Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Martínez Heredia: Algo intermedio es confusión; se trata de o el capitalismo, o el socialismo (+ Video)

| 34
Fernando Martínez Heredia respondió a las preguntas de José Manzaneda, director de Cubainformación. Foto: CubaInformación

Fernando Martínez Heredia respondió a las preguntas de José Manzaneda, director de Cubainformación. Foto: CubaInformación

Transcripción de la entrevista realizada a Fernando Martínez Heredia por José Manzaneda, coordinador de Cubainformación, diciembre de 2016

Fernando Martínez Heredia (izq) dialoga con José Manzaneda.

José Manzaneda.– Uno de los intelectuales claves para entender la Cuba de hoy y también la Cuba de mañana, es Fernando Martínez Heredia, el director del Instituto de Investigación Cultural Juan Marinello.

Fernando, el gobierno de Estados Unidos parece apostar por las vías amables para forzar un cambio político en Cuba, tratando de influir en diferentes sectores sociales con dos vías: la de la división y la de la confusión. ¿Realmente lo está consiguiendo?

Fernando.- Yo te diría en dos palabras que no; pero hay que decir más: los Estados Unidos no son nuevos en esto; incluso, hace 115 años casi, el presidente Roosevelt, el viejo, que era joven, dijo que el garrote y la zanahoria; el garrote era lo que él usaba más en ese momento contra Venezuela, por cierto. Con nosotros han usado el garrote más de medio siglo, después de 1959, pero lo usaron muy duro en 1898 cuando nos invadieron y ocuparon; pero también usaron la zanahoria. Y en todo el sistema de 60 años de dominación que hubo en Cuba, Estados Unidos practicó las formas de penetración cultural de encontrar cómplices, y los encontró, de tener un sistema que por eso es que se llama neocolonialismo, porque consiste por un lado en dominar económicamente, pero también culturalmente, y por otro lado en tener cómplices subordinados que reciben beneficios, dominan el país y los sirven a ellos, son dominantes dominados.

De manera que ellos se han dado cuenta, de pronto, que después de más de medio siglo de guerra prácticamente abierta, ilegal, inmoral, todo esto que sabemos, pues más valía como bien dice el presidente de la República, Obama, cambiar la táctica, pero no la estrategia. Pero lo que pasa es que a veces ellos tienen cosas que parecen como un niño malicioso, que dicen: él no se va a dar cuenta. Si no fueran criminales uno se reiría.

Yo estuve en Panamá hace año y medio, en aquella reunión a la que Obama fue, porque si no no iba a haber reunión, si no iba Cuba no iba a poder, entonces allí parecía que todo era zanahoria, incluso hubo medios verdaderamente conservadores, para no decir reaccionarios, que decían que el personaje más importante que estaba allí era Raúl Castro; eso se lo mandaron a decir.

Pero nosotros, por suerte, incluso no los viejos, si no los jóvenes cubanos, tenemos mucha experiencia, es un combate contra el país más poderoso militarmente del mundo, pero también más poderoso culturalmente del mundo, eso nos ayuda mucho, porque ellos están aplicando a fondo, tienen centenares de acciones culturales legales; nosotros denunciamos las ilegales, pero las legales aquí están, centenares sucedieron el año pasado, centenares están sucediendo este año.

Ellos están permitiendo y auspiciando que entre en Cuba la mayor cantidad de dinero posible desde Estados Unidos, en la forma de remesa que siempre ha sido muy hermoso que los familiares ayuden a su familia; pero ahora, más bien, es que se hagan inversiones por lo que ellos aspiran a que mañana sea un empresariado burgués en Cuba y apoyar esas inversiones.

No creo que tampoco ellos estén pensando solamente en lo que ellos llaman ni la sociedad civil ni el pequeño empresario, ellos están pensando en todo, están tratando de confundirnos a fondo, de encontrar cómplices dentro del país.

Bueno, está bien, por lo menos hay quien dice: Pero por lo menos lo dicen. Yo no hallo que eso sea algo especialmente bueno, es que hay formas de trabajar, una de las formas de trabajar del imperialismo norteamericano es la aparente franqueza, o lo que actualmente llaman transparencia.

Yo no creo que estén teniendo éxitos, pero sí creo muy fuertemente que no hay que descuidarse nunca y que, incluso, es terrible cómo vienen decenas y decenas de miles de norteamericanos que ninguno ni es mala persona, ni pretende nada malo con Cuba; pero nosotros somos una pequeña isla que ha sido sometida al colonialismo nuevo norteamericano demasiado tiempo y no podemos ver nada inocentemente.

José Manzaneda.– Fernando, en tus escritos afirmas que el dilema de la Cuba de hoy y del futuro sigue siendo entre el desarrollo del socialismo, que debe ser profundizado, y el retorno al capitalismo. ¿Realmente esto es un peligro hoy? ¿Es una hipótesis el regreso al capitalismo? Y si es así, ¿sería más fuerte este riesgo hoy que hace 10, 15 o 20 años?

Fernando.- Sí, yo creo que son reales las dos cosas. Es decir, primero, el peligro es real, es una disyuntiva y no hay fórmulas intermedias.

Yo les decía a mis compañeros del Consejo Nacional de la UNEAC hace unos meses, que el capitalismo sueco puede tener cosas buenas y malas, pero sin dudas es sueco; el capitalismo cubano no podría ser cubano, tendría que ser norteamericano-cubano, es decir, para Cuba no hay una posibilidad de capitalismo autónomo. Entonces, de entrada, la disyuntiva no puede ser: bueno, vamos a seguir introduciendo cosas del capitalismo, vamos a hacer lo que antiguamente algunos llamaban un socialismo de Estado, que es un tránsito hacia que una cantidad de funcionarios se conviertan en empresarios, etcétera, no es factible, eso no es factible en Cuba.

