Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Matanzas: Saqueo al patrimonio cultural

| 70 |

Esta obra monumental quedará delimitada con una cerca perimetral para evitar el vandalismo y la acción depredadoras de algunas personas. Foto: Tomada de Juventud Rebelde.

De nuevo le robaron la punta al asta de la bandera de bronce del conjunto escultórico Parque de La Libertad. No es la primera vez que la sustraen, y aunque la idearon con roscas ninguna de las más atinadas y modernas variantes para proteger dicho ornamento ha impedido que lo saqueen impunemente con frecuencia.

Lo que sucede ahí verdaderamente ya no tiene nombre. La idea de delimitar ese hermoso y llamativo sitio público se había postergado, pero las circunstancias de la dolorosa cotidianidad han inclinado la balanza hacia la controversial demarcación del área.

Un trabajador de Servicios Comunales ilustraba a Juventud Rebelde hace unos días que los niños se trepan y se sientan encima de la escultura de la mujer que rompe las cadenas. Agregó que han puesto a personas para cuidar, y que la PNR ayuda, pero aún así siguen los maltratos.

«Esas son las medallas de latón que nos ganamos cada mañana al levantarnos, cuando apreciamos con tristeza que a la mujer de la estatua de La Libertad la embadurnaron con algún líquido o le pusieron cualquier objeto encima».

Al igual que lo que sucede en el Parque de la Libertad, causa también dolor la pérdida y profanación de tarjas y obras monumentales en la misma Matanzas, una ciudad que ya se alista para cumplir 325 años.

El trabajo de JR propone sondear, desde la Atenas de Cuba, las interioridades de un fenómeno de saqueo y depredación a nuestro patrimonio que, en mayor o menor medida, se manifiesta a lo largo y ancho de toda la Isla.

Ponerle cerca al irrespeto

Otra vez se han llevado la punta del asta de la bandera del conjunto escultórico Parque de la Libertad. Foto: Tomada de Juventud Rebelde.

Muchos se preguntan si se trata de una sabia o desesperada decisión, pero lo cierto es que ya se ha dispuesto poner una cerca perimetral en el conjunto escultórico Parque de la Libertad, para evitar que, como sucede ahora, los niños sigan jugando por todos lados, se suban encima de la escultura de la mujer que representa a la libertad, coman allí, lo embarren todo alrededor y deterioren las áreas verdes del sitio.

“Si antes no se había adoptado esta medida era porque atentaba contra el proyecto original, el ornato y el raciocinio de las personas. Se pensaba que llegaría el momento en que la ciudadanía comprendería la importancia de preservar estas construcciones monumentarias”, explica Bielka Cantillo González, directora del Centro Provincial de Patrimonio Cultural (CPPC).

Sin embargo, el pastor no pudo solo con la melodía de su flauta y finalmente la opción ha sido circunscribir el área de valor y dejar alguna puerta para colocar ofrendas florales, como hacen los recién casados o se realiza en determinadas fechas históricas.

Se espera terminar la cerca para mayo y costará alrededor de 5 mil CUC, dice la directiva. Pero muchas personas honestas desearíamos solucionar, de una vez y por todas, este constante agravio.

Tanto el CPPC como la Oficina del Conservador de la Ciudad apuestan por la cerca perimetral, tal como se hizo recientemente aquí también con la escultura al soldado desconocido frente a la Plaza de la Vigía, igualmente irrespetados sus asientos, convertida en urinario público y en sitio para ingerir comidas ligeras.

Cantillo González da como posibilidad que, si las personas actúan de manera cuidadosa, diferente a lo que están haciendo ahora, la decisión de limitar el acceso puede ser reversible.

No sería efectiva ni duradera ninguna restauración si no se pone una cerca limítrofe, opina Gilberto Martínez Orgallez, restaurador de la empresa Atrios, del Ministerio de Cultura, pues la función de los procesos de restauración y conservación es atenuar y mitigar la acción del tiempo, el clima agreste, pero contra la acción del hombre no se ha podido, y en este caso ha sido fuerte.

Como mismo han proliferado en nuestra ciudad las rejas en las fachadas, ventanas y puertas de las viviendas, y las cercas perimetrales cada vez más altas, no nos asombremos si en el futuro llegamos a tener otros obeliscos, monumentos y esculturas también cercados para que no sean mancillados por personas inescrupulosas. Al menos aquí en Matanzas lo que está ocurriendo es bien complejo.

Cuando la cultura se resiente

Al parque de Los chivos, en el costado de la vetusta Plaza de la Vigía, le falta desde hace tiempo una tarja de bronce con los 30 nombres de las ilustres familias canarias que fundaron la urbe. Su destino, nadie lo sabe; quizá fue a parar a manos de algún «coleccionista», pero todo indica que debe haber sido derretida para conformar artículos de bronce.

