Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

Cookie Rojas, un estelar en las Mayores

| 3

1-cookie-rojas-con-el-cienfuegosOctavio Víctor Rojas Rivas, conocido por Cookie, está entre los mejores defensores del segundo cojín en Cuba y mucho más allá. Nació en La Habana, el 6 de marzo de 1939. Con 5´10 de estatura y 160 libras de peso.

No tuvo tiempo de desempeñarse en el béisbol amateur de su época, pues casi un adolescente fue llamado a las filas del Cienfuegos, en la Liga Profesional Cubana, donde permaneció hasta su desaparición en 1961. Jugó en 1957-1958 (.400), 1958-1959 (.257) y 1959-1960 (.204), mientras que en 1960-1961, alternó entre Cienfuegos y Habana (.322). En 471 veces al bate, logró 134 hits (.285), con 59 anotadas, 36 impulsadas, 16 dobles, 3 triples, 7 jonrones y 4 bases robadas. Encabezó a los bateadores en 1960-1961 (.322) y en hits (85).

Asistió con el Cienfuegos campeón de 1959-1960, a la XII Serie del Caribe, celebrada en Panamá 1960, donde se proclamaron campeones. Allí, en 2 encuentros y 7 veces al bate, consiguió 3 hits, (.429), con 2 anotadas, 3 impulsadas, 1 doble y 1 jonrón.

Con solo diecisiete años, en 1956, comenzó su carrera en las Ligas Menores, donde se desempeñó en siete campañas hasta 1962, con West Palm Beach, Dallas-Fort Worth, Wausau, y Jersey City. Total: en 785 desafíos y 2 777 veces al bate, registró 708 hits, (.255), con 117 dobles, 24 triples, 20 jonrones y slugging de .336, destacándose por su excelencia al fildear. En 1958 fue elegido la Mejor Segunda base de la South Atlantic League, Clase A, jugando con el Savannah.  Igual distinción había merecido en 1956, en La Florida State League, con el West Palm Beach.

Integró los Cuban Sugar Kings, el equipo que tenía como slogan “Un paso más y llegamos”. Estuvo con ellos en 1959, cuando se proclamaron campeones de la “Pequeña Serie Mundial” en La Habana, donde conectó para .233 y volvió en 1960 (.225). En 209 desafíos y 594 veces al bate, logró 136 hits (.229), con 49 anotadas, 37 impulsadas, 20 dobles, 2 triples, 4 jonrones y 70 bases robadas.

El 10 de abril de 1962 debutó en las Mayores con el Cincinnati Reds, pasando esa misma temporada al Philadelphia Phillies, donde se estrenó sustituyendo en los jardines a Antonio (Haitiano) González, cuando lo expulsaron en un desafío contra Los Angeles Dodgers, en el Dodger Stadium. Había logrado su primer sencillo contra ese equipo, ante el zurdo Sandy Koufax, quizás el mejor de la historia.

Jugador versátil, de mucha inteligencia, sobresalió defendiendo el segundo cojín con los Phillies, al extremo de ser seleccionado por la afición en 1969 como el Mejor Segunda Base de todos los tiempos en ese equipo.

Hombre de excelente carácter, no ha vacilado en jaranear en momentos de seriedad, como aquella donde dirigía y se mofó de los árbitros, para ser expulsado. En el juego tenía respuestas para todo:

En el octavo inning del juego de estrellas de 1972, después de un sencillo conectado por Carlton Fisk, el manager Earl Weaver envió a Cookie a batear como emergente por Rod Carew y este respondió disparando un jonrón contra el derecho Bill Stoneman de los Expos de Montreal, que puso momentáneamente al frente a la Americana, tres carreras por dos. Cuando fue interrogado acerca de la hazaña contestó: “Bueno, cuando iba rodeando las bases, me dije: Caramba, ya solo me faltan 630 para alcanzar a Hank Aaron”.[1]

Había sido firmado en 1956 para la organización del Cincinnati Reds y el 27 de noviembre de 1962 lo transfirieron al Philadelphia Phillies, donde se mantuvo hasta que el 7 de octubre de 1969, en un cambio múltiple, arribó al St. Louis Cardinals. Poco después, el 13 de junio de 1970, pasó al Kansas City Royals, con quienes jugó hasta 1977. Fue firmado por el Chicago Cubs el 1ro. de septiembre de 1978, pero no llegó a participar.

2-prospectos-del-almendares-octavio-rojas-pena-cuellar-scull-y-daniel-morejon-1956-57Sus resultados en la Gran Carpa fueron: En 1 822 juegos, conectó 1 660 hits en 6 309 veces al bate (.263), con 714 anotadas, 593 impulsadas, 254 dobles, 25 triples y 54 jonrones. Recibió 396 bases, se ponchó en 489 ocasiones, robó 74 bases y terminó con slugging de .337. Finalizó con defensa de .982 en 1 446 juegos como camarero, 124 en el jardín central, 79 en el izquierdo, 46 en tercera base, 39 en el campo corto, 10 en el jardín derecho, 7 en la receptoría, dos en la inicial y un encuentro donde lanzó de relevo en 1967 y solo le conectaron un hit en una entrada completa. Los números que utilizó fueron el 17, 16, 11 y 1.

Estuvo en dos Series de Campeonato con el Kansas City Royals, primero en 1976 (9-3-.333) y luego en 1977, también frente al New York Yankees (4-1-.250). Su desarrollo en las Grandes Ligas fue pleno por su entrega al terreno y destacó en la solidaridad para ayudar a los más jóvenes. Su último desafío fue el 1ro. de octubre de 1977.

