Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Loisys Inclán: “El policiaco cubano no trata de copiar a otros” (+ Fotos y Video)

| 59
Loysis Inclán. Foto: Cortesía de la entrevistada.

Loisys Inclán. Foto: Cortesía de la entrevistada.

Loisys Inclán, la única mujer directora del dramatizado Tras la huella, reconoce que hacer policiaco es complicado. “Aunque el público, en ocasiones, subestime el trabajo que requiere, me encanta lo que hago. No he querido irme a incursionar en otros audiovisuales, pero soy del criterio de que, como programa, tenemos mucho que mejorar”.

Graduada de la escuela Hermanos Martínez Tamayo -cuando aún era Instituto Politécnico-, y posteriormente de Derecho, Loisys siempre tuvo afinidad con el tema de los audiovisuales. “Una vez terminada la carrera, empecé el proceso para las pruebas de ingreso a la FAMCA. Me fue complicado porque tuve que optar por las plazas de trabajadores, pero con mucha insistencia y perseverancia logré entrar”.

Al mismo tiempo, empezó su vinculación con Tras la huella. “Desde el primer momento que formé parte del equipo de realización, todos me apoyaron. Los especialistas y los técnicos me acogieron muy bien y ayudaron mucho. Empecé como asistente de dirección en unos 20 programas, después fui co-directora y luego tuve la oportunidad de dirigir. En esa función llevo alrededor de cinco años”.

De sus primeros tiempos recuerda, especialmente, el trabajo con otros directores.  “Estaba rodeada de muchos de los buenos. De ellos aprendí muchísimo. Compartí con Felo Ruiz, Jesús Cabrera (Chucho), quien fuera director también de otros policiacos cubanos como En silencio ha tenido que ser y La frontera del deber”.

Aunque de todos aprendió y las enseñanzas que le transmitieron trata de llevarlas a la escena, Loisys ha creado sus propias estrategias a la hora de dirigir, “con lo que he ido aprendiendo, he ido conformando mi propio librito con mis maneras de hacer”.

Proceso de creación

Una de las locaciones seleccionadas. Foto tomada del perfil en Facebook del programa.

Una de las locaciones seleccionadas. Foto tomada del perfil en Facebook del programa.

Tras la huella es un dramatizado, de alrededor de 50 minutos de duración, que refleja el quehacer de los oficiales del Ministerio del Interior, relacionados con la investigación y resolución de diferentes delitos. Este es un espacio que cumple con los códigos del policiaco, pero con un objetivo profiláctico y educacional, con la intención de llegar a todo tipo de público.

Según Loisys, “el trabajo empieza con la distribución de los casos, es decir, con los expedientes que ya han tenido un juicio y una sentencia. Estos tienen un nivel de aprobación por parte de nuestro grupo de asesores para ser llevados a escena y se dan a conocer, siempre y cuando ya haya pasado un tiempo del juicio”.

Entonces pasan a manos de los guionistas. En el equipo hay varios de ellos, alrededor de seis. Contamos además, con una asesora de dramaturgia, Nilda Rodríguez, una escritora con un historial tremendo, entre sus méritos destaca haber escrito Día y noche, y Su propia guerra. Ella es quien aúna a todo los guionistas y los lleva por un mismo sentido. Cuando terminan de escribir, el guion llega a los directores y asesores para, en un trabajo de conjunto, determinar cómo llevarlo a escena.

El proceso creativo se nutre del intercambio que se logra entre las tres partes del equipo. Como directora, yo puedo proponer lo que, según mi modo de ver, le falta a la historia. En las cosas que no entendemos, desde el punto de vista policial, intervienen los asesores. También puedo proponer ideas en cuanto a la concepción de los personajes. Hay algunos que se deben mejorar, pues a veces por el tiempo que está previsto para el capítulo, hay que buscar otras maneras de desarrollar su conflicto.

Cuando se termina esta fase, se empieza la etapa de la pre-filmación que dura cerca de un mes. En este momento se analiza el guion con otros miembros del equipo como el productor, diseñador de vestuario, ambientador, y también se busca el casting. Se empieza a trabajar con los actores, y se eligen los lugares donde se filmará.