En Cuba no es factible que digamos: sí, vamos a hacer un capitalismo, pero no va a ser neoliberal, ustedes verán que vamos a tener una política social muy buena. Nada de eso es factible.

Podría ser, incluso, que algunas personas hasta lo crean, de buena intención, y digan: si hacemos un pluripartidismo, por ejemplo, y un sistema democrático de elección de personas, vamos a evitar que haya corrupción, que los pobres empiecen a pasar hambre, etcétera. Eso, desgraciadamente hay demasiados ejemplos en el mundo de que no es posible, ni siquiera en Estados Unidos donde casi 4 millones de personas no tienen donde dormir, y le tildaron de comunista a este presidente que está terminando porque trató de que una parte grande de los 52 millones de personas que no tienen posibilidad de una asistencia médica correcta, tuvieran algo.

Es decir, nosotros por lo menos tenemos, y en Cuba creo que eso es de lo más importante, una población con un grado de conciencia política que posiblemente sea un récord mundial y eso sí es una cosa muy, muy valiosa. Y por esto es que yo digo muy claramente: no hay nada intermedio, creer que hay algo intermedio es confusión; se trata de o el capitalismo, o el socialismo.

Hay quien dice, exagerando mucho, que si Cuba pasara al capitalismo sería como Haití; no, como Haití nada más que es Haití, cada uno vive su desgracia, pero la nuestra sería grande, entre otras cosas, porque hemos dado no solo un ejemplo al mundo de cómo es posible que incluso un pequeño país al lado de Estados Unidos, como se decía siempre, subdesarrollado, haya cambiado tan profundamente la vida en favor de toda la población y no de una fracción pequeña de ella.

Pero, bueno, no solo es un ejemplo del mundo, sobre todo que es la vida de nosotros, es lo que hemos logrado hacer entre todos, y no es posible permitir, de ninguna manera, que nuestros hijos y nuestros nietos vuelvan a lo que hubo.

José Manzaneda.- Fernando, tú afirmas que el capitalismo sigue existiendo hoy agazapado en diferentes actitudes, en diferentes prácticas, en cierta psicología social, que de alguna manera habría venido fortalecida por la reintroducción de algunos factores de mercado en los últimos años en la sociedad cubana, ¿cuál es el antídoto?

Fernando.- Yo tengo dificultades para la gran prensa; por ejemplo, yo soy marxista, pero no me queda más remedio, porque me permite darme cuenta de que no se trata meramente de que haya manera de producir, de intercambiar, de ganar dinero los que son dueños, no, se trata de mucho más; se trata de una cultura, el capitalismo es una cultura y en esa cultura, por ejemplo, no es conseguir que la mayoría esté de acuerdo o se sienta mal muchas veces y otras no, o se sienta bien porque hay fiestas, o cobra más dinero; pero no pretenda para nada cambiar lo esencial de la existencia, eso es la cultura capitalista. Por eso se puede tener una cantidad enorme a veces de diversidades, otras veces no, otras veces se decreta un Estado de excepción y no se puede tener ninguna; pero lo esencial es cultural. Toda dominación bien establecida, moderna, es cultural, siempre fue así, de un modo u otro, pero ahora más que nunca.

Entonces hay un capitalismo del comercio exterior, y Cuba lo sufre muy duro; hay un capitalismo del bloqueo contra Cuba que es una barbaridad, veinticinco veces le han dicho que no, y es simpático cómo los de la zanahoria mandaron a la señora a abstenerse. Si yo lo estoy acusando a usted o usted es inocente o es culpable, pero no es que se abstuvo, es una de dos.

Pero, bueno, son formas, digamos, más brutales; pero hay formas más sutiles y una de ellas importantísima es el capitalismo de la educación que cada uno recibió, de la educación que desde niño era lo tuyo, si acaso cuando más lo de tu familia, el interés personal, el egoísmo, aunque se dijera que el afán de lucro no; el egoísmo que opera tanto contra la solidaridad entre las personas y que entonces es muy difícil de erradicar y tiene la capacidad de regresar, de retornar; tiene la capacidad de aparecerse de modo difícilmente censurable, como cuando dice: no, pero él está tratando de resolver, por ejemplo —resolver es un verbo cubano—, y en realidad, ¿a costa de quiénes?, habría que preguntar, ¿contra quiénes?, ¿exigiendo que les paguen lo que nunca se pagó, por ejemplo? ¡Pero qué hermoso es que todos los servicios sociales, que todo lo que son bienes de las personas lo tengan las personas, sin ser otra cosa que personas y no por el dinero que tienen en el bolsillo!

El dinero, como equivalente general de la mercancía es un gravísimo problema cultural; ningún país como Cuba, aunque tenga un poder como el que tenemos, lo ha podido quitar, el salario tampoco. Por eso yo dije al inicio que, bueno, como soy marxista me doy cuenta de que vivimos en una transición socialista, por muy solidarios y humanos a fondo, y con ganas de que ya no haya ninguna forma de dominación.

Lograr, por ejemplo, que todos los cubanos entendieran que la mitad de los cubanos no era inferior a la otra mitad, por ser mujeres, ya fue un éxito dificilísimo, no fue de un día para otro y todos éramos socialistas, vaya; y una parte de los socialistas decía: sí, pero ella que es socialista e inferior a mí que soy socialista.

