Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

La Opinión del Lector: Hay que seguir leyendo e interpretando a Marx

Publicado en: La Opinión del Lector
En este artículo: Carlos Marx, Federico Engels, Filosofía
| 28

I.La formación de un pensador revolucionario.

Este 5 de mayo de 2018 se cumple exactamente el Bicentenario del Natalicio de Karl Marx en la provincia de Prusia Renana, ciudad alemana de Tréveris. Con sólo 17 años de edad, ya Marx asombraba por la profundidad de sus ideas y por la manifiesta decisión de entregar su vida al servicio de la humanidad; valga la semblanza martiana para valorar el genio de su figura: “…Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor (…) Aquí están los buenos amigos de Karl Marx, que no fue sólo movedor titánico de las cóleras de los trabajadores europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas y en los destinos de los hombres, y hombre comido de ansia de hacer bien”.

En 1842 es que se produce en París el primer encuentro entre Marx y Engels. Ambos pensadores comienzan a desarrollar una concepción propia sobre el proceso histórico, más realista y vinculada a las necesidades sociales concretas surgidas como resultado de la lucha política y social del proletariado, la cual apreciaron directamente.

El proceso de formación de la nueva concepción dialéctico materialista del mundo continúa desarrollándose en otras obras de Marx y Engels, tales como: “Manuscritos económico- filosóficos de 1844”, “La sagrada familia”, “La Ideología Alemana”, “Miseria de la Filosofía”, y “El Manifiesto Comunista de 1848”.

Esta última obra, de profundo contenido teórico- revolucionario, marca un hito importante en el proceso de formación del marxismo, arma teórica del proletariado en su lucha contra la burguesía.

II. El hombre es sensibilidad humana.

Decía Marx: “El hombre es directamente un ser natural. Como ser natural y como ser natural viviente está provisto, por una parte, de las fuerzas naturales de la vida, es un ser natural activo. Estas fuerzas existen en él como tendencias y habilidades, como impulsos. Por otra parte, como ser natural, corpóreo, sensorial (…) es una criatura que sufre, condicionada y limitada…”

“…es sensibilidad humana…”

Carlos Marx planteaba que “no solo con el pensamiento, sino con todos sus sentimientos, el hombre se afirma… en el mundo”.

Tal como se dejara ver en las Tesis sobre Feuerbach: “I. El defecto fundamental hasta el presente de todo el materialismo anterior -incluyendo al de Feuerbach- es que sólo considera las cosas, la realidad del mundo sensible, en forma de objeto de observación y no como actividad sensorial humana, no como actividad práctica, no subjetivamente …”

“… Así se explica que el aspecto activo ha sido desarrollado por el idealismo, en oposición al materialismo, pero en forma abstracta, porque el idealismo no conoce, naturalmente, la actividad real concreta como tal. Feuerbach quiere objetos sensibles, realmente distintos de los objetos mentales, pero tampoco concibe la actividad humana como una actividad objetiva…”

“XI. Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de diversas maneras; de lo que se trata es de transformarlo…”

III. El surgimiento del Marxismo.

El surgimiento del Marxismo estuvo condicionado por el proceso de nacimiento y desarrollo del capitalismo que trajo consigo la aparición de dos clases antagónicas, la burguesía explotadora y el proletariado explotado. Las condiciones que se crearon como consecuencia del desarrollo del capitalismo, exigían una explicación científica capaz de convertirse además en arma para la lucha del proletariado. La concepción dialéctico materialista creada por Marx y Engels fue la respuesta que revolucionó el pensamiento de la época.
Desde el momento de su nacimiento, los conocimientos filosóficos han ido evolucionando y sustituyéndose unas teorías por otras, como una muestra del camino ascendente del hombre en el proceso del conocimiento de su propia esencia así como de sus vínculos multifacéticos con la realidad.

En este milenario, contradictorio y penoso camino ocupan un lugar especial Carlos Marx y Federico Engels ya que, al decir de Lenin, su genio estribó precisamente “en haber dado solución a los problemas planteados antes por el pensamiento avanzado de la humanidad. Su doctrina pareció como continuación directa inmediata de las doctrinas de los más grandes revolucionarios de la filosofía, la economía política y el socialismo”.

Ahora bien, lo característico de esta teoría científica es que, en la misma medida que constituye continuación del pensamiento anterior, rompe con los elementos ya caducos y, en forma de negación dialéctica, se enriquece con nuevos elementos aportados por la práctica y la reelaboración creadora de sus fundadores, por tanto constituye un salto cualitativo en el propio desarrollo del pensamiento de la humanidad, en el sentido de no ser una doctrina encerrada en si misma, ni surgida al margen del camino de la civilización mundial, sino que, en todo momento con su propio carácter, está abierta a otros cambios que impliquen también la continuación y ruptura características de su esencia dialéctica.