Para la selección de las locaciones exteriores, tenemos un mecanismo bastante hilvanado, donde el productor general y de rodaje, traen una propuesta con fotos y las características del sitio. Esta sugerencia debe estar en concordancia con lo planteado en la caracterización del personaje, de cómo debía vivir y en qué ambiente se desenvolvería, qué tipo de casa debía tener o en que restaurante u hotel se desarrollaban los acontecimientos. De no ser así, se cambia. También hay que seleccionar las opciones que se nos acerquen bastante, porque hay que tener los pies sobre la tierra y ser prácticos. A veces hay que centrar locaciones.

En esta etapa hago también mi plan de rodaje, que normalmente establece grabar dos capítulos a la vez, así sean monotemáticos o tengan una continuidad entre ellos. Este proceso puede implicar alrededor de 22 días de trabajo.

Hay que ser muy meticuloso en lo detalles. En ocasiones el público no tiene idea de todo el trabajo que hay detrás. Grabamos dos casos a la vez, que a veces no tienen nada que ver. Eso es complicado, pero ya estamos acostumbrados. Se trata de centralizar y aunar rodajes, aunque es difícil pues tienes que saltar de uno a otro.

Por suerte, para el tema de la continuidad de las escenas existen especialistas, pues a veces se graba una escena durante tres días seguidos y luego se retoma después de una semana.

Luego pasamos a la filmación, que es la parte que más nos gusta a los directores, ahí en el rodaje es donde ponemos toda nuestra creatividad, y ya se comienza a ver la historia caminando.

Una vez finalizada la puesta, viene el trabajo de postproducción y edición de las tomas, que también es complicado, pues son 57 minutos que hay que musicalizar y editar con todos los parámetros”.

Ingredientes del policiaco cubano

Foto tomada del perfil en Facebook de la serie.

Foto tomada del perfil en Facebook de la serie.

“El público, en Cuba, está bastante actualizado en cuanto a los contenidos televisivos y a los modos de hacer audiovisuales en el mundo. Hoy la televisión vive un momento de esplendor con las series, por lo cual hacemos todo lo posible con los recursos que tenemos y buscamos soluciones todo el tiempo para brindarles un producto de calidad. A pesar de ello, el policiaco cubano tiene sus características y no trata de copiar a otros.

Para que sea exitoso, lleva unos ingredientes que no se pueden obviar: acción, suspenso, intriga. Eso no se logra si desde el primer momento se está mostrando quién es el personaje negativo. Entonces deja de tener atractivo el programa. También depende del caso que se esté investigando, de cómo se escriba y se maneje.

Por ejemplo, en Jaque de caballos, un programa dirigido por mí que salió al aire hace algunas semanas, no podíamos ocultar a los matarifes, si queríamos mantener la trama.

Sin embargo, cuando es un asesinato u otro tipo de caso, como un ladrón que estuvo involucrado en un robo con fuerza, es más fácil manejar la intriga pues puede haber varios sospechosos.

Por otra parte, en los casos de los estafadores, lo más atractivo es ver desde el principio al personaje, para ver cómo se desarrolla y conocer su perfil sicológico. Es muy interesante ver a los actores desdoblándose en estas personas mentirosas. Uno de los primeros capítulos que dirigí, y uno de los que más me ha gustado, se llamaba Ingenuo, era de una estafadora, que se disfrazaba de embarazada y fue un personaje muy difícil de trabajar, pues se desdoblaba y tenía muchas facetas.

En otro de los programas que dirigí, el caso Cuentas claras, a un hombre lo desmiembran y lo lanzan a una presa, había alrededor de cinco sospechosos y no es hasta el final que no se conoce quien es el asesino. También en otro de mis programas se logró girar todo hacia un sospechoso: Presunto culpable.

La manera de mantener la intriga que utilizan los otros directores también ha estado interesantísima. Se han visto casos en los que se muestra primero el proceso de la investigación y luego los delincuentes.

