Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

“Un artefacto explosivo no lanza flores” (+ Video y PDF)

| 13 |
La forense cubana, Yleana Vizcaíno Dimé. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

La forense cubana, Yleana Vizcaíno Dimé, conversa con Cubadebate. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

¡No se hablaba de otra cosa en la ciudad! Una atmósfera de dolor e impotencia ceñía a sus habitantes. Era 4 de septiembre de 1997, un jueves que pudo pasar inadvertido. Pero aquel año no se cansaban de sembrarle explosivos a La Habana. A la Isla le dolían sus extrañas.

La joven especialista en Medicina Legal, Yleana Vizcaíno Dimé, estaba de guardia junto al equipo que habitualmente la acompañaba. Transcurrían las 8:00 p.m. y estaba lejos de imaginar cuántas veces le pedirían que recordara aquella noche.

“Nos llega la información que iban a trasladar el cadáver de un extranjero, que había fallecido producto de las explosiones. A partir de ahí se desencadenó el mecanismo habitual para estos casos, la autoridad competente realizó la solicitud de la necropsia y la hicimos”, rememora Yleana, una mujer que convence con la mirada.

Entre las 12:11 y las 12:31 horas de aquel jueves, una avalancha de bombas había trastocado a tres hoteles de la capital cubana —Copacabana, Tritón y Chateau Miramar—. Y como si el ensañamiento hubiese sido poco para un día, a las 11:00 p.m., otro artefacto explotó en el restaurante La Bodeguita del Medio, justo cuando el autor material de los hechos, Ernesto Cruz León, confesaba que cumplía órdenes y que su motivación era monetaria.

A esa hora, la doctora Yliana había concluido la autopsia de un joven llamado Fabio Di Celmo, el italiano de 32 años —solo un año mayor que ella— víctima de un acto terrorista en el lobby del Hotel Copacabana.

“Murió mientras lo trasladaban para el hospital, no fue posible extraerle la esquirla de metal que le seccionó el paquete vásculo-nervioso, llegó muy profundo. Aquí pudimos ver las características de las heridas, de tamaño considerable”, ilustra la forense cubana 20 años después.

Mortal por necesidad

Fotografía del cadáver de Fabio Di Celmo.

El cadáver de Fabio di Celmo. Foto: Archivo.

En la biblioteca del Instituto de Medicina Legal, la doctora Vizcaíno comenta algunos de los resultados de la necropsia de Fabio, el hijo menor de Ora y Giustino:

“El objeto que le causó la muerte era como una estrella de las que usan los ninjas, cortó y penetró por la fuerza de la explosión. El explosivo fue colocado en un cenicero de metal y por la deformación que hace el efecto de la onda expansiva se convirtió en eso, un objeto metálico que salió como un disparo y lesionó los vasos y nervios importantes del lado izquierdo del cuello, provocando una herida incisa-penetrante”.

Reportes de prensa de aquellos días intentaron —cínicamente— responsabilizar a las autoridades cubanas de no neutralizar los planes, de no ofrecerle asistencia médica inmediata al turista italiano o de involucrar a terceros, ocultando el nombre del legítimo autor intelectual de los hechos.

La fuerza de la explosión fue tal que llegó a penetrar y lesionar los huesos de la columna vertebral. No era posible realizar ninguna intervención por muy rápido que fuese, por muy cerca que estuviese el centro asistencial. Era una lesión mortal por necesidad que causó un sangramiento masivo imposible de detener. Aun si recibía asistencia médica, tal y como sucedió, iba a fallecer”, certifica la especialista en Primer Grado en Medicina Legal.

Esquirlas y no flores

Así quedó el lobby del Hotel Copacabana luego de la explosión.

Así quedó el lobby del Hotel Copacabana. Foto: Archivo/ Juventud Rebelde.

En 1998, Luis Clemente Posada Carriles confesó ante la grabadora de la periodista estadounidense Ann Louise Bardach ser el autor intelectual de la cadena de explosiones ocurridas el 4 de septiembre de 1997 en La Habana. Le aseguró a Bardach que trataron “de poner explosivos pequeños, porque no queremos herir a nadie, simplemente hacer un escándalo y que los turistas no vengan más”.

