Opinión, Política  »

| 29
Niñas cubanas en una escuela primaria de La Habana. Foto: Desmond Boylan/ Facebook

Como no podía ser de otra manera, la visita de Obama a Cuba ha disparado las especulaciones y los pronósticos, y algunos quieren ver en ella el fin de la revolución cubana: donde el presidente de Estados Unidos pone el pie, pone la bala, o mejor dicho, la bomba, y la bomba de relojería que más pronto que tarde acabará estallando en la isla es la American Way of Life, o sea, el capitalismo salvaje… Pues va a ser que no.

Opinión, Política  »

| 77
El escritor Carlo Frabetti.

Lamento profundamente la absurda muerte del genial Wolinsky y sus compañeros, y defiendo sin reservas el derecho de Charlie Hebdo a reírse de cualquier dios y de sus profetas; pero yo no soy Charlie, como rezan las estúpidas pancartas esgrimidas por los estúpidos manifestantes franceses y su séquito de políticos corruptos (responsables últimos del supuesto “terrorismo islámico”).

Opinión  »

| +

La explotación de la mujer por el hombre no solo es la primera de las explotaciones y el origen de todas las demás, como señaló Engels, sino que es el fundamento mismo de nuestra cultura (y de casi todas las culturas que ha habido a lo largo de la historia).

Opinión  »

| +

No creo que Cuba se enfrente realmente a la disyuntiva "capitalismo o nuevo socialismo", entre otras cosas porque no creo que el capitalismo tenga tanto futuro como para seguir absorbiendo los proyectos que lo niegan; no, al menos, cuando estos proyectos son tan vigorosos y persistentes como la Revolución cubana. Y, por otra parte, la expresión "nuevo socialismo" me parece un tanto equívoca, en la medida en que el socialismo es un proceso, una renovación continua, no un modelo que, al envejecer, se sustituye por otro "nuevo".

Opinión  »

| +

La misma cadena de reflexiones que me llevó a escribir mis dos artículos anteriores sobre Cuba (La socialización del heroísmo y Gente nueva), me hizo evocar la que, muchos años después de verla por primera vez, sigue siendo mi secuencia cinematográfica favorita; pertenece a Espartaco, de Stanley Kubrick, y es aquella en la que, tras la derrota de los esclavos por las legiones de Craso, los vencedores conminan a los vencidos a entregar a su jefe. “Yo soy Espartaco”, repiten entonces los prisioneros uno tras otro, hasta que sus voces se convierten en un clamor. Y no lo hacen solo »

Opinión  »

| +

Y al pensar en La Colmenita y en los niños cubanos (los más sanos y risueños del mundo, y ese es el mayor triunfo de la revolución), me acordé de Gente Nueva, una excelente editorial de La Habana dedicada a la literatura infantil, en la que tengo el honor de haber publicado varios libros. Aunque más que en la editorial en sí, pensé en su nombre, que no podría ser más certero, puesto que los niños son la gente nueva, y no solo en el obvio sentido biológico e histórico, sino también en el político, en el sentido guevariano.

Opinión  »

| +

Tras su derrota electoral, Rajoy declaró en una entrevista que sabía quién había convocado la manifestación del 13 de marzo pero no quería decirlo. Por una vez, dijo la verdad. El Gobierno sabe perfectamente quién puso en marcha la movilización social que le dio el golpe de gracia, y tiene buenos motivos para no decirlo. Porque la metamanifestación (si se me permite el término un tanto pedante, que luego intentaré justificar) de la víspera de las elecciones fue un maravilloso ejemplo --y, para el poder, un alarmante precedente-- de movilización "autopropulsada".

Opinión  »

| +

Hace unos años, le pregunté a Stephen Hawking cómo veía la relación actual entre filosofía y ciencia, y me contestó: “Ahora los filósofos solo se dedican al lenguaje, y los científicos tenemos que ocupar el lugar que han dejado vacante”. Los antiguos filósofos fueron los primeros científicos. Los nuevos científicos son los últimos filósofos.

Opinión  »

| +

Durante la impropiamente denominada "Guerra del Golfo" (ni fue una guerra ni se desarolló en el Golfo Pérsico), la manipulación informativa alcanzó un máximo histórico difícilmente superable, cuya expresión más vil fue el supuesto "síndrome del Golfo". Los propios soldados estadounidenses --a pesar de que en aquella ocasión su presencia en Iraq fue breve y escasa-- fueron víctimas del uranio empobrecido que, sin saberlo, sembraron por todo el país (300 toneladas solo en Basora, la zona más castigada), y muchos de ellos presentaron síntomas más o menos graves de exposición a la radiactividad, que las autoridades militares intentaron encubrir haciéndolos »

Opinión  »

| +

Jorge Semprún, Edgar Morin, Catherine Deneuve, Antonio Tabucchi... ¿Qué tienen en común todas estas personas? Que son ricas y famosas (unas más famosas que ricas y otras más ricas que famosas, pero todas gozan de popularidad y excelente salud económica). Y que se han hecho ricas y famosas gracias a una calculada mezcla de inconformismo y docilidad, de talento (poco) y oportunismo (mucho).

Destacadas