En esta temporada se ha visto un cambio. Optamos por vincular dos casos en un mismo programa, pues algunos de estos por sí solos serían un poco simples. También para que mantengan un ritmo y hacerlos más atractivos. Uno de los que yo dirigí, Al descuido, fue construido de esta manera, por una parte, los muchachos jóvenes robaban en los carros cuando los dejaban abiertos y estaba, por otro lado, un ladronzuelo que robaba en los patios de las casas. Los dos constituyen robo con fuerza. También da la posibilidad de ver al equipo de oficiales trabajando en los dos casos al mismo tiempo.

Para escribir estos guiones se requiere de mucha habilidad. Se necesita poner toda nuestra creatividad en crear guiones inteligentes, que muestren cómo nuestros policías y oficiales hallan soluciones hábilmente.

No copiar ni a unos ni a otros

Varios retos tiene ante sí un programa como este. Foto tomada del perfil en Facebook de la serie.

Varios retos tiene ante sí un programa como este. Foto tomada del perfil en Facebook de la serie.

“Hubo un tiempo en que otro programa, la serie UNO, le hacía la competencia a Tras la huella, y eso era bueno, pues la competencia siempre te mueve el piso y te hace querer hacer las cosas mejores. Ojalá existieran varios espacios que trataran las dinámicas del policiaco, de la acción y la investigación.

El tema de la acción nos costaba trabajo. Nosotros queríamos ver más la investigación. El hecho de que apareciera UNO, hizo a mucha gente nuestra darse cuenta de que teníamos que buscar nuestras propias maneras de hacer y defenderlas, no copiar, no repetir, sino revisar nuestros contenidos y ver qué nos falta como programa.

Ambos son programas con características diferentes, UNO se basaba en caso reales, pero con posibilidad de más ficción, mientras Tras la huella ha seguido una línea, desde su creación, que se apega más a la realidad de los oficiales, de los casos y del Ministerio del Interior en general.

También nos pasaba cuando salían los dos programas a la vez, como dijera la broma de Pánfilo, que los mismos actores trabajaban como delincuentes en uno y como buenos en otro. Nos pasaba eso porque trabajábamos con muy buenos actores que se adecuaban a las características de los personajes. Pero no debería suceder, porque al televidente se le quedan grabadas en la mente las imágenes de cuándo el actor hizo de ladrón o asesino, y luego verlo en el rol de policía es contradictorio.

En el caso de los actores, tratamos incluso de no repetirlos en las dos temporadas que estrenamos, en veranos y a finales de año. Hay actores que desde que se plantea el guion, el director los tiene definidos para algunos personajes, pero también hacemos casting. Yo, al menos, tiendo mucho a hacerlo, para conocer a artistas jóvenes.

Uno tiene que buscar su propia identidad en el programa y ser original, porque eso es lo que te asegura un espacio privilegiado por las audiencias. El televidente tiene que sentirse atrapado, no solo con la historia, sino con la continuidad dramática.

Ahora es importante pensar en un diseño de temporada, pues salimos al aire en verano y a finales de año. Y ojalá pudiéramos hacer más, pero las cuestiones técnicas (solo dos cámaras) y otras nos lo impiden. Hacemos solo 24 capítulos, aunque la televisión nos pidió cubrir todo el año.

Nos cuesta mucho encontrar la continuidad de un capítulo en otro, aunque varias veces, escritores y directores nos hemos planteado una estrategia en la cual se le dé seguimiento a algún conflicto. Nos falta también, en ese diseño, sentarnos a pensar cuántos casos de cada tipo tendremos, para balancear los contenidos, que no todo sean casos de corrupción o fraude, ni todos asesinatos, aunque estos últimos son más fáciles desde el punto de vista de producción, y están también entre los preferidos del público.

Tenemos que mejorar muchísimo en cuanto a acción, en cuanto a ser más atrevidos con la puesta en escena, y lograr que los personajes sean más atractivos para que el público se identifique más con ellos.

Nosotros en el equipo siempre nos hemos planteado que los personajes de Tras la huella, pueden mejorar y tener más historia.  Eso se tenía que haber pensado desde el inicio del programa. Ahora, que llevamos casi quince años al aire, es muy difícil crear de la nada una historia, pero lo hemos intentado, hemos tratado de darle sus pinceladas a los personajes para que se vean más humanos.