«Un buen día desapareció y hasta el sol de hoy no ha aparecido», nos dice Wendy Pérez, arquitecta y especialista del CPPC.

No es nada nuevo que desaparezca o sea dañada una placa o tarja de un parque, una pared de la fachada de una vivienda e institución estatal aquí en Matanzas. En la mayoría de los casos son sustraídas con fines de lucro, para fundir elementos utilitarios.

Si bien no se trata de un caos, tampoco podemos afirmar que son esporádicas ni que se han respetado en toda su dimensión cultural, patrimonial e histórica, muchas de las construcciones conmemorativas o monumentos. Cada vez que toma un rumbo torcido una tarja, placa u otro tipo de construcción conmemorativa o monumento, la cultura se resiente en lo más hondo, porque ese es el homenaje citadino, diario, a nuestros precursores y a los hechos venerados.

De acuerdo con la especialista del CPPC, «las de mármol sufren menos las consecuencias de los robos, pero si se las tratan de llevar también se dañan y acaban casi siempre fragmentadas». Un ejemplo de ello es la tarja a la memoria de Henry Reeve, El Inglesito, en un estado deplorable, dividida en varios pedazos, pero que, por suerte, pudo ser rescatada y ahora se protege en el almacén del Museo Provincial como parte de sus fondos.

Una vez desapareció la tarja que rinde homenaje a Martín Dihigo que se hallaba en la Calzada que lleva su nombre, y que brinda acceso al estadio Victoria de Girón. Y hubo que reponerla con otra similar.

El licenciado en Derecho Alfredo Santana Alonso, historiador de béisbol, cuenta que esta fue una historia simpática, pero triste a la vez: «Al desaparecer la de 1989, para la cual se había hecho una colecta entre familiares y amigos de Dihigo y miembros de la peña deportiva de Matanzas, con el fin de sufragar los gastos de la compra del bronce y su posterior fundición, tuvimos entonces que mandar a fundir otra tarja. Y justamente el día de la “segunda inauguración”, el jardinero de las áreas verdes del estadio se acercó y nos dijo: “Compañeros, ustedes se han vuelto locos”. Y nos preguntó por qué estábamos poniendo una tarja parecida a la que estaba botada a pocos metros en un arrozal.

«Estaba tirada en una siembra de arroz cercana, tapada por el fango. La sacamos con mucho trabajo porque pesa más de 80 libras y la llevamos entonces para el museo. Yo denuncié personalmente aquel hecho, pero más allá de la denuncia, es doloroso ver cómo hay personas que destruyen sin compasión el bien público», concluye Santana Alonso.

Otra tarja que hubo que restablecer fue la ubicada en la casa natal del Poeta de la Bandera, Bonifacio Byrne y Puñales. Felizmente, después apareció, y como ya estaba duplicada una se conserva en el Museo Provincial Palacio de Junco, y la otra está en la fachada de la vivienda del patriota.

Es bueno reponer, pero es más importante respetar y cuidar, destaca Mayra Hernández De León, directora de la Oficina Provincial de Monumentos y Sitios Históricos. La especialista asegura que para saber con exactitud la situación actual de lo que se ha perdido, haría falta un minucioso trabajo de campo.

Por su parte, Guillermo Díaz Delgado, director provincial de Servicios Comunales, admite que no existe una cultura de atención integral ni de cuidado a los lugares que atesoran parte de la memoria cultural e histórica del territorio.

«No hay mucho entendimiento ni apoyo. La población pudiera colaborar mucho más para evitar los maltratos y no lo hace. Los monumentos y tarjas son ensuciados, les ponen cosas encima, a veces hasta son pintados. Ya nadie nunca ve nada, nadie nunca sabe nada»

Explica que son más frecuentes las afectaciones en los parques que en las tarjas y monumentos que tienen que atender los propietarios del lugar donde se encuentran enclavados. El Director de Servicios Comunales en la provincia insiste en que si no son autorizados, ellos no actúan en la limpieza de tarjas y monumentos, pues su entidad solo brinda el mantenimiento a las áreas verdes y el cuidado general a las áreas.

Leonel Pérez Orozco, director de la Oficina del Conservador de la ciudad, expone que Matanzas, además de su patrimonio tangible, que se expresa en su arquitectura y sus monumentos, posee una gran cantidad de señalética, como placas de bronce y mármol en diferentes espacios, que fueron edificios públicos importantes donde funcionaron instituciones centrales de la ciudad, o vivieron en ellas personalidades del arte, la cultura, las ciencias o la política.

«Hoy las placas y monumentos se conservan en varios lugares, pero desgraciadamente una gran cantidad ha desaparecido, no solo por vandalismo, sino también por el desconocimiento de las personas que intervienen constructivamente las fachadas y no las restituyen».

