Imprimir
Inicio » Especiales  »

Honduras: Violencia en las calles, golpistas a Washington

| +

TEGUCIGALPA, 13 ago (IPS) – Delegados del régimen de Roberto Micheletti viajaron este jueves a Estados Unidos en busca de apoyo, mientras en ciudades de Honduras recrudece la represión contra partidarios del retorno de Manuel Zelaya a la presidencia. Golpizas y 40 detenidos es el saldo de los últimos dos días.Integrantes de la comisión de Micheletti ante el mediador, el presidente costarricense Óscar Arias, se reunirán con funcionarios del Departamento de Estado (cancillería) de Estados Unidos para dar su versión de lo ocurrido el 28 de junio, cuando un centenar de militares desalojaron a balazos de su residencia a Zelaya y lo sacaron del país en avión.

La propuesta de Arias a estudio de las partes, llamada Acuerdo de San José, consta de 11 puntos condicionados al único asunto no negociable que es el regreso a la presidencia de Zelaya, aunque con poderes muy limitados. También se establece una amnistía para los delitos cometidos en torno al golpe de Estado.

La dirigencia política, según confiaron parlamentarios a IPS, estaría anuente a darle a Zelaya y a su familia una amnistía política, pero no a sus cercanos colaboradores a los que acusan de prácticas de corrupción. Sobre los delitos perpetrados por golpistas no se ha hablado.

Mientras, en las calles de Tegucigalpa y de San Pedro Sula, en la región norte, sendas manifestaciones multitudinarias convocadas el miércoles y este jueves por el Frente Nacional Contra el Golpe de Estado fueron fuertemente reprimidas por operativos policíaco-militares.

La justificación de las autoridades uniformadas es que fue necesario para detener hechos de violencias y saqueos contra comercios considerados por los manifestantes de golpistas, la quema de centros de comida rápida y el incendio de un autobús, entre otros daños.

De la golpiza de la policía y los militares hacia quienes protestaban no se escapó el diputado de la izquierdista Unificación Democrática (UD), Marvin Ponce, quien fue intervenido quirúrgicamente al presentar dos fracturas en su brazo que dañaron sus tendones, según el reporte médico del centro clínico privado donde fue atendido.

Pero tampoco escapó de la agresividad, aunque esta vez de los manifestantes, uno de los vicepresidentes del Congreso Nacional legislativo. Se trata del diputado democratacristiano Ramón Velásquez, quien al salir para tratar de dialogar fue objeto de algunos puntapiés en sus nalgas y empujones, hasta que intervinieron dirigentes del sindicato de maestros para separar.

El régimen de facto reimplantó el martes el toque de queda hasta la madrugada del miércoles, mientras Micheletti arengaba por cadena de radio y televisión que “había concluido” su paciencia.

El portavoz de la policía, Danilo Orellana, dijo a IPS que producto de la intervención policial-militar de la estatal Universidad Pedagógica “Francisco Morazán”, donde se alojan manifestantes llegados del interior del país, se incautaron 22 bombas de fabricación casera y seis cargas de dinamita. “Se procedió a detener a los cabecillas que las resguardaban”, expresó textualmente.

“Estas personas, unas 40, fueron detenidas y serán presentadas a los tribunales, una vez que la fiscalía determine el delito, pero quiero decirle que tenemos al menos 25 pruebas de convicción que sustentan nuestros argumentos”, añadió.

“Entre los detenidos se encuentra una persona de origen venezolano, cuyos videos indican que participó de la quema de un restaurante de comida rápida, así como de la destrucción de vidrios en edificios”, afirmó.

Rafael Alegría, uno de los coordinadores del movimiento de resistencia y dirigente de la organización internacional Vía Campesina, rechazó las imputaciones y señaló a IPS que son “pruebas sembradas por la policía”.

También aseguró que las protestas seguirán hasta el fin de semana y, “aunque nos repriman, no vamos a retroceder porque no somos vándalos, sino gente que queremos que este golpe de Estado no quede impune y vuelva el presidente Zelaya al poder y al gobierno”.

EL RECURSO DE WASHINGTON

A todo esto, la delegación de Micheletti se propone “informar de la receptividad que ha tenido en el país la propuesta de San José para salir de la crisis”. “Confiamos en que de las negociaciones salgan importantes avances para la nación”, indicó Marcia Villeda, diputada del Partido Liberal (PL), la agrupación por la que fue elegido Zelaya pero que lo ha abandonado.

Además de Villeda, componen la misión Vilma Morales, ex presidenta del Poder Judicial, el dirigente liberal Mauricio Villeda y el empresario e integrante del Partido Demócrata Cristiano Arturo Corrales Álvarez.

Sin entrar en detalles, Villeda indicó que la delegación tendrá contactos con “altas personalidades” del Departamento de Estado de Estados Unidos y con algunos senadores. “Creemos que saldrán cosas positivas para la solución de la crisis”, acotó.

Extraoficialmente, IPS conoció que una de las opciones que se estarían consultando gira en torno a la conformación de una tercería, en el marco de la mediación, en la cual ni Zelaya ni Micheletti regiría los destinos del país hasta enero de 2010, cuando asuma el gobierno que sería elegido en noviembre.

Esta opción, comentaron las fuentes consultadas, “ha comenzado a ser barajada en las últimas dos semanas, ante la polarización cada vez más profunda en el país, y debido a que las partes en conflicto han mostrado ya cierta flexibilidad”.

“Ahora de lo que se trata es de convencer a Zelaya, pero lo cierto es que Washington por medio de su embajador en Honduras ha sido claro en su mensaje de querer revertir la situación a antes del golpe de Estado. Así lo ha dicho el embajador de Estados Unidos (Hugo) Llorens a las elites del poder en el país”, confió una de las fuentes, que solicitó el anonimato.

El cronograma electoral indica que los hondureños deberían concurrir a las urnas el 29 de noviembre. La campaña, que había sido convocada oficialmente en mayo pasado, arrancaría formalmente el 31 de este mes, aunque la comunidad internacional ha señalado como ilegítima esos comicios si se concretan sin la reposición de Zelaya en la presidencia.

El miércoles Arístides Mejía, delegado de Zelaya ante la comisión mediadora, declaró a la emisora capitalina HRN que el depuesto gobernante “no tendría ningún deseo personal” por volver al poder”.

“El mismo presidente Zelaya no tiene –según lo que he visto yo– ningún deseo personal de volver, él ya gobernó, ya le faltaba poco para terminar. Él lo que está haciendo es tratando de que se restablezca el orden democrático”, afirmó tras indicar que es necesario que las partes en pugna se sienten a dialogar y negociar.

Mejía apuntó que el interés de Zelaya obedece más a la “presión de la comunidad internacional por restablecer el orden democrático, que al interés en sí mismo”.

La visita de la delegación del gobierno ilegítimo de Micheletti se produce a escasos 10 días de que una comisión de cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) visite el país para auscultar posibles opciones de salida a la crisis.

Asimismo, una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos visitará Honduras desde el próximo lunes para evaluar la situación de los derechos humanos, la libertad de expresión y el acceso a la justicia, entre otros aspectos.

Carlos López Contreras, canciller del régimen golpista, declaró que un equipo de asesores y expertos recopila los hechos que dieron origen al golpe de Estado -“sucesión constitucional” como la llama– para “que se conozca la verdad y en base a ese espíritu se llegue a los acuerdos posibles y deseados”. (FIN/2009)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también