Tenemos que mejorar y tener diálogos más inteligentes, no dejarnos llevar por el facilismo y transmitir los mensajes de forma sencilla. Quizás sería bueno sugerir más. También entonces tenemos que abrirnos a todas esas personas para que nos entiendan. El objetivo es que llegue a todo el mundo y que sea fácil de entender por todos. De ahí la importancia de tener un estudio de recepción y saber exactamente cómo le estás llegando al público, determinar nuestra audiencia. Sería bueno saber por qué, según mi criterio, los jóvenes no se sienten identificados con el programa y prefieren otros contenidos; quisiéramos conocer qué nos hace falta para llegar a esos televidentes.

Siempre se recoge, al final de cada temporada, por el centro de investigaciones del ICRT, la opinión de las personas al respecto. En un ocasión estuvimos en Comunicar TV, donde se estableció un intercambio con el público que asistió al espacio, y también en Entre tú y yo, hemos estado nominados a los premios de la popularidad en varias ocasiones. Competimos por el primer lugar con Vivir del cuento, aunque al cubano le gusta mucho el humor, ha mantenido siempre esa tradición del policiaco. Aunque nos falten por mejorar algunas cosas, Tras la huella se mantiene entre los preferidos del público. Hemos podido conocer que en las prisiones, por ejemplo, el programa goza de gran aceptación.

Particularidades del rodaje

El rodaje no resulta nada fácil. Foto tomada del perfil en Facebook de la serie.

El rodaje no resulta nada fácil. Foto tomada del perfil en Facebook de la serie.

A veces los directores tenemos mucha presión arriba, pues no solamente dirigimos a los actores. También existe un equipo detrás de ti que está a la espera de tus decisiones, o se trabaja contra el reloj, pues están establecidas unas 12 horas de trabajo y, si por alguna razón se empieza a grabar con retraso, ya sobre las 8 de la noche hay que terminar.

El equipo está constantemente trabajando. Los únicos que rotamos somos los directores, que somos tres fijos, y otros que, en algún momento también dirigen como es el caso del actor Omar Alí.

Los rodajes son muy estresantes, pero a uno le gusta y le apasiona lo que hace. Hay escenas que necesitan más tiempo y son más complejas que otras. Específicamente, las de acción son muy complicadas de grabar, requieren muchos planos, también las que llevan una alta carga dramática por parte de los actores hay que trabajarlas con mucho cuidado.

Un caso que me costó mucho trabajo fue una violación de una muchacha, se llamó Falso techo. Fue complicada la puesta en escena del acto de cómo la violaban. Eso es un tema sensible. En estos casos se trata de mostrar y no mostrar. De ser muy sutiles con las imágenes. Hay que sugerir, crear escenas inteligentes para que el público le haga rechazo a ese violador y a sus acciones. La actriz fue una muchacha joven seleccionada mediante un casting y luego por esta actuación fue nominada a los premios Caricato.

Hay que estar buscando soluciones todo el tiempo. El momento del rodaje es complejo, pues pueden ocurrir imprevistos, por ejemplo, un carro que entraba en la primera escena y se rompió, o cuestiones de la comida y otras que no llegan. Eso le pasa incluso a los grandes directores.

También en los rodajes hemos tenido accidentes, por ejemplo las detenciones las hacen policías de verdad, a los que hay que recordarle que estamos trabajando con actores. Hemos tenido accidentes, por ejemplo, en el momento de ponerles las esposas a los actores o algunos golpes a la hora de montarlos dentro de la patrulla.

También tenemos un grupo de acción, que son figurantes, y han recibido un entrenamiento en defensa personal para realizar las maniobras más difíciles. Con ellos no hemos tenido problemas, porque saben cuidarse y cuidar a los actores.

En cuanto al tema de las filmaciones en exteriores, por suerte el cubano, por su naturaleza, es colaborador y solidario. Nos han ayudado mucho en todas las locaciones que hemos tenido.