Hacen falta acciones integrales, mancomunadas, que permitan ponerle coto a la indisciplina ciudadana, y que ayuden a devolverles vitalidad a muchos de esos sitios con valor patrimonial que han sido afectados. Con vistas al nuevo cumpleaños de la urbe yumurina, hay buenos augurios.
Matanzas 325

En el contexto de las acciones y actividades de celebración por el aniversario 325 de la fundación de la ciudad de Matanzas, se ha trazado un plan de mantenimiento de varias construcciones conmemorativas, en coordinación con empresas y organismos del territorio, y con el apoyo y la voluntad del Partido y el Gobierno en la provincia.

«La tarja de las 30 familias canarias que fundaron la urbe será restituida con la fundición de otra», comenta Pérez Orozco. Pero especifica que no será en su lugar original, sino en la pared sur de la torre de la catedral, junto al escudo de fundación de la urbe, una réplica del acta fundacional y el nombre de la ciudad».

Dijo que en la calle Medio se pondrá una tarja que desapareció hace muchos años, y que anunciaba la venta de las máquinas de vapor en 1862, en la ferretería La Vigía. «Esta placa ya la estamos diseñando exactamente como era la original, usando fotos de la época».

Arlet Belismelis García, historiadora del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, relata que tras el paso del huracán Irma el obelisco dedicado al último desembarco mambí, ubicado en la antigua carretera Matanzas-Varadero, fue destruido completamente, y el del mártir Julián Alemán sufrió daños.

Comenta que las tarjas fueron salvadas, pero el obelisco no se volverá a concebir tan cerca del mar para evitar perjuicios por las penetraciones.

Belismelis García explica que en el municipio de Matanzas, de las 225 construcciones conmemorativas y monumentos existentes, 193 tienen un estado técnico catalogado de bueno, 27 de regular y siete de mal. Se llevó a cabo la conservación y restauración de 60 construcciones conmemorativas, como tarjas, bustos y esculturas ubicadas en los parques de la ciudad.

La provincia matancera cuenta en total con 822 construcciones conmemorativas; de estas 706 están bien conservadas, 101 están consideradas de regular y 15 están en mal estado, precisó la especialista.

Es válido destacar, en función de la preservación, la labor de la sala de epigrafía del museo provincial Palacio de Junco, donde se muestran piezas que son el reflejo del desenvolvimiento económico de la ciudad, y que comenzó a formarse a partir de los fondos del primer museo histórico de Matanzas.

En la sala de epigrafía del museo Palacio de Junco se tienen a buen resguardo varias tarjas. Foto: Tomada de Juventud Rebelde.

De acuerdo con el escritor e investigador Daneris Fernández Fonseca, hace ya un tiempo en la secundaria básica urbana Ramón Mathieu la bibliotecaria protegió una tarja de cuando ese centro se dedicaba a otro tipo de enseñanza.

«Esa obra tenemos que ir a buscarla para llevarla para la sala del museo, al igual que otra que un trabajador de la antigua fábrica de cola de la ciudad nos llamó para que alguien fuera a recogerla porque fue retirada de las paredes de ese recinto».

En el museo provincial Palacio de Junco se atesora una gran cantidad de placas con nombres de calles, números de casas, carteles en mármoles, tarjas y una lápida.

Narra Pérez Orozco que «afortunadamente se salvó la tarja de bronce que identificaba el lugar donde pintaba aquí Fidelio Ponce de León, ubicada en una casa de la calle Las Mercedes. El dueño la retiró para reformar su fachada y se vendió a Materia Prima, pero fue recobrada por un colaborador de la cultura.

«Como esta, y muchas otras que se encuentran en la sala de epigrafía del museo Palacio de Junco, quisiéramos restituirlas a sus espacios públicos originales, de donde nunca debieron ser trasladadas», dice entusiasmado Pérez Orozco.

Por suerte, para el próximo aniversario de la Atenas de Cuba recibirán mantenimiento esas obras y volveremos a reverenciar en sus sitios de origen a varias de las tarjas o placas correspondientes a edificaciones, personalidades o hechos que fueron célebres en su época.

Pero más allá del esfuerzo gubernamental que se tiene en Matanzas por rescatar sitios patrimoniales heridos o maltrechos, urge un llamado de atención a la ciudadanía. Estamos ante un tema que pone en entredicho nuestra civilidad, nuestros valores, nuestros sostenes épicos. Hay que educar, pero al mismo tiempo ser más implacables en la exigencia de lo que merece respeto a todos los niveles de la sociedad. A nuestro patrimonio hay que aprender a distinguirlo y salvaguardarlo. Hay que quererlo por lo que encarna y representa para el presente y el futuro de cada lugar de Cuba.

Una obra especial

El conjunto escultórico Parque de La Libertad fue inaugurado el 24 de febrero de 1909, con las palabras del doctor Ramón Miranda, quien fuera amigo de Martí, con versos del poeta Bonifacio Byrne, y con las notas del Himno Nacional, ejecutadas por el eminente violinista matancero José White.