El surgimiento de la Filosofía del Marxismo no fue simplemente la aparición de una filosofía más, sino que ella representó toda una revolución en la historia del pensamiento filosófico.

Lo que hoy conocemos como marxismo recoge una larga herencia cultural y filosófica que, sometida a crítica, se pone en función de conocer al mundo y transformarlo. Ellos transitaron por el camino de la verdad y nos armaron de una concepción del mundo nueva y científica al servicio de la humanidad sufriente que apenas había aparecido en los grandes tratados de filosofía. Por primera vez las masas son protagonistas principales en la reflexión filosófica.

La labor de Marx y Engels en el plano científico alcanza niveles superiores y quedó plasmada en múltiples obras, entre las que se destaca “El Capital”. Su labor intelectual dirigida al estudio de la sociedad capitalista y las vías para superarlas, así como de los avances de las ciencias naturales y sociales de la época, estuvo orgánicamente imbricada con su decisiva actividad política en la realización de su proyecto de emancipación social que tuvo sus expresiones más significativas en la fundación de la I Internacional (1864) y en el apoyo a la Comuna de París (1871), que constituyó el primer intento revolucionario de la clase obrera por tomar el poder.

Tras la muerte de Marx, ocurrida en 1883, Engels continuó hasta 1895 su labor, tanto en la terminación de muchas de sus obras inconclusas, como en la dirección del movimiento obrero internacional. Fue éste un período de intensa actividad frente a las tergiversaciones que ya afloraban de la obra de Marx y ante los nuevos acontecimientos históricos y descubrimientos científicos que demandaban nuevas interpretaciones creativas, que Engels y otros marxistas supieron desarrollar.

Al valorar la trascendencia de la obra de Marx, escribiría el Che Guevara: “Ese ser tan humano cuya capacidad de cariño se extendió a los sufrientes del mundo entero, pero llevándoles el mensaje de la lucha seria, del optimismo inquebrantable, ha sido desfigurado por la historia hasta convertirlo en un ídolo de piedra.

Para que su ejemplo sea aún más luminoso, es necesario rescatarlo y darle su dimensión humana”.

IV. El Marxismo en Fidel Castro Ruz.

“¿Qué aportó el marxismo a nuestro acervo revolucionario en aquel entonces? El concepto clasista de la sociedad dividida entre explotadores y explotados; la concepción materialista de la historia; las relaciones burguesas de producción como la última forma antagónica del proceso de producción social; el advenimiento inevitable de una sociedad sin clases, como consecuencia del desarrollo de las fuerzas productivas en el capitalismo y de la revolución social. Que “el gobierno del Estado Moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda clase burguesa”. Que “los obreros modernos no viven sino a condición de encontrar trabajo, y lo encuentran únicamente mientras su trabajo acrecienta el capital”. Que “una vez que el obrero ha sufrido la explotación del fabricante y ha recibido su salario en metálico, se convierte en víctima de los otros elementos de la burguesía: el casero, el tendero, el prestamista, etcétera”. Que “la burguesía produce ante todo sus propios sepultureros”, que es la clase obrera.

El núcleo fundamental de dirigentes de nuestro movimiento que, en medio de intensa actividad, buscábamos tiempo para estudiar a Marx, Engels y Lenin, veía en el marxismo- leninismo la única concepción racional y científica de la Revolución y el único medio de comprender con toda claridad la situación de nuestro propio país. En el seno de una sociedad capitalista, contemplando la miseria, el desempleo y la indefensión material y moral del pueblo, cualquier hombre honesto tenía que compartir aquellas irrebatibles verdades de Marx, cuando escribió: “Os horrorizáis de que queremos abolir la propiedad privada. Pero en vuestra sociedad actual la propiedad privada está abolida para las nueve décimas partes de sus miembros. Precisamente porque no existe para esas nueve décimas partes existe para vosotros. Nos reprocháis, pues, el querer abolir una forma de propiedad que no puede existir sino a condición de que la inmensa mayoría de la sociedad sea privada de propiedad”.

“El marxismo nos enseñó sobre todo la misión histórica de la clase obrera, única verdaderamente revolucionaria, llamada a transformar hasta los cimientos a la sociedad capitalista, y el papel de las masas en las revoluciones. “El Estado y la Revolución”, de Lenin, nos esclareció el papel del Estado como instrumento de dominación de las clases opresoras y la necesidad de crear un poder revolucionario capaz de aplastar la resistencia de los explotadores. Únicamente a la luz del marxismo es posible comprender no solo el curso actual de los acontecimientos, sino también toda la evolución de la historia nacional y el pensamiento político cubano en el siglo pasado”. “(…) Se pierde todo el sentido dialéctico cuando alguien cree que esa misma economía de hoy es igual a la de hace 50 años, o hace 100 años, o hace 150 años, o es igual a la época de Lenin, o a la época de Carlos Marx. A mil leguas de mi pensamiento el revisionismo, rindo verdadero culto a Marx, a Engels y a Lenin”.