¿Qué quiere?, que la transición exige no solo paciencia, sino mucho trabajo, no solo usar un tiempo largo, sino educar una y otra vez, y un conjunto de formas que van desde la coerción social hasta la autoeducación, es complejo, y a nosotros se nos ha hecho difícil por una cantidad de las medidas que se han aplicado a partir de los primeros años noventa, porque se han introducido fórmulas primero para sobrevivir, después para que fuera viable la economía del país y todavía estamos en lo segundo, ya lo tenemos, pero una y otra vez hay que volverlo a tener. Entonces esto ha hecho que crezcan diferencias sociales entre nosotros que no había y que crezca entonces el valor del dinero, que no lo tenía, tenía valor, pero poco; que crezca entonces también la relación directa de lo que cada persona hace, con lo que recibe personal o familiarmente y la calidad de la vida que en algunos aspectos tiene.

Es decir, la relación que tenía la actividad de los cubanos con esto, era muy indirecta, a pesar de lo que dicen a veces los manuales que son tonterías, aquí toda cubana, todo cubano, por ejemplo, tenía derecho gratuitamente a todos los servicios, y los servicios eran de verdad universales y muy satisfactorios, así fue subiendo el grado cultural y con él suben lo que llaman los sociólogos, expectativas. Usted quiere más, porque sabe más, porque tiene un mundo más complejo interior, porque tiene más gustos desarrollados y entonces cuando no hay más y le dicen: Sí, pero si tuvieras dinero habría más; sí, pero si tienes dos trabajos hay más; sí, pero si consigues de algún modo, aunque no sea lícito, sino incluso que pueda ser delictivo, pues aparecen problemas que vienen de una cosa que pudiéramos hasta llamar monstruosa, el aumento enorme de la cultura, de las capacidades laborales pero de todo tipo, del gusto, de las expectativas y el no aumento a ese tamaño de los bienes y servicios.

Entonces la diferenciación social es un enemigo que toca duro a la puerta en nombre del capitalismo, aunque no lo parezca.

José Manzaneda.- El Instituto de Investigación Cultural Juan Marinello, que dirige Fernando Martínez Heredia, realiza numerosas actividades en el campo de la investigación cultural, los estudios de opinión, sobre diferentes grupos sociales, actividades académicas, presentaciones, publicaciones. Me gustaría, Fernando, que nos presentaras el instituto y cuáles son algunas de las líneas fundamentales de trabajo.

Fernando.- No me gusta, porque es como hacerse propaganda, aprovechando lo solidario, pero es una institución grande, para los tamaños nuestros, y se tiene que ocupar de cosas muy diversas, entonces hacer ese tipo de relaciones con siete líneas, por ejemplo, puede ser aburrido para el lector. Prefiero llamar la atención sobre el hecho de que, por ejemplo, a nosotros nos interesa mucho la participación en el consumo cultural, no meramente cuánto hay, cómo es, dónde hay más o menos, sino también cómo puede participar la población en ese consumo desde la elección del consumo, desde el conocimiento de los factores que pueden haber o no, y, claro, hay un problema también en este caso de la educación y del gusto.

O sea, nosotros tenemos que vernos hasta un punto, que en nuestro caso es pequeño, con las bellas artes y hasta un punto, que en nuestro caso es muy grande, con las formas de cultura popular; en ese sentido puede que tengamos trabajos históricos que son muy importantes, como las tradiciones orales, los conjuros, las formas que tiene la gente de ejercer una cultura que los que van a la universidad no siempre se dan cuenta de que también es cultura.

O el trabajo con los que son portadores, como llamamos en la jerga, culturales; porque en un poblado de oriente o de Pinar del Río han mantenido durante más de un siglo una forma cultural expresiva con danza, música y una letra que o viene de uno de los que construyeron Cuba con sus culturas —y no digo de los que aportaron, porque casi siempre se dice que aportaron los africanos, y el que aportó es porque era una persona secundaria, y es que todos concurrieron—, y nosotros, por ejemplo, no solo lo investigamos, y es una fase la investigativa, sino que también lo promovemos en la medida pequeña en que podemos hacerlo. Por ejemplo, hace 10 días tuvimos la reunión anual de premiación de lo que llamamos memoria viva, que es una premiación no de un primer premio, sino de unos 30 premios, son gentes que son grupos culturales de todo el país, de todas las provincias que concurren aspirando, y lo importante, por un lado, es que gana premio una cantidad y, por otro lado, que se presenta un número muchísimo mayor y son tan importantes como los que ganaron los premios; pero son portadores los grupos.

También premiamos a personas que han echado la vida entera como personalidades, pero personalidades que solo son conocidas en la comunidad, en el barrio, cuando más en el municipio, que no salen por la noche en el noticiero cuando cantan ni cuando bailan y que son también portadores culturales importantes. Bueno, eso se llama Memoria Viva y todos los años se convoca, se hace con mucha seriedad y se otorga el premio, y esto fue hace 10 días.