Yleana recuerda fragmentos de aquella entrevista y el rostro se le contrae. Sin embargo, su profesionalidad le impide trastornarse; ante las palabras absurdas y retorcidas de un terrorista responde con evidencia.

“Básicamente un homicidio es la muerte de una persona por otra, con independencia del arma, de los medios para lograr un objetivo. Si una persona pone un artefacto explosivo en un lugar, indiscutiblemente, sabe las consecuencias, porque un artefacto explosivo no lanza flores, lanza esquirlas que pueden causar daño y que pueden matar, como en este caso. Entonces, estamos hablando de la muerte de una persona por otra. Un homicidio. Es imposible que traten todo el tiempo de tergiversar esto”, afirma la doctora Vizcaíno.

Luego de una pequeña pausa, la experta prosigue: “De ese personaje no podemos esperar otra cosa, su intención no era esa, ‘él no quería, pero murió, qué pena’. Ese es el mayor irrespeto por la vida de una persona, por el joven que su bomba mató en La Habana”.

En aquella entrevista, Posada no pudo callarse y dejar de boconear sangre fría. Fue allí donde dijo: “No pasó nada, pero le cortó la yugular.  Triste, vaya. Es triste, porque no fue intencional, pero no podemos parar… Ese italiano estaba en el momento equivocado, en el lugar equivocado”. El asesino tornó la víctima en culpable.

La verdad

La forense cubana, Yleana Vizcaíno Dimé. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Yleana Vizcaíno Dimé. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Catorce años después del hecho y ante un tribunal internacional, la doctora Yleana Vizcaíno Dimé expuso la evidencia y el testimonio sobre sus práctica profesional al examinar el cadáver de Fabio Di Celmo. Pero allí no se juzgaba a Posada Carriles por asesino, sino por ofrecer falsas declaraciones ante el Departamento de Inmigración en los EE.UU y cometer perjurio.

Llevaron a juicio al terrorista por mentiroso, apunta la forense cubana. Comenzaron a preparar la causa con antelación, “primero, los fiscales y el FBI contactaron con nosotros para hacernos preguntas muy profesionales y técnicas sobre lo que había sucedido: ¿qué pasó?, ¿cuáles son las causas de la muerte?, ¿cuál es el mecanismo de producción de la muerte? O sea, todo lo relacionado con nuestra pericia. Contaron con toda nuestra disposición, en definitiva somos peritos y hay que ilustrar la actividad donde quiera que se solicite”.

En el año 2011, la doctora recibe una citación especial del Departamento de Estado y de la Fiscalía. Asiste durante 36 días al juicio en El Paso, Texas. “Fueron momentos tensos, porque era la primera vez que participaba en un juicio internacional y porque sabía que nuestro trabajo y lo que dijéramos allí podía ser tergiversado y volver como un boomerang. No obstante estábamos convencidos de que lo que habíamos hecho y eso es lo que fuimos a decir allí”, afirma Vizcaíno Dimé.

A la forense cubana le correspondió testificar el 24 de febrero y allí, ante la justicia estadounidense dejó bien claro que la bomba que estalló en el Hotel Copacabana, el 4 de septiembre de 1997, lanzó una esquirla de metal que le cortó la yugular a un joven de 32 años, a Fabio Di Celmo.

“Trataron de desacreditar el trabajo que hicimos como peritos, pero nosotros como peritos al fin, aunque parezca tonta la redundancia, nos apegamos a la verdad. Siempre ellos nos hicieron algunas preguntas capciosas, pero la Fiscalía tuvo a bien pararlas. Nos sentimos cómodos, porque estábamos diciendo justamente eso, lo que hicimos”, comenta Yleana Vizcaíno, graduada del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana en 1989.

Posada estuvo imperturbable durante aquel juicio, cuenta la especialista. “Él no tiene el menor respeto por la vida. Además, no tenía por qué sentir miedo, se juzgaba por mentiroso y no por ser el autor intelectual de actos de terrorismo”.

La justicia estadounidense es tan pródiga en fallos inverosímiles que puede hacer sentir derrotado a cualquier profesional, mas si este demostró con pericia un homicidio y el culpable salió impune por los portones de la corte. Pero la forense Vizcaíno no se siente así.