“Cuando era estudiante supe teóricamente lo que era el comunismo utópico, descubrí que yo era un comunista utópico, porque todas mis ideas partían de: “Esto no es bueno, esto es malo, esto es un disparate. Cómo van a surgir las crisis de superproducción y el hambre cuando hay (…) precisamente más capacidad de crear riquezas. ¿No sería más sencillo producirlas y repartirlas?” Por ese tiempo parecía, como le parecía también a Carlos Marx en la época del Programa de Gotha, que el límite a la abundancia estaba en el sistema social; parecía que a medida que se desarrollaban las fuerzas productivas podían producir, casi sin límites, lo que el ser humano necesitaba para satisfacer sus necesidades esenciales de tipo material, cultural, etcétera.

“Cuando escribió libros políticos, como El 18 Brumario, Las luchas civiles en Francia, era un genio escribiendo, tenía una interpretación clarísima. Su Manifiesto Comunista es una obra clásica. Usted la puede analizar, puede estar más o menos satisfecho con unas cosas o con otras. Yo pasé del comunismo utópico a un comunismo que se basaba en teorías serias del desarrollo social (…) “Lenin sobre todo estudió las cuestiones del Estado; Marx no hablaba de la alianza obrero- campesina, vivía en un país con gran auge industrial; Lenin vio el mundo subdesarrollado, vio aquel país donde el 80 % o el 90 % era campesino, y aunque tenía una fuerza obrera poderosa en los ferrocarriles y en algunas industrias, Lenin vio con absoluta claridad la necesidad de la alianza obrero- campesina, de la cual no había hablado nadie…” “Con dogmatismo no se hubiera jamás llegado a una estrategia. Lenin nos enseñó mucho, porque Marx nos enseñó a comprender la sociedad; Lenin nos enseñó a comprender el Estado y el papel del Estado”.

“Pienso que la experiencia del primer Estado socialista, Estado que debió arreglarse y nunca destruirse, ha sido muy amarga. No crean que no hemos pensado muchas veces en ese fenómeno increíble mediante el cual una de las más poderosas potencias del mundo, que había logrado equiparar su fuerza con la otra superpotencia, un país que pagó con la vida de más de 20 millones de ciudadanos la lucha contra el fascismo, un país que aplastó al fascismo, se derrumbara como se derrumbó. ¿Es que las revoluciones están llamadas a derrumbarse, o es que los hombres pueden hacer que las revoluciones se derrumben? ¿Pueden o no impedir los hombres, puede o no impedir la sociedad que las revoluciones se derrumben?”

“(…) No tendría sentido hablar de conciencia revolucionaria si no existiera el capitalismo desarrollado y globalizado, ya previsto hace casi cien años. La conciencia del ser humano no crea las condiciones objetivas. Es al revés. Sólo entonces puede hablarse de revolución…”

“En pleno auge del capitalismo en Inglaterra, que iba a la vanguardia con Estados Unidos y otros países de Europa, en el mundo dominado ya por el colonialismo y el expansionismo, un gran pensador y estudioso de la historia y la economía, Carlos Marx, partiendo de las ideas de los más prestigiosos filósofos y economistas alemanes e ingleses de la época- entre ellos Hegel, Adam Smith y David Ricardo, con los cuales discrepó- elaboró, escribió y publicó sus ideas sobre las relaciones de producción e intercambio en el capitalismo en el año 1859 bajo el título Contribución a la crítica de la Economía Política. En 1867, continuó divulgando su planteamiento con el primer tomo de su obra cumbre, que lo hizo famoso: El Capital. La mayor parte de su extenso libro, a partir de notas y apuntes suyos, fue editado por Engels, que compartía sus ideas y como un profeta divulgó su obra después de la muerte de Marx, en 1883. Lo publicado por el propio Marx constituye el análisis más serio que se escribió nunca sobre la sociedad de clases y la explotación del hombre por el hombre. Nació así el marxismo, que ha sido el fundamento de los partidos y movimientos revolucionarios que proclamaban el socialismo como objetivo, entre los que se contaban casi todos los partidos socialdemócratas que al estallar la primera guerra mundial traicionaron la consigna enarbolada por Marx y Engels en el Manifiesto comunista, publicado por primera vez en 1848: “¡Proletarios de todos los países uníos!”.