Hay cosas de otro tipo que pueden ser hasta un poco farragosas para el que no le gusta, ¿no?, como el uso de la estadística y tenemos que con las estadísticas discutir con funcionarios, porque les aportamos un trabajo sociológico ya de otro tipo, cuantitativo, con instrumentos cuantitativos que ayuden a discernir mejor y no lo que se le ocurre a uno que es bueno. En ese sentido apoyamos a la institución a la que pertenecemos que es el Ministerio de Cultura; pero también partimos de esto, y con esto termino, de que no hacemos solamente lo que nos piden que hagamos, que eso sería muy estrecho y pequeño y no nos permitiría ni siquiera hacer bien lo que nos piden, hay que tener ideas propias tienen que ocurrírseles a uno con temas necesarios y llevarlos adelante, y eso hacemos.

José Manzaneda.- En tus escritos y en tus reflexiones, Fernando, insistes en la necesidad de impulsar la participación en el país, impulsar el debate franco, transparente, sin miedo a la discrepancia. ¿Cómo está la salud de la participación y la salud del debate discrepante en la Cuba de hoy?

Fernando.- Nunca está de más hablar de eso. Y alguna vez yo he escrito para ser más fuerte, que el debate en el socialismo es como la respiración para las personas, de ese mismo tamaño, es vital; el debate en el capitalismo puede ser incluso interesantísimo, pero tiene otras funciones, tiene las funciones del sistema en el cual existe; cuando participas en él y corren las consecuencias, personas que están opuestas al sistema, es interesante, pero el sistema se encarga de que no sea capaz de acabar con él. En el socialismo tiene que suceder lo contrario, es decir, el sistema tiene que promover el debate, tiene que promover la discusión, tiene que promover la diferencia, tiene que promover, incluso, las divergencias.

A mí me gusta mucho lo que dijo el Presidente nuestro, que es un guerrillero antiguo, Raúl Castro, que le tocó, porque le tocó ser el ministro de las Fuerzas Armadas toda la vida, y resulta que un militar de toda la vida, cuando tomó posesión, al poco tiempo hizo un discurso donde dijo: yo lo que les pido a todos, por favor —porque Fidel es tan grande que solo entre todos lo podemos sustituir—, es que tengamos discusiones y que tengamos discrepancias entre los compañeros. Yo dije: ah, qué bien, porque cada profesión tiene su defecto profesional, y él demostró no solo que no lo tenía, sino que tenía muy claro qué cosa era muy necesario.

Pero no es fácil, los hábitos de autoritarismo que no siempre vienen de algo malo, por ejemplo, para los viejos la lucha frontal fue algo familiar y saben que a veces si no era autoritario no había posibilidad, pero los hábitos de autoritarismo tienen que ser desterrados y no lo han sido, y hay una lucha con ello, y reaparecen de pronto y uno se asombra y dice: ¿Todavía tú piensas así como un troglodita? ¿Todavía tú crees que hay un compañero que no es contrarrevolucionario, pero no sabe que está sirviendo sin querer a la contrarrevolución?, como dice a veces algún que otro funcionario nuestro. Ah, bueno, esas son cosas reales contra las cuales hay que luchar.

Ahora, debatir por debatir, para sentir cómo se hace ruido no vale la pena tampoco. A mí me parece que para debatir hay que estar bien informado, si no se hace real que las áreas tienen que informar de verdad y que los periodistas tienen que servir de verdad, y los medios, por tanto, y que no puede haber lo que en Cuba llaman secretismo contra los que no son secretos de seguridad para nada, entonces, ¿cómo va uno a opinar si no tiene información? La información es básica, la información, como diría un filósofo europeo, es necesaria, pero no es suficiente; es necesario entonces que se discuta, pero para esto también es conveniente, por lo menos, que haya una educación sobre discusiones, sobre discutir.

Si no hay educación yo no me opongo, más vale que sean ineducados, pero que discutan; pero si se discute educadamente, se avanza muchísimo más y no se pierde la fraternidad. Pero, además, se gana en eficiencia, es decir, el debate para algo. Y por esto decía: no solamente por hacer ruido, sino para que se convierta por un lado en una norma que hay que hacerle caso a los debates, no es posible que incluso se diga: pero qué bien se ha discutido algo, pero después no hicieron nada. Entonces es frustrante, se convierte en un adorno; el debate como adorno hay que rechazarlo.

El capitalismo tiene sus adornos, el socialismo debe tener sus adornos, pero otros adornos, los adornos con los cuales se adorne la gente, se adornen las calles, se adornen las fiestas, pero que alguna cosa que tiene que servir para avanzar no sirva como un adorno; es decir, estoy en contra de que se prohíba y en contra de que no sirva para nada.

José Manzaneda.- Hemos conversado, con mucho placer, con Fernando Martínez Heredia, uno de los grandes intelectuales de la Revolución Cubana, director del Instituto de Investigación Cultural Juan Marinello, nos ha recibido en su casa y realmente se lo agradecemos.

Despedimos nuestro programa desde la capital de Cuba, desde La Habana.

(Transcripción de Dialogar, dialogar)

Se han publicado 34 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juan Carlos Núñez Etcheverry dijo:

    Me llama la atención que no se hable aquí de China. Coincido con que no hay un término medio entre socialismo y capitalismo, pero ¿Qué es China? ¿Un socialismo con economía de mercado?
    Los humanos estamos acostumbrados a etiquetar y conceptualizar fenómenos pienso que tal vez el sistema político de una nación podría no llevar un nombre en específico y tratar de tomar lo positivo de todos los sistemas para tratar de erradicar los aspectos negativos. Fíjense que escribo tratar, porque esto no trivial.

