Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Vi morir a Manzanita

| 17

José Antonio Echevarría “Manzanita, asesinado por la tiranía batistiana.

Todavía parecen retumbar en sus oídos el sonido de las sirenas de los patrulleros y el  tabletear de la metralla del funesto día en que vio caer abatido, en desigual enfrentamiento con los gendarmes de Batista, a José Antonio Echeverría “Manzanita”, el extraordinario líder universitario y aunque han pasado 62 años de aquel 13 de Marzo de 1957, sus ojos vuelven a entristecerse y todo el rostro adquiere matices de indignación al recordar los hechos.

“Fue muy triste ver morir a nuestro Presidente de la FEU, a los estudiantes nos embargo un dolor inmenso, sabíamos el carácter, la inteligencia perdida, el revolucionario intachable, la personalidad brillante que mataban los sicarios del tirano.

Ella es Adelina Llamos Sierra, una guantanamera nacida y criada en el batey de Soledad, hoy cabecera municipal de El Salvador, a quien más la suerte que las posibilidades económicas le posibilitaron, entre los años 1953 y 1957, estudiar Pedagogía en la Universidad de la Habana, y ser testigo y protagonista de las luchas estudiantiles revolucionarias contra el régimen del dictador Fulgencio Batista.

— Una guajirita en Alma Mater.

No era muy usual que en la década del 50, del pasado siglo, una mujer guantanamera, y por demás de procedencia muy humilde, pudiera cursar estudios universitarios en la Universidad de la Habana. Por eso Adelina se confiesa ser privilegiada por la suerte.

“Yo recuerdo a un muchacho de la universidad que siempre me decía que mi papá seguro era un rico hacendado oriental. Nada más lejos de la realidad, en honor a la verdad mi viejo siempre se preocupó por mi educación y la de mis hermanos, con mucho trabajo, pues sólo tenía salario seguro durante el período de zafra, cuando laboraba en el central.

“En septiembre de 1953, llegué a la Ciudad de la Habana, para estudiar pedagogía. Acompañando a una tía que llevaba un hijo enfermo al médico, fuimos a parar hasta la morada de la señora Dora Muñoz de Tudela, una guantanamera residente en la capital, propietaria de de una casa de huéspedes.

“Por esas casualidades de la vida, la empleada se había marchado,  y luego de hablar con la señora, convenciéndola de que independientemente de los estudios yo podía cocinar para sus huéspedes, logré ese mismo día encontrar trabajo y un cuartito chiquito donde vivir. Aquella residencia estaba, en M y Jovellar, cerca del recinto universitario. Desde uno de los balcones de aquella fue que presencié junto a otros inquilinos el momento de la caída en combate de José Antonio”.

“A José Antonio Echevarría lo queríamos todos por sus grandes cualidades humanas”, dice la guantanamera Adelina Llamos Foto: Rodny Alcolea.

— ¿Cómo fueron esas horas vividas por usted aquel 13 de marzo?

“Ese mismo día discutía la tesis de Doctora en Pedagogía, estábamos un grupo de estudiantes en el laboratorio de Antropología, donde realizaríamos el examen, cuando comenzó una verdadera agitación en toda la Universidad, se empezaron a escuchar esporádicos tiros y el sonar de las sirenas de los carros de la policía.

“Luego llegó hasta el laboratorio uno de los custodios de la Universidad y nos dijo que debíamos abandonar el recinto estudiantil por las puertas del fondo. Ya en la calle aumentaron los disparos y desde autoparlantes que indicaban a todos los carros patrulleros dirigirse al Palacio Presidencial.

“Estando en la casa de huéspedes, pasadas las tres de la tarde, sentimos un carro que venía a toda velocidad, y desde el cual se escuchaban gritos de: El oso está siendo ajusticiado en su madriguera, todos marchemos hacia la Universidad a pelear contra el tirano, junto a varios inquilinos me paré en el balcón para ver lo que sucedía”.

Sus ojos brillan de emoción al recordar cada detalle de la acción. Era José Antonio, el que gritaba convidando al combate, iba en el asiento delantero, el primero en reconocerlo fue el Doctor Armando Montes de Oca, hacía meses que no le veíamos, pues por sus actividades revolucionarias era muy perseguido.

“Luego vino el fatal cruce del carro de Manzanita con el patrullero, los guardias lo reconocieron enseguida y comenzó el tiroteo. José Antonio, abrió rápidamente la puerta del vehículo para disparar”, la vital señora de 88 años se detiene en su conversación, su voz ahora está entrecortada, suspira y continúa explicando “Pasaron sólo unos segundos pero parecía una eternidad, luego cayó muerto nuestro querido compañero”.

—  ¿Qué cualidades de José Antonio recuerda más?

“Su inteligencia, carisma y dinamismo, siempre pendiente de todos los detalles, yo lo conocía bien porque el visitaba con frecuencia nuestra Facultad  de Educación, donde creo que hasta tuvo sus amores.

“El estudiantado lo quería mucho, el día en que fue electo Presidente de la FEU, los muchachos lo cargaron y recorrieron por toda la Plaza Cadenas de la Alta Casa de Estudios”.