Fue el escultor italiano Salvatore Buemi (1860-1916) quien logró esculpir un rostro casi idéntico a la figura de Martí, en una escultura que muestra un anillo en la mano izquierda con la impresión a relieve de la palabra Cuba.

En La Libertad, como se conoce a la escultura de la mujer, Buemi usó el rostro de su esposa y el resto del cuerpo es de dos jóvenes italianas. No es una escultura posada, sino en pleno movimiento, que simboliza la ruptura, con nuestras propias manos, de las cadenas que subyugaban al pueblo cubano.

Las tonalidades de la falta de rigor, publicado en JR el 5 de diciembre de 2013, denunciaba una inadecuada restauración que la deterioró gravemente. Tres meses después se retomó el tema con el reportaje Las tonalidades del rigor, en el que se recreaba la magnífica labor de restauración desarrollada.

¿Qué es la epigrafía?

La epigrafía es la ciencia cuyo objetivo es conocer e interpretar las inscripciones, las letras o signos de la escritura, grabados sobre una superficie que pudiera ser de piedra, granito, mármol, pórfido, jaspe, marfil, hierro, bronce, plomo, cobre…

Permite saber sobre hechos históricos, leyes, costumbres, ideas, ceremonias, necrologías, prácticas religiosas, pueblos, civilizaciones, reglamentos, organizaciones…

Entre los tipos de epigrafía se destacan las jurídicas o legales (contienen leyes, edictos, decretos o epístolas oficiales); las públicas o monumentales (se graban en construcciones de carácter público y oficial, por ejemplo edificios, arcos de triunfo, puentes y templos, y se recoge con frecuencia el nombre de sus autores o el motivo y fecha de su construcción); históricas (generalmente conmemoran hechos importantes, como los fastos); inscripciones religiosas (se ofrecen y dedican a las divinidades paganas, o a Dios y los santos cristianos; honoríficas (dedicadas a honrar la memoria de un personaje distinguido); sepulcrales (son epitafios que recuerdan la muerte y señalan el lugar de entierro de alguien); edilicias (en edificios públicos o de utilidad pública); y las menores (sobre objetos de uso común como cerámica, vidrio y marfil).

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 70 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Bluejet dijo:

    Ese tipo de acto de vandalismo y yo diría más, de apátridas debe ser castigado severamente. Es una muestra de la pérdida de valores ciudadanos de un sector de la población que debe ser tratada como es, un acto de traición a la patria, ataque a sus símbolos, es mi pensamiento, gracias Cubadebate.

    • OBSERVADOR dijo:

      Yo diría que de un ¨importante sector de la población¨, en nuestro país ya nadie vive sin pensar en que no le van a robar, la inmensa mayoría de la población siempre está atenta porque le pueden robar, es una plaga de ladrones y rateros y eso se elimina como tu dices, con castigos severos, pero para detener esa plaga no basta con la supuesta vigilancia humana, hay que invertir en tecnología, llenar de cámaras nuestras ciudades y barrios, para que la vigilancia sea efectiva las 24 horas, claro, si hicieran eso la población penal aumentaría en miles, pero que inviertan en nuevos centros de reclusión si es necesario, el hurto, el robo y la ¨guapería¨ violenta abundan en las calles de nuestro país, a esas tres tipicidades delictivas hay que darles duro y sin compasión, no conozco a nadie en Cuba que me pueda decir que puede caminar a altas horas de la noche por una de nuestras calles y tener la completa seguridad de que no le robarán o no le darán algún golpe, el patrimonio cultural es tan importante como el patrimonio humano y la vida de las personas, debieran de hacer cambios en el código penal y aplicar sanciones duras y quienes reincidan no deben caminar por nuestros campos, calles y barrios en muchos años y quienes ¨multireincidan¨, que le apliquen no menos de 30 años, HASTA CUANDO LA MANO SUAVE CON LAS LACRAS DE LA SOCIEDAD LA MAYORÍA DE LAS CUALES NO TIENEN ARREGLO?

      • Silvar dijo:

        Esa es una muy buena posibilidad, aprovechar la infraestructura existente y poner cámaras de vigilancia, esa inversión se costea sola, menos guardias, menos recursos para mantener al hombre vigilando, más humana la vigilancia cuando es electrónica, es efectiva, por otro lado, controlar las migraciones, lograr que el que se mueva de provincia tenga donde vivir, tenga trabajo, se integre, no que esté viviendo de lo que puede resolver ilegalmente, vean en La Habana, la finca Santa Felicia, más de 50 000 ilegales en una zona que era por muchos años la ampliación del parque forestal de La Habana, no sé cómo, pero ahí están, ilegalidad justificada por alguien, posterior a esa inmigración, los barrios aledaños han tenido que vivir enrejados para tratar de que no les roben, así y todo siempre ocurren hechos lamentables y todos las investigaciones caninas de la policía van hacia esa zona… pero no se coge a nadie… por lo que creo que orden , disciplina se logra con leyes severas y no de favor…