    Sabemos que tanto los países como las personas, tienen características únicas. China tiene que alimentar a miles de millones de habitantes, nosotros estamos bloqueados (sí, Bloqueados) por los EUA y sus aliados, o lacayos. Pero sabemos que hay, aunque sea pequeñas cosas que no dependen del bloqueo (Sí, desgraciadamente pequeñas cosas), pues la economía tanto de un país como de un ciudadano interfiere en casi todo, pero esas pequeñas cosas que dependen de nosotros, como ciudadanos y como estado debemos tratar de incidir en ellas. El cumplimiento de las leyes al 100% sería un ejemplo para lograr un mejor civismo. Diferencias algo notables en salarios por nómina y no que todos los ingenieros cobren lo mismo como salario base, sino que el salario se base en la carga de trabajo que este tenga y la responsabilidad, y así en todos los sectores, aunque siga siendo insuficiente por las condiciones económicas impuestas al país. No lo neguemos EUA intenta estrangular siempre cualquier nación que se le oponga, hay muchísimos ejemplos, pero no podemos culpar de todo al bloqueo, digamos que sí de casi todo.

  • Miguel dijo:

    Pero es que el secretismo y todas esas cosas negativas que por desgracia hemos padecido están tan arraigadas que no veo como hacer conciencia en los que tienen el poder de decisión de aceptarlo y de permitir a los periodistas, por ejemplo, que se informen ,que sean objetivos, críticos y que se diga todo por malo que paresca,pero todo por sus nombres, no tirando una toalla a las cosas o a funcionarios para que no se despretigien, cuando de hecho , el efecto es ese cuando no se informa la verdad completa.
    Por otra parte, si en Cuba se tiene la decisión y convicción de preservar el socialismo, entonces es hora, y hace buen tiempo , de mejorarlo y hacer que el pueblo se vea motivado,porque como estamos desde hace rato no es nada bueno. Y no reconocerlo o no hacerlo es otra manera de no informar ni reconocer la realidad nuestra.Y así pasa el tiempo y con él las generaciones.

  • Adrián Eduardo dijo:

    Una muy buena entrevista..que aquellos que creen en “Cuba Posible” o el “centrismo”, deberían leerse. Aunque dudo que pudieran responder algo.

  • Jose dijo:

    ¿Y no existe otra forma de construir el socialismo?

  • Antares dijo:

    Es realmente China un país socialista por definición del concepto?
    China tiene como gobernante al partido comunista, pero también hay ocho partidos más que no son de esa ideología -supuestamente-. Es una economía más capitalista que la de muchos países definidos como capitalismo, con millonarios in crescendo y clases sociales.
    A esto se le puede añadir intereses geopolíticos y poderío militar en expansión.
    Se puede considerar entonces socialista por definición?

  • amanece dijo:

    El tipo de pensamiento de blanco y negro es peligroso, hay variedad de formas de pensar :(

  • Mágico dijo:

    Todos sabemos que en Cuba hay dificultades, bastantes dificultades y de todos los tipos que puedan existir en una sociedad. Y todos estamos de acuerdo en que tiene que haber cambios y para que haya los cambios económicos y sociale, que se necesitan urgentemente, tiene que haber en primer lugar un cambio de mentalidad. Pero en este artículo no se ve ningún cambio de mentalidad, porque refleja la política oficial, de miedo al cambio. Debemos tener bien claro que el mundo que nos rodea es capitalista, no socialista. No estamos en los años en que se nos dormía hablándonos del CAME, de cómo el socialismo iba ganando las batallas al capitalismo, que por demás vivía su última etapa. Además estaba la esperanza de seguir sumando países y arrinconando cada vez más al capitalismo. Pero todas esas ideas fueron ilusiones y el que estaba en su última etapa era el socialismo. Y no me digan que fue culpa de Gorbachov, porque es ridículo. Y cuando los chinos vieron eso se olvidaron del “Salto adelante” y la “Revolución cultural”, y ni se diga de Viet Nam, que también buscó un nuevo camino; y África también lo ha hecho. El mundo todo cambió su mentalidad y hasta cambiaron los nombres de los partidos y las llamadas estrategias revolucionarias. Pero Cuba, a pesar de que traten de demostrarnos lo contrario, sigue anclada en lo mismo, en el pasado, en el miedo al futuro, ese miedo retardatario que no nos permite avanzar. Estamos enclaustrados, seguimos enclaustrados “esperando y esperando” como dice la canción, y “cansado muy cansado de esperar” como también dice No estamos en los tiempos bíblicos, para un cubano la vida son setenta y pico de años solamente.

  • Sergio dijo:

    Por eso CHINA y VIETNAM, con todos los problemas que AÙN TIENEN, han avanzado,,,,, porque será?.

    No tengo nada más que decir.

    Saludos,

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    De nuevo el tema del centrismo.

    Es verdad que: “Algo intermedio es confusión; se trata de o el capitalismo, o el socialismo”.
    Lo que pasa es que para mí, lo intermedio más peligroso no es el llamado centrismo, que ya se sabe hacia donde tira, sino el inmovilismo, que parece tirar hacia la izquierda, pero en realidad es el camino más seguro (y doloroso) hacia la derecha, como ya nos demostraron la difunta Unión Soviética y el no menos difunto campo llamado socialista.

    Por supuesto que el capitalismo tradicional, neoliberal, autónomo y cualquier otro tipo de capitalismo, incluyendo el de Estado, debe descartarse. Pero yo creo que el socialismo no tiene que adornarse porque no lo necesita. El verdadero problema está en qué es lo que entendemos por socialismo. Sobre todo en el plano económico, que es nuestra gran asignatura pendiente.