“Después del 13 de marzo fue cerrada inmediatamente la Universidad y suspendidas las garantías constitucionales, era una época muy violenta, de enfrentamientos a diario, entre el estudiantado y la policía, cada atropello, cada asesinato, multiplicaba nuestras fuerzas para derrocar a Batista. Recuerdo aquella inmensa manifestación en que los bomberos nos tiraron agua, esas imágenes son las que con frecuencia se ponen por la televisión. Ese día mataron a Rubén Batista Rubio.

Luego, como no estábamos dando clases, regresé para mi casa.

— ¿Y la discusión de sus tesis Adelina?

“Sonríe y me contesta emocionada “Imagínate que no fue hasta meses después del triunfo revolucionario, que nos citaron para presentarnos a realizar el frustrado examen”.

Fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas, y protagonista destacada en cuanta misión encomendara la Revolución, Adelina Llamos Sierra, dedicó casi tres décadas a las labores de Educación. Hoy se mantiene con vitalidad habitual, dispuesta a trasmitir sus experiencias a todo aquel que toque a su puerta.

“Antes de finalizar la entrevista quiero expresar mi satisfacción de ver tanto jóvenes estudiando carreras pedagógicas en la Enseñanza Superior, es ver muchas veces multiplicados los sueños e ideales de José Antonio”.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • lula dijo:

    Era Echeverría. No Hechevarría.

    • ASEDIO dijo:

      QUE NARICES HABLAS..?? TOME MULTIVITAMINAS PARA QUE LE DE HAMBRE Y TRAGUESE SU COMENTARIO. QUE ABSURDO.

  • Marisel fortes dijo:

    Me gusta mucho este espacio aunque tengo poco tiempo , esta actualizado y siempre leo las noticias aqui gracias

  • raykel dijo:

    da lastima y vergüenza ajena ver a esta protagonista de alguna manera de nuestra historia, en las condiciones que al parecer está viviendo,me estremeció su relato, pero me estremezco más por esto, que pudiera evitarse, saldarse...un ejemplo más de las difíciles condiciones de vida de nuestros maestros de toda la vida...ojala me publiquen y no censuren.

    • stoysansi dijo:

      raykel: Ojalá y un día se le otorgue «honor a quien honor merece».

  • cubano preocupado dijo:

    otro de nuestros Héroes que el ICRT le debe una película de su corta y extensa vida...hay mas que historia para hacer un guion de lujo y contar al detalle los días antes de este histórico suceso

  • Laly dijo:

    Conmovedora historia,y para ella debe ser un recuerdo muy triste
    Que pena una pedagoga de tantos años y vivir tan humilde,casi tanto o peor que cuando comenzó sus estudios,a juzgar por la foto

  • m&m dijo:

    Yo no lo llamaria "asesinato", el termino no aplica
    Fue muerte en combate, luchando frente al enemigo

  • Maria dijo:

    Muy triste esa imagen de Jose Antonio asesinado.

  • Erlan dijo:

    ¿Y Adelia? a juzgar por su casa parece que vive en extrema pobreza, esas cosa no deben pasar en la Revolución mi intención no es criticar , sino dejar una reflexión Adelina merece una mejor vida.

  • Francisco Javier dijo:

    Muy emocionante. Le ruego transmita un saludo al destacado profesor doctor Narciso Llamos Sierra. Gracias

  • victor m dijo:

    que esta fecha nunca se olvide.

  • anadia dijo:

    Para las nuevas generaciones es importante conocer la historia de la Patria no solo por los libros de texto, si no tambien obtener ese conocimiento através de fuentes vivas, como en este caso es la caida del Lider estudiantil José Antonio, al enfrentar a las fuerzas de la tiranía de Batista.
    Hecho histórico que jamás debe ser olvidado

  • Jose R Oro dijo:

    Sigue mal escrito, el apellido del gran lider estudiantil cubano era Echeverría, no Echevarría

  • anaira dijo:

    Adelina Llamos, mi maestra de primaria en el Salvador donde nací y viví hasta terminar mis estudios universitarios, maestra ejemplar de intachable conducta, respeta y admirada por todos sus alumnos, no conocía hasta hoy esta parte de ella en la hitoria de nuestra patría, ella es ejemplo de revolucionaria, de nobleza y grandes valores a transmitir a las nuevas generaciones, mucha salud para la maestra Adelina, como la llamabamos todos, alumnos, padres y maestros.

  • AD23L dijo:

    Triste historia. Un momento así no se olvida nunca y es bueno contarlo, para que la juventud de los tiempos venideros, conozcan como era la vida de los estudiantes en aquellos sangrientos años. Y que la sangre derramada no fue en vano, porque tenemos varias universidades a todo largo y año del país y en ellas muchos Antonio.
    Aprovecho la ocasión para felicitar a los estudiantes de Arquitectura en su día!!!

  • Jose R Oro dijo:

    El nombre completo y correcto del gran líder y mártir universitario era José Antonio Jesús del Carmen Echeverría Bianchi. Su primer apellido ha sido mal deletreado (cosa frecuente en apellidos vascos) como Hechevarría o Echevarría, pero la forma correcta, tal y como obra en todos sus documentos es Echeverría.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rodney Alcolea

Rodney Alcolea

Vea también