      • JJ dijo:

        Estoy de acuerdo en que hay que aumentar la severidad de las medidas impuestas, pero adicionalmente hay que invertir en la mayor fortaleza de la Patria y la Revolución: la educación. Estamos perdiendo en ese campo porque los profesores buenos con vocación no tienen otra alternativa que dedicarse a otras áreas y tareas en la sociedad que reporten más a la economía familiar. Si no se toma una postura inmediata de mejora en el salario, condiciones laborales, etc. dentro de unos años tendremos una Cuba infestada de los mismos males sociales que proliferan en el mundo. En mi humilde opinión, los maestros desde y sobre todo educación primaria hasta la universidad deben tener los MEJORES salarios de este país. Nuestra única esperanza de desarrollo somos nosotros mismos, los hombres y mujeres, quienes buscarán después soluciones inteligentes al problema económico, la falta de recursos naturales, retos medio-ambientales, violencia, desocupación, vandalismo, etc.

      • OBSERVADOR dijo:

        JJ, de acuerdo con usted, imagino que usted sea educador, pero no solo los educadores necesitan mejores salarios, salarios mas altos necesitan todos los cubanos que trabajan y ganan menos del 10 % de lo que necesitan para vivir cada mes (estoy comparando salarios contra precios y costo de la vida), mejores salarios necesitan nuestros miles de ancianos jubilados y enfermos, mejores salarios aún que los educadores necesitan quienes doblan la espalda al sol y producen alimentos porque sin educación es posible vivir pero sin comer no, mejores salarios necesitan los médicos porque sin salud tampoco se puede vivir por mucho tiempo, mejores salarios necesitan los mas humildes porque supuestamente para ellos se hizo la Revolución, en fin, que mejores salarios necesitan la inmensa mayoría de nuestros compatriotas. La solución que usted propone es buena, pero eso toma tiempo, los males de la sociedad no terminan de un año para otro solo con educación, las medidas inmediatas que deben tomarse contra la delincuencia que mencioné en mi primer comentario deben ser drásticas con efectos rápidos y aparejadas a esas medidas seguir educando como usted plantea.

      • OBSERVADOR dijo:

        Silvar, las ¨migraciones¨ como usted dice solo se pueden controlar mejorando sustancialmente el nivel de vida de los ¨migrantes¨ en sus lugares de orígenes, las corrientes humanas viajando de un lugar a otro buscando mejorar la vida no es un fenómeno nuevo, ni solo de Cuba, ni siquiera solo de los seres humanos, es algo natural, por eso en épocas de invierno y escaseces, hasta los animales emigran.

      • JJ dijo:

        Estimado Observador, coincidimos entonces. Como usted plantea el origen del problema es multi-causal y la solución en consecuencia también lo es. Hay que atacar el problema desde múltiples aristas y siempre, como usted bien plantea, partir de la base económica. Por quienes doblan la espalda o esfuerzan la mente en las actividades que generan bienes y servicios. Carlos Marx plantea que la base económica condiciona la super estructura social. Hay que comenzar a trabajar desde las iniciativas económicas, la construcción jurídica que le de soporte y la educación del pueblo. Nuestra nación no puede convertirse en ganado idiotizado por el dinero, los vicios y las superficialidades que nos quieren imponer. Nuestro reto es sobrevivir!

    • Salvatore de Monferrato dijo:

      ¿Será que no equivocamos cuando empezamos a juzgar las cosas por quien la hacía y no por lo que significaba para la ley?, no sé a lo mejor fue eso.

  • Ernesto dijo:

    Los actos de saqueo y deterioro al patrimonio histórico debería considerarse acto de sabotaje al bien de la nación y si son personas adultas la que ejecutan dichos actos pues debería aplicarse incluso alguna sanción prevista en el Código Penal sin menoscabo de alguna sanción pecuniaria de importa significativo.

    Contra tales actos de extremo reflejo de incultura y desamor al bien público no queda otra aunque llenemos los monumentos y esculturas de cercas. Esto es muy bochornoso y el sistema educacional nuestro debería pensar en como profundizar en nuestros niños (adultos del mañana) el amor y respeto por estos espacios y mobumentos.