La policía nos ayuda mucho con el tema de cerrar las calles. Cuando las escenas lo requieren, pedimos un autorizo y, claro está, escogemos calles no tan transitadas. Ya hemos filmado en todos los municipios de la capital. Llega un momento que repetimos pues hay lugares que nos gustan mucho y para referirnos a ellos decimos vamos para el estudio de Tras la huella en tal municipio, pero tratamos de no repetir mucho porque el proceso dentro de una casa es muy complicado. Aunque la familia sea muy colaboradora. Y también para que el televidente no identifique esos detalles reiterativos, pues el público se da cuenta enseguida de cuando se están repitiendo calles o casas.

Dentro de los hogares, las familias nos ayudan muchísimo permitiéndonos grabar, pero a veces de tanto que quieren ayudar, llegan a interrumpir las grabaciones. Hemos tenido que pedirles a los vecinos que por favor hagan silencio o que quiten la música. A veces en las casas hay niños pequeños y las madres están haciéndoles el almuerzo y tienen la batidora puesta y hemos tenido que parar y pedirles que por favor, colaboren con la grabación, así mismo con el motor del agua y otros ruidos.

A veces estamos cinco horas rodando dentro de una sala o un cuarto, quitándole la intimidad y la comodidad a esa familia, trabajamos con muchos cables y alrededor de 40 personas están entrando y saliendo constantemente de una locación. Se nos han dado otras situaciones de alguien que rompe un adorno o algunas otras cosas dentro de las casas. En el capítulo Presunto culpable, terminamos rompiendo la cama mientras filmábamos una escena de la muchacha y el supuesto asesino dentro del cuarto.

También en ese caso, la última escena, es una pelea y el muchacho que está comiendo tira el plato con la comida al suelo, eso se filmó en varias tomas y en las repeticiones se iba ensuciando el lugar. En el plato había arroz con huevo y aguacate y luego no fue fácil limpiar todo eso del suelo.

En video, conozca más detalles de este dramatizado:

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Fred dijo:

    Felicidades Loysis para ti y el colectivo de mujeres que participan en la serie. Yo personalmente la sigo desde Berlin por cubavisión internacional, es verdad que se pueden mejorar algunas cosas pero en sentido general es uno de los mejores programas de la televisión cubana.

    • manolo dijo:

      No me tomo el trabajo de ver ningún policiaco nacional. Simplemente después de haber visto tantos tan buenos y muy bien realizados tanto estéticamente como dramáticamente darle para atrás me es imposible, y no estoy menospreciando lo que se hace en el país y lo que hacen los nuestros.

      • Eduardo Torne dijo:

        Ese es tu maletin, porque:” nuestro vino no es tan dulce, pero es nuestro vino …”

    • OBSERVADOR dijo:

      Por mi parte lo sigo desde Rusia. Soy seguidor del programa desde siempre y no solo de este, si no de todos los policíacos cubanos, lo primero que diré no es sobre el programa, es sobre el llamado “quehacer” de la policía que menciona la directora, OJALÁ LA POLICÍA SE DEDICARA EN CUERPO Y ALMA A REALIZAR SU TRABAJO COMO LOS OFICIALES DEL PROGRAMA, pero ya sabemos que en realidad están de forma general muy lejos de eso.
      Sobre el programa decir algunas observaciones:
      -En varias ocasiones he visto a personalidades y altos funcionarios cubanos arremeter contra el célebre “paquete” y las series extranjeras, entonces preguntó, si se sabe que el policíaco cubano tiene una buena aceptación como opción televisiva, por qué no se destinan más recursos para mantenerla todo el año, mejorar sus condiciones de producción y con ello la calidad?
      -Las detenciones de los delincuentes hay que trabajarlas más, especialmente cuando tengan acción.
      -Los interrogatorios deben mejorarse, los delincuentes no son tan fáciles de hacerlos confesar cuando son “camajanes” de verdad si no hay pruebas bien concretas.
      -Pudiera darse un toque de humor a veces, el humor es parte de nosotros los cubanos, seamos policías o no.
      Algunas ideas que pudieran incluirse en temporadas venideras:
      -debieran trabajar alguna que otra vez en escenas donde hayan persecuciones policiales en vehículos.
      -en la serie los delincuentes siempre terminan en prisión, por qué no hacer algún capítulo en el que el bandido sea detenido por sospechas o pruebas débiles y tengan que dejarlo en libertad momentáneamente y después trabajarlo por la vía operativa hasta reunir pruebas contundentes?
      -hay casos reales de delitos poco comunes que pudieran llevarse a la pantalla, por ejemplo, los relacionados con diferentes tráficos internacionales de obras de arte, patrimonio, especies endémicas o protegidas, abuso lascivo, pederastia, en fin, pudieran mirar las posibilidades de diversificar mas aún los casos a televisar.
      -aumentar la acción en cada capítulo atraería a mas espectadores.
      A pesar de lo expresado continuaré disfrutando de la serie.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Tras la huella: yo la veo en internet, me gusta mucho!