Es uno de los pocos peloteros que cubrió las nueve posiciones del diamante en las Mayores, incluidas las de lanzador y receptor. Durante su rica actuación en siete temporadas en Filadelfia, “Cookie”, como se le conocía, desplegó una gran versatilidad: actuó como receptor en un partido en 1964, dos en 1965, tres en 1967 y uno en 1968. En 1967 participó en 137 encuentros como segunda base, 9 en los jardines, 3 como catcher, 2 en el campo corto, 1 en tercera base y un episodio como lanzador.[2]

A continuación su labor en detalles: en 1965 y de 1971 a 1974 fue seleccionado al Juego de las Estrellas. En 1965 (26,2 %), 1971 (14,4) y 1973 (25,1) tuvo votos para Jugador Más Valioso.  En 1965 fue 8vo. en promedio de bateo (.303), 6to. en dobles en 1973 (29), 1ro. en hits de sacrificio en 1967 (16), 3ro. en flies de sacrificio en 1972 (7), 1ro. en outs en 1966 (490) y 2do. en 1968 (511). Para un segunda base fue el puntero en outs en 1968 (365). No hubo mejor camarero que Rojas en promedio defensivo en 1968 (.988), 1969 (.980) y 1971 (.991), terminando 2do. en 1965 (.986) y 1974 (.987). En 1966 (.983) y 1972 (.986) fue 3ro. En 1977 resultó el 6to. jugador más veterano de la Liga Americana.

Estuvo durante cinco años en la Liga Profesional Venezolana, entre 1967 y 1976, con los equipos Leones de Caracas (1967-1968, 1970-1971), Águilas de Zulia (1971-1972) y Tigres de Aragua (1975-1976). En 198 desafíos y 750 veces al bate, registró 209 hits y promedio de .279, con 25 dobles, 4 jonrones y slugging de .328. Dirigió al Zulia (1973-1974) y el Magallanes (1977-1978 y 1978-1979), en la Liga Profesional Venezolana. En 1978-1979, como director llevó a los Navegantes de Magallanes al triunfo en la campaña profesional venezolana.

En Puerto Rico jugó con el Arecibo de 1961-1962, donde resultó líder en hits (95), manteniéndose con el plantel hasta 1966-1967. En 1974-1975 actuó con Mayagüez. En 1963-1964 había jugado con los Gigantes del Cibao, en la Liga Dominicana. Dirigió en 1980-1981 al Santurce y en 1995-1996 al Ponce en la liga boricua.

En 1988 lo designaron director del California Angels de la Liga Americana, donde tuvo balance de 75-79 (.487).

Fue nombrado el sábado 23 de marzo de 1988, para guiar a los Angelitos de California en sustitución de Gene Mauch, convirtiéndose en el primer cubano nombrado de modo oficial en la Liga Americana. A pesar de que los Serafines terminaron en el sótano en 1987 y “Cookie” los llevó al cuarto lugar en 1988, fue despedido faltando solamente ocho encuentros para finalizar la campaña y reemplazado por el entrenador Larry “Moose” Stubing, quien perdió todos los restantes choques.[3]

Ha trabajado como coach y seleccionado en varios Todos Estrellas del Béisbol Cubano en la segunda almohadilla. Aparece en los Salones de la Fama del Philadelphia Phillies y del Kansas City Royals. Solo en 1983 fue incluido en las boletas para Cooperstown, sin recibir votos.

-Encabezó a los bateadores en 1960-1961 (.322) y en hits (85).

-En 1965, y desde 1971 hasta 1974, fue seleccionado al Juego de las Estrellas.
-En 1965 (26,2 %), 1971 (14,4) y 1973 (25,1) obtuvo votos para Jugador Más Valioso.
-En 1965 fue 8vo. en promedio de bateo (.303).
-Sexto en dobles en 1973 (29).
-Primero en hits de sacrificio en 1967 (16).
-Tercero en flies de sacrificio en 1972 (7).
-Primero en outs en 1966 (490) y 2do. en 1968 (511).
-Para un segunda base fue 1ro. en outs en 1968 (365).
-Líder en promedio defensivo en 1968 (.988), 1969 (.980) y 1971 (.991), así como 2do. en 1965 (.986) y 1974 (.987). En 1966 (.983) y 1972 (.986) resultó 3ro.
-En 1977 fue el 6to. jugador más veterano de la Liga Americana.

(Con documentación de Wikipedia, the free encyclopedia, Enciclopedias de las Grandes Ligas, Jorge Figueredo, Roberto González Echevarría, Baseball-Reference.com, Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga, Peter Bjarkman, Fernando Rodríguez Álvarez, Guías del béisbol profesional cubano, mexicano, venezolano y de República Dominicana, Carlos Castillo Barrio, Jesús Alberto Rubio, Jaime Cervantes, Eddy Martin, Marino Martínez, Ángel Torres, Yasel Porto Gómez, Adonhay Villaverde Blanco, y otras fuentes).

[1] Ficha de Cookie Rojas en EcuRed, Enciclopedia Cubana.
[2] Roberto González Echevarría: Octavio Rojas. Jugador de cuadro y otras posiciones. Peloteros cubanos. Noviembre. Almanaque 2006.
[3] Ángel Torres: La leyenda del Béisbol Cubano. Library of Congress. Miami, La Florida, 1996, p. 240.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ana dijo:

    Me gusto mucho el artículo.

  • tomyone dijo:

    Tremendos peloteros ha dado esta isla , lastima que ahora este la pelota como esta , de pelos y señales , no le ganan mi al equipo de ceiba mocha, saludos

  • Pedro Hernández Soto dijo:

    Tremendo trabajo. Felicitaciones a Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también