    En cuanto a que el capitalismo sea un problema cultural, opino que sí llega a serlo y que de hecho ya lo es, pero no nace de ningún tenebroso laboratorio ideológico, sino de un sentido innato en el hombre y que está muy ligado al instinto de conservación; Nace del sentido de propiedad. El capitalismo nace del sentido, no el sentido del capitalismo.

    Generalmente, a los niños pequeños (a quienes los adultos deberíamos observar mucho más para conocernos mejor), a cierta edad hay que enseñarlos a compartir sus juguetes, porque la mayoría se muestran poco dispuestos a hacerlo espontáneamente. Eso lo sabemos todos los que somos padres y abuelos. De ahí proviene todo.

    Y la educación, incluso la coerción, sólo pueden reprimir parcial e imperfectamente este instinto. Es como cuando se trataba (como aún se hacía en mi niñez) de hacer que un zurdo se convirtiera en derecho. Es por eso que el capitalismo renace y vuelve a renacer tercamente, espontáneamente, bajo las más disímiles, impensadas y a veces solapadas formas, dondequiera que exista el más pequeño intersticio, legal o no, en los sistemas que se han dado en llamar socialistas desde inicios del pasado siglo XX. Y aunque es cierto que la educación puede llegar a revertir cualquier hábito, tendencia, o hasta los instintos, me permito recordarle al profesor Heredia que no tenemos todo el tiempo del mundo para lograr completamente y mediante la educación, esa transición a la que él se refiere. La prueba está en que, aunque reconocemos y proclamamos la plena igualdad de la mujer, las manifestaciones de machismo están muy lejos de haber desaparecido de nuestra sociedad.

    Entonces yo creo que, en el plano económico y en vista de lo que enseña la práctica (que es el mejor criterio de la verdad), lo más inteligente no es seguir tratando una y otra vez de convertir al zurdo en derecho, sino de aprovechar ahora mismo su inclinación natural, para hacer de él un gran pitcher o un boxeador temido. Y eso sólo puede lograrse mediante la autogestión obrera de los medios de producción a nivel de país, para beneficio tanto del individuo como de toda la sociedad. Ya en otros comentarios he tratado el tema de lo que considero es el verdadero socialismo. Lo que vivimos en la década anterior a los noventa, fue un maravilloso sueño subsidiado que no volverá.

    Coincido con el profesor Heredia en que el debate sin exclusiones y la información sin secretismos absurdos, debería ser como el oxígeno para nuestra sociedad, pero desafortunadamente, y a pesar de todo lo que se ha dicho sobre el tema, pienso que estaremos de acuerdo en que todavía esa es otra de nuestras grandes asignaturas pendientes.

    Saludos.

  • Arturo Ramos dijo:

    Fíjense si lo intermedio es confusión, que durante la reciente derrotada ofensiva de los -guarimberos- en Venezuela los -intermedios- tanto de esa nación como del mundo todo, se alinearon con la derecha más rancia y pestilente.

    A la hora de los mameyes lo intermedio da un pasito (o una buena zancada) a la Derecha.

  • jpuentes dijo:

    Bueno, está el asunto de la vulgarización del debate. Que es el debate aquel que no es útil porque no se está o bien informado o no se tiene la cultura adecuada para insertarse en lo que yo llamaría un debate inteligente. Ahí entonces vamos: a la cultura del debate. Tampoco es bueno pensar que todo el mundo discuta y debata de todo y en todo momento. Hay que poner ciertos límites porque entonces lo que sólo se haría es debatir, discutir y no se llegan a conclusiones ni se toman desiciones. Por otro lado está los que toman las decisiones que o bien no estan preparado tecnica ni culturalmente para debatir o deciden tomar desiciones sin escuchar a los demas. Vea usted como todavía los funcionarios publicos no participan en el debate en linea de la prensa de hoy. Y eso es un problema cultural también. LACETEL es pionera en eso. Lo he visto ahora con ciertos articulos que han convocado al funcionariado a participar, que celebro y observo como avanza. La participación laboral, por ejemplo, hay que incentivarla, promoverla e invertir en ello. Unos de los avances que se han logrado en los ultimos años en nuestro país -en una perspectiva cultural- es que ya lo individual no se vé como una posición burquesa. Pero hay que seguir avanzando mas. Lo que entendemos por “propiedad”, “por concentración de la riqueza”, hay que definirlo bien. Hay que sumarse a la cultura de legislar y legislar con cultura. Un ejemplo, para mí, de una incultura para legislar fué los acuerdos del CAP para los taxitas privados. Fueron decisiones fallidas, lo unico bueno que ha habido de eso es que se empezó a tomar consciencia del asunto. Y se puso en tela de juicio el caracter social del servicio en cuestión. Pero tenemos que seguir trabajando con la cultura de los directivos, en los que dirigen, porque en alguna manera la cultura de los que dirigen influyen enormente en la cultura de los dirigidos. Está el hecho de un cambio de mentalidad en el mundo empresarial, en la gestión del conocimiento y de los recursos humanos que son factores esenciales en la construción de lo que hoy queremos llamar “un socialismo prospero y sostenible”. Eso se vé mucho en la practicas gerenciales que deben ser cambiadas. Que no sólo sea el cumplimiento del Plan Operativo y lo demas sea secundario y en el actuar en la organización empresarial como si fueran dias de crisis permanentes. De tener a buen recaudo las experiencias para su futura reutilización. En el resurgir de un pensamiento estrategico, holístico, del analisis, de la visión de futuro. Ese debe ser socialismo al que aspiramos. Un socialismo blindado a las practicas mas invasivas y crueles de un capitalismo que no cesa ni cesará de tratar de tragarnos.