  • Henry. dijo:

    es un excelente policiaco

    • JOSEM dijo:

      Pues sí, es un excelente programa, pero me parece que abusan demasiado del recurso de los agentes encubiertos para solucionar los casos. Pareciere que en cada barrio cubano hay uno de ellos, cuando todos sabemos que eso dista mucho de la realidad.

  • JD dijo:

    Me gustó mucho el artículo, muy buen tema. Pero, y lo digo con vocacion de ayudar, el final es anticlimatico. De hablar de tras la huella, la imagen que nos queda es huevo y aguacate. Un saludo

  • Tito23 dijo:

    Yo lo que quiero saber es si habrá, por mera casualidad, “algún casito” que no se solucione o se demore y no se haga en sólo días, a veces horas. Eso es lo que resulta increíble. Este programa desviste todo el arsenal tecnológico con el que cuenta nuestra policía criminalista, pone sobre la mesa el buen sentido de investigador inteligente, preparado. Pero en la vida real en muchos casos no sucede así. Es que hasta corre en la calle aquello de que “habrá que buscar a la gente de Tras la huella” para que te solucionen el caso. Algo que me llama poderosamente la atención es la jerarquía de los investigadores. Yo como abogado he tenido poco roce con estas instancias pues mi perfil ha estado bien alejado de lidiar con estos casos, pero jamás vi a un mayor, capitán o Tte Coronel conducir y practicar por si mismo una investigación. Si estoy en un error, por favor, corríjanme ipso facto, pero es lo que sé.

    • tdl dijo:

      Estimado Tito23:
      Si se fija en el contenido del artículo, el programa tiene determinados propósitos, que de exponerse casos AÚN no solucionados se perdería. Qué sentido tiene exponer casos que aúnno han sido resueltos y que pueden serlo en el futuro? Se haría una segunda filmación con la solución? En cuanto a la participación de determinadas jerarquías en la investigación, puedo asegurarle, que aunque no en todos los casos, pero si hay participación. Todo depende de la importancia del caso en cuanto a afectación social, necesidades de investigación y cooperación de varias fuerzas del MININT. Aunque cada ciudadano ve su problema como el más grande, socialmente usted sabe que no es así. El costo de una investigación policial es bastante alto. Mis respetuosos saludos.

  • Kmilo dijo:

    Soy un fiel seguidor del espacio desde el primer Día y Noche, en esa época pasaba el SMG en la PNR y tengo mis conocimientos de la parte investigativa. Muy interesante el reportaje y agredecemos que el público conozca las interioridades del proceso de filmación y producción de esta gustada serie.
    Ojo con los asesores del MININT: en el capítulo del domingo último (20/8/2017) después que entró todo el equipo investigativo al lugar del hecho, aplicaron la técnica canina, cuando debieron fijar fotográficamente el cojín en la cama y aplicar de inicio la técnica canina; la perito criminalística toma las muestras de las uñas del occiso y después sale la médico forense dando las apreciaciones iniciales, cuando debio ser al revés y así otros deslices técnicos que han existido en otros capítulos.
    En general es una buena puesta en escena a lo cubano y una muy buena idea la de humanizar más a los personajes del equipo investigativo, solo los que tuvimos esas experiencias conocemos de verdad todos los trabajos que se pasan para desarrollar una buena investigación y así y todo en muchas ocasiones la población no lo agradece.
    Exitos a Loysis y a todo el equipo en general, ojala pudieramos tener este espacio todos los domingos del año.

