Opinión, Sociedad  »

| 16 |
Orlando, en el estado de Florida, es una ciudad en luto. Foto: Steve Nesius/ Reuters.

Esta mañana, me desperté en mi celda con un mundo todavía más destrozado y fracturado. Estamos perdidos. Estamos devastados. Estamos perplejos. Estamos heridos. Y estamos cabreados. Como joven LGTB, exploré mi identidad en discotecas de Chicago y Washington DC. Como muchos han dicho, las discotecas son nuestro santuario, un sitio donde nos encontramos a nosotros mismos, nos queremos y encontramos comunidad.