Imprimir
Inicio » La Coletilla, Política  »

Pocos con demasiado

| 6
La fortuna de las 782 personas más ricas de la Tierra sería suficiente para abastecer en el horizonte de 2030 con electricidad de fuentes renovables a la población de África, Latinoamérica y gran parte de Asia, es decir, la
mitad de la humanidad. (Fuente: agencia EFE)
Guillermo Tell

ÁFRICA SEGURIDAD ALIMENTARIAInobjetable prospección bien calculada por la organización no gubernamental Amigos de la Tierra Internacional que acaba de publicarse ilustra de nuevo el pésimo reparto de las riquezas de este mundo signado por abismales desigualdades.

La entidad lo saca a la luz pública a pocas semanas de que se inicie en París la cumbre sobre el cambio climático con el expreso propósito de demostrar que existen fondos para una revolución energética, pero reconociendo “una gran ausencia de voluntad política para generar la transformación”.

A través de esta línea de razonamiento argumenta que las 53 personas más ricas del planeta con sus respectivas posesiones tendrían dinero para que todos los africanos dispusieran de energía renovable en 2030, y que las necesidades en este sentido de los latinoamericanos quedarían cubiertas con las fortunas de las 32 personas más ricas.

Resumiendo el estudio realizado insiste en que para que la mitad dispusiera de electricidad renovable en 15 años se necesitarían 5,148 billones de dólares.

Eso es exactamente lo que tiene las 782 personas más ricas, que representan el 0,00001 por ciento de los habitantes dela tierra. Cálculos de idéntico corte se han realizado en fuentes expertas de la ONU relativas a poner fin al hambre, la mortalidad materno-infantil, la insalubridad, epidemias y la educación para todos que golpea a millones de seres humanos.

Y por supuesto cuando por falta de voluntad política continúen las amenazadoras emisiones de gases de efecto invernadero, y se afronten efectos aún más devastadores del cambio climático que superarán lo que se ha visto hasta ahora, afectarán principalmente a las personas y los países más pobres, que son los menos responsables del cambio climático.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cadillac dijo:

    y ellos como hiceron sus fortunas, matando, robando??? Bill gates como la hizo___ ?? Carlos Slim como la hizo? en vez de lamentarnos porque tienen y quieren repartirla entre todos, mejor ponerse a trabajar

    • Raul Sobrino (el sofista) dijo:

      Carlos Slim creo que ya ha hecho fuertes inversiones en Cuba con dinero que le ha robado a las masas trabajadoras, pero en especial al pueblo mexicano; Bill Gates seguramente también invertirá miles de millones que le ha robado a los pueblos del mundo vendiendo carisimo sus programas para las computadoras (aunque también han sido pirateados ampliamente, especialmente en China); en fin, que mientras los multi billonarios sigan construyendose mansiones a precios en los 150 millones de dolares (quizás más por el valor de la parcela de tierra que por el valor de las bañeras y de las letrinas de oro), nosotros los seguiremos “vigilando” hasta que les llegue el día del tiritar de los dientes.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Cadillac. Muy de acuerdo con usted. Hay que crear riquezas (y esto no se refiere solamente a riqueza material, sino también a educación, acceso a la salud, etc.), para poder distribuirla. La solución de hacer a todo el mundo pobre para ser más justos, es completamente absurda y está harto demostrado que es contrario a la naturaleza humana. El plantear que un desarrollo acelerado y sostenible solo hace más ricos a unos pocos, es una falsedad absoluta. El Estado socialista tiene el deber de regular la justicia social, que los que más tengan también contribuyan más al bien común, de proteger a los menos favorecidos, de no aplicar criminales “terapias de choques” o políticas de “sálvese quien pueda”. Pero para distribuir, primero hay que producir, no se puede distribuir lo que no se tiene, como no se puede hacer chocolate sin cacao. ¡En vez de odiar a los pocos ricos, trabajemos duro e inteligentemente en producir más riquezas para todos!

  • Raulito dijo:

    Vamos a quitárselo todo!

  • lala dijo:

    creo que el dinero no debería existir

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también