Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Cinco preguntas sobre WikiLeaks

| 1

wikileaks3Brad Knickerbocker
La Prensa, Argentina

La controversia de WikiLeaks enfrenta un propósito sagrado del gobierno norteamericano -contener las amenazas externas a su seguridad- con otro similar, el de proteger el derecho constitución a la expresión de individuos y medios de comunicación. Lograr ese equilibrio ha sido difícil en la era de piratas informáticos, los bloggers, los vigilantes autodesignados de las políticas públicas, y los miles de publicaciones virtuales que se distinguen por su ideología y su encono.

Hasta ahora, WikiLeaks divulgó alrededor de 700.000 documentos restringidos o secretos sobre la actividad militar y diplomática de Estados Unidos: 92.000 sobre la guerra en Afganistán; 392.000 sobre el conflicto en Iraq, y ahora casi 250.000 cables diplomáticos que según funcionarios estadounidenses han dañado las relaciones exteriores y las acciones de inteligencias. WikiLeaks sostiene que en las próximas semanas divulgará información secreta sobre intereses empresarios, empezando con un importante banco norteamericano.
Aquí se enumeran respuestas a cinco preguntas clave sobre el caso:

1-. ¿Quién es responsable por las filtraciones?

WikiLeaks se define como una “organización sin fines de lucro”. Creada en 2006, es una red laxa de filtradores individuales con casilla de correo en la Universidad de Melbourne, en Australia. Entidad borrosa, en gran medida voluntaria, WikiLeaks opera con muchos servidores y nombres de dominio en todo el mundo. Hace buena parte de su trabajo desde una casa alquilada en Islandia.

El australiano Julian Paul Assange es el editor en jefe de WikiLeaks y su único portavoz. Ronda los cuarenta años, estudió física, matemática y programación de computadoras, todo lo cual lo convirtió en un pirata informático experto. Assange parece viajar constantemente, aunque no a Estados Unidos, y suele modificar su aspecto para que no lo reconozcan. Se entregó a la policía en relación a un proceso judicial abierto en Suecia. El 11 de enero de 2011 debe presentarse a juicio en un tribunal que juzga casos de terrorismo en Londres.

El otro nombre destacado que se vincula con WikiLeaks es el del soldado Bradley Manning, un joven analista militar de 22 en Iraq donde, a pesar de su bajo rango, tuvo amplio acceso a información delicada y secreta. Se dice, entre otras cosas, que descargó y filtró filmaciones del ataque de un helicóptero Apache que mató a varios civiles iraquíes, incluidos dos empleados de la agencia de noticias Reuters. EEUU lo mantiene bajo confinamiento solitario, en condiciones más difíciles que los condenados a muerte. Él sigue declarándose inocente.

Manning fue detenido en mayo y más tarde lo acusaron de infringir el Código de Justicia Militar por “transferir datos secretos a su computadora personal y añadir un programa no autorizado en un sistema informático restringido”, así como “comunicar, transmitir y ceder información sobre la defensa nacional a una fuente no autorizada”.

2-. ¿Cómo pudo robarse tanta información restringida?

En los meses en que Manning estuvo con la Décima División de Montaña en Iraq, al parecer le resultó fácil encontrar, descargar y copiar informaciones militares confidenciales. Durante una comunicación por chat afirmó que “tuvo acceso sin precedentes a redes restringidas 14 horas diarias durante siete días por semana a lo largo de ocho meses”.

“Llegaba con un CD regrabable de música con la etiqueta de algo de Lady Gaga. Borraba las canciones y redactaba un archivo comprimido. Nadie sospechó nada. Yo escuchaba y cantaba en silencio “Telephone” de Lady Gaga mientras extraía lo que puede ser la mayor filtración de datos de la historia norteamericana”, contó.

“Servidores débiles, conexiones débiles, una seguridad física débil, una contrainteligencia débil, y un distraído análisis de señales. Fue la tormenta perfecta”, escribió Manning.

“Nadie sospechó nada”, dijo a un ex pirata informático que después alertó al FBI y funcionarios militares. “”Ni siquiera tuve que ocultar nada”.

