Noticias, Política  »

| 13
Carlos Muñiz Varela y su hijo Carlitos, en Puerto Rico.

Se exhibió el documental “Recordando a Carlos”. Entre el público estaban familiares y amigos de Muñiz Varela. Treinta y cuatro años después del crimen, la madre vio por segunda o por tercera vez ese documental. En él, se cuenta todo: quiénes se confabularon; dónde se reunieron; cómo lo atacaron, de la manera más salvaje, en las calles de una urbanización donde a esa hora paseaban adultos y jugaban niños. Julio Labatut dice mirando a la cámara: “No fue un asesinato, fue un ajusticiamiento a destiempo. Y digo a destiempo porque lo mataron a los 26. Debieron haberlo matado cuando nació”.

Opinión  »

| 2
mayra-montero

El exilio cubano, como comunidad, debería pedirle perdón a Mari Bras. Ahora que se desclasifican papeles del FBI, valdría la pena mirar un poco atrás y reflexionar en lo que provocó que de pronto empezara a cundir el terror; que la gente lo aceptara en silencio, y que se llegara a matar a sangre fría por motivos políticos. Porque aquí se mató, no una, sino varias veces, y los planes eran seguir matando, como hemos visto en el caso de Juan Mari Bras.