  • miguel dijo:

    ” estoy en contra de que se prohíba y en contra de que no sirva para nada” grande estas palabras, este art’iculo es un llamado a la prensa cubana, ustedes pueden lograr muchas de las cosas que el maestro explica…acaben de salir del closet !!!!!!…

  • Gustavo Sanfiel V asseur dijo:

    Pues NO, no hay confusión alguna, es más, es sabiduria, es justicia, es bien común. Los extremos siempre reinarán con tirania sobre los intereses del extremo opuesto. Dos personas no podrán estrechar la mano si ambos no la extienden. Caballeros, para qué existe la diplomacia y el derecho público!!!??? Reflexionen!!

    • Arturo Ramos dijo:

      Oh..! Que bueno, nos ha puesto a reflexionar.
      Sucede que hay que ser extremista en el cuidado de la Patria. De lo contrario te come el león. El Ché segurito es clasificado como extremista por los democratas de pacotilla. Sin embargo dividía las medicinas entre los prisioneros heridos y los heridos del propio ejercito rebelde a sabiendas de que si el ejercito demócrata que enfrentaban los rebeldes lo cogía preso lo asesinaban (como ciertamente pasó).
      Hay que ser extremista en el humanismo, en la defenza del socialismo, en el antimperialismo. Si sencillamente se cede ante los enemigos y ante los ingenuios, entonces se puede en la senda del extremismo de la bobería y la negligencia. Saludos

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Pido mil perdones por comentar sin acordarme que el profesor Heredia había fallecido hace poco. Ruego que no se tome como una falta de respeto ninguna parte del comentario, especialmente alguna en que me esté dirigiendo personalmente a él, como si aún estuviese vivo.
    Gracias.

  • jpuentes dijo:

    Para mí el gran problema del Socialismo es la hipercentralización y su hija mas predilecta: la burocratización. Es curioso observar como en el primer intento de la construcción del socialismo que fué la Revolución de Octubre, Lenin recurre a moverse entre algunas practicas capitalistas como elementos transitorios hacia el Socialismo. Me refiero a la NEP o Nueva Politica Economica, que tuvo sus detractores en epoca de Lenin y que fué eliminada por Stalin en 1928. De hecho el propio Lenin señala como problema esencial para el transito – en medio de una crisis, provocada por la guerra civil y la revolución – a un campesinado poco instruido. Lenin admite que la cultura es primordial para la construcción de una nueva sociedad. Decía: “…no somos lo suficientemente civilizados para pasar directamente al socialismo…”. La palabra ´civilizado´, se entiende como ´instruidos´. Fidel dijo en varias ocasiones que nosotros creiamos en que sabiamos construir el socialismo. De hecho, hemos transitado por tres etapas conceptuales: “Construcción del Socialismo”, “Nuestro Socialismo” y la actual: “Un socialismo próspero y sostenible”. Eso demuestra que hemos lidiado con muchos problemas internos y externos en un tiempo bastante largo. Y que hemos copiado hasta el inmovilismo que se desarrolló en la URSS en los ´80 y que Fidel quiso reivindicar con el “Proceso de Rectificación de errores y Tendencias Negativas”, en la ultima mitad de esa decada. La toma de consciencia de que el socialismo es posible no es casual que se haya desarrollado con el auge de las nuevas tecnologías y con ella también un intento de desmontar el papel de la sociedad en los procesos economicos, que incluso lo han conceptualizado como la “Tercera vía”. Y que ya este medio ha tenido a bien pronuciarse sobre el tema. Yo por lado trato de ver al Socialismo como la suma de subsistemas que se relacionan. Pero mejorando a cada uno de los subsistemas (salud, educación, seguridad social, industria, mercado, construcción, agricultura, etc), mejoramos el Socialismo. Ir de lo particular a lo general. Observo que por ejemplo, estamos introducciendo mas rapido al sector privado en la agricultura y en los servicios que en la industria. Realmente me pregunto si el sector privado está avanzado en el tiempo como es debido y hasta donde se requiere un nivel de privatización y socialización para que el Socialismo funcione.

  • Sergio dijo:

    “COnfusión” ha habido en CHINA y VIETNAM, y a apesar de que aún tienes muchos problemas, los avances son ABISMALES.

    Pero si todo se lleva a un extremo, sea el que sea, el rsultado será EXTREMO, eso no falla. Diría ALBERT, si haces lo mismo, obtendrás el mismo resultado, y no hay mayor verdad que esta.

    Es mi criterio.

    Saludos,

  • Luisa Maria Hechemendia dijo:

    Cuando se daran cuenta que puro socialismo y economía es como el agua y el aceite? Los países nórdicos, Canada, etc tienen los mejores sistemas sociales de este planeta con economía capitalista y que paso? No es problema de populismo, de dar lo que no tienes si no de ofrecerle a la gente oportunidades. No se puede esperar en una sociedad que todos seamos iguales ya que cada persona ofrece cosas distintas. Un medico y una persona que limpie pisos, trabajo decoroso también, ofrecen a la sociedad ambos pero uno mas que otro. Eos de blanco y negro no funciona ni en la raza humana, si ven los estudios de como lucira el ser humano se darán cuenta que no es ni blanco ni negro ni asiático, sino una combinación de esas razas. Lo triste de todo esto es que la opinion de este señor se basa solo en teoría.