    Quizás dotando a estos espacios de sistemas ce circuitos cerrados de cámaras podría también lucharse contra estas atrocidades. No se lo costoso que sería, pero al menos algún que otro sitio lo amerítaría

  • lajero dijo:

    No estoy de acuerdo con la cerca perímetral del monumento del Parque de la Libertad. Es una zona abierta, iluminada y limpia, fácilmente custodiable.
    Hay cosas que son intangibles y ésta es una de ellas, me refiero a la libertad, al respeto al diseño original de una obra de arte. Considero que no existe razón para que no existan plazas de custodios para que perennemente custodien dicho complejo monumental, que además no es difícil por la visibilidad y la iluminación existente en el área. Una cerca perímetral sería como “volver a enclaustrar la libertad conquistada” que es lo que pregona el monumento.
    Sobre los delitos contra el patrimonio, que es en lo que considero se incurre al dañar un objeto patrimonial, debe ser castigado con el peso de la ley, y no con una simple multa o una advertencia. Si se necesita realizar una restauración en una vivienda que tiene en su fachada o es como tal un objeto patrimonial tiene que solicitar el permiso correspondiente al organismo competente. Lo primero que considero, que quizás exista y no es aplicado, es nombrar, por medio de los mecanismos legales establecidos, todos esos objetos, áreas, etc., como patrimonio, y como tal debe existir en el cuerpo legal del país, como existe en gran parte de los países, sanciones y condenas bien definidas para quienes quebranten la ley atentando contra el patrimonio de la nación.
    No soy especialista en el tema, soy solo un ciudadano que se resiste a enclaustrar el arte entre cuatro paredes de un museo ante la impotencia o la desidia de quienes tienen la obligación de velar por los bienes del país.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Lajero, muy de acuerdo con usted. Cuando yo era un niño jugábamos pelota “a la mano” en la calle, pero cuando veíamos a un policía venir a dos cuadras de distancia, nos desaparecíamos “como alma que lleva el diablo”. El Parque de La Libertad existe un Matanzas desde 1909, y 109 años después estamos pensando ponerle una cerca porque no podemos garantizar su seguridad frente a un puñado de vándalos. Eso es inaceptable. La autoridad del estado y de las leyes se tiene que hacer sentir, ¡no podemos cercar al país entero!

      • Disconforme dijo:

        Muy de acuerdo con usted! aquí en La Habana en los 80 e inicios de los 90 -antes de…- te ponían una multa por arrojar un papel al suelo, o por pones los pies en la cerca del Copelia o del Parque de la Fraternidad, y la gente se sentía avergonzada, que VERGÜENZA y PUNDONOR es lo que hoy no hay!
        Las personas decentes, de bien, estamos viviendo literalmente APABULLADOS por la lacra social, desde el vecino o el co-pasajero de la guagua que te aturde con su reguetón, los choferes en la vía, las personas en las colas, el maltrato, la grosería y la vulgaridad en todos lados! y ni qué decir de cuando esa lacra tiene más $$$ que el pueblo trabajador, total indefensión!
        Vamos a poner una cerca a cada estatua o monumento del país? las vamos a enrejar como nuestras casas? y para qué está la Ley en este país? hasta dónde vamos a llegar antes de tener un serio debate social que involucre a todos y tomar las medidas que sean necesarias para el orden y la seguridad física y moral!?

    • JVG dijo:

      Estoy de acuerdo con ud. Bastaria unas simples camaras y castigo severo. Es muy doloroso ver como cada dia se resquebraja en nuestro pais el necesario orden social. Francamente si continuan los desmanes en todos los ambitos sin que se adopten medidas contundentes todo eso que se cacarea y promociona en los medios en torno a una sociedad culta no quedara en otra cosa que eso, Cacareo y promocion vacia. Que pena.

    • Optimista dijo:

      Yo tambien estoy de acuerdo con usted, no estoy de acuerdo con cercas perimetrales ni nada, pongan camaras como en todos los lugares del mundo que cuando se graben a los delincuentes apatridas entonces hay que ejercer mano dura, porque los custodios a veces desdichadamente participan en los actos o se quedan dormidos, por tanto, que pongan camaras, y muchos anos de carcel y de trabajo comunitario cuando se cometa un acto como este que para mi, es alta traicion a la Patria

  • man.r dijo:

    Parece que matanzas hace tiempo que dejo de ser la atenas de Cuba

    • molesto dijo:

      Eso va a parar a materias prima y De seguro estos individuos no trabajan para el turismo

    • Homero dijo:

      Parece que el pollo frito dejó de ser un ave… No tine que ver una cosa con la otra.

      Me preocupa esta tendencia a cercarlo todo. Acá en Holguín lo han hecho al punto de que llamo a mi ciudad ya no la “Ciudad de los parques” sino la “Ciudad de los héroes enrejados”

      Tristeza.

  • Alexis dijo:

    Cercar el monumento es limitar la belleza, es limitar la hermosa vista que estas esculturas muestran al público que si sabe admirar su valor, cercar no es más que una forma más de demostrar la incapacidad que tenemos de hacer cumplir la disciplina social. Existen otras formas de saber el actuar de las personas cerca de ese monumento, es posible que una cámara de vigilancia tenga un valor inferior a los 5 ml CUC, costo estimado de la cerca perimetral que habla el artículo, además de cumplir otras funciones. Esto no es un hecho casual es ya común en muchos lugares de nuestro hermoso caimán antillano; Sigamos intentando trabajar en la conciencia ciudadana y no aplicar lo establecido y pronto estaremos todos dentro de una reja rodante.