“Una de las verdades que el gran pensador expresaba textualmente de forma sencilla es: “En la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. No es la conciencia del hombre lo que determina su ser, sino por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia. Al llegar a una fase determinada del desarrollo de las fuerzas productivas materiales de la sociedad, entran en contradicción con las relaciones de producción existentes… De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas y se abre así una época de revolución social… Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen las fuerzas productivas que caben dentro de ella y jamás aparecen nuevas y más elevadas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales de su existencia hayan madurado dentro de la propia sociedad antigua”. Yo no podría explicar con otras palabras esos conceptos claros y precisos emitidos por Marx de modo tal que, con una elemental explicación de sus profesores, hasta un joven cubano de los que ingresaron el pasado sábado 14 de junio en la Juventud Comunista pueda comprender su esencia.

“Sobre el desarrollo concreto de la lucha de clases, Marx escribió La lucha de clases en Francia de 1848 a 1850 y El 18 Brumario de Luis Bonaparte, dos excelentes análisis históricos que deleitan a cualquier lector. Era un verdadero genio. Lenin, continuador profundo del pensamiento dialéctico y las investigaciones de Marx, escribió dos obras fundamentales: El Estado y la revolución y El imperialismo, fase superior del capitalismo. Las ideas de Marx, puestas en práctica real por él con la Revolución de Octubre, fueron igualmente desarrolladas por Mao Tse Tung y otros líderes revolucionarios en el Tercer Mundo. Sin ellas la Revolución Cubana tampoco habría estallado en el traspatio de Estados Unidos. Si el pensamiento marxista se hubiese circunscrito simplemente a la idea de que “ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella”, el teórico del capitalismo Francis Fukuyama habría tenido razón al proclamar que la desaparición de la URSS era el fin de la historia y de las ideologías y debía cesar toda resistencia al sistema capitalista de producción.

“En la época en que el creador del socialismo científico expuso sus ideas, las fuerzas productivas estaban por desarrollarse plenamente, la tecnología no había aportado todavía las mortíferas armas de destrucción masiva capaces de provocar el exterminio de la especie: no existía el dominio aeroespacial, el derroche sin límites de hidrocarburos y combustibles fósiles no renovables; el cambio climático no se conocía en una naturaleza que parecía infinita al ser humano, ni se había presentado la crisis mundial de alimentos para compartir entre incontables motores de combustión y una población seis veces superior a los mil millones que habitaban el planeta el año en que nació Carlos Marx.

“La experiencia de Cuba socialista tiene lugar cuando el dominio imperial se ha extendido por toda la Tierra. Al hablar de la conciencia no me refiero a una voluntad capaz de cambiar la realidad sino, por el contrario, al conocimiento de la realidad objetiva que determina la conducta a seguir. Decenas de millones de personas habían muerto en la guerra provocada a mediados del siglo XX por el fascismo, que nació de la entraña antimarxista del capitalismo desarrollado previsto por Lenin. “…Hasta hace muy poco se discutía sobre el tipo de sociedad en que viviríamos. Hoy se discute si la sociedad humana sobrevivirá”.

“…Lo asombroso de nuestra época es la contradicción entre la ideología burguesa imperialista y la supervivencia de la especie. No se trata ya de que exista la justicia entre los seres humanos, hoy más que posible e irrenunciable, sino del derecho y las posibilidades de supervivencia de los mismos”. “… Cuando Martí escribió esas palabras lapidarias, Marx ya había escrito El Manifiesto Comunista en 1848, es decir, 47 años antes de la muerte de Martí, y Darwin había publicado El origen de las especies en 1859, para citar sólo las dos obras que, a mi juicio, más han influido en la historia de la humanidad. Marx era un hombre tan extraordinariamente desinteresado, que su trabajo científico más importante, El Capital, tal vez no se habría publicado nunca si Federico Engels no se hubiese ocupado de reunir y ordenar los materiales a los que su autor consagró toda su vida. Engels no sólo se ocupó de esa tarea, sino que fue autor de una obra titulada Introducción a la dialéctica de la naturaleza, en la que habló ya del momento en que la energía de nuestro sol se agotaría”.