  • José Luis Montes de Oca Montano dijo:

    Quiero reflexionar sobre un texto de este artículo que me ha llamado poderosamente la atención y que cito textualmente: “Ellos están permitiendo y auspiciando que entre en Cuba la mayor cantidad de dinero posible desde Estados Unidos, en la forma de remesa que siempre ha sido muy hermoso que los familiares ayuden a su familia; pero ahora, más bien, es que se hagan inversiones por lo que ellos aspiran a que mañana sea un empresariado burgués en Cuba y apoyar esas inversiones”

    Ojalá este comentario mío lo lea “alguien” con suficiente inteligencia y poder como para “tirar del cordón del freno de emergencia” y que todos tomemos conciencia de que la entrada en Cuba de la mayor cantidad de dinero posible desde Estados Unidos, en forma de remesas (situación legal y cotidiana), empodera a los cubanos parientes de estos “familiares norteños” a hacer las más abarcadoras inversiones en suelo patrio que las leyes actuales les puedan permitir, y que este fenómeno no es más que una inversión solapada de capital extranjero de procedencia no declarada, con intereses invisibles que trascienden nuestras fronteras y llegan a una nación cuya proyección política y militar ha sido, de toda una vida, una amenaza para la paz y la soberanía nacional cubana.

    Dos fenómenos confluyen, a saber: el flujo de capital entrante por concepto de remesas y la posibilidad de que cualquier cubano (incluso quien recibe semejantes inyecciones de capital) se convierta de la noche a la mañana en un cuentapropista con o sin empleados contratados. Es bien fácil dar por sentado que al cubano de a pie, desprovisto de remesas le es mucho más difícil montar un negocio de cuentapropista que a aquel que dispone de una inyección de capital fresco, pero… ¿A qué oscuros intereses responde ese capital?¿En realidad el negocio es propiedad de quién?¿Cuál es la afiliación política de quien ha vivido por años recibiendo remesas familiares que le permiten montar negocios tan lucrativos?¿Estamos seguros de que no pretendemos abrirle las puertas al capitalismo en Cuba?¿No creen ustedes que debemos andar con pies de plomo en esta materia?

    • L.T. dijo:

      Totalmente de acuerdo con su comentario. Ha expresado el problema con una claridad meridiana.

  • Graffiti dijo:

    “Ahora, debatir por debatir, para sentir cómo se hace ruido no vale la pena tampoco. A mí me parece que para debatir hay que estar bien informado… por tanto, y que no puede haber lo que en Cuba llaman secretismo contra los que no son secretos de seguridad para nada, entonces, ¿cómo va uno a opinar si no tiene información?” No lo dijo Graffiti; lo dijo el maestro FMH.

  • Carlos de New York City dijo:

    NO Quise leer esta entrevista Hoy , mañana o cualquier otro dia lo hare Porque Quiero Plasmar algo , mi idea , mi pensamiento , mi gratitude y Lealtad como RECONOCIMIENTO a in Socialismo que es HUMANO y es Justicia.
    ” Antes de Continuar , el Salvaje CAPITALISMO y Animal , BESTIAS , CAPITALISMO que significa INDIVIDUALISMO, EGOISMo, ira , brutalidad , explotacion del Hombre X por el Hombre , muerte y emfermedad , Dinero y mas Dinero sin el no eres nadie y con el el Poco salario miserable que COBRES ” ESTA Todo CALCULADO en el CAPITALISMO ” ” Solo cobraras in Infimo salario para que te alcanze de Nuevo y REVERTIRLo de Nuevo sin darte Cuenta a los Bankya que tienes que PAGAR in alquilerdonde Vives en el apto Viejo Igual que los mismos edificios de mi Cuba querida pero como son CASAS de MADERAS tienes que convivir y pagar tambien Por vivir con millones de cucarachas y ratones ese apto , pagarte in poco de comidady dormer porque aqui ni hay esquinas para pararte y hablar converser con vecinos y amigos , compartir in trago de ron o de café como unas palabras de elogios y in mismo Piropo a una linda Mujer ” NO hay tiempo a nada , ” de casa al Trabajo y del Trabjo a la casa ” Y para cerrar con Broche de Oro aquellos Ilusos y los ignorantes PENSANDo en Cuba ” que el CAPITALISMo si es VIVIR ” ” Porque lastima que UTDS esten Ciegos , ” ” Quien hable dentro de Cuba Pensando en el Capitalismo Como salvacion Para los Cubanos de Pie ” la salvacion es ESTE HIJO Puta de bloqueo que JODIO a Cuba complete y mientras que aqui se hacen Millonarios en la Florida con este CRIMEN a todos los niños , Hombres y Mujeres como ancianos en cuba que les PRIVA hasta de los mismos Derechos Humanos y Civiles con este Criminal Bloqueo Economico y Social Por mas de 56 años ” Solo aquellos que Difaman del socialism y Poclaman al capitalism como salvacion en Cuba Son INGRATOS y aquellos terroristas de todo lo que representara para despues de siempre in HUmano Socialismo Cubano y lo Dice y afirmo uno que Vive dentro del Monstruo del CAPITALISMo SALVAJE n dos palabras ” es una Mierda de Sistema economico Globalizado EXPLOTACION ! explotacion ! Explotacion del hombre X por el Hombre !

Se han publicado 34 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Manzaneda

José Manzaneda

Periodista. Vive en el País Vasco y es el director de la webtv Cuba Información.

Vea también