Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

American Gods: Una serie oscura, polémica y necesaria

| 12 |

Canal USB-17Cuando finaliza cada capítulo de la primera temporada de American Gods queda siempre una insólita sensación de vacío y un extraño sentimiento de duda. Oscura y difusa en ocasiones, simbólica, irónica, filosófica y concebida como una gran metáfora, esta producción lanza agudas miradas sobre la sociedad actual y abre puertas hacia importantes preguntas sobre quiénes somos y qué hemos construido en nuestra historia mítica y real.

Inspirada en la novela homónima del escritor británico Neil Gaiman, esta serie cuenta la historia de Shadow Moon, un exconvicto contratado por un misterioso individuo para que lo acompañe en un viaje por los Estados Unidos ante una inminente guerra entre las deidades antiguas y los nuevos dioses de la tecnología.

Los primeros, olvidados ante la falta de creyentes, tratarán de recobrar su poder y frenar la influencia de los segundos, surgidos como representaciones de Internet, los grandes medios de comunicación, las redes sociales o la globalización.

Así, por ejemplo, dioses modernos como Media —en clara alusión a los medios de comunicación— dominan las creencias de las personas y son capaces de transfigurarse en íconos del cine o la televisión como Lucille Ball o Marilyn Monroe para legitimar opiniones. Otros, como el Señor Mundo —encarnación de la globalización—, conocen toda la información de sus interlocutores y la utilizan para concretar la dominación y eliminar cualquier identidad ajena a la suya.

Desde el punto de vista formal, American Gods es una obra transgresora en todos los sentidos posibles. Tanto en su banda sonora, como en la presentación de los personajes o la concepción de los escenarios, cada elemento aparece como un reto a los públicos y un desafío a la pasividad de los receptores. Allí radica una de sus grandes virtudes: evitar el acomodamiento a lo preestablecido para colocar al espectador frente al paulatino descubrimiento y construcción de esta historia, muchas veces matizada por cada una de sus experiencias o conocimientos previos.

Estéticamente inquietante, desde la misma presentación aparecen códigos que cada cual deberá descifrar si pretende adentrarse en un mundo compartido por seres mitológicos y deidades surgidas al calor de la tecnología. En una excelente secuencia de apertura, se entrelazan elementos de ambos bandos con símbolos tan sugerentes como un astronauta crucificado o la imagen de Medusa con fibra óptica en sustitución de las tradicionales serpientes de su cabello, un magistral adelanto del invariable desafío entre lo tradicional y lo contemporáneo que marca la trama.

En ese sentido, la fotografía, el uso del color, la edición y los efectos especiales aportan el realce necesario a una producción siempre enfocada a dejar a la audiencia con nuevas preguntas al cierre de cada capítulo. Violentas, oníricas y explícitas escenas de sexo, bruscos saltos temporales, el empleo habitual de la cámara lenta y una pasión por la angulación y los enfoques complejos, convierten a esta serie en una obra sustentada por su discurso profundo y encriptado, pero también por la fuerza de lo sensitivo y lo visual.

En American Gods nada queda al azar, ni siquiera el ritmo demasiado lento de las primeras entregas o su narrativa en ocasiones dispersa y desarticulada. En un contexto donde las series están llamadas a ganar adeptos desde sus entregas iniciales o sucumbir frente a otras producciones análogas, esas estrategias parecen arriesgadas y fallidas de antemano.

Sin embargo, aquí cumplen con éxito su objetivo y funcionan para narrar un mismo fenómeno desde ópticas diferentes, mientras conforman la historia general de la llegada de los dioses a territorio norteamericano y cómo han tratado de subsistir a través de los años.

En esa presentación coral de cada una de las fábulas aparentemente desconectadas radica la otra gran metáfora: una reflexión sobre el alma de la inmigración en los Estados Unidos y su construcción como país a partir de esa mezcla cultural que lo nutrió y que ahora niega frente a otros objetos de reverencia. No en vano la serie articula buena parte de su trama a partir de un código esencialmente norteamericano como el road movie, pero en este caso el viaje de descubrimiento revela una nación marcada por el racismo y por la pérdida de su fundacional espíritu de integración.

Para ello, la serie presta atención al arribo de los dioses antiguos a América, ya sea en barcos negreros, junto a colonos irlandeses o con navegantes vikingos, porque en su concepción general ellos también conforman un grupo de inmigrantes que tratan de sobrevivir y triunfar en una nación activamente en su contra. Icónica la escena de Vulcano —deidad romana del fuego y los metales— como soberano de un pequeño pueblo donde el culto a los fusiles roza en lo paranoico y asemeja la tradicional adoración a los dioses, porque esta producción habla también sobre el funcionamiento de la sociedad de masas y la pérdida de la identidad que implica asumir patrones hegemónicos.