“Cuba puso a su disposición las personas encargadas de demostrar lo que ocurrió, se procesó tal y como el propio Posada lo acepta. Le brindamos al tribunal la evidencia, nuestra pericia y conocimientos, demostramos que era un homicidio. Pero ellos lo toman o lo dejan. Y ya ven, Posada sigue caminando, como decimos los médicos, deambulando sin dificultad. Pero nosotros estamos convencidos que lo hicimos bien, que no mentimos y que la verdad salió. Insisto, nuestra verdad no, la verdad”, dice categóricamente Ylena.

Hay casos en los que la indiferencia, la impunidad o el corazón endurecido evocan la clásica imagen del avestruz, con la cabeza hundida en el hoyo de arena o en el recurrente lodo.  Pero esta ave corredora necesita ver la luz, ¿algún día se hará justicia con el muchacho del Copacabana?

La doctora Yleana responde: “Confío que un día juzguen a Posada por ser el autor intelectual de los atentados de La Habana aquel 4 de septiembre de 1997, siempre que no esté en los Estados Unidos, y por todo lo que ha hecho, que no es solo el homicidio de Fabio Di Celmo. Algún día él deberá ser juzgado”.

Descargue en PDF (4,1 Mb) el libro Fabio: el muchacho del Copacabana

Mapa del terror en La Habana


En video, la reconstrucción de los hechos por Cruz León

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry. dijo:

    Les recomiendo leer el libro, Fabio: el muchacho del Copacabana, es excelente

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Posada Carriles: TERRORISTA!
    traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=26164

  • Ronald. dijo:

    Otro día más de luto, no sólo para el pueblo cubano sino también para el italiano, el odio se sobrepuso a la razón y los deseos de destruir a la Revolución cubana de un grupúsculo de apátridas provocaron varios atentados en hoteles de la Habana con el fin de alejar al turismo de nuestra patria, en momentos en que este comenzaba a despuntar como una fuente de ingresos importante para la economía.
    Doloroso que estos actos de terrorismo fueran pagados y estimulados desde el imperio, el mismo que se cree con el derecho de juzgar a los demás por violar derechos humanos, cuando no respeta el derecho a la vida, provocando en el mundo entero miles de fallecidos por sus irresponsables actos.
    Los autores intelectuales de estos atentados se pasean por las calles de EUA en total libertad, algo de que debemos denunciar siempre.

    • Leticia Isabel dijo:

      Y ahora nos piden olvidar, olvidar nuestra historia, pues no, no se puede olvidar el dolor de tantas familias, el dolor multiplicado en Cuba. Cuba es inmensa, y pese a su dolor, a bloqueos , terrorismo y atropellos, sigue adelante.

  • Kmilo dijo:

    EPD Fabio Di Celmo.
    Como Oficial del MININT en aquella época (Instructor Policial) tuve la oportunidad de trabajar en los casos de los Hoteles Capri y Nacional, cuanto desprecio por la vida de un ser humano. Pude entrevistar a la muchacha que resultó herida en su rostro en el Hotel Nacional y tuve una sensación en ese momento de dolor y odio, que si hubiese tenido delante al autor de los hechos no se como hubiese reaccionado. Una joven bella que se encontraba en el lobby del hotel y en fracciones de segundos su vida se convirtió en un tormento. Imaginense que en el Hotel Nacional una estilla de madera, de una de las cabinas telefónicas, se inscrustó en el techo de mampostería penetrando varios centímetros.
    En el Hotel Capri la onda expansiva del artefacto derribó los ventanales de cristales y los que quedaron en pie, con solo tocarlos se caían. Ese día había una actividad infantil en el área donde ese HP colocó el artefacto explosivo, pero como habían tantos niños, decidieron trasladar la actividad para el Salón Rojo del Capri, que decisión más atinada.
    ¿Cuantos niños hubiesen muerto allí gracias a ese monstruo?
    Después nos acusan de violar los derechos humanos y fuimos tan humanos que a ese salvadoreño lo dejamos vivo, cuando lo que se merecía era la pena de muerte. Cuanta benevolencia de nuestra parte.
    Que hubiese pasado si a uno de nuestros compatriotas lo hubiesen detenido luego de colocar varios artefactos explosivos en los EEUU. Cuando menos nos hubiesen invadido. Por eso Cuba es tan grande, tiene tanta moral, dignidad, valentía y bajo la guía certera de Fidel primero y de Raúl ahora, nunca han podido ni podrán doblegarnos.
    La historia de la muerte de Fabio, de los sabotajes terroristas del año 1997 y de todo lo que ha vivido y por lo que se ha luchado en esta REVOLUCIÓN, debemos tenerla presente cada día y ocuparnos de que las nuevas generaciones la conozcan.
    Será mejor hundirnos en el mar, que antes traicionar la gloria que se ha vivido.