V. Sin ser una conclusión.

Rindo especial tributo a Carlos Marx un día como hoy, cuando han pasado exactamente dos siglos de su natalicio, sin que pierda vigencia su extraordinaria doctrina. Hay que seguir leyendo e interpretando a Marx.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yuliesky Amador - Universidad de Artemisa dijo:

    Excelente trabajo. Confieso que mi verdadero encuentro con Marx fue a casi un año de graduado, cuando por casualidad llegó a mis manos el texto: Moro, el gran aguafiestas. Una biografía de Carlos Marx. El mismo es de la autoría de Paquita Armas. El texto me hizo destruir…..y volver a construir todo lo que hasta ese instante conocía de Moro (Marx). Su parte humana quedó al descubierto…..su amor por Jenny….sus pesares….alegrías….la incomprensión de muchos….la muerte de hijos…..A partir de ese instante fue q de verdad le conocí y comencé a leer sus escritos desde otra óptica….con más pasión.

    • Paquita dijo:

      Graciasssssss….Mi intención fue justamente lograr que quienes se acercaran a Marx vieran que no es una estatua de bronce. Y hoy su pensamiento sigue vigente….porque en este planeta, patas arribas, cada dia hay menos ricos que acumulan la riqueza de milllones y millones de terricolas, cada dia más pobres.

      • Rafael Velarde Alvarado dijo:

        Paquita: la referencia a tu libro sobre nuestro aguafiestas me ha despertado curiosidad y afán de disfrutarlo. Soy peruano, vivo en el Perú, leo todos los días el Boletín Cuba.Debate y estoy recopilando los textos sobre nuestro querido moro. ¿Cómo puedo conseguir tu libro en Perú? ¿hay que depositar un monto en alguna cuenta? ¿puedo conseguirlo en la embajada en Lima? ¿tienen posibilidades de ponerlo en internet para bajarlo e imprimirlo?. Hay que seguir aguando la fiesta de los chivos. De antemano, gracias por la respuesta.

  • Jose R Oro dijo:

    Este es un muy buen artículo de Roilán Rodríguez Barbán MSc. Claro, bien documentado y sobre todo agradable de leer sin sacrifico de la escrupulosidad científica, ¡Muchas felicidades! El punto IV debe ser leído con detalle, discute con envidiable sinceridad la esencia enormemente dinámica y cada vez menos utópica y mecanicista del aparato conceptual marxista en la naturaleza, la sociedad y el pensamiento. La Filosofía Marxista, la obra de Karl Marx demanda una esmerada lectura y solida concentración para su entendimiento.
    Recuerdo que Rius escribió “Marx para principiantes” de texto simple e informativo, lleno de originales ilustraciones, que bueno sería reeditarlo para nuestros jóvenes, de esa manera se puede entrar de manera amena en un mundo que es apasionante y que tiene que ver con el futuro. Mejor leer a Rius que a muchos manuales supuestamente importantes pero que no lo son tanto. Dijo el líder histórico de la revolución cubana Fidel Castro Ruz: “Quizás una de las cosas, sin embargo, más difíciles de comprender es que ninguna de esas interpretaciones son interpretaciones mecánicas, que ninguna de esas interpretaciones tienen que ser interpretaciones de cliché, y que el marxismo no es un conjunto de “formulitas” para tratar de aplicar a la fuerza la explicación de cada problema concreto, sino una visión dialéctica de los problemas, una aplicación viva de esos principios, una guía, un método”. Añadió que “…necesita el marxismo desarrollarse, salir de cierto anquilosamiento, interpretar con sentido objetivo y científico las realidades de hoy, comportarse como una fuerza revolucionaria y no como una iglesia seudorrevolucionaria”. Tremendas palabras de Fidel.
    Tengo que decir muy sinceramente, que Cubadebate ha brillado en publicar varios interesantes trabajos sobre Karl. Marx en su bicentenario y los comentarios de los Cubadebatientes han estado a mi juicio, a un nivel muy sólido. Marx merece este homenaje y mucho más. Para los cubanos, la cúspide del homenaje a Karl Marx y a Fidel Castro Ruz es construir en Cuba una sociedad socialista prospera, sostenible y humana. En esa tarea Marx con sus doscientos almanaques esta bien vivo, por más que todos sus enemigos y algunos de sus aparentes seguidores han hecho por “finiquitarlo”,”demonizarlo”, “convertirlo en formulitas” o “desfigurarlo”. Su resonante pensamiento puede ser actualizado en cada lugar y época, sin perder su ímpetu y legitimidad y por eso está con nosotros, nos acompaña a diario, sin exigir canonización ni idolatría, en el difícil camino hacia lo ignoto.
    ¡De nuevo muchas felicidades a Roilán Rodríguez Barbán MSc., por su brillantes documento!