    • Jose R Oro dijo:

      Muy de acuerdo con usted Alexis, con poner una media docena de vándalos y gamberros en la cárcel, e ir a la cuadra donde residen y explicarle a los vecinos que esas personas esta presa por mutilar símbolos patrios, más que alcanza, los demás se aconsejan. Que si dicen que es una violación de los derechos humanos en Miami y que son prisioneros políticos, que hacer, cuanto delincuente es arrestado lo tratan de hacer un héroe. El vandalismo contra el patrimonio nacional hay que combatirlo con la mayor severidad, o sera peor algo que eso?

    • robertin dijo:

      Estoy de acuerdo que un sistema de cámaras es la solución, aunque son muchos lugares donde habría que instalarlas.
      Podrian ser hasta camaras falsas, cuando la gente vea que hay “una cosa ahí” que apunta hacia ellos le coge miedo.

  • Belkis García dijo:

    Dénse una vueltetcita por Cienfuegos para que vean cómo cercenaron la espada del mambí Dionisio Gil… y no vayan a los cementerios, no… ahí se ven horrores de vandalismo y profanación.

  • oscar dijo:

    No creo que las cercas perimetrales beneficien ni a los monumentos ni a la comunidad, la verdad parecen protejer valores de la depredacion de alguna una manada salvaje.
    20 anos de carcel, punto, se acaba el vandalismo y la falta de respeto.

  • carlos dijo:

    eso no se resuelve con una camara de vigilancia en el parque? seria mas barato y efectivo que una cerca de 5 mil CUC que se puede saltar cuando no hay nadien … ademas 5 mil cuc , no entiendo como el gobierno tiene que cobrarse a si mismo en cuc y tampoco entiendo como es que el cuc no se ha ido

  • camagueyano dijo:

    Verdaderamente Matanzas es una real matanza del patrimonio.
    pero a pesar de que eso denota una alta dosis de vandalismo e insensibilidad ciudadana me parece q es falta de fiscalización y vigilancia porque sacar una tarja de la pared no es tarea facil al igual q la punta de lanza.
    en el parque Agramonte aqui en Camaguey donde juegan muchos niños alrededor de la estatua de Agramonte,hay custodios q ni permiten q se suban los pies encima de bancos q son de piedra y ademas el lugar esta rodeado de sitios donde se expenden bebidas alcohólicas y no quiere decir q seamos perfectos , pero ese tipo de vandalismo reiterado no se ve.se vigila bastante bien los monumentos y lugares patrimoniales.
    es una verguenza para Matanzas q es una ciudad tan linda

  • wicho dijo:

    Una camara seria lo mas seguro y a la vez menos perturbador para quien visite el lugar y no se vea limitado por una cerca, de todas formas hay camaras donde no pasa nada.

    • Mágico dijo:

      Y todos los que hablan de la cámara no se dan cuenta que la cámara no duraría la primera noche en su lugar. Espero una respuesta donde se sugieran colocar un vigilante para que cuide la cámara.

  • Remigio Dominguez dijo:

    Ya lo aclara el trabajo: de esas habas cuecen en varias partes en este país para dolor del Patrimonio. A la entrada de la ciudad de Cienfuegos, en el barrio de Punta Cotica, vándalos mutilaron la estatua del general Juan Dionisio Gil (1854-1899) ( http://www.5septiembre.cu/mutilan-escultura-del-patriota-dionisio-gil/ ), patriota dominicano que combatió en las filas mambisas a las órdenes del Lugarteniente General Antonio Maceo. Es la Gil, a la que ahora le falta buena parte de su sable esculpido en bronce como el resto del conjunto (sólo quedó la empuñadura) la primera estatua en el exterior erigida a un dominicano. ( http://fanalcubano.blogspot.com/2011/05/dionisio-gil-primer-dominicano-con.html ) Es ese uno de los más notorios hechos vandálicos contra el Patrimonio en esta ciudad cuyo Centro Histórico fuera declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad, por no ya citar agresiones a mármoles del cementerio de Reina y de las muchas esculturas que adornan nuestro Paseo del Prado. Causa dolor y pena que este tipo de sucesos ocurran y permanezcan impunes.

  • VENTURA CARBALLIDO PUPO dijo:

    Esto es inadmisible ?Como puede suceder eso? y las medidas de seguridad, y la proteccion a esta estataua dobde esta. ?Quien responde ahora? Tenemos que acabar de frenar esos actos de saqueo. Hay que dotar a estos imporrtantes sitios, maxime cuando ya existen otros antecedentes, de circuitos cerrados u otras manera de seguridad. Los que deben controlar y velar por este monumemnto, volvieron a chocar con la misma piedra. Es una vergueza que suceda. Bochornoso, penoso.