  • José García Álvarez dijo:

    EEUU, LA GUARIDA DE UN TERRORISTA CONFESO QUE SE HA BURLADO DE SUS PROPIAS LEYES.

    EN TANTO LA REVOLUCIÓN PROSIGUE VICTORIOSA , Y SÍ NOS DUELE LA PÉRDIDA DE UN SER HUMANO.AL IMPERIO ACOSTUMBRADO A MATAR NADA LE IMPIORTÓ ,ES SU VERDADERA ESENCIA.

  • yo dijo:

    Es indignante que ese Posada Carriles siga vivo!!!

  • aylin gómes sánchez dijo:

    viendo estas fotos y la del joven fabio reflexionamos, que pretende el gobierno estadounidense que entremos en su juego, ver como perdemos nuestra tranquilidad, la seguridad de nuestro pueblo y familia, no ver crecer a nuestros nietos, de que se habla de ver el terror en nuestras calles, eso jamas debemos enseñar estas imagenes y mas a nuetras generaciones que van saliendo para que valoren la libertad, las conquistas que hemos mantenido, instruirlos y guiarlos para el bienestar, que debemos revisarnos por dentro y hacer cambios es real pero no cambiando nustra patria ni sus ideales, debemos ser mejores y revisar cada eslabon de nustra cadena para seguir adelante

  • yohanka dijo:

    Se jusga por mentiroso a un ser que ha acabado con una vida humana ó mejor dicho con muchisimas vidas,un terrorista consumado ,es mucho el descaro ,el nunca va a ser jusgado.Dicen que de este mundo nadie se va deviendo nada pero tristemente parece que esta rata si.

  • NOEL dijo:

    Esas son las cosas que ellos quieren que oolvidemos ,pero eso no puede suceder jamas , nos deven mucha sangre y lo inmorales que son , si quieren erradicar el terrorismo que tambien bombardeen la casa de Posada Carriles.

  • Martha dijo:

    Es doloroso, es tan grande el sentimiento de impotencia ante tamaña abberración al ver cómo los que se autoproclaman defensoresd e los derechos humanos, pero de que derechos humanos ellos hablan cuando permiten que personas tan viles paseen por sus calles, libres, pero no hay nada como un d´´ia tras de otro, será quizas demasiado tarde, pero ese animal con ropas pague por todo lo que hizo a nuestro pueblo y a ese jóven italiano, a quien hemos hecho nuestro,

  • jotab dijo:

    Posada Carriles, el mayor terrorista de Latinoamerica permanece en USA en total libertad, bajo proteccion de los gobiernos democratas-republicanos. – Posada, como todo buen cobarde, siempre emplea mercenarios de bajo costo para cometer sus retorcidos crimenes, ya sea el derribo del avion comercial de Cubana, en Barbados o la cadena de atentados en La habana… No olvidemos nunca el asesinato de nuestros hermanos y de tantos inocentes….

  • Ricardo Fraga del Valle dijo:

    He dedicado mi vida ha exijir justicia por el asesinato de Carlos Muñiz Varela en Puerto Rico en manos del grupo terrorista CORU, formado por contrarrevolucionarios cubanos con el apoyo de la CIA y el FBI. La crítica constructiva que les tengo por el artículo, es que lo acompañen con una foto de la víctima, que sin duda, hiere la sensibilidad de sus familiares.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dianet Doimeadios Guerrero

Dianet Doimeadios Guerrero

Holguín, 1988. Graduada de Periodismo (2010) en la Universidad de Oriente. En twitter: @islabril

Irene Pérez

Irene Pérez

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana. Fotorreportera de Cubadebate. En twitter: @irenefotos

Vea también