    • m&m dijo:

      lo tengo digital, “Marx para principiantes” de Rius, igual que el de Lenin, ademas de otras de sus obras

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado m&m. Creo que una de las cosas más buenas que se ha escrito sobre marxismo, lo de Rius. Hemos sido víctimas del marxismo de manuales y glosarios, que tratan a veces de condensar el vasto cuerpo teórico de la Filosofía Marxista en dos posiciones extremas:
        1.- Algo que no necesita arreglo y que es una verdad revelada e inconmovible, lo que es obviamente anti – marxista, todo requiere perfeccionamiento acorde al progreso histórico, científico, social, etc.
        2.- Algo que no tiene arreglo, para quienes de manera incorrecta, piensan que la Filosofía Marxista, esta reducida a su expresión primera decimonónica y que no tiene vigencia en nuestros días, lo que es tan falso como un billete de 4 dólares.
        Rius con su genialidad puede motivar a los jóvenes a querer saber más sobre Marx, Lenin, etc.
        Un fuerte abrazo para usted

    • Roilán Rodríguez Barbán dijo:

      Muchas gracias Jesús R. Oro por sus comentarios.

  • Pedro R.Castro dijo:

    Tan grande es la viegencia de Carlos Marx en la actualidad que toda la economia politica moderna se basa en sus postulados. No se puede pretender estudiar ningun fenomeno historico sin partir de bases de los analisis de materialismo dialectico y materialismo historico. En resumen la mejor forma de interpretar la realidad en un mundo complejo y dificil sigue siendo a traves de los ojos del “Moro”

  • Enrique.B dijo:

    “Reflexiones de un joven ante la elección de la profesión”

    “…la guía principal que debe dirigirnos en la elección de una carrera es el bienestar de la humanidad y nuestra propia perfección. No debe pensarse que estos dos intereses pudieran estar en conflicto, que uno tendría que destruir el otro; al contrario, la naturaleza de hombre está constituida de tal modo que solo puede lograr su propia perfección trabajando para la perfección, para el bien de sus semejantes.

    Si uno solo trabaja para sí mismo, quizás puede volverse un famoso del aprendizaje, un gran sabio, un poeta excelente, pero nunca puede ser perfecto, verdaderamente grande.

    La historia llama a esos hombres los más grandes, los que se han ennoblecido trabajando por el bien común; la experiencia aclama como el más feliz a quien ha hecho al más grande número de las personas felices; la religión misma nos enseña que el ideal de vida por quienes todos se esfuerzan por copiar, se sacrificó por causa de la humanidad, ¿y quién se atrevería a poner en duda tales juicios?

    Si en la vida hemos escogido la posición desde la cual podemos trabajar más por la humanidad, ninguna carga nos puede doblegar, porque son sacrificios en beneficio de todos; entonces experimentaremos una pequeña, limitada, egoísta alegría, pero nuestra felicidad pertenecerá a millones, nuestros hechos se vivirán calladamente, pero por siempre por el trabajo, y sobre nuestras cenizas se verterán las ardientes lágrimas de la gente noble”.

  • abelboca dijo:

    Estimado articulista: No basta con “leer e interpretar” a Marx, hay que APLICARLO creadoramente acorde a nuestras particularidades. Leer e interpretar solo es pensar como los filósofos anteriores a Marx que solo interpretaban, dibujaban, “fotografiaban” el mundo, cuando lo que hacía y hace falta es CAMBIARLO. Y el mundo se cambia con la PRÁCTICA de la aplicación de las ideas de Marx. Creo que el título de su artículo es fallido, así como parte de su contenido. Esto es una crítica constructiva. No la tome a mal si, como pienso yo, Ud. es marxista…

    • Luis Leyva Matos dijo:

      Estimado Amigo. Carlos Marx, Nos propone llevar a la PRÁCTICA sobre todo una idea , inmensamente, humana, transformadora,partiendo de una realidad compleja, llena de obstaculos objetivos y subjetivos, en una lucha encarnizada, difícil . Y para ello se necesita la comprensión, la INTERPRETACIÓN, de esa gran mayoría que ha de llevarla a cabo. Por eso, ese actualisimo y necesario slogan PROLETARIOS DEL MUNDO UNIOS. Recuerde, Amigo, que toda gran idea para llevarla a la PRACTICA EXITOSA primero tiene que ser interpretada, comprendida y ¿desde qué mejor visión, si no la Marxista- leninista- Fidelista y Martiana? Todas las contrarias nos han traido a este mundo lleno de desigualdades, injusticia…

      • almagorstein dijo:

        Me perdonas, pero esto es solo una justificación inaceptable suya.

    • Roilán Rodríguez Barbán dijo:

      Gracias a todos los compañeros por sus comentarios, siempre aportan, desde diferentes puntos de vista y perspectiva. Claro que como nos enseñó Marx, lo máas importante es la transformación del mundo, y como Lenin, la práctica siempre será el criterio valorativo de la verdad.