  • San Juan dijo:

    Es increible leer cosas como esas en pleno siglo XXI, en un pais que tanto ha hecho por la educación y la cultura de sus habitantes, en una palabra es bochornoso.

  • Felix A. dijo:

    una camara de seguridad seria ideal para resolver el problema

  • tomyone dijo:

    esto aqui en Matanzas no es nuevo ni unico ,la indisciplina social es llamativa al menos, lo vemos con pena en la calle, los parques, hospitales , estadios ,etc.
    Creo que en esta provincia se necesita mas que llamados , acciones de todo tipo incluso represivas para alcanzar una saguridad publica, las heridas con armaa blancas son muy , uy frecuentes y las griterias y musica lata molestan a los vrcinos y cuando se llama a LA PNR casi siempre la ausencia es la respuesta o la llegada tarde al lugar de suceso, en fin la provincia esta mal en casi todo, saludos

  • Yaniel dijo:

    Pasa en toda Cuba y la solución no debería ser cercar los monumentos. En mi opinión es que la PNR haga su trabajo bien hecho.
    No es decir bájate del la estatua, no te metas en el céspedes, no tires la basura…
    Es poner una buena multa a la persona y si es menor a los padres y el dinero destinado a patrimonio para seguir arreglando las ciudades.
    La cerca no va a arreglar la falta de educación y sentido de pertenencia de la población, pero la multa y perdida de dinero al menos va a doler.

  • alberto roja dijo:

    Y los padres de esos niños? deberían ser penalizados ejemplarmente,monstruos es lo ke están criando!en cualkier lugar donde se practike vandalismos son castigados severamente!ke está sucediendo en Cuba?acá no puedes ni tirar una colilla de cigarro,un papel,lata,etc…por ke sería fuertemente penalizado! hasta con 500 dolores de cabezas,imaginense si rompen,roban algo monumental?la indisciplina social ha de ser atajada con tiempo!castigos ejemplarizantes,esos mismos vandalos serían los mismos,ke en futuro cometerian terrorificos crimenes contra los seres humanos,animales,atajen a tiempo semejantes fechorias!esos padre ke hacen?

  • ivan dijo:

    no se deben cercar los monumentos y obras de artes hay que cercar y acoralar a los que destruyen el patrimonio y la historia siempre se debio de hacer,eso es un acto delictivo serio y como tal debe de ser castigado con toda severidad.

  • Arnaldo dijo:

    Eso es incultura. Un pueblo culto respeta sus monumentos como respeta a sus padres. Si fuéramos un pueblo culto eso no sucediera, los niños son inocentes pero tienen padres que los eduquen y maestros que los enseñen. No se engañen creyendo que esos son “hechos aislados de elementos inescrupulosos”, es un problema más grave porque se trata de valores, se trata de la falta de respeto hacia su propia historia y los valores culturales de la nación. No se resuelve con cercas ni policías este problema, no tiene sentido tener que ponerle guardia a un monumento, es mejor quitarlo y guardarlo porque si la ciudadanía no los cuida entonces no hay derecho a tenerlos.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Arnaldo. Por supuesto que es incultura, pero en el pasado de Cuba habían y en muchos países de América Latina hoy, hay personas que son analfabetas que no han tenido acceso a la educación y que tienen sin embargo la cultura patriótica, social y familiar requeridas para una buena convivencia. En Cuba sea realizado una hazaña educativa y sin embargo se observa un retroceso de valores culturales en ciertos sectores de la población, que se expresa en desafueros de todo tipo, desde atentar vandálicamente contra el patrimonio nacional, a decir malas palabras en público, a arrojar basuras en la calle, a romper los asientos de las guaguas, y así una lista infinita. También muy ligado a estas conductas está la vulgar corruptela, a robarse cosas de otro tipo, cualquier cosa a la que puedan acceder con impunidad, en general es el desprecio a la ley y al orden social. No se debe aceptar, hay distintas formas de incultura, y en este caso son personas que están orgullosos y “admirados” por sus pares de ser incultos (guapos, ladrones/luchadores, etc). Son hechos muy graves, que no se resuelven con una cerquita, ¡porque no podemos cercar a toda Cuba!

  • Moises dijo:

    Cercar el monumento es como la frase de tirar el sofá por la ventana, este tipo de indisciplina hay que sancionarlo duramente, si a todos los que le corresponde actuar lo hicieran cumpliendo con su deber eso no sucedería, cunado la razón y la conciencia no funciona entonces hay que aplicar medidas drasticas con quien incumpla lo establecido en cuanto a la protección de monumentos y si son niños pues sanciones severas a los padres , que sientan el peso d ela ley y que impongan disciplina a sus hijos. en muchas ocasiones hacemos leyes, reglamentaciones y no las hacemos cumplir y al final ponemos rejas y verjas y se suben por encima de ellas, entonces a actuar en el marco d ela ley.

Se han publicado 70 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también