    • tdl dijo:

      Estimado Kmilo:

      tengo un punto de vista diferente al suyo en cuanto a la toma de muestras debajo de las uñas del occiso. Esa parte corresponde a la inspección del lugar del hecho y lo primero que se inspecciona en el lugar del hecho es el cadáver y desde este hacia afuera. La parte de medicina Legal ya se corresponde conb el “levantamiento del cadaver”, que es lo último que se hace en el lugar del hecho. Muy buen artículo y muy buen programa. Mis saludos.

  • jadya dijo:

    Es interesante leer estas consideraciones de un programa que gusta tanto. Me ha gustado cuando presentan a uno de los “buenos” con un problema familiar. Son humanos y con una familia que padece su dedicación al trabajo, hijos que ven poco a su padre (madre) o esposa (esposo) que sufre las preocupaciones de su pareja en este o aquel caso. Eso hace que uno se identifique más con los “buenos” y no acepte a los “malos”. En cuanto a UNO y su competencia, coincido en que son dos formas de abordar el trabajo investigativo/operativo pero los aplaudo a los dos.

  • jpuentes dijo:

    Si algo debo decir de Tras la Huella es que hay que humanizar un poco a los “buenos”, un poquitín mas de ficción que eso gusta. Lo otro es alejarse un poco de los cliché: los “positivos”, los “correctos”, los “negativos”, etc. Recuerdo a Día y noche cuando se decía un “ordene” sólo en la oficina y no se abusaba del vocablo. Por lo demás todo bien. Cuando Día y noche, y Su propia guerra no había series ni CSI, ni Chicago PD, ni nada de eso y la gente no esterotipaba. Hay que ubicarse (los televidentes) en que Tras la Huella se hace en cuba, con la resolución de casos como lo hacen los investigadores cubanos y con los metodos cubanos. Ese reality show que ven en la series no se hace en cuba. El enganche del cubano es decir como se opera en Cuba y cómo se hace en Cuba. No comparar por favor….. estimados televidentes…

  • tom dijo:

    Bueno yo veo tras la huella por internet no vivo en cuba pero me gusta mas el policiaco cubano que el extranjero donde un hombre solo soluciona todo lo de un pais digo que tras la huella son casos reales donde la ficcion quitaria la esencia del programa, sen animo de ofender al abogado , ud vive en cuba por que los casos son investigados por oficiales mayores capitanes, tenientes coroneles, bueno que sigan haciendo el programa
    que esta muy bueno y por que criticar pequenos errores tecnicos me gusta el programa ojala hubieran mas programas como este, y escojieron bien las muchachas muy bellas

  • alejandro dijo:

    Este programa demuestra que cuando se hacen bien los programas no hay que buscar nada fuera, no estoy negando ver programas foraneos, me refiero a que yo particularmente prefiero el Tras la Huella de Cuba o UNO que las series similares de EUA como CSI u otros que igual son bueno pero me identifico mas con los que se hacen aqui.

  • Julio C. dijo:

    El progama en sentido general tiene más virtudes que defectos y es de lo poco que entretiene en la televisión cubana, solo señalar que deben tratar de calificar mejor las conductas delictivas que acontencen porque a veces se les va la mano y aunque lo hagan con un fin de prevención general, lo que es loable, vivimos en tiempos en que conocer al menos en principio como se integra un delito y la sanción que el mismo conlleva está a la distancia de una aplicación de móvil. Particularmente prefiero UNO pero también disfruro de Tras la Huella.

