevos retos les tocaría enfrentar en Winnipeg 1999.

PARTICIPACIÓN CUBANA:

Atletas: 485 (308 hombres y 117 mujeres)

Lugar: 2do

Medallas: 238 (112-67-59)

MEDALLERO FINAL

País O   P B T
1 EE.UU. 170 144 110 424
2 CUB 112 67 59 238
3 CAN 47 61 69 177
4 ARG 40 45 74 159
5 MEX 23 20 37 80
6 BRA 18 27 38 83
7 VEN 9 14 25 48
8 COL 5 15 28 48
9 CHI 2 6 11 19
10 PUR 1 9 12 22
11 URU 1 4 3 8
12 GUA 1 1 6 8
13 DOM 1 1 5 7
14 AHO 1 1 4 6
15 ECU 1 1 3 5
16 PER 0 3 4 7
17 ISV 0 3 0 3
18 NIC 0 2 2 4
18 JAM 0 2 2 4
20 BAH 0 2 1 3
21 PAR 0 1 2 3
22 CRC 0 1 1 2
23 PAN 0 1 0 1
23 ESA 0 1 0 1
23 DMA 0 1 0 1
26 TRI 0 0 6 6
27 HON 0 0 2 2
27 SUR 0 0 2 2
29 BER 0 0 1 1
29 ANT 0 0 1 1
29 VIT 0 0 1 1
Total 432 433 509 1374

                                                  

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • jnk dijo:

    Algo que sucedió en el juego por el oro del béisbol en esos panamericanos; al ganar los cubanos, un argentino saltó al terreno con una bandera cubana ondeándola sobre su cabeza, los organizadores se volvieron locos pues no esperaban algo así y uno le reprochó el hecho, pero estaba tan alegre por l triunfo cubano que no le importó las amenazas. Ese argentino es Eladio González (Toto) fundador del único museo del Che en Argentina. Años después lo conocí y me confesó que de béisbol no sabía nada, pero su amor por nuestra tierra fue más grande y, por supuesto, con un juego en la tv me dispuse a mostrarle alegremente las reglas y pormenores del béisbol, nunca lo entendió…

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Joel García

Joel García

Periodista Cubano. Editor-jefe de la Redacción Deportiva del periódico Trabajadores desde 2007.

Vea también