  • OBSERVADOR dijo:

    Hay que seguir leyendo e interpretando a Martí y poniendo en práctica sus principios para tener un nación mejor y superior en todos los sentidos.

    • Enrique.B dijo:

      OBSERVADOR, se tiene que escuchar y aprender atentamente sobre las muchas palabra de advertencia de José Martí, donde el menciona que todo lo que a echo y seguirá haciendo es para detener la hegemonía de Estados Unidos, entre las muchas advertencias y palabras que menciono en sus escritos señala la posición que deberían asumir los pueblos latinoamericanos frente a la presencia de su poderoso vecino del norte: El desdén del vecino formidable, que no la conoce, es el peligro mayor de nuestra América; y urge, porque el día de la visita está próximo, que el vecino la conozca, la conozca pronto, para que no la desdeñe.

    • abelboca dijo:

      Martí del imperialismo y el capitalismo sólo escribió DOS FRASES, pero Marx los tomó como base de su magistral interpretación del mundo y escribió cómo y cuándo cambiarlo. Martí fue un nacionalista, humanista, independentista, idealista, medio filósofo, poeta, escritor, pero Marx FUE UN PENSADOR SOCIAL, un teórico profundo con visión futurista, un FILOSOFO MATERIALISTA que no lo era Martí. En la Revolución actual de cuba ambos se complementan, pero para los revolucionarios de hoy Marx y Lenin son los que sostienen nuestra ideología socialista y revolucionaria, son los que sostienen la existencia misma de nuestro Partido Comunista de Cuba. Y se llama “comunista” no por gusto. No se llama “Partido Revolucionario Cubano”, se llama “Partido COMUNISTA de Cuba”. ¿Entendieron? _Cada cual en su lugar. A Marx hay que estudiarlo A FONDO HOY, cuando estamos reconstruyendo nuestro socialismo económico, sobre lo cual Martí NO NOS PUEDE AYUDAR EN NADA CON SUS IDEAS. ¿eSTAMOS?

  • humano dijo:

    …y el dibujo, genial.

    Saludos.

  • MaritzaCR dijo:

    Me encanto leer la biografía de Marx, gracias a la colección de biblioteca familiar Universitaria, se la he recomendado a varios amigos que vienen buscando algo para leer, me gustaria encontar algo mas relacionado con el.

  • Ángel Blanco dijo:

    Es impensable hablar del marxismo sin tener en cuenta el materialismo sobre cuya base se sustenta. No se puede hablar de materialismo sin su definición de materia como “todo lo que existe independientemente de la conciencia”, o sea, independientemente de que conozcamos o no de su existencia.
    Existe materia, sólo materia y nada más que materia. Aquí materia se usa en su sentido más amplio, pues en realidad existe tesis, antitesis y un centro que no es tesis ni antitesis, o sea, materia, antimateria y un centro que no es ni materia ni antimateria. Estos tres “elementos” conforman lo que conocemos como realidad y es un todo único que no necesita recipiente alguno. Necesitamos un término para designar el todo, pues actualmente se usa coloquialmente el término de materia. Sin embargo hay que diferenciar entre el término “materia” y sustancia, pues toda sustancia se refiere a los elementos de la tabla de elementos químicos y cualquiera de sus posibles combinaciones, que en esencia son una manifestación de la materia, pero no toda la materia se manifiesta en forma de sustancia. Existen las partículas elementales de materia (y antimateria) que son las unidades elementales, indivisibles, indestructibles, que son imposibles de crear, que tienen los dos elementos necesarios de conciencia. Sólo su interrelación en cantidad suficiente, con una determinada cualidad y bajo un algoritmo determinado y muy específico da como resultado una nueva calidad que conocemos como conciencia. La sustancia se desintegra en partículas elementales, la materia ni se crea ni se destruye, es indivisible, sólo se transforma.
    Así que aquellos que todavía creen que la materia necesita de un recipiente o contenedor (el espacio y/o el tiempo) y/o que la conciencia existe fuera de la materia y/o que la energía es un fluido que existe por sí mismo independientemente de la materia (o lo que es lo mismo, que la materia se puede convertir en energía), deberían saber que no son materialistas y que pertenecen a una forma refinada del idealismo filosófico.
    La materia es autosuficiente y se auto-organiza, todo lo demás es idealismo filosófico, dogma, o simplemente religión. Esta es la razón fundamental por la cual esta humanidad no ha salido todavía de la era primitiva. Sin embargo una nueva era ya ha comenzado.
    Por último, todas las economías basadas en la plusvalía violan la ley de conservación de la energía y de la materia. Todas las economías hasta ahora existentes en el mundo están basadas en la plusvalía (eficiencia, rentabilidad, réditos, beneficios, etc.), son anticientíficas, inviables a largo plazo para todos los pueblos, naciones y estados de este planeta incluso en condiciones ideales, teóricas y sólo son capaces de generar todos los males que padecemos como “humanidad”. Todavía no estamos en condiciones de optar al título de humanidad.
    Muchos se preguntarán qué tiene que ver la plusvalía con la ley de conservación de la energía y de la materia. Ese es precisamente uno de nuestros graves problemas, que se hagan semejante pregunta, cuando lo lógico, lo verdaderamente humano sería que tuviesen esa respuesta hace ya mucho tiempo.
    Eliminar la clase explotadora y sustituirla de facto por la clase explotada, no soluciona el problema primario, cuando se deja intacto el mecanismo de creación y obtención de plusvalía. La cantidad de dueños de los medios de producción, incluso si son todos los integrantes de una sociedad, no soluciona el problema original. Sólo la economía de cero plusvalía es realmente científica, es viable y sostenible a largo plazo, soluciona todos los problemas de la “humanidad” y permite crear una sociedad sin explotados ni explotadores. Esta es la base del socialismo científico.
    A mis numerosos oponentes sólo les pido al menos una única demostración científica de la viabilidad de la economía de plusvalía. ¡No se molesten sino, simplemente no existe, todo lo demás son cuentos para mentes ingenuas!
    Muchas gracias.