  • AVL dijo:

    Tom debemos respetar los criterios y opiniones de cada cual,por ejemplo yo coincido con lo expresado por el compañero Kmilo,los que trabajamos en el MININT sabemos como se trabaja en cada una de las especialidades que agrupa la tecnica y la tactica criminalistica y eso a nuestros ojos es mas visible que a los demas televidentes,para mi es una serie especial me recuerda todo lo estudiado cuando fui cadete del ISMI en la Especialidad de Criminalistica,es lo que mas me gusta ver en la TVC,si creo que se deben pulir algunas cosas,al leer el articulo supe que son asesorados por oficiales especialistas en la materia por lo que hay cosas que no se deben olvidar,me encanta el papel de Omar Ali es muy operativo y natural,parece oficial operativo de la PTI en verdad,mis felicitaciones para la Directora de este espacio que ha sabido mantenerse en la pantalla televisiva y que ha cautivado al publico cubano con los diferentes casos que se desarrollan semanalmente,felicidades por un aniversario mas de la FMC a celebrar este dia,y que se mantenga Tras la Huella para deleitarnos y engancharnos cada noche de domingo,Saludos

  • cadillac dijo:

    Tras la huella me gusta, solo pido que humanicen mas a los actores que tengan un toque humano o de imperfeccion por decirlo asi, demasiados buenos, correctos, calmados y con flema inglesa podriamos decir…a alguno se le debe ir una palabrota aunque sea una vez….

    • Renée Castro Pozo dijo:

      Respondo a Cadillac, como es posible que quiera introducir “palabrotas ” si lo que distingue a la Tv Cubana es lo diferente a la violenta y manipulada Tv extranjera? No soy Cubana, los admiro, porque son muy definidos, cultos, bien preparados como esta DIRECTORA con mayúsculas. Ustedes son un ejemplo para el mundo, no olvidarlo.
      Hay un actor chino, Jackie Chan que tampoco es vulgar ni grosero, actuó creo, varias veces en una película que ha tenido secuela con uno de USA, su condición es no ser vulgar, es exitoso, popularisimo, y no usa la f….para nada!
      Gracias Cuba, sigan los éxito en la Tv y en todo lo que emprendan.

  • laura dijo:

    Muy buena entrevista. Creo que le hicieron muy buenas preguntas a la directora. Ella incluso reconoce que al programa le faltan muchas cosas

  • anagl dijo:

    Yo no me pierdo ni un casa. Es verdad que le faltan cosas y algunos se resuelven muy facil pero me gusta mucho. Una cosa que no entiendo es por qué lo dan tan tarde? Si alguien me pudiera aclarar. No sé si la periodista sepa?

  • carlos dijo:

    Alguien sabe por qué no hacen más casos de asesinatos?? La verdad son los mejores. Los delitos economicos no tienen chispa, al menos lo que he visto

    • laura dijo:

      Carlos… yo creo que no se hacen mas casos de esos porque deben ser mas complicados y ademas se debe equilibrar. En estas vacaciones ha estado bastante pareja la cuestion esa. Ademas la directora dice en la entrevista eso

  • maria dijo:

    Que interesante! Nunca antes habia leido una entrevista a un director de este programa. Y q sea una mujer me hace mas feliz. Que bueno ahi demostrando que las mujeres tambien podemos. Saludos y tambien para la periodista. Excelente idea y muy buen trabajo

  • armando dijo:

    Que bien. Yo pense que como ese programa era del Minint no podian revelar su contenido de trabajp. Me imagino que le habra sido complicado a la periodista llegar ahi. Digo esto porque nunca antes se habia entrevistado a nadie. A proposito, muy buena entrevista.

  • juana dijo:

    Dia y noche ese si era un buen programa su propia guerra y en silencio ha tenido que ser tambien. Debieran aprender mas de ellos. Al menos la directora parece sincera y con los pies en la tierra.

  • Yohan dijo:

    Seguro que este programa no tiene nada que copiar de otros… y yo si veo series de crimenes, estafas, etc… y creanme que cada domingo a la hora que la den, estoy frente a mi TV viendo que nos traen porque todo se hace interesante… lo que si deben mejorar son las escenas de accion que se ven que son arregladas, que se vean mas reales, siempre cuidando al actor, por supuesto… porque no son los verdaderos criminales y que le den mas recursos a las personas que hacen todo para que llegue mejor a los televidentes.

Se han publicado 59 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Cinthya García Casañas

Cinthya García Casañas

Estudiante de Periodismo de la Universidad de La Habana

Vea también