Con escenas cargadas de un profundo simbolismo y diálogos matizados por sólidas reflexiones filosóficas, American Gods resalta por el espectáculo visual que propone, pero también por sus habituales referencias culturales y su afilada crítica hacia un tipo de sociedad cada vez menos interesada en lo espiritual.

Por lo pronto, la primera temporada concluyó como el gran preámbulo de la épica batalla por venir y dejó el camino listo para indagar por todas las respuestas. Una búsqueda quizás difícil y frustrante, porque el facilismo, la complacencia y lo banal no encuentran espacio en esta serie compleja y necesaria.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cmam dijo:

    Dar gracias por tu crítica muy acertada, esta serie y Legión me han sorprendido, notablemente, por buscar algo distinto a la narrativa habitual, de buenos y malos,
    la realización es excelente la fotografía las actuaciones, al fin algo ameno entre temporadas de Game of Thrones

  • Erick dijo:

    Excelente la critica esta porque todo el mundo habla que la serie es complicada o lenta, pero realmente es mas interesante de lo que parece. Yo creo que es muy cierto lo que dice el periodista y lo felicito por llegar a esas conclusiones y analizar realmente lo que todo significa. Ya espero la otra temporada para seguir viendola. Gracias

  • Antonio Díaz Medina dijo:

    Hola, donde puede ver esta serie?

    • Yunier Sifonte dijo:

      Antonio, gracias por comentar. Existen diversos sitios en Internet disponibles para ver o descargar American Gods, y con solo escribir en el buscador de Google el nombre de la serie allí aparecerán. No obstante, como siempre sucede en estos casos, esa es una opción complicada, por el tema del acceso y velocidad de nuestra conexión a Internet. La otra variante sería buscarla en el conocido paquete. Ya la primera temporada concluyó y es posible que salga un compedio de los ocho capítulos. Espero haberte ayudado.

    • Pantaleónzucc dijo:

      Cuevana 2 página de Argentina…. lo que te puede fallar es la conexión a la internet de ustedes (Cuba)

    • Aroldo dijo:

      En el paquete hermano.

  • yam dijo:

    No he visto ni un solo capítulo, pero por su descripción creo que voy a necesitar un comentario suyo por capítulo cuando me decida a ver la serie, o de lo contrario ver cada captitulo varias veces para su cabal comprensión.

  • Eli! dijo:

    Me encanta este tipo de críticas. Cada día más las series y el cine apuntan a convertirse en la nueva literatura del mundo: conspiradora contra el poder, crítica y reflexiva (no siempre, claro). Por eso la importancia de análisis como este, una forma de análisis tan clara como instructiva y cuestionadora. Felicidades a CD y a Yunier!

  • Ariel dijo:

    Me parece una serie que no es para todos los publicos, pero que tiene un contenido muy bueno y un interesante mensaje social. Creo que el comentario nos deja claro cuales son las principales cosas de American Gods, porque va a esas cosas que no todos entiendes pero que son el verdadero objetivo. Una cosa que me gust’o mucho de la serie fue que aparecen dioses de muchas culturas, y que si no las sabes pues al menos sirve para que uno conozca de esas tradiciones.

  • CARLOS dijo:

    si la factura de la serie es MADE IN USA
    ya sabemos el obejtivo y los intereses a estas alturas de panorama EE.UU SE LA JUEGA EN TODOS LOS FRENTES DE BATALLA, desde la CIA, LA CULTURA Y SU PROPAGANDA SUCIA.

    la clave de asunto es QUIEN MANIPULA A QUIÉN si los ricos a los pobres si los intelectuales a los ingnorantes o si las tecnologías pueden más que la mente humana.

    en el mercado existen 20 mil serie y pelicula sde moda y con retoricas sucias y de superpoderes,.

    • GGE dijo:

      siempre hay una paranoico en cada discución… o un ignorante que no sabe apreciar el arte…

  • YPC dijo:

    Sabia de antemano la calidad de esta serie por las buenas sensaciones que estaba levantando en la critica. Poco a poco se van colando en nuestro espacio televisivo series de gran calidad, aunque algunas no tengan la popularidad de otras, por ejemplo American Crime, American Crime Story, Westworld llamada a remplazar a GoT y esta no me sorprenderia verla tambien en la TV. Seria un gran acierto, lastima de los horarios que muchas veces no permiten seguirlas con regularidad. Esta serie la tengo en mi poder entera, si hay personas interesadas en obtenerla GRATIS dejen alguna forma de contacto Saludos a todos los Seriefilos.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Licenciado de Periodismo en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Periodista en esa institución académica.

Vea también