  • El Incisivo dijo:

    ¿como solucionar el problema planteado en una frase que dice: lo que es de todos no es de nadie?

    • Fernando dijo:

      Soy sociólogo y español y creo que usted se refiere al problema del socialismo real una vez establecida la propiedad social. ¿Se solucionaron todos los problemas?No. La propiedad social es estatal y por ahí van algunos teóricos. En mi opinión es sólo un paso, pero con trabajo asalariado, relaciones monetario-mercantiles, mercado y por lo tanto alienación del fruto del trabajo y quizás hasta del propio trabajo es precipitado hablar de socialismo. Construir una alternativa al capitalismo es una tarea muchísimo más difícil de lo que pensaron los clásicos.

      • El Incisivo dijo:

        De acuerdo con usted, podríamos compartir algunas ideas más si lo desea, yo soy jurista, mi correo es yuniorvega81@gmail.com, saludos

  • Africano dijo:

    Si queremos realmente contribuir a la divulgación de la vida y obra de Carlos Marx hay que hacerlo por todas las vías y una MUY PERO QUE MUY BUENA fue la obra de teatro, un monologo que se puso el domingo por la noche, protagonizado por el actor que trabajo en el popular programa infantil la sombrilla amarilla realmente una joya sobre lo que se supone que el mismo Marx piensa de él, de su obra y de muchos de sus seguidores más cercano , me gustaría y le pido a CUBADEBATE que PUBLIQUEN el texto de esta obra por esta Web, el programa no duro más de una hora, si mal no vi es una obra del N/A Howard Sin, fue muy interesante y como siempre pasa poco publicitado.

  • Y.C.C dijo:

    Buen trabajo,no he tenido tiempo de leerlo completo pero lo descargaré para leerlo en casa. El otro día salió en la prensa un escrito sobre la vigencia del pensamiento de Marx,lo que él predijo que pasaría con el capitalismo. Ya lo vemos hoy en día,lo que no siempre es accesible para el cubano,creo que no se venden suficientes libros sobre él.Yo tenía uno muy bueno,que era lgo así como El capital,pero explicado por un económico cubano,lo andaba buscando el otro día,espero encontrarlo pronto,saludos!

  • Roilán Rodríguez Barbán dijo:

    Gracias a la Profe Paquita “El Moro: el gran aguafiestas” también me aportó muchísimo.

    • Jose R Oro dijo:

      Deseo felicitarlo a usted por su magnifico articulo, estimado Roilán Rodríguez Barbán MSc, y aprovechar kla ocasion para recordarle al editor poner su nombre como autor de esta importante contribucion.

  • Roilán Rodríguez Barbán dijo:

    Gracias José R. Oro por sus comentarios, una vez más. Hay que seguir leyendo e interpretando a Marx, a Martí, a Fidel y otros grandes pensadores de todas las épocas.

  • abelboca dijo:

    El problema no es “leer e interpretar” a Marx, estimado articulista, el enorme problema es APLICARLO, y especialmente en nuestro país que hace mucho rato que no se HABLA NADA NI DE MARX NI DE LENIN NI DE ENGELS, a pesar que la ideología marxista-leninista es la columna vertebral de nuestro Partido y Revolución. ¡Hay que tomar medidas drásticas con respecto a esta total ausencia!, ¿o acaso tendremos que esperar otros 200 años para que esto se entiende y aplique?

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también