Manning es el principal sospechoso en la filtración de cables diplomáticos. Ahora aguarda un juicio marcial en la base de la Infantería de Marina en Quantico, Virginia. Podría ser condenado hasta a 52 años de prisión.

3-. ¿Cómo se hicieron públicos los documentos?

WikiLeaks entregó el último conjunto de 251.287 cables diplomáticos a Der Spiegel, El País, Le Monde y The Guardian. El New York Times, que antes había publicado notas críticas de Assange y Manning, fue desdeñado por WikiLeaks en esta ronda de filtraciones, pero el Guardian rápidamente le pasó el material.

Al justificar la decisión de publicar los documentos, el editor del New York Times ofreció la siguiente explicación:
“Hemos eliminado la información que podía identificar fuentes confidenciales -como informantes, disidentes, académicos o activistas por los derechos humanos- o que comprometiera la seguridad nacional”, escribió en respuesta a preguntas en el sitio del diario.

“Lo hicimos en consulta con el Departamento de Estado y, si bien rechazaron fuertemente la publicación del material reservado, y aunque nosotros no coincidimos con todos sus pedidos, tomamos muy en serio sus opiniones”.

También destacó que el Times escogió “una pequeña selección de los cables -unos 100 en total, sobre un cuarto de millón de documentos- que pensamos aportan una fuente útil para los artículos que hemos escrito”.

4-. ¿Qué material fue divulgado?

En julio pasado, WikiLeaks liberó unos 92.000 documentos sobre la guerra en Afganistán, incluidos datos sobre bajas civiles, la fortaleza del Talibán, episodios de fuego entre aliados, y conexiones entre los talibanes y el servicio de inteligencia de Pakistán.

Tres meses después, difundió unos 392.000 informes de campo del Ejército norteamericano -la mayor filtración militar en la historia norteamericana- denominados “la bitácora de guerra de Iraq”.

Entre otras cosas los textos incluían detalles de tortura y abusos de prisioneros iraquíes, cifras secretas de muertos civiles, la relación de Irán con las milicias chiítas que actúan en Irak, tensiones entre kurdos y árabes, y nuevos datos sobre tres norteamericanos detenidos en la frontera entre Irak a Irán y llevados al segundo país.

De los 250.000 cables diplomáticos divulgados el 28 de noviembre, 15.652 fueron calificados de secretos. De ellos, 4.330 además fueron considerados Noforn, lo cual significa que no debían ser vistos por extranjeros. Con palabras francas los cables revelan que hubo espionaje a funcionarios de Naciones Unidas, frases denigrantes sobre líderes nacionales, y repiten la exhortación de Arabia Saudita a Estados Unidos para que ataque a Irán por su programa nuclear.

5-. ¿Podría volver a ocurrir una filtración así?

A menos que Estados Unidos cambie la distribución y el rastreo de información delicada, la respuesta simple es “sí”. Tras los atentados terroristas del 11-S los organismos públicos norteamericanos empezaron a compartir información que antes se guardaban. Al mismo tiempo, la cantidad de personas con acceso a información confidencial transmitida por la Secret Internet Protocol Router Network (Red secreta de protocolos de Internet) llegó a casi 2,5 millones de personas (la mayoría de ellas, en el Departamento de Defensa). Manning era una de esas personas.

Ahora el Pentágono está ajustando la vigilancia de la información restringida. Por caso, las computadoras sólo tendrán la función “de lectura exclusivamente” lo que impedirá el uso de memorias portátiles u otros aparatos usados para copiar material delicado. También la Casa Blanca ordenó a las dependencias oficiales que manejan información confidencial que revisen “la aplicación de normas para proteger la información secreta contra revelaciones impropias”.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Y dale con la Wikil, parece que nadie cree que pueda ser una maniobra para tratar de tener entretenido al mundo al borde de una gran operación militar a escala global, imprescindible en un mundo globalizado.
    Será posible que conociendo los mecanismos de control mediático, se pueda crer en toda esta megaobra de teatro.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también